viernes, 22 de abril de 2016

¿Cuántos empleos en la economía circular?

France Stratégie -organismo de pensamiento, especialización y consulta dependiente del primer ministro de la República de Francia- publica un análisis acerca de la economía llamada "circular", de cara a reducir nuestro consumo de recursos naturales y sus impactos medioambientales, así como los empleos que pueden afectarle. 

Por ilustrar el concepto, y según fuentes como Wikipedia o la Ellen MacArthur Foundation -una de las organizaciones que han impulsado mundialmente esta estrategia de cambio, estableciéndola en el orden del día de los responsables de empresas, gobiernos y académicos, creando un programa de innovación en el ámbito global “Economía Circular 100 (CE 100)”-  diremos que la economía circular es una filosofía de organización de sistemas inspirada en los seres vivos, que persigue el cambio de una economía lineal (producir, usar y tirar) hacia un modelo circular, tal y como ocurre en la naturalezaLa economía circular proporciona múltiples mecanismos de creación de valor no vinculados al consumo de recursos finitos. 

En una verdadera economía circular, el consumo solo se produce en ciclos biológicos eficaces; por lo demás, el uso sustituye al consumo. Los recursos se regeneran dentro del ciclo biológico o se recuperan y restauran gracias al ciclo técnico. Dentro del ciclo biológico, distintos procesos permiten regenerar los materiales descartados, pese a la intervención humana o sin que ésta sea necesaria. En el ciclo técnico, con la suficiente energía disponible, la intervención humana recupera los distintos recursos y recrea el orden, dentro de la escala temporal que se plantee. Mantener o aumentar el capital supone características diferentes en ambos ciclos. Por definición, la economía circular es reparadora y regenerativa, y pretende conseguir que los productos, componentes y recursos en general mantengan su utilidad y valor en todo momento. Este concepto distingue entre ciclos técnicos y biológicos. Tal como la imaginan sus creadores, la economía consiste en un ciclo continuo de desarrollo positivo que conserva y mejora el capital natural, optimiza el uso de los recursos y minimiza los riesgos del sistema al gestionar una cantidad finita de existencias y unos flujos renovables. Además, funciona de forma eficaz en todo tipo de escala.


Para ello, divide los componentes de los productos en dos grupos generales: nutrientes biológicos y técnicos (biological and technological nutrients). Los nutrientes biológicos son biodegradables se pueden introducir en la naturaleza después de que su valor de uso ya no sea rentable. Ejemplos de nutrientes biológicos podrían ser tejidos de algodón, materiales plásticos biodegradables (ácido poliláctico, PLA), ésteres orgánicos (jabón), etc. Los nutrientes técnicos hacen referencia a los componentes tecnológicos que son poco aptos para los seres vivos y, por ello, son reutilizados una y otra vez sin entrar en la naturaleza. Estos componentes se diseñan para poder ser ensamblados y desmontados un gran número de veces, favoreciendo la reutilización de materiales y el ahorro energético.

La noción de economía circular ha sido introducida en el derecho francés por la ley de transición energética para el crecimiento verde del 17 de agosto de 2015, que contempla "sobrepasar el modelo económico lineal consistente en extraer, fabricar, consumir y tirar apelando a un consumo sobrio y responsable de recursos naturales y de materias primas primarias". La Comisión europea ha confirmado este objetivo en su "paquete económico circular" presentado en diciembre de 2015.                                                                                                                                                                                               ¿Cómo evaluar sin embargo que una economía se vuelve más circular? La reducción de impactos medioambientales ligados al consumo podría ser medida por una huella ecológica por habitante, pero los indicadores buscando sumar estos impactos crean debate. En cuanto al consumo de recursos, incluyendo la economía circular de cara a "cerrar el círculo", el análisis tropieza igualmente con la heterogeneidad de las materias consideradas, ya se trate de primeras materias o salidas de residuos. Por tanto, movilizando una batería de indicadores parciales ya disponibles, esta nota sugiere que queda camino a recorrer para lograr la desvinculación del crecimiento económico francés y la del consumo de recursos que induce, así como a disminuir su impacto medioambiental.  

Esta nota de Análisis nº 46 de France Stratégie también se propone abordar la economía circular vía un indicador -nuevo- de empleo. La transición hacia una economía más circular implica en efecto reasignaciones sectoriales de empleo entre las actividades intensivas en materias y aquellas que contribuyen a economizarlas. En primera línea están las "eco-actividades", que participan directamente en la preservación del medio ambiente, pero también numerosos sectores como el alquiler, la reparación, y el reempleo o la reutilización que alargan la duración de vida de los bienes y reducen la producción de residuos. Llevada por la revolución numérica, una mutación tal podría acompañarse de una modificación radical de los modelos de negocios económicos. Después de haber definido el alcance de estas actividades, la nota evalúa el volumen de empleo hoy concerniente a 800.000 empleos equivalentes a tiempo completo.


Auteur(s) Cécile Jolly, Pierre Douillard

martes, 19 de abril de 2016

El edificio en el que todo ciclista querría trabajar

En el Día Mundial de la Bicicleta os traemos este artículo de la empresa SRAM, una de las marcas líderes en el mercado de fabricación de componentes para bicicletas. Hablamos sobre la renovación de su espacio de trabajo que han realizado. El resultado es un lugar donde todo ciclista soñaría con trabajar ahí. 

Los espacios de trabajo son lugares vitales para el día a día de una empresa. Un entorno adecuado, dicen los expertos, puede mejorar la relación entre la plantilla e incluso, puede tener consecuencias positivas en la productividad. Hoy en día las oficinas son un aspecto fundamental, no sólo de cara al exterior, también en su interior.

Los espacios que favorecen la creatividad y la armonía es una tendencia que ha ido creciendo en los últimos años. No hace falta construir un nuevo edificio para dar cabida a una serie de ideas que pueden ayudar a mejorar la entidad.

El caso que vamos a explicar en las siguientes líneas es un claro ejemplo de ello. Para los locos de las bicicletas, SRAM puede ser una marca que no necesite presentación. Pero para el resto de los lectores que puedan leer estas breves palabras, diremos que esta firma es una de las más importantes en la fabricación de componentes para las bicis. Sus ruedas, por ejemplo, son muy utilizadas en el prestigioso Tour de France.

Con sede en Chicago, SRAM fue fundada en 1987 y desde entonces no ha parado de crecer, absorbiendo incluso otras marcas del gremio que les ha permitido hacer frente a otras entidades consolidadas en el competitivo mercado de la fabricación de elementos para la bicicleta.

Con motivo de este crecimiento, el edificio en el que tenían su sede ya no era el idóneo. Fue Perkins+Will la ingeniería que trató de amoldar su espacio a las necesidades que necesitaban. El resultado es inmejorable. Un lugar de trabajo donde los propios trabajadores reconocen que es perfecto. “Nos sociabiliza y nos ayuda a interactuar entre nosotros” menciona una de las empleadas en el video que Perkins+Will ha realizado para su página web.

El Vicepresidente de Marketing de SRAM, David Zimberoff, añade en el vídeo que SRAM “inspira a los ciclistas y este edificio nos inspira a nosotros”. Los 150 empleados que tienen van, por lo general, a trabajar en bicicleta y tienen un parking, vestuarios para ducharse, disponen de un lugar donde pueden limpiar sus bicicletas, etc.

En las propias oficinas, el espacio ha permitido mantener entre los diferentes equipos que componen la plantilla ambientes dispares. Mientras que unos tienen una video conferencia con una fábrica en otro lugar del mundo, los ingenieros industriales pueden probar su prototipo en una máquina o, el empleado que desee en su tiempo libre puede ajustar cambios en su bici.

Pero para Perkins+Will la joya de la corona es el carril bici que tiene la oficina alrededor del perímetro. Un carril por el que los empleados pueden moverse por todo el edificio. El sueño de todo ciclista que trabaja en una gran empresa, poder ir en bici a trabajar y moverse dentro del edificio con las dos ruedas.

Os dejamos con el vídeo que ha realizado Perkins+Will. No tiene desperdicio. 



domingo, 10 de abril de 2016

¿Es la Universidad una garantía para encontrar un empleo?


Hace cuatro años, en junio de 2012, en una entrevista en radio Euskadi, Iñaki Goirizelaia, Rector de la Universidad del País Vasco UPV/EHU, insistió en que "estudiar en la universidad hoy es garantía de mucha mayor facilidad para encontrar empleo que no hacerlo". Y recordó que cinco años antes, en el año 2007, la tasa de empleo de los titulados universitarios se situaba en el 85%. Y que comparada con la tasa de paro juvenil "la ventaja es claramente a favor de los que han estudiado". Y señaló que "las personas que han pasado por la universidad encuentran trabajo mucho más fácil que cualquier otro nivel formativo anterior". Preveía que el año siguiente, 2013 iba a ser peor, pero advirtió que "A pesar de la dureza de lo que nos viene encima, la educación y la investigación es el único camino para salir de la crisis".

También abogó por alcanzar alianzas estratégicas ya que la universidad: "no es un elemento aislado y tenemos que estar muy presentes en el entorno y ser capaces de tener estrategias conjuntas con todo el tejido productivo, económico y social para poder ofertar mejores soluciones".
Ahora, cuatro años más tarde, Iñaki Goirizelaia, escribe de nuevo sobre el mismo tema un artículo de opinión en El Correo del 8 de abril 2016 con el título “Empleabilidad y empleo en las empresas vascas”, como reacción al estudio e informe de la Confederación Empresarial Vasca – Confebask –  y sus asociaciones miembro, ADEGI, CEBEK y SEA sobre las necesidades de empleo y cualificaciones de las empresas vascas para 2016. El estudio está basado sobre una encuesta realizada entre sus asociados y su presentación iba dirigida específicamente a los presidentes de las Asociaciones de Centros de Formación Profesional de Euskadi. El rector de la UPV cita de nuevo cifras de empleo de los universitarios: una tasa de empleo de universitarios del 82% en el año 2012 (el año de la entrevista en la radio). O sea que bajó un 3%. Las estadísticas van siempre retrasadas, no parece que hay números de 2015.

Confebask dice que en la encuesta participaron casi mil empresas. Sin duda la gran mayoría eran Pymes, que probablemente y en general no suelen necesitar (ni pueden pagar) a muchas personas altamente cualificadas. Conozco el caso de una doctora en químicas “cum laude” que se presento para un empleo en una Pyme química y le dijeron que era “demasiado lista” para el puesto que se pedía en su laboratorio. Seguramente era un laboratorio que no se dedicaba a investigación puntera. En el Plan Estratégico de Confebask la investigación y desarrollo no figuran entre sus líneas prioritarias de acción.
Los que contratan la mayoría de los doctores en ciencias suelen ser multinacionales con grandes centros de investigación. El sector químico es un sector fuerte en España y alcanzó una cifra de negocios de 58.056 millones de euros en 2015, o sea un crecimiento del 3% respecto a la facturación registrada el año anterior, y ha acumulado en el periodo 2007-2015 un crecimiento del 16,7%. Se ve claramente que la crisis le afectó menos que a otros sectores. La asociación española FEIQUE representa a más de 3100 empresas, pymes, y grandes empresas y multinacionales químicas como Air Liquide, Basf, Bayer, Dow, Exxon Mobil, Solvay, Repsol, etc. Pero estas empresas, salvo Repsol, tienen sus grandes centros de investigación en el país de su sede principal y algunos también en el extranjero, pero no en España.
Un ejemplo es la Basf, la multinacional química más grande del mundo, que tiene ahora mismo 80 ofertas de trabajo para su centro de investigación en Shanghái. En España las ventas de 2014 de la Basf Española daban unos ingresos de 1.194 millones de euros, un incremento del 12%. Pero en su informe anual de 2014 no dan en ninguna parte cifras de la I+D realizada en España, aunque sí atendió a 3.186 estudiantes dentro de sus acciones sociales.
En su artículo, Iñaki Goirizelaya dice que encontró en un medio de comunicación un título “demoledor”: “Al mercado vasco le sobran miles de universitarios y le faltan formación profesional”. ¿No sería más exacto decir que el nivel de I+D y de innovación del conjunto de las empresas vascas es inferior al que debería ser? No se debe culpar a la universidad del paro juvenil. ¿No será que la innovación en un sentido real está fallando en Euskadi, y en España? Se oye hablar todos los días y en todas partes de innovación y que hay que innovar, pero con palabras no se innova.
“Hoy más que nunca, la universidad no debe formar empleados que dominan una técnica a demanda del empleador. Eso no es nuestro reto. No, nuestro reto no es formar replicantes que puedan satisfacer una demanda inmediata. Nuestro reto es formar personas con aptitudes para la mayor empleabilidad, una condición, una condición que les será útil a lo largo de toda su vida profesional. Eso sí es nuestro reto”, afirma Iñaki Goirizelaya con mucha razón.
Vuelvo al caso de la joven doctora en Ciencias Químicas. Después de buscar unos meses, finalmente encontró un trabajo en España, no en Euskadi. Lo encontró en una empresa de servicios de energías renovables en otra región. ¿Y cómo es posible esto? Porque esta doctora sabe algo más que química. Es una científica, y la energía es una parte fundamental de la ciencia. Y durante su doctorado ha tenido que resolver problemas y buscar soluciones, ejercer la curiosidad y la creatividad. Un investigador científico trabaja con aparatos y equipos de laboratorio y en la industria con plantas piloto que requiere un trabajo en equipo con personas de otras profesiones y oficios. Esta doctora en ciencias ha trabajado en un laboratorio donde ha desarrollado aptitudes más amplias que las adquiridas en las aulas. Sin hablar de sus actividades e iniciativas en su vida privada, que también han contribuido a su desarrollo personal y profesional.
Iñaki Goirezelaia destaca en su artículo: “Además de una formación intensa en conocimiento, formamos a nuestro alumbrado en otras habilidades que van más allá de técnicas específicas. La universidad debe gestar personas responsables, con capacidad de trabajo en grupo, dispuestas a moverse, que conozcan idiomas, que tengan capacidad de crítica y de reflexión.”
Un titulado superior no debe limitarse a Euskadi ni a España para buscar empleo. Pero para ir al extranjero es muy importante lo que dice Iñaki Goirizelaya, “que conozcan idiomas”. Conocer no es solo aprender. Es también practicar.
La adquisición de conocimientos y de aptitudes deben ser hoy más que nunca los fundamentos de la educación en todos sus niveles. También hacía falta en el pasado pero probablemente más ahora y sobre todo en un futuro no tan lejano. Pero para saber más sobre esto es mejor leer estos otros artículos: