jueves, 17 de marzo de 2016

Europa debe elevarse a la altura de los desafíos

El Institut Jacques Delors se hace eco de la llamada iniciada por actores políticos y académicos alemanes y franceses, publicada hoy 17 de marzo en los periódicos Les Echos, Frankfurter Allgemeine Zeitung y Financial Times.

Los 28 Estados miembros de la Unión Europea son puestos a prueba por la crisis de los refugiados, la crisis económica y monetaria que genera un paro de jóvenes masivo y persistente, por las guerras y los conflictos que sacuden a sus vecinos. Ninguno de estos desafíos puede responderse por un Estado aisladamente: cada uno de ellos demanda a los Estados ser solidarios. Es, pues, crucial vencer la crisis de solidaridad que paraliza actualmente Europa. 


En un contexto difícil, las acusaciones entre Estados fluyen de todas partes. La situación es por tanto demasiado grave para perder el tiempo en recriminaciones. Queremos avanzar juntos. Estamos persuadidos: debemos afrontar los desafíos con una sola mirada. No puede haber solidaridad parcial. Solo desde una perspectiva global podrá prevalecer la solidaridad y podrán dibujarse las soluciones. 

Y es sobre la fuerza de la cooperación y de la comprensión franco-alemana sobre la que reposa todo progreso, concluyen. 

http://m.institutdelors.eu/011-22625-LEurope-doit-selever-a-la-hauteur-des-defis.html

jueves, 10 de marzo de 2016

La Educación en Cuatro Dimensiones - Las competencias que los estudiantes necesitan para tener éxito


El lunes 7 de marzo a  las 17:00 horas, asistí a un webinar (seminario online) organizado por la OCDE en Paris, en el que Charles Fadel habló con proyección de diapositivas de su libro recién publicado “Four-Dimensional Education: The Competencies Learners Need to Succeed” (en castellano: La Educación en Cuatro Dimensiones - Las Competencias que los Estudiantes Necesitan para Tener Éxito). Está editado por el Center for Curriculum Redesign (CCR) en Octubre de 2015. y tiene 192 páginas. Actuó como moderador Dirk Van Damme, Jefe de la División de la Innovación y de Medición del Progreso de la OCDE (Innovation and Measuring Progress Division - IMEP). Según dijo Van Damme, asistían unas 200 personas.


Charles Fadel es Fundador y Presidente del Center for Curriculum Redesign (Centro para el Rediseño Curricular), es un líder del pensamiento de la educación global, futurista y experto, autor e inventor, con varios afiliaciones. Los otros coautores son miembros de su equipo: Maia Bialik, graduada del programa de Máster de Mente, Cerebro  y Educación de la Harvard Graduate School of Education (HGSE); y Bernie Trilling, Fundador y CEO de 21st Century Learning Advisors.

Siempre ha habido cambios en la sociedad (la locomotora al vapor, el tren eléctrico y el TAV; el automóvil y las cadenas de montaje; los electrodomésticos y robots domésticos, los ordenadores, la informática e internet, etc.) pero ahora estos cambios son mucho más rápidos que antes. El procesamiento de cantidades enormes de información y la interconexión digital en todo el mundo aumenta a una velocidad exponencial la distribución y el acceso a la información masiva (los “big data”) y se produce entre una gran diversidad de culturas, visiones y niveles de desarrollo con el consiguiente impacto social. También aparecen nuevos aspectos éticos, como p.ej. con los avances de la bioingeniería.

En la llamada revolución tecnológica e industrial, los robots y máquinas inteligentes van sustituyendo a las personas en muchos oficios, pero necesita personas  con nuevas competencias y conocimientos que las tecnologías no pueden sustituir, que no se pueden automatizar, como lo son por ejemplo la creatividad, la capacidad de síntesis, y la capacidad de elegir y usar la tecnología que mejor nos conviene en nuestra vida personal, y como dominarla en lugar de que nos domine. (Ver también “La Cuarta Revolución Industrial causará fuertes cambios en la sociedad, la educación y el empleo”)

El aumento de robots crea una mayor dependencia de la sociedad de las tecnologías y se produce un cambio inédito en la estructura del empleo en todo el mundo.  “Las consecuencias para la fuerza de trabajo tanto en países desarrollados como en desarrollo serán enormes”, vaticinan Johannes Jütting, Director del Consorcio de Estadísticas para el Desarrollo en el Siglo 21 (PARIS21), y Christopher Garroway, Responsable de Asuntos Económicos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) en la revista online OECD Insights. Dicen que “Las esperadas ganancias en productividad de la 4ª Revolución Industrial tendrán un impacto global en la cantidad, tipo y calidad de los empleos disponibles y en la competitividad de los trabajadores. La mayoría de las preocupaciones expresadas hasta ahora en relación al aumento de los robots se han centrado en la pérdida de empleos en los países desarrollados. Pero también tendrá consecuencias para los países en desarrollo que dependen para su ventaja competitiva de una fuerza laboral barata y con baja capacitación.”

De qué trata el libro de Charles Fadel? Carol Dweck, Profesor de Psicología de la Universidad de Stanford, dice en la introducción al libro que es “un tratamiento muy reflexivo de las competencias que nuestros estudiantes necesitan para prosperar en el mundo de hoy (y de mañana). Este libro ayudará a los educadores a entender y navegar por las opciones críticas a las que nos enfrentamos.”

“La razón fundamental de por qué nos resulta tan difícil reconstruir los planes de estudios en torno a las necesidades del mundo moderno es que carecemos de un marco de organización que puede ayudar a priorizar las competencias educativas, y estructurar de manera sistemática la conversación en torno a lo que las personas deben aprender en diversas etapas de su desarrollo. El libro ofrece un marco de organización claro y procesable, el primero en su género, de las competencias necesarias para este siglo. Su mayor innovación no consiste en presentar una lista de temas específicos sobre lo que las personas deberían aprender, pero en definir nítidamente los espacios en los que los educadores, los planificadores de programas, los políticos y los alumnos pueden establecer lo que se debe aprender, en su contexto y para su futuro”, dice Andreas Schleicher, Director de Educación y Aptitudes de la OCDE en su prólogo al libro.

El problema es, según Fadel, que hay que preparar a los jóvenes para empleos que aún no existen. Existe una carrera entre la tecnología y la educación. Una educación que deberá ser versátil y más interdisciplinar. Pero como el tiempo disponible para educar a un joven es definido, la cuestión es saber qué es lo que realmente importa en el conocimiento, qué es lo que se puede quitar de las asignaturas, cómo aprovechar la capacidad y el tiempo disponible.

En la infografía de la portada de su libro Charles Fradel resume las cuatro dimensiones de la educación en el siglo 21 importantes para el estudiante del siglo 21:

  1. Las Aptitudes - “Cómo usar lo que sabemos”: la creatividad, el pensamiento crítico, la comunicación, la colaboración. Habrá que prestar una atención a los grupos de jóvenes desfavorecidos, más vulnerables.
  2. El Conocimiento - “Lo que sabemos y entendemos”: Interdisciplinaridad, lo tradicional (p.ej. matemáticas), lo moderno (emprendizaje), los temas (p.ej. alfabetismo global)
  3. El Carácter - “Cómo nos comportamos y nos comprometemos en el mundo”: la conciencia, la curiosidad, la capacidad de resistencia, la ética, el liderazgo.
  4. El Meta-aprendizaje - “Cómo reflejamos y adaptamos”: meta-cognición,  mentalidad del crecimiento. (“meta” proviene del griego y es un prefijo usado para indicar un concepto que es una abstracción a partir de otro concepto. En este caso significa: el aprendizaje “más allá”)
Algunas aptitudes tendrán que desarrollarse fuera de la escuela. (También la educación en la familia juega un papel importante, en particular en lo relacionado con el carácter)

Charles Fadel reconoce que no será una tarea fácil y se prevé que puede haber resistencias de orden político, pensamientos dogmáticos, opiniones de grupos, etc.  Necesitará coraje y consciencia. Habrá que poder trabajar sin condicionamientos políticos, con expertos excelentes con un espectro más amplio que lo típico.

Charles Fadel terminó su presentación con una cita de Albert Einstein: "No podemos resolver los problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos".

A continuación un video de una conferencia de Charles Fadel en Bogotá en 2014 (Antes de la reedición de su libro en 2015)


jueves, 3 de marzo de 2016

Jóvenes españoles en paro: pobres y también "enfermos"

El prestigioso diario británico Financial Times (FT) publica estos días un artículo en el que realiza un análisis demoledor sobre la situación de los jóvenes demandantes de empleo en España. En su denuncia, FT critica con mucha dureza la precariedad de la juventud española, llegando a señalar que la crisis "ha devastado" a nivel personal a miles de jóvenes españoles. 

"The fear and despair of Spain's young jobseekers" o El miedo y la desesperación de los jóvenes españoles que buscan trabajo, relata diversas historias de gente joven que reflejan la situación de toda una generación que ha perdido la seguridad porque pierde la capacidad de controlar su vida. "Los jóvenes que encuentran trabajo en España suelen hacerlo en condiciones precarias, con contratos breves y rara vez alcanzando el salario mínimo" o "Los psicólogos españoles llevan años advirtiendo de que la generación que ha sufrido la crisis se está volviendo una generación enferma" son algunas de las duras sentencias que publica el diario. 

     


Financial Times, realizando una comparativa con los países del entorno, propone que las quejas de los "milenials" británicos o estadounidenses deben parecer una broma a la media de los españoles: mientras los jóvenes londinenses denuncian que no pueden ascender en la escala para tener una vivienda cada vez mejor, “sus homólogos españoles ni siquiera pueden permitirse alquilar una propia”. “Esto no quiere decir que las preocupaciones de la generación en Gran Bretaña o Estados Unidos sean triviales, sino que la crisis que afecta a los trabajadores jóvenes en España y otras economías del Mediterráneo es de una magnitud diferente”.

Estos jóvenes en paro, 1.8 millones de españoles menores de 34 años, nunca se han sentido seguros con un trabajo ni esperanzados ante el futuro. Viven en una permanente adolescencia que les impide acceder al mundo adulto, lo que hace que además de pobres se estén volviendo enfermos. Preocupantes conclusiones.