martes, 26 de enero de 2016

Un panel de padres da su visión de la enseñanza secundaria en el año 2030


El Foro de Padres de la Enseñanza Secundaria, de la Fundación Rey Balduino, eligió a 24 padres (13 hombres y 11 mujeres de diferentes capas de la población de Flandes) para reflexionar sobre la enseñanza para el año 2030. Usaron un método específico: el proceso de deliberación según el modelo danés de las conferencias de consenso.



Respondieron de forma matizada en 7 puntos a dos preguntas de la ministra flamenca de educación, Hilde Crevits:


a.- ¿Qué debe conseguir la educación secundaria con todos los jóvenes?

En esta pregunta los padres se concentraron en 3 papeles de la educación secundaria que deben mejorarse:

  1. La educación secundaria debe preparar mejor a los jóvenes para la vida, para su desarrollo como ciudadanos. Esto implica: aprender a manejar el dinero; aprender a asumir una implicación social; primeros auxilios; aprender a debatir. Los padres reconocen que deben compartir este compromiso con la escuela.
  2. La educación secundaria debe prepararles mejor para una sociedad superdiversa: Aprender a ver el ser humano como persona y no como una suma de características externas; aportar mucho conocimiento de lenguas; introducir a los jóvenes en las diferencias culturales y religiosas y enseñarles a manejar este asunto de forma respetuoso
  3. Debe reconocer que no se aprende solo en los escritorios de la escuela: la escuela debe incluir como fuente de aprendizaje el trabajo y el mundo del trabajo: mediante internados, proyectos de experiencias laborales, trabajo de voluntariado. El lugar del trabajo es el sitio ideal para orientarse a la solución de problemas y dar una oportunidad a la creatividad, así como para mezclar la teoría y la práctica. El aprendizaje dual debe convertirse en una forma de entrenamiento completo en todas las direcciones.

b.- ¿Cómo llevar lo mejor posible a los jóvenes hacía las opciones durante la educación secundaria?


La respuesta del foro de padres fue:


  1. Los jóvenes optarán mejor si partimos de verdad desde los talentos de los jóvenes, y si pueden adquirir experiencias en las diferentes disciplinas de los estudios y campos de trabajo. Deben tener esta posibilidad en el primer grado de la enseñanza secundaria. Por eso debe ser un primer grado ancho. Las diferentes formas de enseñanza desaparecen; los jóvenes deben en la medida de lo posible quedar en un mismo campus.
  2. Esto supone una organización distinta del aprendizaje. Las clases tradicionales de 50 minutos aparecerán menos: el trabajo modular y de proyectos está más adaptado al siglo 21. Los profesores trabajarán más en equipo y acompañarán y entrenarán durante más que un año a los estudiantes. Esto aumentará el bienestar de los alumnos y su motivación.
  3. El bienestar de los profesores también merece más atención. Merecen más estima. También se les debe formar de otra manera: para que estén preparados para el trabajo en equipo, para la ‘superdiversidad’. Y su formación debería preferiblemente también ser dual y en gran parte tener lugar en su futuro sitio de trabajo, la escuela. El profesorado no necesita tanto un nombramiento fijo, sino una gestión de personal orientada hacia la expansión de su profesionalidad. Los equipos de profesores deben ser más diversos.
  4. ¿Y las escuelas? Todo esto supone unas escuelas que no deben ser iguales pero que sí deben proveer una calidad equivalente. Esto debe someterse a una prueba objetiva y comparativa. También el gobierno debe vigilar la calidad equivalente mediante condiciones finales: que determinan qué es lo que las escuelas deben alcanzar. Las condiciones finales deberán ser más concretas y aplicarse con más rapidez. Las escuelas deben involucrar a los padres y a los alumnos en la gestión de la escuela. Y deben recibir todos los datos que permitan juzgar de la calidad de enseñanza de una escuela. La transparencia debe reinar.

La ministra Crevits dice que el informe demuestra que la educación preocupa a los padres. “Dibujan una enseñanza secundaria que prepara a los jóvenes para la ciudadanía de mañana. Claman para demoler los muros entre el aprendizaje y el trabajo y abogan firmemente para el aprendizaje durante toda la vida. También los profesores reciben lo que se merecen”, afirma.

jueves, 21 de enero de 2016

Las desalentadoras tendencias del empleo 2016.

Una vez más estrenamos el año con el recién publicado informe de tendencias de empleo de la OIT, uno de los mayores referentes para NSF en el trabajo que realizamos con las personas jóvenes. Con el título “Tendencias sociales y deempleo en el mundo” nos alertan principalmente cómo tanto en 2016 como 2017 se prevé un aumento del desempleo a nivel mundial.

¿La génesis de este nuevo aumento? La OIT se une a las voces que ya alertan de una nueva “tormenta perfecta” económica con graves consecuencias para el empleo, basada en una nueva desaceleración, caída del precio de las materias primas, debilidad de las economías emergentes,…

La cifra que hemos alcanzado a nivel mundial es alarmante: 197 millones de personas se encuentran en desempleo, al mismo tiempo que el empleo existente cada vez es más vulnerable alcanzando el 46% del mismo.

Todo ello configura unas expectativas pesimistas que cifran en 2,3 millones para 2016 y 1,7 para 2017 el crecimiento del desempleo, cebándose una vez más con los países más desfavorecidos. A tenor de estos datos no sería pesimista prever graves consecuencias en la geopolítica internacional, ya que la falta de unas perspectivas esperanzadoras de futuro para las personas siempre ha sido una de las variables desestabilizadoras de la sociedad.

¿Una situación inevitable? Nada más lejos de la realidad, según la OIT hay mucho margen de maniobra desde la esfera política: “Es importante reforzar las instituciones del mercado de trabajo y tener unos sistemas de protección social bien diseñados con el fin de evitar nuevos aumentos del desempleo de larga duración, del subempleo y de la pobreza en el empleo… A medio y largo, la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), especialmente el trabajo decente y productivo pata todos, aportará significativos dividendos sociales contribuyendo al fortalecimiento y reequilibrio de la economía mundial. En este sentido, un esfuerzo concertado para la lucha contra la desigualdad a través de más y mejores empleos será especialmente necesario”.


Especialmente relevante nos parece este llamamiento: "Hacer del trabajo decente un pilar de la estrategia política no sólo aliviaría la crisis del empleo y mejoraría las diferencias sociales sino que también contribuiría a poner al mundo económico en una senda de crecimiento económico mejor y más sostenible”.

El informe fue presentado ayer por Joaquin Nieto, director de la Oficina de la OIT en España, con el que tuvimos la suerte de contar en el pasado Bilbao Youth Employment Forum, donde la problemática del empleo y las acciones a desarrollar también se enmarcaron en los recién estrenados Objetivos de Desarrollo Sostenible.



miércoles, 20 de enero de 2016

La Cuarta Revolución Industrial causará fuertes cambios en la sociedad, la educación y el empleo


Es un poco arriesgado dividir de forma precisa la historia de la industria en “revoluciones” y no parece existir un consensus formal y exacto sobre el número, los contenidos y las fechas. Son cambios que significaron rupturas con situaciones anteriores. La cuarta revolución bien se podría haber llamado la quinta. El profesor Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial (WEF) acaba de editar un libro: “The Fourth Industrial Revolution” y dice que ha habido tres anteriores: la del transporte y producción mecánica (finales del siglo 18); la producción masiva (finales del siglo 19); y la revolución de la computadora (en los años 1960), que yo he conocido en los principios de mi vida  profesional (*). Sin embargo en la Wikipedia leemos: “La conjunción de la tecnología de comunicación de Internet y las energías renovables en el siglo XXI está dando lugar a la llamada Tercera Revolución Industrial.” (La World Wide Web, WWW, empezó su desarrollo a finales del año 1990) ¿Se olvidó Schwab de esta revolución y entonces estaríamos ya en la quinta?

Los cambios se aceleran. Todavía estamos contemplando el desarrollo de esta 3ª revolución industrial y ya se está hablando de la 4ª. Las revoluciones se están solapando. De la tercera se empezó a hablar en serio hace tan solo unos diez años y muchas de las tecnologías y aplicaciones están todavía en fase de I+D o en su inicio industrial. Aparte de internet, se centra sobre todo en el campo de la energía, principalmente por razón de la sostenibilidad del planeta (cambio climático y seguridad). Incluye el paso de la energía fósil a las renovables (eólica, solar, biocombustibles, células de combustible…), a la máxima eficiencia energética y ahorro de energía (ej. edificios inteligentes), tecnologías de captura y de secuestro del carbono (CO2) y almacenamiento de energía (baterías, pilas, sales fundidas…). Los países que trabajan intensamente en este nuevo desarrollo industrial adaptan su estructura económica y educativa a esta nueva situación y crean nuevos empleos que sustituyen a los que van desapareciendo progresivamente.  ¿En qué revolución se situará el paso de la fisión a la fusión nuclear? El MIT ya está proponiendo un reactor que podría hacer realidad esta fusión nuclear…

A la cuarta revolución industrial la llaman también Industria 4.0. Y también “la industria inteligente”: fábricas inteligentes, robots humanoides, vehículos sin conductor, medicina genética y cirugía robótica, etc., que va a sustituir a mucha mano de obra. Sobre todo mano de obra de bajo nivel de capacitación y también de algunos tipos de capacitación. Si la industria va a ser “smart” (=”inteligente”) los humanos no lo podrán ser menos si quieren mantenerse a la altura, y dominar las máquinas. Porque la tecnología no debe reemplazar al hombre. Lo afirma Jim Breyer que fue uno de los inversores en Facebook, diciendo que es ciencia ficción que la máquina vaya a sustituir al hombre, y de lo que se trata es de una inteligencia con asistencia humana. Que las computadoras inteligentes ayudarán a la toma de decisiones por los humanos. La tecnología, en lugar de sustituir al hombre, le informará y mejorará sus decisiones.

El profesor Klaus Schwab dice que “la evidencia de un cambio dramático está en todas partes en nuestro entorno y está ocurriendo a una velocidad exponencial.” Opina que estamos al inicio de una revolución que está cambiando de forma profunda nuestra forma de vida, el trabajo y nuestras relaciones mutuas. Según Klaus Schwab esta revolución es fundamentalmente diferente y se caracteriza por una serie de tecnologías que fusionan los mundos de la física, de la tecnología digital y de la biología, y que impacta en todas las disciplinas, economías e industrias (otro paso adelante de la ciencia y la tecnología inter- y multidisciplinares). A esto Schwab añade que también se caracteriza por nuevas ideas desafiantes sobre lo que significa ser un ser humano. La revolución industrial requiere también la innovación social, pero de ella se habló en el artículo anterior en este blog.

Y además una “innovación medioambiental”. Otro informe de la WEF “The New Plastics Economy – Rethinking the Future of Plastics”  dice que la mayoría del plástico se usa solo una vez. Que el 95% del valor de los embalajes plásticos, que vale 80.000-120.000 millones de dólares al año, está perdido para la economía. El informe predice que de seguir así, en 2050 el peso de los plásticos en los océanos será mayor que el de los peces. El informe presenta asimismo una visión de una economía global en la que los plásticos nunca se conviertan en basura,  y un borrador para el cambio sistémico y la colaboración que serán necesarios para realizar esta visión.

Viendo venir esta revolución, habrá quien saca la alarma como cuando llega un tornado. Si tenemos ya un desempleo duro de soportar, ¿qué pasará cuando las máquinas no van a necesitar ser manejadas por los seres humanos? (estos temores ya existieron en el pasado también, por ejemplo cuando aparecieron las cadenas de montaje en serie de las fábricas de automóviles y en otras industrias, cuando nació la informática y los ordenadores...). También a Schwab le preocupa seriamente. Piensa que las organizaciones pueden ser incapaces de adaptarse. Que puedan fallar en el uso y la regulación de las nuevas tecnologías para captar sus beneficios. Que el cambio de poder puede crear nuevas preocupaciones de seguridad. Que puede aumentar la desigualdad. Que puede fragmentar las sociedades.


Estos cambios requerirán otra clase de mano de obra… Cada vez más capacitada. Una capacitación humana inteligente para saber manejar una tecnología inteligente. El WEF acaba de editar un informe: "The Future of Jobs”, según el WEF la primera investigación en su género, que representa a 13 millones de empleados en nueve sectores industriales y 15 economías en el mundo. En Europa incluye a Alemania, el Reino Unido, Francia e Italia. No incluye a España…  (Eurostat da alguna pista de dónde estamos en aptitudes digitales en Europa. Por ejemplo, en los países nórdicos el 91-97% de las familias tiene acceso a internet, en España e Italia el 71-81%. Las personas con aptitudes digitales más que las básicas constituyen el  56% en Luxemburgo, 49% en Noruega, 48% en Dinamarca, 42% Finlandia, el 30% en España, y el 19% en Italia.)

En el resumen del informe del WEF leemos: “La 4ª Revolución Industrial está interactuando con otros factores socioeconómicos y demográficos para crear una tempestad perfecta de un cambio de modelo de las empresas en todas las industrias, que resultará en grandes desarreglos en los mercados de trabajo. Emergerán nuevas categorías de empleos que desplazarán parcialmente o totalmente a otros. Los conjuntos de aptitudes cambiarán en la mayoría de las industrias tanto en puestos de trabajo antiguos como nuevos, y transformarán la manera de cómo y donde trabaja la gente. También puede afectar a las mujeres y hombres trabajadores de forma diferente y transformar la dinámica de la brecha de género en la industria.”


En un comunicado de prensa del 18 de enero, Oliver Cann, Director de Compromiso Público del WEF, habla sobre el desafío real de la 4ª Revolución Industrial. Combinada con otros cambios socio-económicos y demográficos, transformará los mercados laborales en los próximos 5 años lo que dará lugar a una pérdida neta de 5 millones de empleos en 15 grandes economías desarrolladas y emergentes. El desplazamiento de las aptitudes y de los empleos afectará a cada industria y región geográfica, pero las pérdidas pueden ser compensadas por el aumento de empleo en áreas clave. Hay una clara mayoría de empresas que creen que invertir en aptitudes, más que en contratar a trabajadores temporales o virtuales, es la clave para gestionar de forma exitosa las distorsiones del mercado laboral en el largo plazo.

Exigirá cambios en la educación, la formación y el aprendizaje. Finlandia, que estuvo arriba en el ranking de PISA pero ha bajado posiciones, ya se está preparando y cambia su sistema educativo por otro que han tenido en periodo de pruebas. Abandonan las asignaturas tradicionales. Van hacía una educación activa en lugar de pasiva. La de aprender haciendo. En concreto, los proyectos para el Conocimiento y la educación son: nuevos entornos de aprendizaje y materiales digitales para escuelas integrales; la reforma de la educación secundaria profesional superior; acelerar la transición a la vida del trabajo; facilitar el acceso al arte y la cultura; la cooperación entre las instituciones de educación superior y la vida empresarial se reforzarán para aportar innovaciones en el mercado; el cambio de la garantía juvenil hacía la garantía de la comunidad.

Hay países que quedan como paralizados ante los cambios y otros que se aprovechan de ellos. Para estos últimos lo nuevo y el cambio se traduce en nuevas oportunidades. Porque no pierden el tiempo con politiqueos estériles, con superficialidades o con frivolidades. Cuidan el cerebro intelectual del país, que son sus científicos, sus ingenieros, sus técnicos, sus educadores, políticos y funcionarios eficaces,  sin por esto descuidar lo más mínimo los que se ocupan de la cultura y de lo social. Son países avanzados en lo científico y tecnológico que al mismo tiempo están en la avanzadilla de la igualdad social. Y son los que menos sufren del desempleo. Ya sabemos los que son. En particular en Europa. Y el que tiene dudas, que mire a las estadísticas y a los rankings internacionales.

No valen escapatorias como la del zorro de esta corta fábula de Jean de La Fontaine. “Un cierto zorro gascón, otros dicen que normando, casi muriendo de hambre vio en la parte superior de un enrejado unas uvas que parecían maduras y cubiertas de una piel bermellona. El galante las habría querido coger para comerlas. Pero como no podía alcanzarlas dijo: ‘Están demasiado verdes, y solo buenas para los palurdos’ ¿No podía haber hecho algo mejor que lamentarse?”


A ver qué nos sacan de la chistera los más de 2500 líderes del mundo empresarial, de los gobiernos, de organizaciones internacionales, de la sociedad civil, del mundo académico, de los medios y de las artes, que participan desde hoy, 20 de enero, hasta el sábado 23, en la 46ª Reunión Anual del Foro Económico Mundial bajo el lema “Dominando la Cuarta Revolución Industrial”, durante 300 sesiones…

lunes, 18 de enero de 2016

Las 10 previsiones de NESTA sobre Innovacion Social en 2016.

Un año más la organización británica NESTA, especialista en Innovación Social, ha publicado sus 10 predicciones para 2016 a las que habrá que estar muy atentas pues suelen constituir una fuente muy fiable de las tendencias que nos encontraremos en nuestras economías y mercados laborales a la “vuelta de la esquina”.

1. Colaboración entre el comercio y el sector de las artes: A pesar de que en el pasado periodo navideño las ventas on-line lograron un nuevo record de ventas, el comercio de calle sigue atrayendo a un gran número de clientes en busca de experiencias físicas, tanto para la compra de productos como para ocio y entretenimiento. El sector de las artes contribuirá a la “customer experience” para este tipo de comercio.

2. Desarrollo de la renta básica: En los últimos años, la incapacidad para abordar el desempleo a través de medios convencionales sumado al aumento de la robotización de trabajo que nos conmina a nuevos planteamientos sobre el reparto del trabajo, ha llevado a académicos, políticos y comentaristas de volver a examinar el concepto de renta básica, ya ideado por autores como John Stuart Mill. En el próximo año se desarrollarán nuevos modelos en diferentes países del mundo.

3. Complementos alimenticios personalizados: Los requerimientos productivos en los entornos laborales actuales que limitan el tiempo dedicado por las personas al cuidado de su alimentación (compra, cocina, conservación) unido al cada vez mayor conocimiento sobre nuestras tendencias genéticas permitirá la aparición de nuevos productos y servicios de alimentación que proporcionaran modelos culinarios más personalizados.

4. Mayor presencia comercial de los/as pequeños/as productores/as: El interés por el origen y los modos de producción de los productos por parte de los consumidores sigue en aumento. Gracias a la utilización de las nuevas tecnologías las pequeñas explotaciones mejorarán su viabilidad permitiendo la venta directa a un mayor número de clientes. 


5. Los pacientes se convierten en ciudadanos científicos: Estamos en medio de un boom en la cantidad de datos que existen acerca de la salud de las personas, el desarrollo de diversos wearables a los que ya tenemos acceso y los que están por desarrollarse permitirán una gran digitalización de registros de salud en diversas variable. El acceso y tratamiento de estos datos por parte de instituciones de investigación permitirá, entre otras cosas, ayudarnos a entender más claramente la enorme variación en la respuesta al tratamiento que muestran los individuos.

6. Tecnología de audio más allá de la música: En 2016 habrá un renovado impulso a la tecnología que utiliza el sonido para enriquecer y mejorar la forma en que hacemos las cosas. Por ejemplo el sonido puede ayudar a proporcionar una de las primeras formas de acabar con el reinado de la pantalla como dispositivo para interactuar con la tecnología digital. En Reino Unido la start-up Ultrahaptics está trabajando con Jaguar Land Rover para crear controles invisibles (sin apretar un botón físico) para los/as conductores/as. El sistema utiliza ondas de ultrasonido producido por una serie de mini altavoces para detectar la posición específica de una mano y crear presión sobre la mano como retroalimentación cuando un comando ha sido reconocido.

7. Ciberseguridad en el hogar: Los dispositivos informáticos integrados son ya una presencia indispensable en la mayoría de los hogares, pero también una amenaza a la seguridad de los mismos. Televisores inteligentes, cámaras web, termostatos, cerraduras, alarmas para el hogar, … las casas no pueden ya ser únicamente protegidas por puertas y cerraduras físicas. Esta realidad empujará nuevos desarrollos tecnológicos de control.

8. Videojuegos curativos: Un estudio reciente publicado en el American Psychologist encontró que los videojuegos podrían proporcionar una forma barata y eficaz, junto con otros medicamentos y terapias, de aliviar los problemas de salud mental. La investigación encontró que todos los juegos, no sólo los juegos de rol socialmente complejos o de inmersión, tienen un papel que desempeñar en el alivio de las condiciones de salud mental. Incluso los juegos simples que son de fácil acceso y se pueden reproducir rápidamente, como Angry Birds, mejoran los estados de ánimo de los/as jugadores/as, promueven la relajación y evitan la ansiedad. Imaginamos lo que se puede lograr si se diseñan con la intención de tratar problemas de salud mental?


9. Nuevos tipos de Universidad para resolver retos globales: Los últimos años han traído una enorme expansión del número de estudiantes, hasta 150 millones en todo el mundo y, potencialmente, más de 260 millones en 2025. Al mismo tiempo, la riqueza universidad ha aumentado y las voces críticas denuncian que a pesar de ello no hay una devolución al entorno y a las comunidades a las que pertenecen.
En 2016 se desarrollarán nuevas metodologías que conectarán la capacidad intelectual del alumnado con problemas de la vida real, su objetivo será volver a conectar las universidades y las comunidades en que están, al mismo tiempo preparando mejor a los/as jóvenes para el futuro.

10. El año de la economía colaborativa: A pesar de continuaremos observando el crecimiento de las grandes empresas emblema de la economía colaborativa como Uber y Airbnb y se dará una proliferación de iniciativas de intercambio locales en las ciudades, continuarán los debates en torno a la gestión de la confianza y la regularización del sector y los modelos de negocio de las grandes plataformas. 

martes, 12 de enero de 2016

Los riesgos de la economía gig

Los principios del siglo XXI han sido testigos de un cambio de paradigma en la naturaleza del trabajo y en las formas empresariales en las economías occidentales, que en la actualidad se denomina economía gig. Cada vez más observamos que las personas no cumplen con el modelo de un trabajo para toda la vida, sino que transitan de un empleo a otro, en muchas ocasiones reinvención profesional incluida. 

Es este contexto es en el que surge con fuerza el concepto de empleabilidad, objeto de debate en nuestro último BilbaoYouth Employment Forum.

También aparece el concepto de Gig economy, un concepto íntimamente ligado a los cambios en las formas empresariales del que hoy nos hacemos eco gracias al artículo publicado por Jerry Davis del que hacemos el siguiente resumen (el profesor Davis se circunscribe al mercado estadounidense pero bien podemos extraer muchas similitudes):

En la postguerra mundial el creciente número de empresas eran generadoras de empleo de larga duración, con beneficios sociales. En la mayor parte del siglo XX las empresas en América fueron el principal pilar de la economía y proveían de opciones de desarrollo profesional, siendo bastante estables a pesar de shocks históricos como el de la Gran Depresión o la II Guerra Mundial.

El cambio de atención en los años 80 hacia el accionarado y la nueva ortodoxia que estipulaba que el objetivo de la empresa era crear valor para éste coincidió con el crecimiento de las TICs, en particular Internet.

La web facilitaba el movimiento hacia la desintegración vertical y el outsourcing y, empujadas por los deseos del accionarado, las empresas disminuyeron el tamaño de su "core" (los/as trabajadores/as de las líneas externalizadas no disponían de los mismos beneficios sociales) mientras crecía el número de subcontrataciones.

La última ola de esta cultura en las empresas tecnológicas viene siendo conocido como Uberización: siguiendo el ejemplo de la plataforma Uber se desarrollan posibilidades de trabajo “just-in-time”, que son probablemente el cambio fundamental en la naturaleza de las relaciones laborales al que vamos asistir en los próximos años.

La afirmación del profesor Davis es que la ortodoxia de la creación de valor para el accionarado han cambiado el rol de la empresa como “empleador” y por qué las políticas públicas para la creación de empleos decentes ya no se alinean con el capitalismo de accionarado.

Ejemplos como el “Job Acts” estadounidense (cuyo objetivo es el desarrollo de medidas para la creación de empleo) no van a tener impacto a menos que haya un cambio en el concepto de valor de la empresa y para quién lo crea.

¿Qué es una gran empresa hoy en día? Mientras en el pasado a la capitalización bursátil se le unían las dimensiones de empleados/as y activos y estaban vinculadas, en la actualidad una gran capitalización no implica necesariamente un gran número de puestos de trabajo, una tendencia especialmente acusada en los servicios on-ine. Como ejemplo Netflix con una capitalización de 50.000 millones de dólares sólo tienen 2189 empleados/as a tiempo completo; no es el único caso Twitter, Yelp, Zillow, Airbnb,…

Sin embargo argumenta el autor que las instituciones públicas no son conscientes de ello y que es por ello que fallan las políticas de creación de empleo. El JobAct, la última acción estadounidense para relanzar el empleo, observa erróneamente o más bien de manera parcial el problema: basa la baja creación de empleo en los límites al crédito para las personas emprendedoras.

El profesor Davis insiste en que las empresas que salen a bolsa tienen una creación de empleo microscópica especialmente en el sector de la tecnología: de 2001 a 2014 aproximadamente 1600 empresas han salido a bolsa, listado en el que se incluyen startups en biotecnología y software, cadenas de supermercados y restaurantes, spinoffs,…

Especial atención requieren las startups que en general tienen una pobre creación de empleo a pesar de una imagen social que no corresponde a su realidad, esto se debe a algunos ejemplos que han adquirido gran visibilidad no representan la realidad de las starups: Amazon, Google,…

Curiosamente la empresa de mayor creación de empleo en los últimos años de las anteriormente mencionadas es Brookdale Senior Living, el mayor operador de residencias para mayores.

En este contexto comienza a sustituirse el concepto de empleo por el de tarea. La automatización y la deslocalización son reconocidas amenazas al empleo existente, pero el desarrollo de los smartphones y del “capitalismo de plataforma” como Uber han creado una nueva amenaza: la sustitución de empleo por tarea.


El modelo básico de empleo a demanda ha venido a llamarse gig economy, donde los empleados gig desarrollan un servicio particular a cambio de una cuota. Esta reducción del coste de contratar empleados/as solo al momento en que se necesitan para una tarea concreta pone en grave riesgo la creación de empleo decente, pues hay una amplia variedad de empleo que pueden transformarse en tarea: desde la provisión de cuidados médicos hasta conferencias universitarias, por ejemplo.

El autor termina afirmando que el reto para aquéllos/as que buscan la creación de seguridad económica para el futuro es reconocer el desajuste entre nuestro viejo modelo económico y la naturaleza de las empresas del siglo XXI. Así mismo el emprendimiento orientado a crear valor para los/as accionistas es poco probable que cree grandes bolsas de empleo.


lunes, 11 de enero de 2016

Educación para el incremento de la felicidad nacional bruta

Ya hemos hablado antes de este tema en nuestro blog, pero... ¡resulta tan atractivo rescatarlo en estos momentos de convulsiones políticas y éticas! 
Sabemos que el Rey de Bután, Jigme Singye Wangchuck, ideó en 1972 un nuevo indicador llamado felicidad nacional bruta (FNB) que midiera la calidad de vida en términos mucho más amplios que como lo hacía el producto interior bruto de un país (PIB). Este indicador fue la respuesta a las críticas de constante pobreza económica de Bután, país de agricultores cuya cultura se basaba en el budismo.
El periódico "La Vanguardia" publica una interesante entrevista estos días con Thakur S. Powdyel, ex ministro de Educación del Reino de Bután, en la que habla de su pequeño país -situado en la cordillera del Himalaya, entre Nepal, Tibet e India- de 800.000 habitantes, en su mayoría agricultores y ganaderos. Donde lo esencial, actualmente, es la educación y los buenos profesores son determinantes para ella, no solo por lo que enseñan sino como modelos de cultura y valores, porque te transmiten sus convicciones y filosofía, su sentido de la vida y visión del mundo.

Thakur S. Powdyel se hizo profesor para acompañar a los alumnos en la exploración de la vida y no para convertirlos en "piezas de una máquina productiva" como temía Nietzsche. La escuela debe liberar al alumno, fomentar la creatividad de cada uno, elevarle a ambiciones más elevadas que un sueldo, destaca.
Factores como la bondad, por ejemplo, son más importantes que el puro crecimiento económico. Aprender a vivir feliz, reflexionando sobre cómo sería la vida sin poesía, pintura, música o belleza... Vivir de un modo más armonioso contigo mismo, con tu familia, con tu sociedad y con tu entorno. Ese es el objetivo que mide la FNB, la buena vida de los habitantes de su país, y con ello se piensa en el bienestar de 5 generaciones vista.
En su opinión, un país puede ser muy rico pero su gente llevar una vida muy torturada, y un país puede ser menos rico pero su gente llevar una vida más armónica. Para conseguirlo, en Bután desplegan una red de escuelas verdes y enseñan una relación armónica con la naturaleza, porque explotar los recursos naturales hasta destruir el entorno no conllevará bienestar a largo plazo, por mucha riqueza material que genere a corto plazo. Y porque les interesan más la equidad, la justicia, la bondad, la inteligencia y la salud de la tierra... que la renta.  
Mientras que los modelos económicos convencionales observan el crecimiento económico como objetivo principal, el concepto de FNB se basa en la premisa de que el verdadero desarrollo de la sociedad humana se encuentra en la complementación y refuerzo mutuo del desarrollo material y espiritual. Los cuatro pilares de la FNB son: la promoción del desarrollo socioeconómico sostenible e igualitario, la preservación y promoción de valores culturales, la conservación del medio ambiente y el establecimiento de un buen gobierno. 
El índice FNB es una tabla que pondera indicadores materiales e inmateriales, objetivos y subjetivos, en el que aunamos economía, conocimiento y conciencia, porque ya sabemos que lo que de verdad cuenta no es siempre lo que puede contarse, concluye este hombre sabio. ¿No deberíamos de tomar alguna nota?.

domingo, 3 de enero de 2016

En el mercado laboral y en la vida, la educación vale la pena…

“En el mercado laboral y en la vida, la educación vale la pena”. Así lo dice al principio el resumen del informe Education at a Glance 2015 (Panorama de la Educación 2015) de la serie de Indicadores de la OCDE.

Aunque el informe cuente muchas cosas del paro juvenil que ya sabemos por los medios de información o por experiencias cercanas, sobre todo en España, siempre es bueno consultar un estudio de la OCDE.


Esto es lo que dice el resumen:


Empleo y nivel de estudios: En promedio, más de 80% de adultos con estudios universitarios en la OCDE tienen empleo, en comparación con más de 70% de personas con educación secundaria o media superior, y con menos de 60% de adultos sin educación media. Los adultos con estudios universitarios también ganan cerca de 60% más en promedio que los adultos con grado máximo de educación media. En general, las tasas de empleo y los ingresos aumentan conforme lo hacen el grado de escolaridad y las competencias de los adultos; sin embargo, el mercado laboral aún considera un diploma o grado como la principal indicación de las destrezas de un trabajador.

En España, en 2013 y en el rango de edad de 25 a 64 años, tenían un empleo el 76 % de los que habían tenido una educación terciaria; el 64% educación secundaria y postsecundaria; y el 48% educación inferior a la 2ª etapa de la educación secundaria.

Esto anima a que haya cada vez más adultos jóvenes en los países de la OCDE que cursan estudios universitarios. En promedio entre los países de la OCDE y las entidades subnacionales que participaron en la Evaluación de Competencias de Adultos (PIAAC) en 2012, 22% de los estudiantes de 25 a 34 años de edad —y en Corea del Sur, 47% de este grupo— cursó estudios universitarios aunque sus padres no lo habían hecho. Esta “primera generación de adultos con educación universitaria” y los adultos con estos estudios cuyos padres también los cursaron comparten tasas de empleo semejantes y se dedican a campos de estudio similares. Esto sugiere que ser el primero en la familia en lograr la educación terciaria de ninguna manera es una desventaja.


Los datos también revelan que si bien la tasa de ingreso a programas de licenciatura es mucho mayor que la tasa de ingreso a programas de maestría o doctorado, hay más oportunidades en el mercado laboral —y de mayores ingresos— para los adultos con grado de maestría que para quienes solo tienen grado de licenciatura. Los empleados adultos con un grado de licenciatura o equivalente ganan alrededor de 60% más que los empleados adultos con escolaridad media superior, pero quienes cuentan con un grado de maestría o doctorado ganan más del doble.


Sin embargo, los beneficios no son únicamente financieros. Es más probable que los adultos con mayor escolaridad informen tener una buena salud, participen en actividades de voluntariado, confíen en los demás y sientan que tienen voz en el gobierno. En otras palabras, los adultos con más escolaridad tienden a comprometerse más con el mundo que les rodea.


La brecha de género: Si bien persisten las desigualdades. A pesar del estrechamiento —e incluso reversión— de las brechas de género en el grado del logro educativo, las mujeres todavía están infrarrepresentadas en algunas áreas educativas, como ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM). También es menos probable que las mujeres jóvenes obtengan empleo que los varones, aunque la brecha de género en el empleo es mucho más estrecha entre los adultos jóvenes con estudios universitarios que entre las personas con menor nivel educativo.

En España la tasa de paro de las mujeres supera a la de los hombres en todos los niveles educativos.  Afecta al 16,4% de mujeres y al 13,4% de hombres con educación terciaria; al 25,1% de mujeres y al 21,7% de hombres que terminaron la 2ª etapa de educación secundaria; al 34,0% de mujeres y al 31,9% de hombres con con estudios menores que la 2ª etapa secundaria. Estas diferencias no son tan acentuadas para el conjunto de los países de la OCDE y de la UE21.

Financiación pública: Entre 2010 y 2012, el gasto público en educación disminuyó en muchos países de la OCDE. El sector educativo resintió una reacción retardada de la crisis económica global de 2008. Entre 2010 y 2012, conforme el PIB se recuperaba, el gasto público en instituciones educativas disminuyó en más de uno de cada tres países de la OCDE. En 2012, los países de la OCDE gastaron un promedio de 5.3% de su PIB en instituciones educativas de educación Primaria a universitaria; 11 países con datos disponibles gastaron más de 6% de su PIB.En su mayoría, la educación recibe fondos públicos, pero las instituciones universitarias obtienen la mayor proporción de fondos de fuentes privadas. Entre 2000 y 2012, la participación promedio de financiación pública de las instituciones universitarias decayó de 69% en 2000 a 64% en 2012.

La educación en la infancia es en particular benéfica para los estudiantes con antecedentes de inmigración.
En todos los países y economías que participaron en el Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (PISA) en 2012, la brecha de género en el desempeño de lectura es más estrecha en lectura digital que en lectura impresa. Las niñas se desempeñan mejor que los niños en lectura digital por un promedio de 26 puntos, en comparación con el promedio de 38 puntos —el equivalente de casi un año de escuela— en lectura impresa.


Más o menos el 77% de los adultos con estudios vocacionales de nivel medio superior o equivalente no terciaria está empleado, tasa que es 7 puntos porcentuales superior que la de adultos con un nivel máximo de educación media superior general.


Uno de cada cinco jóvenes de 20 a 24 años de edad no está empleado, ni estudia ni recibe capacitación. (Según el informe, en España el porcentaje de jóvenes no estudiando y en el paro es muy alto con respecto al conjunto de los países de la UE21 y de la OCDE; un 6,7% en el tramo de 15-19 años, un 24,5% en el tramo de 20-24 años y un 27,1% en el tramo de 25-29 años).


Cerca de 57% de los adultos empleados con buenas habilidades en la tecnología de información y comunicación, y en la resolución de problemas, participa en algún tipo de educación que patrocina su empleador y/o de tipo no formal; solo participa en estos programas el 9% de adultos que no saben usar computadoras y carecen de habilidades de resolución de problemas.


Las clases en grupos más grandes se correlacionan con menos tiempo para la enseñanza y aprendizaje, y más tiempo dedicado a mantener el orden en el aula de clases. Un alumno adicional en un grupo de tamaño medio se asocia a un decremento de 0,5 puntos porcentuales del tiempo dedicado a actividades de enseñanza y aprendizaje.

La fuerza docente en los países de la OCDE está envejeciendo: en 2013, 36% de maestros de escuelas secundarias tenía por lo menos 50 años de edad. Esta proporción aumentó 3 puntos porcentuales entre 2005 y 2013, en promedio, entre los países con datos comparables.