martes, 27 de septiembre de 2016

Panorama de la Educación visto por la OCDE

En esta entrada vamos a intentar resumir la numerosa cantidad de indicadores que ofrece el informe de la OCDE respecto a diferentes variables en su Panorama de la Educación 2016, referido a España.

Educación Infantil 
Las tasas de escolarización de España son de las más elevadas, superando la media de la OCDE y de la UE-22 en todas las edades

Educación Secundaria 
Partimos del hecho positivo de que durante el periodo 2005-2015, el porcentaje de población adulta española con estudios inferiores a la segunda etapa se ha reducido en 8 puntos porcentuales, pasando del 51% al 43% . A pesar de la mejora, los valores actuales distan considerablemente de los de la OCDE (de 29% a 23%) y la UE-22 (de 28% a 21%). 
A diferencia de la mayoría de los países de la OCDE y de la UE-22, en nuestro país existe una proporción alta de adultos con estudios básicos (42,6%) y estudios terciarios completados, lo que implica una menor proporción de población adulta con nivel de segunda etapa de Secundaria (22,4%). La población adulta joven (25-34 años) que ha alcanzado como máximo este nivel, casi el 55% ha estudiado Bachillerato, mientras que el 45% restante ha realizado un programa de otras enseñanzas profesionales. La media de los países de la OCDE refleja una situación diferente: 41% en programas generales y 59% en enseñanzas profesionales.
El 59% de los jóvenes españoles entre los 15 y los 19 años está escolarizado en Educación Secundaria Segunda Etapa, cifra ligeramente por debajo de la media de la Unión Europea 22 (63%) y de la OCDE (60%). Sin embargo, en la escolarización total en esas edades, España, con un 87% de estudiantes, supera a la media de la OCDE (84%) e iguala a la de la UE-22.



Educación Terciaria 
El campo de estudio más elegido por la población de 25 a 64 años es el de Ciencias Sociales, Empresariales y Derecho (25,4%); las mujeres también han elegido mayoritariamente este campo (28,3%), y, en cambio, los hombres se han inclinado más por el campo de Ingeniería, Producción Industrial y Construcción (39,9%). Lo mismo ocurre entre los países que participaron en PIAAC (Programa para Evaluación Internacional de Competencias de Adultos). En España, han alcanzado la Educación Terciaria, un 28,4% de los jóvenes cuyos padres tienen un nivel inferior a la segunda etapa de Educación Secundaria, un 46,8% cuyos padres tienen un nivel máximo de segunda etapa de Educación Secundaria, y un 68,6% cuyos padres han alcanzado la Educación Terciaria. La proporción de mujeres con este nivel cuyos padres poseen un nivel inferior a la segunda etapa de Educación Secundaria es de 33%, frente a un 24% de los hombres.


La tasa de acceso por primera vez a programas de Terciaria de ciclo corto en España es del 26% en el año 2014. En programas de Grado el porcentaje sube al 48% y en programas de Máster se reduce al 11%. En la OCDE y en la UE-22 destaca también la matrícula en los programas de Grado, elevándose a valores de 59% y 57%, respectivamente.

En los países de la OCDE, el 54% de los nuevos ingresados en Educación Terciaria son mujeres y en los países de la UE-22 sube al 55%. En España es del 53%. Existen grandes diferencias según el campo de estudio.

La tasa de graduación en Educación Terciaria en España es de un 59,3%; superior a los promedios de la OCDE (49,1%) y de la UE-22 (44,9%). La mayor proporción de titulados en Educación Terciaria en los países de la OCDE y en los de la UE-22 se da en los estudios de Grado o equivalente, con un 72,4% y un 71,3%, respectivamente.

Más de la mitad de los graduados en todos los niveles de Educación Terciaria, salvo en los programas de Doctorado, son mujeres. El porcentaje de mujeres tituladas en los estudios terciarios de ciclo corto en España es inferior a los promedios de la OCDE y de la UE-22, se iguala a la OCDE en Grado y Máster y supera a OCDE y UE-22 en el Doctorado.

Formación Profesional
En el promedio de los países de la OCDE y de la UE-22, hay más mujeres graduadas en los programas generales y, más hombres graduados en los programas de Formación Profesional. En España sin embargo, se gradúan más mujeres que hombres tanto en los programas generales como en los de Formación Profesional.

En los países de la OCDE, la proporción de estudiantes internacionales entre todos los matriculados en estudios universitarios es más elevada en los niveles más avanzados. En España, el porcentaje de estudiantes universitarios internacionales es más reducido.

En España, de entre los jóvenes de 15 y 29 años, el 49,7% está estudiando, el 27,5% no estudia, pero está trabajando, y el 22,8% ni estudia ni trabaja. En comparación, el promedio de los países de la OCDE es similar en el caso de los jóvenes que están estudiando, 47,5%, siendo mayor los que no estudian y están ocupados, 37,9%, y menor los que ni estudian ni trabajan, 14,6%.

De 2005 a 2015, el número de jóvenes españoles entre 20 y 24 años que siguen estudiando ha aumentado considerablemente: 14,3 puntos porcentuales. Esto supone casi el triple del incremento medio de la OCDE y la UE-22 (4,8 y 4,9 puntos).


Tasas de empleo e ingresos
Para todos los niveles de formación, las tasas de empleo en España son más bajas que la media de los países de la OCDE y de la UE-22. Con las tasas de desempleo ocurre lo contrario, en todos los casos son más elevadas las españolas.
En general, dentro de los titulados en Educación Terciaria, las tasas de empleo aumentan con el nivel de educación y las tasas de desempleo disminuyen. En España estas diferencias son más pronunciadas al existir menos empleo y más desempleo. 
Las diferencias en las tasas de empleo entre hombres y mujeres se reducen a medida que aumenta el nivel de educación. En España las diferencias son menores que en el promedio de países de la OCDE.

En España las personas con estudios terciarios ganan un 40% más que las que han finalizado la segunda etapa de Educación Secundaria y un 60% más que las que han completado la primera etapa de Educación Secundaria o un nivel inferior.

Comprensión lectora y matemáticas
Los adultos con niveles de competencia más altos en estas materias tienen más posibilidades de declarar resultados sociales positivos, como buena salud, y participación política.

Gasto por alumno en Educación
En 2013, el gasto total por alumno en instituciones educativas en España fue inferior al promedio de los países de la OCDE y al de la UE-22. Sin embargo, el gasto por alumno, como porcentaje del PIB per cápita, fue en España similar al de la OCDE y al de la UE-22, siendo incluso mayor en el caso de Secundaria.

En 2013, el gasto público por alumno en las instituciones educativas públicas españolas, de Primaria a Terciaria, se sitúa en 8.644 dólares, inferior al promedio de la OCDE (9.522$) y de la UE-22 (9.740$).

En España, entre 2005 y 2013, el gasto por alumno en Educación Primaria y Secundaria ha decrecido en 4 puntos porcentuales. Las medias de la OCDE y la UE-22, en cambio, han mantenido un crecimiento entre esos años, que se ha visto atenuado en 2013.

Proporción de la riqueza nacional que se destina a instituciones educativas
Esta proporción es significativa en todos los países de la OCDE. En 2013, éstos gastaron una media del 5,2% de su PIB en instituciones educativas de Primaria a Terciaria. En España, este porcentaje es del 4,3% y en la UE-22 la media es de un 4,9%. 
En 2013, la mayoría de los países dedicó un porcentaje significativo de su presupuesto público a la educación. De media en los países de la OCDE, la educación de Primaria a Terciaria supone un 11,2% del gasto público total, siendo un 9,9% de media en los países de la UE-22. España se sitúa en un 8,2%. 
En España, debido a su descentralización territorial, más de las tres cuartas partes de los fondos públicos destinados a la educación (80%) provienen de los gobiernos regionales o autonómicos.

Horas de clase trabajadas y ratio alumno/profesor
En Educación Primaria el número total de horas obligatorias de clase para los alumnos españoles es ligeramente inferior al promedio de la OCDE. En cambio, en la primera etapa de Educación Secundaria, España supera en casi 130 horas el promedio de la OCDE.

Los porcentajes de España del tiempo total de horas de clase dedicadas a Lengua, Matemáticas y Ciencias, superan a los promedios de la OCDE y de la UE-22, tanto en Primaria como en primera etapa de Secundaria.

La ratio de alumnos por profesor en España está por debajo de la media de la OCDE en todos los niveles educativos, y es inferior o muy similar a la media de la UE-22.
En Educación Primaria, el número de alumnos por clase en las instituciones públicas españolas, está en torno a los promedios de la OCDE y la UE-22. En la primera etapa de Educación Secundaria es superior al promedio de la OCDE y de la UE-22.

Profesorado: salarios y edades
Los profesores españoles dedican más horas al año a impartir clase que la media de profesores de la OCDE y de la UE-22. En España el número total de horas de trabajo del profesorado es inferior al promedio de los países de la OCDE y superior al promedio de los países de la UE-22.

El salario de los profesores en España, en todas las etapas educativas, es superior al salario medio de los países de la OCDE y de la UE-22. Sin embargo, España es uno de los países en los que el profesorado necesita más años para alcanzar el salario más alto en la escala.

En España, al igual que los promedios de los países de la OCDE y de la UE-22, los profesores con más de 40 años suponen seis de cada diez en Educación Primaria, aumentando a siete de cada diez en Educación Secundaria.

En España, al igual que en los otros países de la OCDE y de la UE-22, la gran mayoría del profesorado son mujeres en todos los niveles educativos. El porcentaje de profesoras disminuye conforme aumenta el nivel, hasta la Educación Terciaria, donde hay más profesores que profesoras.

La edad típica de los directores de los centros de Educación Secundaria participantes en TALIS (Supervisión de la Enseñanza y Aprendizaje Internacional) 2013 es de 52 años. En España, la media de edad es de 49 años. La proporción de directores menores de 40 años es baja en la mayoría de los países y la proporción de mujeres directoras es también más baja que la de profesoras de este nivel educativo.

Los directores de los países participantes en TALIS 2013, informan que ayudan al profesorado a través de la observación de la instrucción en el aula (40%), del apoyo a la colaboración entre los profesores para desarrollar nuevos métodos de enseñanza (60%) y para mejorar las competencias del profesorado (64%). Las respuestas de los directores españoles se sitúan por debajo del promedio: 30%, 59% y 56%, respectivamente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada