jueves, 4 de febrero de 2016

Cambios sociales y el empleo en la juventud en España: una mirada hacia el futuro

A finales de 2014 desde el Centro de Estudios Económico Tomillo y la FundaciónTomillo llevaron cabo un grupo de trabajo relativo al estudio “Cambios sociales y el empleo de la juventud en España: Una mirada hacia el futuro”, promovido por el Instituto de la Juventud (INJUVE), en el marco del cual NSF tuvo el placer de participar.

Este informe, del cual hoy nos hacemos eco, ahonda en esa mirada a futuro, que ateniéndonos a éste, a otros informes, y a nuestra propia mirada al entorno, no es muy optimista.

Y es que la situación de la juventud en el mercado laboral español ha sido extensamente analizada, nosotras mismas aquí y aquí, y el panorama no deja nunca de ser sombrío.

Los/as compañeros/as de la Fundación Tomillo realizan este estudio apoyándose “fundamentalmente en fuentes secundarias, en un análisis cuantitativo sobre los sectores y ocupaciones con mayor potencial de creación de empleo en comparación con otros países del entorno europeo previamente seleccionados, y en el establecimiento de grupos de trabajo con personas expertas de reconocido prestigio en el campo del análisis de los jóvenes en diversos ámbitos y disciplinas”.

Esa mirada a futuro la enfocan en el horizonte de 2025 “con especial atención a los procesos educativos y a otros elementos que influyen y son influidos por las dinámicas del mercado de trabajo”.

Tal y como la metodología del análisis prospectivo establece, no existe un “futuro” sino varios “futuros”, y que alguno de ellos se produzca depende de la capacidad de las sociedades de organizarse y formular e implementar los pasos adecuados para alcanzarlos.

4 son las conclusiones a las que llega esta investigación:

1.       Rechazan las opiniones que se vierten sobre escenarios futuros irreversibles, ya que “no conduce a transformar la sociedad y la economía en aras de un mayor bienestar”.

2.       Sin embargo cabe aventurar una mejora coyuntural revertirá positivamente en la mayor parte del mercado laboral, para las personas jóvenes 2025 les espera con los mismos problemas estructurales. Si bien sus niveles de cualificación y empleo tenderán a mejorar pero sus condiciones de trabajo y sus posibilidades de autonomía económica seguirán siendo significativamente vulnerables.

3.        Se observan determinadas ramas y empleos con posibilidades de generación de puestos de trabajo significativas: construcción especializada, actividades sanitarias y de servicios sociales, perfiles técnicos, ... pero será necesario el despliegue de herramientas para que pasen de la posibilidad a la realidad.

4.       Y finalmente refuerzan la idea de la necesidad de interpelar a las y los que actualmente se encuentran en posición de tomar decisiones.


Así nos parece especialmente relevante la síntesis final sobre escenarios exploratorios y escenarios alternativos que plantean para las variables de empleo (modelo productivo, desempleo, condiciones laborales, regulación, políticas públicas: activas y regulatorias) la educación (abandono escolar, fenómeno ni-ni, polarización, desajuste de competencias, formación dual, igualdad de oportunidades y fracaso escolar) y otros ámbitos de interés como la demografía,  la pobreza, la emancipación, los cambios tecnológicos, los empleos verdes y la participación.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada