martes, 12 de enero de 2016

Los riesgos de la economía gig

Los principios del siglo XXI han sido testigos de un cambio de paradigma en la naturaleza del trabajo y en las formas empresariales en las economías occidentales, que en la actualidad se denomina economía gig. Cada vez más observamos que las personas no cumplen con el modelo de un trabajo para toda la vida, sino que transitan de un empleo a otro, en muchas ocasiones reinvención profesional incluida. 

Es este contexto es en el que surge con fuerza el concepto de empleabilidad, objeto de debate en nuestro último BilbaoYouth Employment Forum.

También aparece el concepto de Gig economy, un concepto íntimamente ligado a los cambios en las formas empresariales del que hoy nos hacemos eco gracias al artículo publicado por Jerry Davis del que hacemos el siguiente resumen (el profesor Davis se circunscribe al mercado estadounidense pero bien podemos extraer muchas similitudes):

En la postguerra mundial el creciente número de empresas eran generadoras de empleo de larga duración, con beneficios sociales. En la mayor parte del siglo XX las empresas en América fueron el principal pilar de la economía y proveían de opciones de desarrollo profesional, siendo bastante estables a pesar de shocks históricos como el de la Gran Depresión o la II Guerra Mundial.

El cambio de atención en los años 80 hacia el accionarado y la nueva ortodoxia que estipulaba que el objetivo de la empresa era crear valor para éste coincidió con el crecimiento de las TICs, en particular Internet.

La web facilitaba el movimiento hacia la desintegración vertical y el outsourcing y, empujadas por los deseos del accionarado, las empresas disminuyeron el tamaño de su "core" (los/as trabajadores/as de las líneas externalizadas no disponían de los mismos beneficios sociales) mientras crecía el número de subcontrataciones.

La última ola de esta cultura en las empresas tecnológicas viene siendo conocido como Uberización: siguiendo el ejemplo de la plataforma Uber se desarrollan posibilidades de trabajo “just-in-time”, que son probablemente el cambio fundamental en la naturaleza de las relaciones laborales al que vamos asistir en los próximos años.

La afirmación del profesor Davis es que la ortodoxia de la creación de valor para el accionarado han cambiado el rol de la empresa como “empleador” y por qué las políticas públicas para la creación de empleos decentes ya no se alinean con el capitalismo de accionarado.

Ejemplos como el “Job Acts” estadounidense (cuyo objetivo es el desarrollo de medidas para la creación de empleo) no van a tener impacto a menos que haya un cambio en el concepto de valor de la empresa y para quién lo crea.

¿Qué es una gran empresa hoy en día? Mientras en el pasado a la capitalización bursátil se le unían las dimensiones de empleados/as y activos y estaban vinculadas, en la actualidad una gran capitalización no implica necesariamente un gran número de puestos de trabajo, una tendencia especialmente acusada en los servicios on-ine. Como ejemplo Netflix con una capitalización de 50.000 millones de dólares sólo tienen 2189 empleados/as a tiempo completo; no es el único caso Twitter, Yelp, Zillow, Airbnb,…

Sin embargo argumenta el autor que las instituciones públicas no son conscientes de ello y que es por ello que fallan las políticas de creación de empleo. El JobAct, la última acción estadounidense para relanzar el empleo, observa erróneamente o más bien de manera parcial el problema: basa la baja creación de empleo en los límites al crédito para las personas emprendedoras.

El profesor Davis insiste en que las empresas que salen a bolsa tienen una creación de empleo microscópica especialmente en el sector de la tecnología: de 2001 a 2014 aproximadamente 1600 empresas han salido a bolsa, listado en el que se incluyen startups en biotecnología y software, cadenas de supermercados y restaurantes, spinoffs,…

Especial atención requieren las startups que en general tienen una pobre creación de empleo a pesar de una imagen social que no corresponde a su realidad, esto se debe a algunos ejemplos que han adquirido gran visibilidad no representan la realidad de las starups: Amazon, Google,…

Curiosamente la empresa de mayor creación de empleo en los últimos años de las anteriormente mencionadas es Brookdale Senior Living, el mayor operador de residencias para mayores.

En este contexto comienza a sustituirse el concepto de empleo por el de tarea. La automatización y la deslocalización son reconocidas amenazas al empleo existente, pero el desarrollo de los smartphones y del “capitalismo de plataforma” como Uber han creado una nueva amenaza: la sustitución de empleo por tarea.


El modelo básico de empleo a demanda ha venido a llamarse gig economy, donde los empleados gig desarrollan un servicio particular a cambio de una cuota. Esta reducción del coste de contratar empleados/as solo al momento en que se necesitan para una tarea concreta pone en grave riesgo la creación de empleo decente, pues hay una amplia variedad de empleo que pueden transformarse en tarea: desde la provisión de cuidados médicos hasta conferencias universitarias, por ejemplo.

El autor termina afirmando que el reto para aquéllos/as que buscan la creación de seguridad económica para el futuro es reconocer el desajuste entre nuestro viejo modelo económico y la naturaleza de las empresas del siglo XXI. Así mismo el emprendimiento orientado a crear valor para los/as accionistas es poco probable que cree grandes bolsas de empleo.


1 comentario:

  1. 1ª Fase: Cambio de trabajo por tarea. 2ª fase: Hiperrobotización. Uber crea con Google p.e. transporte sin conductor, Adidas ya ha creado la primera zapatilla fabricada 100% por máquinas, etc. ¿Solución?una utopía pero: https://www.youtube.com/watch?v=DS3IYKCoTtM

    ResponderEliminar