miércoles, 20 de enero de 2016

La Cuarta Revolución Industrial causará fuertes cambios en la sociedad, la educación y el empleo


Es un poco arriesgado dividir de forma precisa la historia de la industria en “revoluciones” y no parece existir un consensus formal y exacto sobre el número, los contenidos y las fechas. Son cambios que significaron rupturas con situaciones anteriores. La cuarta revolución bien se podría haber llamado la quinta. El profesor Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial (WEF) acaba de editar un libro: “The Fourth Industrial Revolution” y dice que ha habido tres anteriores: la del transporte y producción mecánica (finales del siglo 18); la producción masiva (finales del siglo 19); y la revolución de la computadora (en los años 1960), que yo he conocido en los principios de mi vida  profesional (*). Sin embargo en la Wikipedia leemos: “La conjunción de la tecnología de comunicación de Internet y las energías renovables en el siglo XXI está dando lugar a la llamada Tercera Revolución Industrial.” (La World Wide Web, WWW, empezó su desarrollo a finales del año 1990) ¿Se olvidó Schwab de esta revolución y entonces estaríamos ya en la quinta?

Los cambios se aceleran. Todavía estamos contemplando el desarrollo de esta 3ª revolución industrial y ya se está hablando de la 4ª. Las revoluciones se están solapando. De la tercera se empezó a hablar en serio hace tan solo unos diez años y muchas de las tecnologías y aplicaciones están todavía en fase de I+D o en su inicio industrial. Aparte de internet, se centra sobre todo en el campo de la energía, principalmente por razón de la sostenibilidad del planeta (cambio climático y seguridad). Incluye el paso de la energía fósil a las renovables (eólica, solar, biocombustibles, células de combustible…), a la máxima eficiencia energética y ahorro de energía (ej. edificios inteligentes), tecnologías de captura y de secuestro del carbono (CO2) y almacenamiento de energía (baterías, pilas, sales fundidas…). Los países que trabajan intensamente en este nuevo desarrollo industrial adaptan su estructura económica y educativa a esta nueva situación y crean nuevos empleos que sustituyen a los que van desapareciendo progresivamente.  ¿En qué revolución se situará el paso de la fisión a la fusión nuclear? El MIT ya está proponiendo un reactor que podría hacer realidad esta fusión nuclear…

A la cuarta revolución industrial la llaman también Industria 4.0. Y también “la industria inteligente”: fábricas inteligentes, robots humanoides, vehículos sin conductor, medicina genética y cirugía robótica, etc., que va a sustituir a mucha mano de obra. Sobre todo mano de obra de bajo nivel de capacitación y también de algunos tipos de capacitación. Si la industria va a ser “smart” (=”inteligente”) los humanos no lo podrán ser menos si quieren mantenerse a la altura, y dominar las máquinas. Porque la tecnología no debe reemplazar al hombre. Lo afirma Jim Breyer que fue uno de los inversores en Facebook, diciendo que es ciencia ficción que la máquina vaya a sustituir al hombre, y de lo que se trata es de una inteligencia con asistencia humana. Que las computadoras inteligentes ayudarán a la toma de decisiones por los humanos. La tecnología, en lugar de sustituir al hombre, le informará y mejorará sus decisiones.

El profesor Klaus Schwab dice que “la evidencia de un cambio dramático está en todas partes en nuestro entorno y está ocurriendo a una velocidad exponencial.” Opina que estamos al inicio de una revolución que está cambiando de forma profunda nuestra forma de vida, el trabajo y nuestras relaciones mutuas. Según Klaus Schwab esta revolución es fundamentalmente diferente y se caracteriza por una serie de tecnologías que fusionan los mundos de la física, de la tecnología digital y de la biología, y que impacta en todas las disciplinas, economías e industrias (otro paso adelante de la ciencia y la tecnología inter- y multidisciplinares). A esto Schwab añade que también se caracteriza por nuevas ideas desafiantes sobre lo que significa ser un ser humano. La revolución industrial requiere también la innovación social, pero de ella se habló en el artículo anterior en este blog.

Y además una “innovación medioambiental”. Otro informe de la WEF “The New Plastics Economy – Rethinking the Future of Plastics”  dice que la mayoría del plástico se usa solo una vez. Que el 95% del valor de los embalajes plásticos, que vale 80.000-120.000 millones de dólares al año, está perdido para la economía. El informe predice que de seguir así, en 2050 el peso de los plásticos en los océanos será mayor que el de los peces. El informe presenta asimismo una visión de una economía global en la que los plásticos nunca se conviertan en basura,  y un borrador para el cambio sistémico y la colaboración que serán necesarios para realizar esta visión.

Viendo venir esta revolución, habrá quien saca la alarma como cuando llega un tornado. Si tenemos ya un desempleo duro de soportar, ¿qué pasará cuando las máquinas no van a necesitar ser manejadas por los seres humanos? (estos temores ya existieron en el pasado también, por ejemplo cuando aparecieron las cadenas de montaje en serie de las fábricas de automóviles y en otras industrias, cuando nació la informática y los ordenadores...). También a Schwab le preocupa seriamente. Piensa que las organizaciones pueden ser incapaces de adaptarse. Que puedan fallar en el uso y la regulación de las nuevas tecnologías para captar sus beneficios. Que el cambio de poder puede crear nuevas preocupaciones de seguridad. Que puede aumentar la desigualdad. Que puede fragmentar las sociedades.


Estos cambios requerirán otra clase de mano de obra… Cada vez más capacitada. Una capacitación humana inteligente para saber manejar una tecnología inteligente. El WEF acaba de editar un informe: "The Future of Jobs”, según el WEF la primera investigación en su género, que representa a 13 millones de empleados en nueve sectores industriales y 15 economías en el mundo. En Europa incluye a Alemania, el Reino Unido, Francia e Italia. No incluye a España…  (Eurostat da alguna pista de dónde estamos en aptitudes digitales en Europa. Por ejemplo, en los países nórdicos el 91-97% de las familias tiene acceso a internet, en España e Italia el 71-81%. Las personas con aptitudes digitales más que las básicas constituyen el  56% en Luxemburgo, 49% en Noruega, 48% en Dinamarca, 42% Finlandia, el 30% en España, y el 19% en Italia.)

En el resumen del informe del WEF leemos: “La 4ª Revolución Industrial está interactuando con otros factores socioeconómicos y demográficos para crear una tempestad perfecta de un cambio de modelo de las empresas en todas las industrias, que resultará en grandes desarreglos en los mercados de trabajo. Emergerán nuevas categorías de empleos que desplazarán parcialmente o totalmente a otros. Los conjuntos de aptitudes cambiarán en la mayoría de las industrias tanto en puestos de trabajo antiguos como nuevos, y transformarán la manera de cómo y donde trabaja la gente. También puede afectar a las mujeres y hombres trabajadores de forma diferente y transformar la dinámica de la brecha de género en la industria.”


En un comunicado de prensa del 18 de enero, Oliver Cann, Director de Compromiso Público del WEF, habla sobre el desafío real de la 4ª Revolución Industrial. Combinada con otros cambios socio-económicos y demográficos, transformará los mercados laborales en los próximos 5 años lo que dará lugar a una pérdida neta de 5 millones de empleos en 15 grandes economías desarrolladas y emergentes. El desplazamiento de las aptitudes y de los empleos afectará a cada industria y región geográfica, pero las pérdidas pueden ser compensadas por el aumento de empleo en áreas clave. Hay una clara mayoría de empresas que creen que invertir en aptitudes, más que en contratar a trabajadores temporales o virtuales, es la clave para gestionar de forma exitosa las distorsiones del mercado laboral en el largo plazo.

Exigirá cambios en la educación, la formación y el aprendizaje. Finlandia, que estuvo arriba en el ranking de PISA pero ha bajado posiciones, ya se está preparando y cambia su sistema educativo por otro que han tenido en periodo de pruebas. Abandonan las asignaturas tradicionales. Van hacía una educación activa en lugar de pasiva. La de aprender haciendo. En concreto, los proyectos para el Conocimiento y la educación son: nuevos entornos de aprendizaje y materiales digitales para escuelas integrales; la reforma de la educación secundaria profesional superior; acelerar la transición a la vida del trabajo; facilitar el acceso al arte y la cultura; la cooperación entre las instituciones de educación superior y la vida empresarial se reforzarán para aportar innovaciones en el mercado; el cambio de la garantía juvenil hacía la garantía de la comunidad.

Hay países que quedan como paralizados ante los cambios y otros que se aprovechan de ellos. Para estos últimos lo nuevo y el cambio se traduce en nuevas oportunidades. Porque no pierden el tiempo con politiqueos estériles, con superficialidades o con frivolidades. Cuidan el cerebro intelectual del país, que son sus científicos, sus ingenieros, sus técnicos, sus educadores, políticos y funcionarios eficaces,  sin por esto descuidar lo más mínimo los que se ocupan de la cultura y de lo social. Son países avanzados en lo científico y tecnológico que al mismo tiempo están en la avanzadilla de la igualdad social. Y son los que menos sufren del desempleo. Ya sabemos los que son. En particular en Europa. Y el que tiene dudas, que mire a las estadísticas y a los rankings internacionales.

No valen escapatorias como la del zorro de esta corta fábula de Jean de La Fontaine. “Un cierto zorro gascón, otros dicen que normando, casi muriendo de hambre vio en la parte superior de un enrejado unas uvas que parecían maduras y cubiertas de una piel bermellona. El galante las habría querido coger para comerlas. Pero como no podía alcanzarlas dijo: ‘Están demasiado verdes, y solo buenas para los palurdos’ ¿No podía haber hecho algo mejor que lamentarse?”


A ver qué nos sacan de la chistera los más de 2500 líderes del mundo empresarial, de los gobiernos, de organizaciones internacionales, de la sociedad civil, del mundo académico, de los medios y de las artes, que participan desde hoy, 20 de enero, hasta el sábado 23, en la 46ª Reunión Anual del Foro Económico Mundial bajo el lema “Dominando la Cuarta Revolución Industrial”, durante 300 sesiones…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada