martes, 22 de septiembre de 2015

Cómo la solidaridad entre los países puede contribuir a la lucha contra el Cambio Climático: el ejemplo de Noruega y Guyana

En un artículo del 21 de septiembre en este blog, que también fue publicado el mismo día en El Correo, los autores cuentan “cómo Noruega no dejaría de lado a los jóvenes”. Pues Noruega tampoco deja de lado a los países pobres, en este caso Guyana.

Guyana, antigua colonia inglesa, es un país sudamericano a la costa atlántica de Sudamérica. Tiene como vecinos a Venezuela, Surinam y Brasil. Es muy extenso:  215.000 km2, pero con tan solo 800.000 habitantes, concentrados en el litoral donde vive el 90% de la población (densidad de población: 115 habitantes por km2). El 90% de la superficie del país es bosque, o sea, más grande que Gran Bretaña. Su recurso económico principal es la agricultura (en gran parte de arroz). Uno de sus mayores problemas es la emigración: unos 500.000 ciudadanos viven fuera del país. Tiene un PIB per cápita de tan solo 4.500 dólares.

(Campo de arroz en Guyana)

Quieren cuidar la forestación como lucha contra el Cambio Climático, cuyos efectos  el propio país ha sufrido con inundaciones por tener una parte de su territorio por debajo del nivel  del mar, como los “polders” de los Países Bajos y de Flandes. Pero piden con toda razón una contraprestación de los países ricos que son los mayores culpables del Cambio Climático.

Noruega, con 5 millones de habitantes en una superficie de 385.000 km2 (15,5 habitantes por km2), es esencialmente un país montañoso, y también con muchos bosques. Es un país próspero y rico, con un PIB per cápita de cerca de 100.000 dólares, con poco desempleo, desigualdad y corrupción en comparación con otros países europeos. Es rico gracias a sus recursos: el petróleo, energía hidráulica, pescado, bosques y minerales. Sin embargo es de los que tienen menos empresas con capital privado. Por ejemplo, el gobierno controla, con el 67% del capital, la empresa petrolera Statoil (está entre las más grandes empresas del mundo: nº 103 sobre 2000 en el ranking de Forbes). Pero solo usa un pequeño porcentaje de los ingresos del petroleo (del orden del 2%) para gastos sociales y el resto lo invierte como prevención para cuando se agoten sus reservas petroleras. En Noruego casi todos los servicios son públicos y por lo tanto baratos o gratis: la televisión, las telecomunicaciones, Internet, la radio, el ferrocarril, y la educación de los jóvenes…

("La Rueda de la Vida": Escultura en el Museo Vigeland, Oslo)

Noruega no está en la Unión Europea pero firmó en 1994 un Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo. No está en la UE porque el pueblo noruego no quiso. La razón: tendrían que donar de sus recursos económicos a países europeos más débiles pero que no tienen la misma filosofía social que los noruegos. No quieren sacrificar su calidad de vida. Tienen petróleo, pero no son energéticamente tan dependientes del “oro negro” como muchos países europeos, porque prácticamente toda la energía eléctrica que consumen es hidráulica, de la que actualmente tan solo el 60% es explotada. Y a pesar de tener menos horas de sol, tienen una fuerte industria de energía solar.

Pero en la lucha contra el Cambio Climático, que es un problema global, los noruegos son solidarios a nivel mundial, con países que lo necesitan y no tienen recursos económicos. Su alianza con Guyana es un ejemplo.

“Cruelmente, las comunidades más vulnerables y los países más pobres del mundo son los que más sufren por el cambio climático, a pesar del hecho de que han hecho casi nada para causar el problema. Sin embargo, si el clima debe ser estabilizado, los países en desarrollo de hoy en día tienen que llevar al mundo a una solución - y como se ha hecho hincapié en este capítulo en otros lugares, no hay solución al cambio climático sin detener la deforestación”, dice Bharrat Jagdeo, ex Presidente de Guyana, en un artículo en Insights, un blog de la OCDE, y que lleva el título “Guyana y Noruega muestran como la acción climática puede dar resultados”.

El artículo es parte de una serie “En mi opinión” escritos por autores prominentes sobre asuntos tratados en  el “Informe de la Cooperación para el Desarrollo – 2015 - Convertir las alianzas en coaliciones eficaces para actuar”, cuyo resumen se puede leer aquí.

El autor cuenta cómo el Cambio Climático ya causó sufrimientos en Guyana, su país. En 2005 inundaciones causaron daños equivalentes al 60% del PIB en Guyana, pero sus ciudadanos no solo quieren quejarse, están también dispuestos a actuar.

Da la casualidad de que esta semana, del 21 al 28 de septiembre, está teniendo lugar la Semana del Clima en la ciudad de Nueva York organizada por  la entidad no lucrativa Climate Group que reúne a personalidades con influencia global del mundo de los negocios, los gobiernos y la sociedad  para poner en común su visión de una economía baja en carbono que traiga prosperidad para todos; la innovación que lo está dando forma; la revolución de la energía limpia que lo está potenciando; y los mecanismos financieros que lo están haciendo posible.


Noruega y Guyana son un excelente ejemplo de cómo, practicando la solidaridad,  se puede contribuir a  los objetivos de la lucha contra el Cambio Climático.

lunes, 21 de septiembre de 2015

NorSpaR o cómo Noruega no dejaría de lado a los jóvenes

A principios de julio se presentó en el ehuGune de la UPV/EHU la investigación NorSpaR, financiada por la embajada de Noruega en España, que analiza los diferentes modelos de bienestar entre el país nórdico y España. El estudio está enfocado a conocer cómo responden ambos estados ante los Nuevos Retos Sociales (NRS) que se avecinan para el Modelo Social Europeo en un contexto económico de difícil pronóstico.

Entre otros asuntos, se analiza el envejecimiento de la población, el cambio de roles entre las mujeres y la familia, la situación de los trabajadores que se encuentran bajo el umbral de la pobreza, la creciente desigualdad social.., pero hemos querido destacar por encima de los demás un aspecto vital que también se pone de manifiesto en el documento, el desempleo entre los adolescentes. En otras palabras, de cómo Noruega no dejaría de lado a los jóvenes tras la inversión realizada en ellos a lo largo de toda su etapa educativa.

Un asunto, el de los jóvenes, que desde hace más de 35 años Novia Salcedo Fundación trabaja incesantemente y sobre el que venimos alertando de las contradicciones que imperan hoy en día en el sistema educativo y en la inserción al mundo laboral de los jóvenes.

Con la crisis económica, este problema se ha acentuado con creces y, a día de hoy, estamos ante lo que algunos sociólogos han denominado como “la peste del siglo XXI”. Son palabras duras que afectan a todos y especialmente a una generación en concreto que no se merece esta situación, así que tenemos el deber de tratar de paliar las consecuencias que implican por el bien de todos.

Es difícil explicar en unas breves líneas la distancia que separa a España y Noruega a la hora de abordar esta problemática que afecta a más de 75 millones de jóvenes en todo el mundo. Quizás, podríamos decir que es un problema estructural que nace en el sistema educativo, prosigue en la separación de los sistemas educativos y productivos afectando a la primera inserción laboral del joven y se acentúa a posteriori en los años inmediatos a la graduación, con mayor distancia cuanto más largo es el proceso educativo. Este es el diagnóstico, pero el tratamiento es complicado debido a los diferentes actores involucrados. Quizás si atendemos al modelo de ambos países podamos reconocer los matices que los separan y aprender el uno del otro.

Así, en las siguientes líneas trataremos de analizar tres factores vitales para comprender las diferencias que nos separan: educación, demografía y empleo.

Tanto en España como en Noruega, la educación es una de las claves de bóveda del Estado de Bienestar. Pero difieren en sus formas de llevarlo a cabo. Sin entrar de lleno en los sistemas educativos, destacaremos telegráficamente algunos aspectos importantes. Por ejemplo, en Noruega se incentiva a aquellos estudiantes que terminan los estudios lo más brevemente posible, y el abandono escolar apenas es visible. Por el contrario, España encabeza el fracaso escolar en la Unión Europea y la generación de ‘ninis’ en desempleo es un drama.

Antes del análisis del mercado laboral, es necesario explicar en corto el factor demográfico. Europa envejece. Es un dato empírico. Nadie puede refutar que el Viejo Continente está perdiendo la vitalidad que otrora le caracterizó. Es un problema común que comparten Noruega y España,  pero que tienen maneras diferentes de atajarlo. En España es un problema más agudo, pero Noruega ya está tomando medidas para revertir en la medida de lo posible esta situación, con una combinación de permisos parentales, prestaciones económicas de apoyo a las familias y servicios sociales, que están permitiendo mantener altas tasas de natalidad y altas coberturas en atención a la dependencia funcional.

En lo que respecta al desempleo juvenil, España encabeza la tasa más alta en los países de la Unión Europea con un 50%. Es decir, un polvorín social y de difícil sostenibilidad económica. La tasa de jóvenes en paro es un problema mundial pero que tiene en Europa uno de sus mayores desafíos. Noruega, gracias a poner a su juventud en el centro de la vida social, tiene un 10,5%.

En el país nórdico, no existe como decíamos anteriormente el alto porcentaje de fracaso escolar; aun así existen iniciativas al respecto, las denominadas “nuevas posibilidades”, que se centran en la prevención del abandono de la educación secundaria superior y en ayudar a los jóvenes que dejan sus estudios a completar su educación. Una característica de este programa es la estrecha cooperación entre las autoridades educativas y los servicios laborales y de bienestar social, incluso a nivel regional.

Noruega es consciente de la gran inversión económica que han realizado a lo largo de la etapa formativa del joven, y no están dispuestos a permitir que esa apuesta que hicieron a largo plazo se evapore en el camino. En ese sentido, las reformas a tiempo han sido un aval para la administración noruega, por ejemplo mediante sistemas de coordinación intersectorial y simplificación administrativa.

En Noruega cuando hay un desajuste relevante en educación o en empleo (ahora están muy preocupados por la pérdida de 22.000 empleos en el sector del petróleo) pasa a ser un problema de estado y el diálogo social se activa hasta encontrar la solución. El diálogo social es una seña de identidad de su sociedad.

Al menos por estas cosas es bueno mirar a Europa del norte ahora más que nunca y vernos reflejados en sus sistemas para aprender a practicar el diálogo social y la cooperación de igual a igual entre las entidades públicas y privadas. Diálogo y cooperación son factores requeridos para abordar esta temática y ofrecer una digna salida digna a todos nuestros jóvenes.

Alberto Alberdi, Luis Cañada, Sara de la Rica y 23 personas asistentes al Seminario NorSpaR


jueves, 17 de septiembre de 2015

Propósitos personales para después de las vacaciones veraniegas

Hoy traemos un fantástico artículo de Sabin Azúa, socio director de B+I Strategy y amigo de la Fundación publicado recientemente en El Economista.

Una deliciosa reflexión para renovar nuestros propósitos con el nuevo curso.



"Siempre que volvemos del verano o cuando empezamos un nuevo año, la mayoría de la gente suele hacerse un listado de propósitos a acometer en el siguiente período. Es el momento en el que nos ponemos voluntaristas y damos rienda suelta a nuestra capacidad para cambiar y transformarnos.

En verano he tenido la suerte de recalar en Estados Unidos. Siempre se aprende en cada lugar que visitas y esta no ha sido una excepción. Recorriendo algunos de los lugares históricos del país me he encontrado algunas frases que dan sentido a la contribución que cada uno de nosotros tenemos que hacer para las organizaciones en las que trabajamos y para la sociedad en la que vivimos. Estas tres que mencionaré a continuación se han incorporado a mis principios de actuación para este nuevo curso.

En el memorial de John Fitzgerald Kennedy en Boston se puede leer la siguiente frase “Una persona puede aportar la diferencia y todo el mundo tiene que intentarlo”. Creo que es un buen consejo para abordar nuestra vida profesional. No debemos caer en la autocomplacencia, la desilusión o la rutina. Las organizaciones pueden crear marcos que favorecen el desarrollo personal, pero está encada uno de nosotros la posibilidad de transformarlas y de aportar nuestras capacidades y conocimientos.

Debemos ser agentes de cambio, promotores de nuevas iniciativas, favorecedores de nuevos comportamientos o formas de actuar en la organización. Debemos tener ambición por marcar la diferencia, y huir del adocenamiento en que muchas veces convertimos nuestro paso por el mundo laboral. Poner intensidad, pasión, creatividad, riesgo, responsabilidad, colaboración con los demás, etc., debe ser una de nuestras máximas.

Visitando la primera escuela pública que se abrió en la ciudad de Boston, se puede leer en el frontispicio una frase de Benjamin Franklin: “Una inversión en conocimiento siempre paga el máximo interés”. Creo que debemos intentar, cada uno de nosotros y nosotras, hacernos responsables de nuestro proceso de aprendizaje y de adquisición de conocimientos, con independencia de lo que las organizaciones arbitren en tal sentido.

El aprendizaje permanente es parte sustancial de nuestro devenir profesional. La apertura mental, la búsqueda de nuevas experiencias, el plan de lecturas, los intercambios con compañeros, clientes, proveedores, y un largo etcétera, deben ocupar una parte importante de nuestro tiempo profesional. Las personas formadas con voluntad de diferenciación y solidarias con el grupo, son quienes promueven la transformación de las organizaciones.


Lo más relevante es constatar que tenemos que poner toda nuestra energía, creatividad y conocimiento al servicio de la transformación de las organizaciones y la sociedad en que vivimos. En la iglesia donde se reunían los bostonianos para preparar la insurrección contra la dominación británica he encontrado esta última frase: “mantén la calma, haz la revolución”. Éste es el espíritu que debe presidir nuestra vida profesional. No aceptemos las situaciones establecidas; procuremos transformarlas." 

martes, 15 de septiembre de 2015

Hoy es el DIA INTERNACIONAL DE LA DEMOCRACIA – “espacio para la sociedad civil”


Hoy 15 de septiembre es el Día Internacional de la Democracia.

En la página web dedicada a este Día leemos: “La democracia es un valor universal basado en la voluntad libremente expresada por los pueblos de determinar sus propios sistemas políticos, económicos, sociales y culturales y su plena participación en todos los aspectos de sus vidas.”

We the People

El tema elegido este año 2015 es «Espacio para la sociedad civil», como recordatorio a los gobiernos de todo el mundo que el sello distintivo de las democracias exitosas y estables es la presencia de una sociedad civil fuerte y que funciona libremente, en la que el Gobierno y la sociedad civil trabajan juntos por objetivos comunes para un futuro mejor y, al mismo tiempo, la sociedad civil ayuda a que el gobierno rinda cuentas.

La razón es que a nivel mundial, el papel de la sociedad civil nunca ha sido más importante que la de este año, ya que el mundo se prepara para implementar un nuevo programa de desarrollo, acordado por todos los gobiernos del mundo. Sin embargo, para los activistas de la sociedad civil y las organizaciones, en una serie de países que cubren todos los continentes, el espacio se está reduciendo - o incluso eliminándose - ya que algunos gobiernos han adoptado restricciones que limitan la capacidad de las ONG para trabajar o para recibir financiación.

En su mensaje para este Día Mundial de la Democracia el Secretario General  de las Naciones Unidas Ban Ki-moon dijo:

“La sociedad civil es el oxígeno de la democracia. Esto lo vemos claramente en las democracias más vibrantes y estables del mundo, donde el gobierno y la sociedad civil trabajan juntos por objetivos comunes. La sociedad civil actúa como un catalizador para el progreso social y el crecimiento económico. Desempeña un papel fundamental en el mantenimiento de un Gobierno responsable, y ayuda a representar los diversos intereses de la población, incluidos los grupos más vulnerables.

El papel de la sociedad civil nunca ha sido más importante. Pronto comenzaremos a implementar un nuevo programa de desarrollo inspirador, acordado por todos los gobiernos del mundo.

Sin embargo, para la sociedad civil, la libertad de operar está disminuyendo - o incluso desapareciendo.

Un número alarmante de gobiernos han adoptado restricciones que limitan la capacidad de las ONG para trabajar, o para recibir financiación, o ambos.

Es por lo que el tema del Día Internacional de la Democracia de este año es el espacio para la sociedad civil.

Recordemos en este Día, que el progreso y la participación cívica van de la mano.

Una nación confiada da voz a los ciudadanos y un papel en el desarrollo de su país.

 Mientras las Naciones Unidas continúan trabajando hacia un futuro democrático, pluralista para todos, el Estado y la sociedad civil pueden y deben ser socios en la construcción del futuro que la gente quiere.”

A principios de este mes de septiembre líderes parlamentarios de unos 140 países, se reunieron en Nueva York, y declararon que las Naciones Unidas deben seguir siendo la piedra angular de la cooperación global, como una Organización que encarna la esperanza ardiente de personas en todo el mundo y se comprometió a colocar la "democracia al servicio de la paz y el desarrollo sostenible para el mundo que la gente quiere."

Los líderes parlamentarios se comprometieron a acercar el Parlamento a la gente haciendo frente al creciente escepticismo del público y su desconexión de la política, la marginación social y política, la desigualdad de género y una relación de poder desequilibrada con el gobierno.

Subrayaron la necesidad de reformas constitucionales e institucionales en países en transición, la justicia social, el buen gobierno y el respeto para los derechos humanos, incluida la libertad de palabra y de reunión.

En el contexto de los acontecimientos actuales, entre los llamamientos expresados en la declaración final de la reunión, los líderes parlamentarios instaron a todos los estados proteger a los refugiados, a los desplazados internos y a los migrantes, y ayudar a construir sociedades estables y prósperas en sus países de origen.

En ocasión de este Día es bueno también recordar algunas manifestaciones anteriores, como por ejemplo las palabras del presidente de EEUU Barack Obama en la Universidad de El Cairo en junio de 2009, y otras consideraciones que se pueden leer aquí. O la petición de “una democracia real ya”, clamando por la participación del pueblo, en España en mayo de 2011 (ver aquí)

Y para jóvenes y mayores: un manual de introducción a la democracia, comentado aquí.

lunes, 14 de septiembre de 2015

La solidaridad: Un bien preciado en Europa

La inmigración no es un proceso nuevo, es un proceso que se intensificó con la Revolución Industrial y que ha llegado a sus niveles más altos con la Globalización. Cada uno de los movimientos migratorios sucedidos a lo largo de la historia han tenido motivos, necesidades y aspiraciones distintas, sin embargo, a todos ellos, les une un denominador común; la necesidad de encontrar un lugar que les brinde oportunidades para poder avanzar, para poder crecer…un lugar donde el hambre, las enfermedades y las guerras no amenacen sus vidas, simplemente un lugar donde sentirse a salvo.

Pocos podrían imaginar la situaciónde indefensión y de absoluta vulnerabilidad que deben afrontar familias enteras, dejando atrás sus raíces para comenzar un viaje incierto y plagado de dificultades. La vulnerabilidad es de un calibre inenarrable, los migrantes sufren un absoluto desamparo por parte de su país de origen, cuando ni siquiera les puede garantizar ni seguridad ni el acceso a ningún recurso. Este el caso de Siria, entre otros, donde después de cuatro años de guerra y ataques indiscriminados hacia civiles, miles de familias se han visto en la imperiosa necesidad de huir con lo puesto de su ciudad, de su barrio, de su entorno, de su familia, de sus costumbres… sencillamente para proteger su derecho a la vida, vidas que en muchos casos se han visto arrebatadas en ese intento frustrado de escapar. Otros, con la misma mala suerte, ni siquiera pueden optar a intentar abandonar el país por falta de recursos y donde su vida depende del azar, de la cara o la cruz de la moneda, o del rojo o negro de la ruleta…donde nada está en sus manos. Otros, sin embargo, con algo más de suerte, que aunque rociados de gas o incluso pateados por periodistas, ven una luz de esperanza. Puesto que algunos países de la Unión han dado ciertas muestras de solidaridad.

Como dice Bruno Barbey `la fotografía es el único lenguaje que puede ser entendido en cualquier lugar del mundo´ y tras la dramática imagen del pequeño Aylan yaciendo en la orilla, creo que por fin hemos entendido y nos hemos enterado de la magnitud, gravedad y urgencia de la situación.

Imagen real y cruel que refleja la catástrofe humanitaria mundial en la que nos encontramos. Emergencia mundial, donde instituciones internacionales, países y sociedades civiles debemos aunar fuerzas para acoger y dar cobijo a millones de personas, que sin comerlo ni beberlo, lo han perdido todo, se encuentran sin absolutamente nada, ni siquiera, libertad.

Euskadi Solidaria
1000 personas Sirias llegaran a Euskadi en las próximas semanas y a esta realidad debemos dar respuesta moral, ética y con la responsabilidad que supone esta crisis humanitaria.

Empecemos por acoger para continuar integrándolos. Acogida, integración e inclusión que necesita de la implicación de toda la sociedad que garantice la estabilidad. No podemos ver estas imágenes y olvidarnos que nosotros también fuimos refugiados.

Sin embargo, por mucha labor que hagamos con todas y todos los refugiados que lleguen si no solucionamos el problema de origen seguiremos hablando de catástrofe humanitaria. Instituciones, países del mundo… ¿hasta cuándo vamos a dejar que siga habiendo guerras? ¿Puede haber algún interés más importante que el de proteger las vidas humanas?

Euskadi solidaria con las y los sirios dentro y fuera de sus fronteras y a los 1000 que están por llegar: ONGI ETORRI!

Andrea López Saez
Área de Información y Acompañamiento Joven, Novia Salcedo Fundación

domingo, 13 de septiembre de 2015

La felicidad es una parte esencial del capital humano


(Carta de una antigua maestra a una antigua alumna)

Querida…

William Shakespeare decía: “Siempre me siento feliz, ¿sabes por qué? Porque no espero nada de nadie, esperar siempre duele. Los problemas no son eternos, siempre tienen solución, lo único que no se resuelve es la muerte.” (Nota: La cita es incompleta. Shakespeare continúa: “La vida es corta, por eso ámala, sé feliz y siempre sonríe, sólo vive intensamente. Antes de hablar, escucha. Antes de escribir, piensa. Antes de herir, siente. Antes de rendirte, intenta. Antes de morir, vive.”)
No permitas que nadie te insulte, te humille o te baje la autoestima. Los gritos son el arma de los cobardes, de los que no tienen la razón.
Siempre encontramos gente que te quiere culpar de sus fracasos, y cada quien tiene lo que se merece.
Hay que ser fuerte y levantarse cada día de los tropiezos, para avisarnos que
 
después de un túnel oscuro y lleno de soledad vienen cosas muy buenas. “No hay mal que por bien no venga”. Por eso: disfruta la vida, que es muy corta. Por eso: ámala, se feliz, y siempre sonríe… La mejor relación no es aquella que une a personas perfectas, si no aquella en que cada individuo aprende a vivir con los defectos de los demás y admirar sus cualidades.
Si quieres ser feliz: haz feliz a alguien. Si quieres recibir: da un poco de ti. Rodéate de personas buenas y sé una de ellas.
Una persona fuerte sabe cómo mantener en orden su vida, y aún con lágrimas en los ojos, se las arregla para decir con una sonrisa: ¡¡¡ESTOY BIEN!!!
Os envío estas reflexiones que os pueden ayudar a vivir en VERDAD.
Con cariño.
Gloria (*)
(*) La Hermana Gloria fue profesora en el Colegio María Inmaculada en Bilbao hace ya muchos años. Tiene ahora 95 y actualmente vive en una residencia religiosa en Madrid. La llevan en una silla de ruedas pero sigue enseñando a las que han sido sus alumnas.

jueves, 10 de septiembre de 2015

Perspectivas Globales de la Educación No formal e Informal

“En un mundo cada vez más complejo, en el que todo individuo puede verse obligado a ejercer varias profesiones en el transcurso de su existencia, es indispensable seguir aprendiendo a lo largo de toda la vida”. Esta frase de Peter Duckrer de 1969 sigue teniendo la misma validez entonces como ahora. Como ya saben las/os lectoras/es de este Blog, son muchos los post escritos donde progresivamente vamos hablando de los cambios de tendencias en el mercado laboral y ya desde hace décadas se puede hablar de un nuevo paradigma. 

De generaciones que pasaban toda su vida en una misma empresa u organización, en la actualidad los caminos profesionales se desdibujan empujando a las personas a una constante reinvención profesional. Esta realidad nos ha traído la necesidad de seguir aprendiendo a lo largo de la vida, y por tanto a la aparición de nuevos modelos de aprendizaje. Si la personas adultas van a necesitar de formación continua, tenemos que dejar paso a la aparición de formaciones no regladas e informales, flexibilizando la forma en la que las personas aprendemos, y mucho más importante: que desde la sociedad y la esfera productiva reconozcan esos aprendizajes como competencias valiosas para el desempeño profesional.

Pero más allá de las relaciones con lo “productivo”, la educación y la formación tienen un rol que desempeñar en la sociedad que queremos, en la forma en la que las personas vamos a organizarnos para desarrollar el potencial de nuestras vidas, es lo que se conoce como "Deployability" superando el concepto de "Employability".

En este sentido hoy nos hacemos eco de un informe reciente de Unesco sobre la situación de reconocimiento de la educación no informal e informal tiene en la actualidad.

Mientras está ampliamente aceptado por los/as educadores/as, gobiernos y sociedad en general, que el aprendizaje tiene lugar no sólo en la educación formal o en las instituciones educativas sino también en los espacios de trabajo y en actividades no formales e informales, no todos estos aprendizajes están formalmente reconocidos. Por formalmente reconocidos, desde Unesco se refieren a la valoración que de aquéllos aprendizajes se hace por las diferentes instituciones educativas nacionales de los diferentes países y por sus agentes de empleo y formación.

En este sentido la situación es muy diversa a nivel mundial: en países donde aún persiste una amplia mayoría de la población que no ha tenido y/o tiene acceso a la educación basica, este es un debate de poco sentido. En cambio países que están llevando a cabo amplias reformas educativas, como la introducción de estrategias de aprendizaje a lo largo de la vida, las cualificaciones basadas en competencias y marcos de calificación nacionales es necesario el debate acerca de los conceptos y los mecanismos que promueven este tipo de aprendizajes, y como estos pueden apoyar a los objetivos educativos de cada país.

A pesar de estas diferencias por países, en un contexto de rápido cambio social fruto de la globalización, la revolución de la información y la necesidad de comunidades más sostenibles, los sistemas de aprendizaje tanto de Norte como de Sur encaran los mismos retos de equidad: no todas las personas tienen las mismas oportunidades de participar en la educación. Y es que una de las principales consecuencias de esta inequidad es una infrautilización del potencial humano, de los talentos que las personas han adquirido en contextos no formales o informales. Más allá, los sistemas de educación formal están encontrándose con cada vez más dificultades para responder a las demandas sociales en un mundo en constante cambio.

En la actualidad muchos/as autores/as afirman que el aprendizaje no formal, informal y formal no deben ser observados como dicotomías sino elementos en un continuum.

El reconocimiento a todas las formas de aprendizaje es una de las muchas soluciones propuestas como soluciones a los grandes retos socioeconómicos incluyendo la reducción de la pobreza, el desarrollo económico, la mejora de la empleabilidad, la cohesión e inclusión social, el desarrollo personal y profesional y la ciudadanía democrática.

Desafortunadamente, como comentábamos al principio de este post, los países frecuentemente se focalizan en un aspecto particular de estos nuevos modos de apredizaje, frecuentemente unido a “lo productivo”.

Me gustaría suscitar el interés sobre este debate acompañando la referencia al informe con un vídeo de 1988 donde Isaac Asimov ya avanzaba el impacto que las nuevas tecnologías iban a tener en los procesos de aprendizaje no formales e informales, e incluso formales! No dejéis de verlo, merece la pena.






jueves, 3 de septiembre de 2015

Europa no es Calipso

Las imágenes desoladoras de seres humanos tratando de alejarse de los males que persiguen a sus respectivos países vuelven a las costas del Viejo Continente. Miles de refugiados huyen de sus orígenes para tratar de buscar una mejor oportunidad o, en otros casos, salvar sus vidas. Nadie puede contradecir que la emigración es una característica perenne en las personas desde tiempos inmemoriales.  Si en un lugar concreto no se dan las condiciones para mejorar la calidad de vida, quizás en otro espacio geográfico sí se den. "Life, Liberty and the pursuit of Happiness", es una de las frases de los “derechos inalienables” de los seres humanos que se recoge en la declaración de independencia de las Trece Colonias americanas en 1776 y, refutada siglos después en la de los Derechos Humanos tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. 

Pero Europa no es Calipso como estamos observando estos últimos días con las decisiones poco valientes que están tomando los dirigentes europeos. Pero, ¿por qué?

Según cuenta la mitología griega, Calipso -llamada por Homero “la que oculta”-, recibió hospitalariamente a Ulises cuando su nave naufragó. En la Odisea, se cuenta como Calipso, enamorada profundamente del héroe homérico, lo retiene contra su voluntad en la isla donde Calipso residía durante mucho tiempo atrás. Sin embargo, el héroe sentía la necesidad de regresar a su hogar Ítaca. Para su viaje de regreso, le proporcionó al héroe madera para construir una embarcación, provisiones para el viaje, e indicaciones de cuales astros debía seguir para encontrar el camino a casa.
Calipso contempla a un Ulises nostálgico de su patria. / Arnold Böcklin (1883)

De esta manera y, siguiendo con el símil mitológico griego, Europa se queda petrificada ante la magnitud del problema mientras que miles de refugiados desembarcan en sus costas o atraviesan las fronteras geográficas. Si Calipso proporcionó madera, provisiones y consejos a Ulises para su retorno, Europa –y por ende los países que componen esta unión monetaria- solo ofrece hasta el momento mezquindad, frialdad y en demasiadas ocasiones la muerte.
La gota que colma el vaso, ha sido la foto del cuerpo de un niño yaciendo en la arena de las playas turcas. En las redes sociales turcas, ante la repulsa de dicha imagen, surgió un hashtag (#kiyiyavuraninsalik), que significa “la humanidad se estrella en la costa”. Sobran las palabras.

En Construyendo Capital Humano ya hemos mencionado en anteriores ocasiones temas como la emigración o de cómo Europa tiene una fragilidad sorprendente en su memoria colectiva. Hace apenas 70 años el hedor de la muerte seguía presente en las principales ciudades del Viejo Continente. Sin olvidar los millones de refugiados que produjo una de las guerras más devastadoras que el ser humano ha sido capaz de crear. Hace unas décadas eran los europeos quienes estaban en las mismas condiciones de aquellos que deciden atravesar mil y una aventuras –y desventuras- en busca de una mejor oportunidad.


La falta de respuesta a la migración en Europa es ya, sin discusión, el asunto más urgente a resolver por los líderes europeos. El camión-frigorífico averiado y abandonado en una cuneta austríaca, con 70 cuerpos de personas en descomposición, o la embarcación siniestrada cerca de la costa libia, con 150 náufragos ahogados requiere de un compromiso más serio y eficaz por parte de Europa.