martes, 28 de abril de 2015

Las universidades, en estado de revista


El diario El País publicó hace unos meses una serie de artículos analizando la situación en las universidades españolas. A través de diferentes apartados trató desgranar los varios problemas que acucian a las instituciones públicas educativas y que, a veces, han sido motivo de discusión entre diferentes actores implicados en las entidades académicas.

La apertura a esta serie de reportajes se ha producido con un déficit que se ha mencionado por los expertos académicos en diferentes ocasiones; la endogamia entre el profesorado. Y es que aquellos jóvenes que decidan optar por completar todo el recorrido que deben hacer los investigadores, deben de tener en cuenta que existen varios factores que pueden frenar o desacelerar sus metas, además de las pocas ocasiones que brindan a los jóvenes científicos carentes de ‘padrinos’ o cuya red clientelar no logra acceder a los puestos de mando de las universidades.


‘Homo endogámicus’

Según el estudio publicado por El País, el 73% de los docentes hicieron su doctorado en la misma universidad donde actualmente trabajan. Además el artículo desgrana diferentes indicadores que dan fe de lo retrógrado que se encuentran las instituciones mencionadas. Como por ejemplo los sucesos acaecidos en torno a este problema endogámico donde el clientelismo –sanguíneo o no-,  ha sido una pauta frecuente. También que España no ha tenido un premio nobel desde 1906 (Ramón y Cajal) –el polo opuesto es el Trinity College de Cambridge con 32- o, el caso de las patentes donde en 2010 España patentó 401 en comparación con un único profesor que realizó 811 patentes.

Esto se refleja en el ranking internacional que cataloga las mejores universidades del mundo. Sólo la de Barcelona está entre las mejores 200 del mundo. El resto se diluye entre los miles de centros educativos del mundo.

En Estados Unidos estas prácticas se asociaron rápidamente (1909) a la baja productividad entre universidades. El debate se amplió a toda la nación y en poco más de medio siglo no hizo falta ley alguna que regulase la endogamia, excepto en algunos estados del sur.

Uno de los ámbitos donde más hincapié hacen los expertos es la baja competencia entre las universidades públicas españolas. Lo hacen en términos de precios y cercanía geográfica pero no en cuanto a la mejor formación. Si se fomentase la competencia entre ellas, esto ayudaría a abandonar las tentaciones localistas de los jóvenes que, preferiblemente, siempre miran por la universidad más cercana por comodidad. Otro de los puntos manifiestamente mejorables en las universidades son las contrataciones abiertas. Según los expertos los obsoletos sistemas de puntuación como la ANECA, tienden al clientelismo con todas las consecuencias que conlleva.

En definitiva, siempre se ha hablado de la educación como el primer paso para no acabar ahogados en el fondo del mar. Los anquilosados sistemas actuales, que dieron sus frutos hace ya algunos años, exigen cambios para no quedar regazados respecto a los países avanzados.  La educación como otras tantas veces se ha dicho, es clave. Las universidades tienen que ofrecer los mejores resultados posibles. A lo largo de mi licenciatura, todo lo mencionado pude escucharlo en boca de algunos de mis profesores, curiosamente aquellos que habían realizado sus estudios fuera de los muros de la facultad.

¿el oasis vasco?

El fenómeno endogámico tampoco se libra de las Provincias Vascas. No se basa en ninguna encuesta, cualquier usuario Linkedin podrá comprobar los datos que aquí arrojaremos. En primer lugar es preciso recalcar que las cifras no son oficiales, pero nos acercan a una realidad inevitable.

Dentro de las herramientas que nos ofrece la conocida red social de Linkedin, existe un apartado donde las universidades pueden publicitar sus servicios. Además existe la posibilidad de conocer dónde han acabado los alumnos que han pasado por las universidades. Los datos son, cuanto mínimo, curiosos.

La UPV-EHU tiene miles de ex alumnos en la red social pero, en el primer puesto y con diferencia del segundo, están los propios alumnos (más de 500) que han acabado en la misma universidad en la crecieron académicamente. En segundo lugar están los ex alumnos que concluyeron sus estudios y acabaron en Osakidetza (casi 300).

La Universidad de Deusto es una de las más prestigiosas instituciones  que existen actualmente en España. Sus alumnos han copado los cuadros dirigentes de las grandes empresas e instituciones públicas, entre ellos Ortega y Gasset. En Linkedin podemos encontrar que en primer lugar, se encuentra el gigante financiero del BBVA con más de 200 alumnos en su haber. En segundo lugar está la consultoría PwC con casi 200 alumnos también.


Mondragón Unibertsitatea, sin duda, era inevitable que fuese Fagor la primera destinataria en materia de alumnos con casi 100 alumnos. En segundo lugar, Ikerlan (i+d) con 43.

miércoles, 22 de abril de 2015

Cuba-USA. Restableciendo relaciones. ¿El principio del fin o el fin del principio?


Tras más de medio siglo de relaciones diplomáticas inexistentes, los Gobierno de los Presidentes Raúl Castro y Barack Obama, vuelven a sentarse en una mesa de diálogo para comenzar a hablar de “normalidad”. Es un hecho histórico, sin duda. Algunos lo han llamado el verdadero final de la Guerra Fría porque se trataba del último ‘deshielo’ de una serie de episodios que todavía quedaban por cerrar. Una de esas viejas heridas latentes por la tozudez de ambos países. El de cuba por el personalismo con el que han regido el destino de millones de cubanos desde 1959 y, el del Despacho Oval, por encontrarse maniatado por la Cámara de Representantes de Washington D.C.

A pesar de todo, Obama ha dado un paso adelante y ha querido en su última actuación como Presidente de los Estados Unidos en una cumbre con sus homólogos americanos, hacer un gesto favorable para volver a encauzar la sintonía del coloso americano con sus vecinos continentales. De este modo, la VII. Cumbre de las Américas, se ha visto centrada por la foto que ambos mandatarios han protagonizado, postergando a un segundo plano diversos asuntos como la paz en Colombia, las sanciones a Venezuela…

Ahora, por primera vez desde 1960, las conversaciones volverán a su cauce diplomático y se extenderán a otros temas de interés común, como las inversiones y los créditos, y a asuntos discordantes como los derechos humanos y la democracia. Dice Rafael Rojas, historiador cubano afincado en México que, “no hay que esperar una mejoría sensible de los derechos humanos o una transición a la democracia en Cuba, en los próximos años, pero sí un mayor avance a la economía de mercado y una reforma política que, a pesar de los límites que le impone un sistema de partido único, creará mejores condiciones para que los dos gobiernos, la sociedad civil, la oposición y el exilio construyan formas plurales de dirimir sus diferencias.”

La foto se la ha llevado Obama y Castro, pero la Unión Europea y el Vaticano también han sido elementos a tener en cuenta en el resultado final de las mismas. La UE desde hace varios meses ha abandonado esa Posición Común que en 1996 impulsó José María Aznar y ha comenzado a destensar la cuerda en sus relaciones, principalmente en clave comercial y pasando de refilón los derechos humanos. La Iglesia Católica por su parte, desde tiempos coloniales ha sido un elemento poderoso en la Isla de Cuba pero desde la llegada de Francisco I. al Vaticano, Bergoglio ha actuado de mediador entre Obama y los Castro, a veces sin calcular sus posibles consecuencias pero siempre con sigilo y discreción.
Castro y Obama se estrechan la mano. / The AP


De Miami a Panamá (1994-2015)

Esta oportunidad histórica se enmarca dentro de un cambio paradigmático de la política exterior que ha ido tejiendo Obama en relación a los países latinoamericanos. Ya no se tratan de las mismas naciones que, en 1994 se reunieron por primera vez en Miami para la primera Cumbre de Las Américas, cuando la democratización se hizo el eje principal del mismo y, los estadounidenses tenían una percepción superior frente al resto de América Latina. El cambio de éstos, la fragmentación en la que se encuentra el continente con políticas dispares y, sobre todo, los despliegues y retrocesos de los americanos en Oriente Medio han hecho que Obama se haya centrado, como dice el historiador argentino Carlos Malamud, en relaciones bilaterales con los países iberoamericanos, centrándose en Centroamérica, el Caribe y el gigante azteca.

En definitiva, parece que las canciones populares de Carlos Puebla con las que se criaron varias generaciones de cubanos tendrán menos sentido a partir de ahora. Cuba ha realizado varios gestos de apertura –ligerísimos-, principalmente de carácter económico. Para los jóvenes cubanos es un momento de optimismo, van a conocer una realidad que sus padres no pudieron apreciar. Poder salir al extranjero, visitar a los parientes en Estados Unidos, productos propios de otros países, una visión más global de lo que sucede en el mundo, una paulatina libertad individual… es decir, prácticamente una Cuba no tan marcada en el acento revolucionario. Ya no serán todos los días 26 de julio.


Pero el Gobierno querrá controlar todas las fases del ‘deshielo’ y controlar su imagen ofreciendo al público en este restablecimiento de relaciones una victoria, no sólo del pueblo cubano, sino también del socialismo. La punta de lanza será la apertura comercial con inversiones –miradas con lupa desde La Habana- de empresas norteamericanas. Pero lo cierto es que al margen de los dólares yankees, hay otras cuestiones mucho más espinosas que abren más incógnitas de las que se cierran, como el papel de la oposición, el de las propiedades privadas pre-revolucionarias, los derechos humanos, Guantánamo… como dijo Winston Churchill durante el almuerzo en el día del Alcalde Mayor de Londres en la Mansion House el 9 de noviembre de 1942, “no es el final, no es ni siquiera el principio del final. Puede ser, más bien, el final del principio."

lunes, 20 de abril de 2015

Los MOOC en la Educación del Futuro

Los  MOOCs en la Educación del Futuro: La digitalización de la Formación, es un reciente informe de la FundaciónTelefónica sobre la irrupción en el campo de la educación y formación de los MassiveOpen On-line Courses, unos nuevos sistemas de formación abiertos y participativos que progresivamente se están haciendo no sólo con espacio en las redes de comunicación digital sino como herramientas de soporte en la formación superior y reglada. 

Sus características son las siguientes (según se recoge en el propio informe):

  1.         Tienen estructura de curso, ya que cuentan con unos objetivos e hitos dentro de un conjunto de áreas de aprendizaje o temas concretos.
  2.          Están disponibles en línea, ya que se desarrollan en entornos virtuales y permiten la conexión en lugares remotos a través de Internet.
  3.         Su alcance es masivo, ya que las plataformas tecnológicas mediante las que son impartidos permiten el acceso a un gran número de alumnos.
  4.      Su contenido es abierto, dando acceso su seguimiento a cualquier persona. En cuanto a la propiedad y tipo de licencia de los contenidos para su reutilización no existe un criterio homogéneo y dependen de cada plataforma.

Muchos somos los que ya hemos participado con mayor o menor intensidad en un MOOC, pero tanto para aquellos/as con cierta experiencia como para los que aún no han tenido la oportunidad de experimentar la formación a través de un MOOC, este informe aporta luz sobre su nacimiento, generalización y, lo que nos parece más relevante, los escenarios futuros que se pueden dar en la educación de los próximos años por la irrupción de esta nueva forma de entender y experimentar el aprendizaje.

Desde principios del siglo XX hasta la actualidad nuestras sociedades han vivido un proceso de democratización de la educación con unos impactos muy positivos para el desarrollo de la ciudadanía y de los países. Sin embargo el diseño del sistema de Educación Superior responde a una sociedad del pleno empleo que hace tiempo que entró en crisis, lo que nos ha llevado a hablar de una juventud sobrecualificada.

En realidad no se trata tanto de que nuestros jóvenes tengan demasiada formación (¡cómo podríamos afirmar que mucha formación es negativa!) sino que el problema reside en que la formación está desligada de las necesidades socioproductivas actuales y el mercado laboral no puede absorber a nuestros jóvenes titulados.

En este contexto tal y como se afirma en este informe, la educación actual está sometida a varios desafíos como son la personalización, la necesidad de una mayor flexibilidad y las restricciones económicas.

“Todo esto nos hace pensar en la necesidad de un cambio. Este cambio tiene sus raíces en dos tipos de aspectos: uno es la evolución tecnológica, que permite en la actualidad hacer cosas que antes no podían ser imaginadas: el otro es la evolución de los modelos pedagógicos”.

El papel jugado por evolución tecnológica es claro, el desarrollo de Internet y las redes sociales han favorecido el desarrollo de nuevos canales de comunicación entre las personas, consolidándose como una herramienta de cooperación como ya hemos observado anteriormente en el campo de la Innovación Social.

Una realidad a la que las instituciones educativas no son ajenas: “ Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Massachusetts muestra que el 100% de las Universidades encuestadas usa los medios sociales para algún propósito, el video y los blogs son las aplicaciones sociales más comúnmente utilizadas para la instrucción”. Sin embargo la mayoría del profesorado mantiene reparos debido a cuestiones de privacidad relativas tanto al alumnado como a ellos/as mismos/as.

Y la potencia de los nuevos desarrollos tecnológicos como el Big Data son más que constatados: “Las técnicas de Big Data permitirán conocer mejor al alumno: cuándo se conecta, desde dónde se conecta,  qué tipo de contenidos prefiere, qué materias presentan mayor dificultad, qué errores comete más comúnmente, cuál es su estilo de aprendizaje, etc. Toda esta información tiene gran valor para convertir al usuario en el centro de todo el sistema educativo alrededor del cual gire el resto de las piezas.”

Para la aparición de los MOOCs educativos los autores del informe dan gran relevancia a otro de los fenómenos que vivimos en la actualidad: el movimiento OPEN o modelo abierto. Contrapunto de una cultura dominada por la propiedad intelectual.


“El ámbito de la educación no queda a aparte de este proceso de evolución del concepto open y existen variaciones de este fenómeno especialmente adaptadas a este campo: open content, open educational resources, open education, …”

Volviendo al segundo de los elementos, el de la evolución de los modelos pedagógicos, también encontramos con una variedad de experiencias que están conformando una nueva forma de aprender y que son ampliamente conocidas por el público en general: Gamificación, aprendizaje mediante la exploración, aprendizaje autorregulado, aprendizaje personalizado, microlearning y colaboración peer-to-peer.

Quien más y quien menos todos, en el contexto actual  de aprendizaje a lo largo de la vida todos hemos podido experimentar alguna de estas novedosas formas de aprender.

Con todo lo anterior los autores de este informe afirman que se está generando un nuevo marco de referencia que tiene el potencial de cambiar algunos pilares sobre los que se asienta el sistema educativo actual, aunque si bien no nos lleve a un cambio estructural ya que la inercia del sistema actual es lo suficientemente poderosa como para condicionar la evolución del mismo.

“Serán más disruptivos los cambios que se generen desde posiciones paralelas a las actuales y en la medida en que logren alcanzar un éxito suficiente podrán desplazar o no a los modelos actuales,…, se observa como los MOOCs son un elemento importante en varias de ellas”. Estos son los modelos alternativos que se están generando:

-          Del consumo de conocimiento a la creación de conocimiento.
-          Optimización del tiempo de contacto con el profesor.
-          Aprendizaje adaptativo personalizado.
-          Pedagogía basada en la evidencia.
-          Deconstrucción del proceso educativo.
-          Diversificación de las certificaciones.

Los MOOCs van mucho más allá de una formación on-line, frente a esta aquéllos son gratuitos, avalados por prestigiosas instituciones educativas o expertos en la materia y gracias a las plataformas electrónicas pueden llegar a 100.000 alumnos por curso.


Con dos enfoques diferenciados, por una parte tenemos a los conectivistas “en los que el alumno a través de su participación y generación de contenido es a la vez parte del aprendizaje del resto de alumnos. Por otro lado, aparecen los no conectivistas, en los que el desarrollo del curso es más parecido a un curso tradicional y la interacción con el resto queda en un segundo plano”.

En cuanto a las áreas de conocimiento tratadas los cursos se encuentran más enfocados en aquéllas disciplinas que se encuentran en constante evolución, como la ciencia y la tecnología, las ciencias sociales y las ciencias aplicadas.

El informe también se detiene a analizar cómo son sus interacciones con el sistema educativo tradicional, pero como se puede deducir de lo que hemos ido planteando desde el inicio, a pesar de que se han generado determinadas sinergias hay un campo de exploración muy amplio aún por delante. Así mismo deberán sortearse diversos handicaps en nuestro contexto local como el papel fundamental que las titulaciones juegan en nuestro sistema educativo.

Para aquellas personas que trabajen en entornos educativos – formativos especial relevancia adquieren los tres escenarios de futuro que los autores de este informe plantean sobre los MOOCs.


Pues como bien se afirma “es una modalidad todavía en su infancia, y que en estos primeros años de andadura se ha dedicado principalmente a reproducir los modelos tradicionales, traduciendo los contenidos al formato digital y utilizando Internet como plataforma de distribución. Al igual que ha sucedido con otras tendencias, durante los próximos años los MOOC irán redefiniendo su formato, su papel, su relación con los sistemas legacy: en defiitiva, su lugar en el mundo de la educación y su forma de operar".   

viernes, 17 de abril de 2015

Siglo XXI: ¿Hacia un nuevo escenario geopolítico?

Tras la VII Cumbre de las Américas celebrada en Panamá el 10 y 11 de Abril de 2015 se consolida una tendencia que podría predominar durante este siglo: la diplomacia como principal baza de la política exterior. Los millones de muertos que dejó el Siglo XX, deberían dejar paso al ‘soft power’, el desarrollo sostenible y la cooperación. Obviamente es técnicamente imposible erradicar por completo la guerra y la actitud belicista de ciertos países, no obstante se han dado paso para generar un clima de entendimiento entre potencias. Esto toma forma si observamos que el presidente de la 1º potencia mundial toma la iniciativa a la hora de tender puentes con Irán o Cuba -a pesar de que tendrá problemas en un Congreso de mayoría republicana-. Si bien es cierto, el contexto histórico actual propicia este nuevo posicionamiento: Barack Obama se encuentra en la recta final de su segundo mandato y las BRICS –término acuñado por Jim O´Neil, que augura que ejercerán el liderazgo mundial en 2050- pisándole los talones en el ámbito económico. La guerra como medio principal de dominio parece haber quedado relegada a un segundo plano.

Esta histórica reunión simboliza el fin de la 'Guerra Fría'. /Abc

Este hecho constituye un avance crucial aunque tan sólo se trata de un primer paso. Según el reputado ex corresponsal de guerra y actual eurodiputado Javier Nart, el conflicto armado no es más que una derrota sin paliativos del Ser Humano, no hay ningún honor en ella. Estas conclusiones y algunas otras se recogen en su libro: “¡Sálvese quien pueda!”. En una ocasión un piloto de aviación le confesó: “La guerra es un crimen donde jóvenes que no se conocen y no se odian se matan, bajo las órdenes de viejos que se conocen se odian, y no se matan”. Esta frase ilustra a la perfección la sinrazón y las penurias de una contienda, que cercena muchas vidas, sobre todo las más jóvenes.

Queda mucho por recorrer, pero el futuro se debería construir y asentar sobre la base sólida del multilateralismo nacido con el fin de la Guerra Fría. Un nuevo orden mundial basado en el liderazgo compartido. Agustín Toro Dávila de la Universidad de Chile, ya auguraba en 1993 que “la capacidad político-estratégica de dominio del espacio ultraterrestre por sólo una superpotencia deja a las naciones del mundo, y especialmente a las del Tercer Mundo, en una desmedrada situación al poder ser controladas, cuando sus intereses se vean amenazados”.

No obstante el discurso de la cooperación internacional no ha calado en todo el mundo. Persisten en la actualidad, toda una serie de enfrentamientos que amenazan con dinamitar el proceso. Buena prueba de ello son los conflictos vigentes: desde la guerra de Ucrania, pasando por las interminables disputas de Oriente Medio, la tensión por el dominio del Mar Amarillo… A todo esto debemos sumar la inminente contienda por los recursos, como se refleja en el documental ‘El Oro Azul’, que pasará de ser por el petróleo a ser por el agua. Esto se puso de manifiesto con la invasión de los Altos del Golán por parte de Israel, para hacerse con los recursos hidrográficos de la zona. Lo cierto es que vivimos en un mundo en el que la gestión de los recursos naturales se antoja vital para el devenir del planeta.

Una niña siria levanta las manos al confundir una cámara con un arma. /Nadia Abu Shaban 

Frente a esta serie de amenazas, la Comunidad Internacional debe hacer prevalecer algunas estrategias mencionadas anteriormente. Por un lado el ‘soft power’, manifestado a través de eventos deportivos de escala global como las Olimpiadas o los Mundiales. En las últimas ediciones olímpicas se ha constatado la estrecha disputa entre China y EE UU por el primer puesto del medallero. Además ciertas naciones del Golfo Pérsico mantienen una encarnizada lucha por albergar este tipo de acontecimientos. Un ejemplo paradigmático es el mundial de balonmano del presente año 2015 o el polémico mundial de fútbol de 2022 adjudicado a Qatar. Por otro lado, está el desarrollo sostenible, que se promueve desde instituciones como Naciones Unidas a través del despliegue de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Son 17 objetivos entre los que se encuentran: la erradicación del hambre y la pobreza, el derecho a la educación y la sanidad, la igualdad de género, el derecho al trabajo, medidas contra el Cambio Climático… Este último proceso está acelerando el deshielo de los polos, generando así una nueva pelea entre potencias por hacerse con el ‘nuevo territorio’ así como la desertización del ecuador de la tierra dando lugar a procesos migratorios masivos. A pesar de todo ello y de lo utópicos que puedan parecer los objetivos, se ha avanzado mucho durante estos últimos años y continuarán mejorando mientras el compromiso de la ONU siga vigente.

Obviamente a pesar de todo lo expuesto anteriormente, las rencillas regionales y nacionales persistirán sin lugar a dudas, no obstante hay unos argumentos sólidos para creer que el futuro pasa por la cooperación.

martes, 14 de abril de 2015

Lobo ciego, Lobo sordo

Juan José Goñi Zabala.- Escuela de Diseño Social

Las fábulas que relatan historias de animales han constituido en el pasado un importante instrumento para enseñar -a los niños-,  los comportamientos aconsejables y sobre todo para establecer los elogios a las virtudes deseables y los reproches a los actos inmorales. Lo que nos ocupa hoy no es una lección de moral, ni mucho menos una fábula creativa. Lo que podemos aspirar a compartir es cómo una historia real de dos lobos, en circunstancias muy singulares, puede hacernos ver un nuevo enfoque a la forma en la que establecer las relaciones entre personas cuidadoras y personas cuidadas.

Innovar en las relaciones es una de las mayores formas de innovar en lo social. Podemos pensar en un nuevo enfoque de la relación entre cuidador y cuidado, buscando un cambio en la percepción de la dependencia o asimetría establecida. Una iniciativa más para dar respuesta a la situación de necesidad de atención personalizada y creciente en dimensión, que se ha de dar en los próximos años, sobre la población con un creciente grado de envejecimiento y enfrentada a la necesidad de resolver mejorando las correspondientes limitaciones de su autonomía personal.

La historia a la que me refiero es la narrada hace tiempo en un programa del mundo animal en la que el cuidador de un grupo de lobos -de un lobo-park- instalado en Antequera, se refería a la historia casual de dos lobos con dos problemas diferentes de autonomía. Resultaba que uno era ciego y el otro sordo. Para el primero la ceguera no sólo le limitaba para participar de la vida social con sus hermanos, sino más bien lo inhabilitaba para seguir viviendo con ellos. El lobo ciego sería agredido severamente por el jefe de la manada, por no poder responder a los gestos de poder -su lenguaje de jerarquía- que este emite a la espera de los correspondientes códigos de sumisión que espera de todos los que dependen de él. Por otra parte, el lobo sordo tenía otros problemas graves, aunque la falta de autonomía para este no era de la misma gravedad. La inserción en el grupo también hacía peligrar su alimentación regular, esta vez por la falta de respuesta a los gruñidos que forman parte del código de comunicación frente a la prioridad en la comida colectiva y en otros mecanismos de relación entre estos mamíferos. Los dos tenían un problema parecido en cuanto a su incapacidad de integración y riesgo grave de supervivencia en el grupo, pero los orígenes eran muy  distintos.


La idea genial del cuidador  del lobo-park, que era de hecho el jefe jerárquico de la manada de lobos -pues estos así le reconocian y respetaban-, consistió en hacer vivir juntos a los dos lobos inadaptados. A aquellos dos que tenían distintas dificultades sensoriales, pero que compensaban la disfunción que el otro poseía por la necesidad impuesta de sobrevivir. Y la idea dio buenos resultados. La convivencia era posible y sus vidas estaban mutuamente protegidas. Los sentidos de la vista y del oído eran poseídos en exclusiva por sólo uno de los lobos, si bien ambos compartían otros sentidos importantes que los hacían comunicables como el olfato, el tacto y el gusto. Principalmente los códigos comunes del olfato y del tacto bucal les permitían resolver problemas de localización mutua, búsqueda de comida, afecto y percepción de compañía, todas esas cosas que les eran negadas en la sociedad de los demás lobos integrados en la manada.

No se trata de hacer un paralelismo con la sociedad humana -ni mucho menos-, por lo que supondría de asimilación simplificadora con un comportamiento de animal social, y ausente de otros valores de solidaridad, sino más bien de tomar en consideración la relación entre cuidador y cuidado en la percepción psicológica de la persona cuidada. Hasta ahora, la relación persona cuidada y persona cuidadora es de dependencia, porque la persona cuidada dispone de menos recursos o alguna limitación en algún ámbito, que la persona cuidadora no tiene y por ello le provee de dichos recursos o de soluciones finales. La carencia se hace palpable en cada ocasión donde la atención recuerda este desequilibrio real. Y todos sabemos que la percepción de poder prestar ayuda a otros, el saberse potencialmente útil a otros y el poder ejercer esta capacidad en el entorno donde vivimos, nos reconforta la autoestima y nos predispone a sentirnos mejor.

En parte, sentirse bien con otros es una percepción de la capacidad para la interacción social gratificante, no es solo un hecho aislado del disfrute de deseos o de recursos. En definitiva de lo que se trata es sentirse mejor, aunque no estemos tan bien como quisiéramos, porque esto no siempre depende -como quisiéramos- de nosotros mismos. Esto de no estar tan bien como quisiéramos no es cosa de la edad, porque las carencias vitales ocurren en todas las edades, y más si cabe a partir de aquella en la que las circunstancias de la salud imponen a la persona una serie de limitaciones patentes. La reorientación constructiva hacia el sentirse bien entre otros, puede estar construida sobre la capacidad de ser útil en un doble juego de interrelación, aportación  y dependencia. Mi capacidad es la pieza que pongo a disposición de otro que actúa de manera simétrica en la atención a mi falta de capacidad, en otro campo de las habilidades motoras, sensoriales o intelectuales.

La cuestión que plantea esta reflexión es si es posible, no por el afán de disponer de mas recursos -cosa que sería evidentemente muy importante ahora que escasean-, activar la búsqueda de modelos de apoyo entre personas con limitaciones de autonomía en campos diferentes, es decir donde hagamos de la complementariedad un valor de utilidad reconocida y percibida por el otro, y de esta forma incentivar el sentirse útil, sentirse bien a pesar de no estar tan bien como quisiéramos.

Lobo ciego y lobo sordo es un campo de innovación y de organización social que entienda el término de complementariedad como base de un diseño social novedoso. No sólo en la capacidad superior, reconocida y valorada por los otros, sino también ante una falta de capacidad de otro que uno puede suplir con la propia y de manera recíproca. Porque el sentido de la utilidad a los demás, es sin duda la mayor fuente de contenido emocional para sentirse bien. En esta relación asimétrica en capacidades y simétrica en posiciones, es posible reconocer en el otro una fuente de oportunidades, para manifestar y hacer sentir el valor de las capacidades propias que cada uno encierra en si, al servicio de los demás. Es en definitiva sacar más valor de satisfacción en el empleo de las capacidades de cada persona dentro de sus limitaciones, al ponerlas al servicio de otro.

Las capacidades de unos pueden ser de valor si, quien las valora porque no las tiene, se siente bien en la reciprocidad reconocida, de que él aporta otras capacidades valoradas por el otro. Una nueva forma de entender la relación gana-gana tan poco habitual, porque es vista desde la carencia y la complementariedad simultáneamente. El campo de las limitaciones o dependencias en los espacios de la motricidad, lo sensorial y lo mental, ofrece toda una serie de aspectos en los que puede ser aplicable este sentido de lo complementario. Se abre un camino amplio a la integración de la interdependencia y la complementariedad, frente a las denostadas expresiones de la dependencia y de la igualdad.

Esto es aplicable a lo sensorial, al conocimiento, a las habilidades sociales, a los recursos y a lo emocional de forma que se refuerce el sentido de ser útil a otro por lo que se puede aportar y por tanto incrementar la autoestima, casi siempre contenida y no simétrica en una relación persona cuidadora con persona cuidada. En este caso, es esta última quien adicionalmente ocupa casi siempre un espacio sicológicamente inferior, muchas veces causante principal de un sentirse mal. El reconocimiento desde los otros de una capacidad real, desplegada en acciones y hasta el momento no valorada por nadie –pero que ahí esta-, son circunstancias movilizadoras de un estado de ánimo positivo de un siempre deseable sentirse bien, cuestión que debe llegar a todas las personas y circunstancias.





jueves, 9 de abril de 2015

Futurework (y III)

Hoy finalizamos con la tercera entrega de este post “Futurework”. Recordamos que se trata del resumen informe, redactado hace ya 15 años y publicado por el Departamento de Empleo del Gobierno de los EEEUU de título “Futurework: Tendencias y Retos para el trabajo en el s.XXI”.

La idea de rescatar un informe sobre la realidad económico-laboral estadounidense de hace más de una década nos parece oportuna pues no muestra la metamosfosis de los mercados laborales que en la actualidad estamos viviendo en nuestro contexto local y que es actualmente uno de los focos de trabajo de NSF en sus programas de orientación para la búsqueda de empleo como “Saltando Barreras”


Prosigamos con el resumen:

FLEXIBILIDAD Y CONCILIACIÓN

En la actualidad tres de cada cuatro mujeres con hijos están en la fuerza laboral y el tiempo que pasan trabajando fuera del hogar casi se ha duplicado en los últimos 30 años. En este contexto los trabajadores que tratan de equilibrar (a veces difícilmente) los ingresos salariales con el tiempo dedicado a la familia. Y si miramos las perspectivas de futuro, el reto  de la atención de niños y ancianos aumenta.

En 1996, casi el 20 por ciento de los hogares estadounidenses proporcionaban cuidado informal a un pariente o amigo mayor de 50 años de edad. Este informe considera que el porcentaje se duplicará en los próximos años.

Esta realidad modificará la forma en que trabajamos y nuestra forma de ver el trabajo en el siglo XXI. Veamos que está ya sucediendo:

Tecnología: la oficina virtual nunca se cierra

La buena noticia es que la tecnología está permitiendo a las y los trabajadores disponer de “la oficina” en toda hora y lugar. Esa es la mala noticia, también!, con el correo electrónico, ordenadores portátiles y smartphones, el trabajo ya no se limita, es omnipresente. El reto es  asegurarnos de que los trabajadores utilizan la tecnología, y no al revés.

Otro gran reto que se plantea es la brecha digital. Un informe del Departamento de Comercio de julio 1999 encontró que entre 1997 y 1998, la brecha en el acceso a Internet entre los que están en los niveles de ingresos más altos y más bajos creció un 29 por ciento. Los blancos son más propensos a tener acceso desde el hogar que son afroamericanos o hispanos desde cualquier ubicación.



Trabajadores “Just in time”

Los trabajadores quieren una mayor capacidad para cuidar de sus familias. Los empleadores quieren una mayor flexibilidad para competir en el mercado global.

Uno de los resultados es que el trabajo a tiempo completo tradicional, a lo largo de todo el año en el que un empleador por lo general proporciona un trabajador salario, capacitación y / o una pensión al jubilarse, parece estar dando paso a algo diferente.

Además de la proliferación del trabajo a tiempo parcial, millones de trabajadores están nuevos modelos laborales diferentes al tradicional. La época de la producción “just in time” está dando paso a los empleados “just in time”, que una empresa puede contratar en cualquier momento para llenar la necesidad del momento.

Esta tipología de trabajador suma 13 millones en EEUU y son un grupo variado. La mayor parte (8,5 millones) son contratistas independientes. Un número cada vez mayor (1,3 millones) son trabajadores temporales.

Para muchos empleadores, estos acuerdos tienen sentido. Pueden ser menos costoso, y aumentar 'la capacidad del empresario para responder a las fuerzas del mercado. Los trabajadores también pueden ser atraídos por la movilidad y la elección asociada con empleos no tradicionales. En algunos casos, estos acuerdos pueden proporcionar la flexibilidad que necesitan para hacer malabares con las obligaciones laborales y familiares. Por ejemplo, poco más de la mitad de las mujeres contratistas independientes combinó su acuerdo de trabajo con su trabajo en de crianza de los hijos. Aproximadamente uno de cada cuatro contratistas independientes trabajan a tiempo parcial, frente a uno de cada cinco trabajadores tradicionales.

Si bien los acuerdos de trabajo alternativos pueden ayudar a aquellos que eligen una forma no tradicional de empleo, la mayoría no están por elección. De hecho, el 59 por ciento de los trabajadores temporales preferiría un trabajo tradicional. Además, muchos trabajadores temporales que trabajan a tiempo parcial preferirían trabajar a tiempo completo pero no se les ofreció esa opción.

Capacitar a los trabajadores con elección

En el siglo XXI, los trabajadores de mayor éxito serán aquellos que sean capaces de elegir la relación de trabajo que les da los salarios y prestaciones suficientes y capacidad para cuidar de sus familias. El desafío vendrá  a la hora de garantizar que los futuros trabajadores que prefieren opciones no tradicionales puedan acceder a ellas.

Así mismo las y los trabajadores no tradicionales de hoy reciben menos formación y menos beneficios. Un reto sobre el que habrá que trabajar los próximos años.


DESTINO Y DIVERSIDAD

En el siglo XXI, casi uno de cada dos estadounidenses es miembro de lo que hoy se considera un grupo minoritario, y es necesario gestionar esta diversidad para que todos los trabajadores puedan beneficiarse y para que suponga una ventaja competitiva para los empleadores en un mercado globalizado.

Cerrando la brecha

Si bien la brecha salarial no ha desaparecido. Las mujeres y las minorías siguen ganando menos que los hombres blancos. Los ingresos de las mujeres afro-americanos e hispanos son sólo el 65 y el 55 por ciento, respectivamente, de los ingresos medios de los hombres blancos.

Las mujeres blancas ganan unos 75 centavos por cada dólar que ganan los hombres blancos. Alrededor del 40 por ciento de esa diferencia salarial no se puede explicar por las diferencias en las experiencias, habilidades, o los puestos de trabajo ocupados por hombres y mujeres.

La tasa de desempleo de los hombres afroamericanos sigue siendo el doble que la de los hombres blancos. Para los adolescentes afroamericanos, el desempleo se ha reducido drásticamente en los últimos 6 años, sigue en torno al 25 por ciento o superior. Tres de cada cuatro personas en edad laboral con discapacidades que quieren trabajar no están contratados. Y la mitad del total de la fuerza de trabajo nativa americana está en el paro.

Las demandas del futuro será necesario incrementar los esfuerzos para incluir a estos trabajadores que se han quedado atrás, además de integrar con éxito a millones de inmigrantes en el mercado laboral.