viernes, 30 de enero de 2015

Winston Churchill. Al servicio del Imperio Británico

Este lunes fue el aniversario de la muerte de Winston Churchill (1874-1965), genio y figura de la política del siglo XX. Fue militar, estadista, premio Nobel de Literatura, reportero de guerra… Su persona despierta las mismas pasiones que odios debido a su larga vida en las covachuelas ministeriales. Criado en una familia pudiente de Oxfordshire (Inglaterra), fue un niño feliz en sus primeros años como mozo pero, cuando sus padres le obligaron a entrar en el colegio Ascot, el futuro primer ministro reaccionó rebelándose ante todo. Sus notas no fueron brillantes pero los profesores reconocían el talento que tenía.

Suspendió dos veces el examen de ingreso a la prestigiosa Academía Militar de Sandhurst -que tuvo alumnos de noble cuna como el rey de España Alfonso XII-, es ahí cuando entró en razón y comenzó a base de testarudez, centrarse en su vida. Gracias a sus influencias familiares, una vez graduado, estuvo como voluntario en la guerra de Cuba (1895),  y combatió en la India (1898) y el Sudán (1899). Es ahí cuando plasmo todas las lecturas que en su juventud bebió sobre ‘el arte de la guerra’, porque para él, como reconoció años más tarde, “la guerra era sólo un juego que había practicar con una sonrisa”. Participó en la Primera Guerra Mundial (1914-1918) encuadrado en el Almirantazgo británico y, ahí fue donde cosechó su mayor fracaso militar en su larga carrera y el nombre que le persiguió para siempre: El Carnicero de Gallipoli.



Pero si por algo es reconocido Sir Winston Churchill es por su papel crucial desempeñado durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). En 1940 fue nombrado Primer Ministro y, aunque su nombramiento no fue muy aceptado entre algunos funcionarios que trabajaron con él, el tiempo demostró que fue un acierto. En los primeros meses de la guerra, cuando Gran Bretaña luchaba sola ante el peligro nazi, el recién nombrado Primer Ministro se dirigía en horas bajas al pueblo británico ante la BBC en una serie de discursos que quedarán para la posteridad. Desde el Finest hour, pasando por el Blood, toils, tears and sweat hasta llegar al famoso We shall fight in the beache.

Tras el fin de la contienda el ya ex Primer Ministro, perdió las elecciones para su infelicidad pues, a pesar de haber sufrido varios infartos durante los años de guerra, jamás se sintió tan joven de espíritu. Churchill fue pionero al defender la idea de la unión de Europa, para evitar futuros conflictos entre Francia y Alemania, cuyas relaciones bilaterales eran vitales para el futuro del Viejo Continente según entendía éste. Sin embargo, consideraba que el Reino Unido no debía ser parte de esa Europa unida, sino que su futuro debía estar ligado a sus ‘primos’ americanos.


Tras un segundo mandato 1951-1955 en el que Churchill combatió a sangre y fuego el desmembramiento del Imperio Británico, el viejo león se retiró de la vida pública y se dedicó a la escritura. Para siempre quedará en el recuerdo sus luces y sombras pero, es incuestionable que no se entiende la historia del siglo XX sin su figura.

martes, 27 de enero de 2015

Tecnologías Digitales e Innovación Social

A finales de año el Boletín de Noticas de la Spri nos informaba de la aparición de un interesante estudio sobre el papel de las tecnologías digitales en el impulso de la Innovación Social, y desde el LIIS de la Fundación nos lanzamos a una lectura en profundidad que hoy queremos compartir en el espacio que nos brinda el Blog. Y es que, según se ha definido desde el propio Ícaro Think Tank que apoya nuestra actividad, si entendemos Innovación Social como “nuevos modos de intercambio de valor entre personas, organizaciones y sociedad”, las tecnologías digitales pasan a ser un elemento central en el cambio social. Puede parecer una obviedad, pero no está de más recordar que el desarrollo de aquéllas ha sido uno de los elementos que con mayor fuerza han impactado en la forma en que nos comunicamos las personas, y por ende, configuran nuevos modelos de relación. Ahora toca ver si están o no al servicio de la Innovación Social.

El mencionado estudio que lleva por título “Digital Technology in SocialInnovation” fue publicado en el pasado mes de Noviembre dentro de Tecsi, un proyecto de investigación financiado por el 7º Programa Marco de la Comisión Europea cuyos autores son Jeremy Millard y Gwendolyn Carpentier del Danish Technological Institute.

Es interesante en primer lugar la definición que estos autores realizan de la Innovación Social pues se encuentra muy cercana a los planteamientos del Ícaro Think Tank tal y como se definió en el Primer Cuaderno. Así Innovación Social sería entendida como “New approaches to meeting social needs which are both social in their means and in their ends, and which engage and mobilise the beneficiaries and help to transform social relations by improving beneficiaries´ access to power and resources”.

Para el abordaje de los impactos establecen 5 temáticas de estudio y tres áreas dentro de cada temática tal y como nos muestran en el siguiente cuadro.



Se han estudiado así 30 casos de proyectos a los largo de diferentes países europeos. ¿Cómo está siendo la aplicación del las tecnologías digitales? Según los autores de este estudio aunque la mayoría lo utilizan en apoyo de o junto con las actividades tradicionales como la comunicación y actividades cara a cara a través de la co-creación, la cooperación, la socialización, reuniones y otros eventos, no constituye simplemente un canal de comunicación complementario sino que es a menudo un proceso transformador permitiendo nuevas formas de hacer en especial en los campos de la sanidad y la educación.

El estudio determina dos características generales de la tecnología digital en la innovación social. Por un lado se utiliza para "apoyar" innovaciones sociales existentes y amplían su impacto y por otra parte permiten desarrollar innovaciones sociales que no existirían de otro modo.

También parece que las tecnologías digitales favorecen la generación de diferentes tipos comunidades y capital social, y para escalar los impactos de las innovaciones sociales.

Finalmente de sus 17 recomendaciones transcribimos aquéllas que nos parecen más urgentes de adoptar para el impulso de las Tecnologías Digitales en la Innovación Social en el medio plazo:

-          Se necesitan métricas del siglo XXI para la Innovación en general y la Innovación Social  y el uso de la tecnología digital en particular. Es fundamental para complementar las medidas tradicionales con otras nuevas que tengan en cuenta la gama completa de actividad innovadora que se está llevando a cabo “on – line”. Unos datos sólidos son la piedra angular de la política pública y no podemos medir la tecnología digital en la Innovación Social utilizando métricas de la sociedad industrial.

-          La tecnología digital en la Innovación social requiere unas estructuras de apoyo diferentes a las que tradicionalmente se aplican a la Innovación Social, aunque también se afirma hay muchos métodos y requisitos compartidos.

-     La tecnología digital en la innovación social no se trata sólo de la aplicación de las herramientas TIC directamente a las necesidades sociales, sino que también se sustenta cada vez más el desarrollo de otras tecnologías que pueden apoyar la innovación social y esto también requiere atención política.


-          Finalmente nos gusta remarcar que, es importante apoyar visionarios locales y empresarios sociales, a través de las políticas nacionales y regionales para crear modelos sociales y económicos alternativos, tanto monetarios como no monetarios.

jueves, 22 de enero de 2015

Universidades públicas. Entre los recortes y el factor demográfico


Las universidades españolas se encuentran en un punto de inflexión con motivo de la crisis económica que azota al país desde el año 2008. Las “raíces vigorosas” afloradas según la opinión del Gobierno son contrarrestadas por las publicaciones realizadas por los propios ministerios públicos. Sin duda alguna, es la juventud la que peor se ve reflejada en los “brotes verdes” económicos. La tasa de desempleo juvenil que padece España, es una pandemia que ha sido calificada por la comisaria de Empleo de la UE como “insostenible”, reforzando la teoría de los investigadores especializados en el campo, algunos de ellos calificando la situación como “la peste del siglo XXI”.

Lo cierto es que el pasado año 2014, salieron a la palestra varias publicaciones que daban cuenta de la grave situación que atraviesan las universidades, ya sea como consecuencia de la reducción de fondos o por la falta de competitividad de muchas de ellas. Ninguna está a salvo. Los más perjudicados por esta situación: los jóvenes. Según el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte las universidades públicas españolas han sufrido un descenso de 45.241 alumnos en dos años. Las fuentes oficiales lo achacan al descenso demográfico de los jóvenes entre 18 y 24 años. Una razón de peso que, aunque cierta parcialmente, no justifica el descenso del 3.2% de estudiantes que no pueden acceder a la universidad.


Las organizaciones estudiantiles claman en contra del Ministerio, aludiendo el descenso a la subida de tasas estudiantiles y las becas que ofrece el Gobierno. Otra razón, también de peso, pero que tampoco puede ser la única razón que justifique la bajada de alumnos. De modo que, son un cúmulo de circunstancias -que ambas partes han mencionado-, las que han propiciado que las universidades públicas españolas no reciban a tantos jóvenes como en años anteriores.
Un elemento a tener en cuenta es que en toda crisis siempre sale un ganador. En este caso han sido las universidades privadas pues han incrementado sus alumnos en dos años en 11.000 personas, es decir, el 5% más que en el curso 2011-2012.

Dos casos reales, Javier y Naroa

A veces las crisis se miden en números sin atender que los damnificados son personas reales, de carne y hueso. En este caso son dos jóvenes que han tenido diferentes problemas para asumir su acceso a la universidad. Uno de ellos es Javier (19 años, Extremadura), accedió a una beca de su Comunidad Autónoma pero no llegó a alcanzar la media que se exigía para acceder el grado en Historia que quiso estudiar. La beca tenía como objetivo pagar los gastos de residencia. Un total de 1.800 euros. Poco después de iniciar el curso, tuvo que dejar los estudios por problemas económicos que, añadidos a los problemas de media, hizo que Javier tuviese una deuda con su C.A. de 1.800 euros. “Me supone un mazazo tremendo y estoy intentando recurrir ese pago. Si se agota esa posibilidad tendré que abonar esa cantidad, de la que no dispongo, a partir del próximo año», explicó el joven extremeño.



La joven Naroa (Euskadi, 21 años) tuvo la opción de acceder a una beca para sus estudios y, teniendo la categoría de Familia Numerosa General. Tuvo que mudarse para poder estudiar en la universidad. El primer año tuvo problemas para ir a clase debido a que la beca no le llegó hasta finales de año. Los criterios para acceder a la beca se “endurecieron” y Naroa, dada la situación familiar con su padre en paro tuvo que buscarse un trabajo para poder pagar el piso de estudiantes. “Ahora mismo no puedo plantearme volver a la universidad porque, por una parte, en el año y medio que ha pasado desde que tuve que dejarlo la situación económica no ha mejorado lo suficiente, y por otra, porque al no poder pagar la matrícula del curso 2012-2013 no solo ésta se anuló sino que además adquirí una deuda con la universidad, de manera que si quisiera retomar mis estudios debería saldarla primero”, zanjó la joven vasca.






martes, 20 de enero de 2015

La visión europea de Donald Tusk

En la segunda parte de su discurso pronunciado ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo, el 13 de Enero 2015, Donald Tusk, Presidente del Consejo Europeo, sale en defensa de la Unión Europea.


Distinguidos miembros,

No tenemos el privilegio de vivir en tiempos aburridos. Estos son tiempos políticos difíciles. Este es el momento en el que día a día se decide sobre la Europa que heredarán nuestros hijos.

Por eso, en primer lugar, debemos tener claro nuestros valores fundamentales: la solidaridad, la libertad, la dignidad humana, incluso el derecho a vivir libres de miedo. Eso también significa luchar contra los enemigos de estos valores - sean quienes sean y estén donde estén.

En segundo lugar, necesitamos una fuerte determinación para poner fin a la crisis económica, especialmente para reducir el desempleo.

Por todas estas cosas, todas las instituciones europeas deben trabajar juntas por el bien común, respetando el papel que cada uno debe jugar aquí.

Vamos a conquistar los desafíos a los que nos enfrentamos, con energía y optimismo, o ninguno en absoluto. Ciertamente, ninguna nación europea, ningún estado individualmente, puede conquistarlos solos.

No creo que Europa sea vieja, ojerosa o estéril. No tengo ninguna duda: Europa es joven, dinámica y vital. Nuestro continente sigue siendo el mejor lugar del mundo para vivir. Y creo que la Unión Europea es la mejor organización política en su historia. Una organización política, lo que significa que es una herramienta en nuestras manos, no un déspota ni un destino.

Hay algunos aquí que no desean mucho la Unión. Tal vez yo podría decir que lo respeto, pero no lo hago. Si deshacemos la Unión Europea, nadie será más libre. Nadie estará mejor. Nadie estará más seguro.

Yo creía en Europa cuando el movimiento polaco Solidaridad nació en 1980. Yo creía en Europa cuando cayó el Muro en 1989. Yo todavía creía cuando hablé aquí como primer ministro en 2011. Queridos miembros, creo todavía en la Europa de hoy.

Quiero una Europa de ciudadanos libres, unidos, internamente seguros, a salvo de las amenazas externas y confiados en su futuro. Debemos recordar que Europa es una verdadera comunidad de naciones y pueblos. Es por eso que no hay que tener miedo de las tensiones entre nosotros. A menudo son productivas y creativas.

Igualmente, a menudo estamos mejor cuando estamos de acuerdo en no estar de acuerdo.
Estoy seguro de que en esta sala tenemos una diferencia de opinión sobre las caricaturas de Charlie Hebdo. Pero como europeos compartimos la visión fundamental de que nadie tiene el derecho de usar la violencia o de asesinar a personas porque tienen una religión diferente o un sentido del humor diferente.

Al igual que, por ejemplo, tenemos en esta sala diferentes puntos de vista sobre Rusia e intereses diferentes con Rusia. Pero nadie aquí, creo profundamente, jamás aceptará que un estado invade y ocupe el territorio de otro estado, o mata a sus ciudadanos. (La Unión se creó justamente para evitar esto)

La política tiene que ver con el desacuerdo que permitimos que se juegue sobre la roca de nuestros principios.

Sin embargo, nunca vamos a llegar a ninguna parte sin reconocer que los destinos de los europeos, de todos nosotros, están fundamentalmente ligados.

Es por lo que estoy aquí hoy.

Gracias.


¿Convencerá Donald Tusk a los euroescépticos de lo que pueden perder si la Unión se deshace? El futuro de Europa no dependerá solo de los políticos. Como decía Gaston Berger, padre de la prospectiva: El futuro no es sólo lo que puede suceder o lo que es más probable que ocurra. Es también, en una proporción que va en aumento, lo que queríamos que fuera.

lunes, 19 de enero de 2015

De fundamentalismos, desempleo y falta de perspectivas

Han pasado 12 días desde los trágicos acontecimientos de París y frente a la conmoción inicial poco a poco volvemos a nuestras rutinas como si de un mal sueño se tratara. Sin embargo lejos de la aparente normalidad las causas (múltiples) que gestaron los actos terroristas, se analizan una y otra vez, pero adolecemos de una parálisis del análisis en la que no se dan pasos para la resolución de los conflictos.

Diría nuestro querido Josetxu Villacorta que quien afirma que las explicaciones son sencillas es que conoce poco de la realidad, y tratando de huir de maniqueísmos, nos gustaría poner el foco en una de las pequeñas raíces que se hunden para germinar en explosiones violentas aquí y allá cada poco tiempo. Y es que la falta de perspectivas de muchos jóvenes en diversas regiones de un mundo globalizado está generando una sociedad de desencanto y deriva que nutre los fundamentalismos. Fundamentalismo que como nos recuerda Cantwell Smith: “No son la solución de un problema, sino la reacción de quienes no soportan el hecho de no poder resolverlo.”

Nos recordaba Josetxu en su entrevista en el Blog las palabras de Boualem Samsal, al recibir el Premio de la Paz de los libreros alemanes en octubre del 2011 .

“Vivir en el absurdo debilita, vas dando bandazos de una pared a otra como un borracho. Para los jóvenes que tienen un futuro por delante, que necesitan tener un rumbo claro, resulta dramático y es desgarrador oírles aullar a la muerte como lobos en la oscuridad de la noche.”

Y el absurdo toma muchas formas, pero una de ellas, y dramática, es la falta de perspectivas vitales si atendemos a las altísimas tasas de desempleo.



Esta deriva también se vive en países occidentales, donde no sólo la población general sino en determinados suburbios donde desempleo, desarraigo y choques culturales suponen una peligrosa combinación: la propia Francia tiene dramáticos precedentes no muy alejados en el tiempo.

En 2005 París ardió en disturbios por la muerte de dos adolescentes que huían de la policía, una reacción de rabia por el terrible acontecimiento pero también una forma de expresar la frustración por el desempleo y el acoso policial en la zona, con una alta proporción de inmigrantes del norte de áfrica lo que contribuyó a las tensiones étnicas y religiosas.

Txomin Bereciartúa nos recordaba no hace mucho tiempo que superar estos fundamentalismos no es tarea fácil, pero hay que intentarlo y para ello debemos empezar dando el primer paso, ya desde ahora, intentando cambiar todos por dentro.

“No hay que olvidar que tras cuanto de bueno o malo pasa en el mundo, siempre estamos las personas. Y no miremos a otros cuando decimos esto, porque, si no cambian los que tienen capacidad de influir y no cambiamos cada uno de nosotros, todo seguirá igual. 

No es cosa de la voluntad y euforia de un momento, es algo que exige entrega, creatividad, decisión y muy largo empeño. Salir de uno mismo y abrirse a otros para definir entre todos lo que tiene valor social, interactuar en un gana - gana creativo y buscar y construir juntos nuevos activos sociales, es un proceso que lleva mucho tiempo y que únicamente podrá ser desarrollado si trabajamos día tras día con liderazgo compartido, una mayor implicación de todos y con el apoyo y conocimiento que nos proporcionen las ciencias humanas y sociales”.








                

viernes, 16 de enero de 2015

Clausura del Año de la Agricultura Familiar 2014

El pasado miércoles NSF se desplazó hasta Arkaute (Araba) para acompañar al Foro Rural Mundial en la clausura del Año Internacional de la Agricultura Familiar.

Los compañeros del Foro son el espejo en el que nos miramos en nuestra Campaña Internacional Pesasus; no en vano su ex-Presidente, Juan Luis Laskurain, fue quien nos animó a esta maravillosa locura de soñar una Década del Empleo Juvenil de NNUU basándonos en la experiencia y el impacto que la Campaña por la Agricultura Familiar a tenido a lo largo del mundo.

Y es que los datos de los resultados obtenido no pueden ser más alentadores,en este proceso se han involucrado 715 actores agrupados en 52 Comités Nacionales (15 en África, 10 en Europa, 7 en Asia - Pacífico y 20 en América) logrando gran incidencia sobre las políticas públicas concretado en los siguientes logros:

- Cambios legislativos y presupuestarios en 12 países.
- 24 Congresos nacionales, regionales y globales por la Agricultura Familiar.
- 29 Procesos de diálogo abiertos con gobiernos.
- 300 Actividades políticas y de incidencia.

Así mismo ha contribuido al aumento del conocimiento y la conciencia social con 13 Censos y registros agrarios, 20 Estudios y publicaciones sobre la Agricultura Familiar, 200 Actividades de sensibilización y 263 Congresos y encuentros.





En el acto de clausura hubo una amplia representación de agentes públicos y privados (Mónica Ibarrondo - Ayto. Gasteiz, Ikerne Zuluaga - DFB, Ángel Marcos Pérez de Arrilucea - Eudel, Xabier Iraola - ENBA, Bittor Oroz - GV, María Ángeles Elorza - GV y Borja Monje - DFA).

Especial atención merece la visión de muchos de los ponentes respecto al gran problema del relevo generacional en el sector, un tema que ya tratamos en el BYEF 2014 (Bilbao Youth Employment Forum) y en la Campaña Pegasus.

En el BYEF contamos con la presencia de Isabel Álvarez de EHNE, cuya visión sobre el papel a jugar por los jóvenes en el medio rural reproducimos en este post.


 ¿Cuál es la barrera de acceso al empleo que Vd. considera prioritaria de acometer?

En nuestro sector una de las principales barreras es el propio acceso a la tierra para las personas que quieren comenzar una actividad agrícola.

Otra barrera importante es que es difícil conseguir asesoramiento y financiación para proyectos pequeños, la mayoría de las ayudas están encaminadas a proyectos de gran tamaño difícilmente accesibles y abarcables por pequeñas producciones.


¿Cómo están trabajando en ella la organización a la que representa?.

Desde EHNE-Bizkaia se ha impulsado y reivindicado con diferentes administraciones   políticas públicas de acceso a la tierra ,como por ejemplo el banco de tierras público,  que hoy ya es una realidad en Bizkaia u otras como viveros para emprendizaje…  


Se realiza un acompañamiento y asesoramiento a las personas jóvenes que quieran incorporarse así como formaciones en las diferentes áreas, desde ámbitos más administrativos a más  técnicos ligados con las producciones.


¿Subrayaría alguna propuesta que pudiera aportar luz a este problema?

La primera propuesta es que en las administraciones públicas se incorporarse el sector agrícola como estratégico. Hoy en día cuando se habla de creación de empleo emprendizaje o innovación prácticamente son nulas las ocasiones en las que se piensa en este sector. Siendo uno de los pocos que ha creado empleo en los últimos años.


Veremos lo que se impulsa en los próximos años, por el momento nuestras felicitaciones al Foro Rural Mundial por este año y sus fantásticos resultados.



lunes, 12 de enero de 2015

Tu CV eres tú

Hoy contamos con  un nuevo artículo de Rafel Pilar. Publicado el pasado verano en el diario El Correo, tras los días Navideños y el comienzo del nuevo año vuelve a coger fuerza su mensaje.

En estos días de descanso, entre baños, viajes, selfies y fiestas, seguro que más de uno estará a punto de iniciar sus estudios a partir de septiembre. Supone el inicio de una nueva aventura. Un esfuerzo económico y personal que genera expectativas e ilusiones por cumplir.

Todos desean tickets para esa lotería, en la que parece haberse convertido hoy en día el ganarse la vida dignamente haciendo lo que a uno le gusta. Buscan una empresa seria donde jubilarse con un reloj de oro como hicieron nuestros Aitites. Y utilizo el concepto de lotería en el doble sentido de la palabra. Por un lado consideramos afortunado a aquella persona que tras largos y  duros años de estudio recoge el premio con el que soñó al iniciar su camino: ganarse la vida haciendo algo relacionado con sus estudios y que además le gusta. Los premios gordos son para aquellos que logran un empleo en lo que desde siempre fue su vocación.

Pero también está ese otro lado de la lotería, donde muchos juegan y una minoría consigue el premio esperado.

¿Hay alguna forma de que mis números pesen más en ese bombo que gira y gira cada vez que una empresa decide abrir la puerta a algún candidato?. ¿Existe un perfil de estudiante con más probabilidades de ser contratado por una empresa?

Lejos de buenas calificaciones, las empresas que dicen estar interesados por “captar talento” buscan jóvenes con unos conocimientos iniciales de una profesión, avalados por un título, pero  con otra serie de competencias que les hacen atractivos para las empresas. Son chavales trabajadores, bien mandados, humildes, con ganas de ayudar, dispuestos a sacrificarse y aprender. No es necesario repetirles cinco veces las cosas, progresan por sí solos viendo cómo lo hacen los demás. Preguntan, anotan, saben trabajar en equipo y toman decisiones ya que hay que resolver los problemas. El error es su compañero de viaje durante los primeros años. No importa, saben que cada error es un aprendizaje. Se ofrecen a solucionarlo y dan la cara no escurren el bulto. Se sienten parte de un proyecto, de un equipo. Y si además son comunicativos, agradables e incluso simpáticos, podríamos decir que su bola en el bombo tiene muchas posibilidades de resultar premiada más pronto que tarde.

Todos los docentes hemos participado en algún claustro en el que se hablaba de algún alumno como un vago incapaz de esforzarse por nada, pero por otro lado, era voluntario de la DYA o la Cruz Roja acudiendo a accidentes a ayudar a los demás, jugaba en un equipo de fútbol, entrenando y compitiendo con frío o calor, o dedicaba horas y horas en un gimnasio a esculpir su físico, por no hablar de los que incluso eran capaces de arriesgar el físico en una mañana gélida de invierno cabalgando ola tras ola sobre un mar rugiente.

El mercado laboral, saturado de títulos reglados, no reglados, formales e informales, ha ido evolucionando en sus maneras de detectar a candidatos con talento. Estos jóvenes son el futuro y un chollo para cualquier organización puesto que no conciben el trabajo como un duro reto a afrontar de lunes a viernes, ni miran el reloj como un indicador de que la tortura diaria va a finalizar. Están deseando llegar, ponerse con ese proyecto que les motiva, compartir experiencias y quieren poner en práctica lo que aman, quieren demostrar al mundo que se sienten orgullosos de lo que han hecho y están deseando que todo el mundo lo sepa. No ven el momento de competir en el mejor sentido de la palabra, el de probar frente a otros que su obra es capaz de destacar sobre las demás. No se trata de una competividad mal entendida ni medible en dinero. Van por el mundo como esponjas, cualquier conversación, foto o idea tomada al vuelo puede ser la clave que buscaban, la fórmula para desbloquear o impulsar el proyecto. No dudan en viajar si su proyecto lo exige, si es lejos allí irán. Si hay que aprender idiomas, no hay pega. Si hay que conocer y abrirse a gente nueva, encantados. Esa es la fuerza laboral y vital que anda buscando cualquier empresa cuando se habla de gestión del talento y de que lo más importante en las empresa es el equipo. Pero no todas las personas, solo las que aportan un valor añadido a la empresa y que sienten los proyectos como propio.

¿Pero cómo encontrar a estos perfiles entre tantos curriculums similares circulando por departamentos de personal?


Esas empresas interesadas en gestionar el talento de los jóvenes que se incorporen en sus proyectos lo empiezan a tener claro. Llevan un tiempo fijándose en otros detalles de los candidatos al margen de la titulación de referencia y de las calificaciones, que cada vez interesan menos como garantía de acierto en la contratación. Ahora Si el candidato es deportista, voluntaria de una ONG,  cuida a familiares ya sean jóvenes o mejor mayores, toca un instrumento, habla varios idiomas, ha viajado por medio Europa, escribe, actúa o pinta. Si ha sido alumno/a Erasmus, ha trabajado en Telepizza o de dependienta en Zara también tiene mucho ganado.

Todo ello empieza a interesar y cada vez más. ¿Por qué? Alguien capaz de acudir cinco veces a la semana a un polideportivo a nadar durante tres horas seguidas tiene una capacidad de sacrificio, de superación, de resistencia a la frustración y por supuesto de lucha por un objetivo. Si mi candidato lleva diez años jugando al fútbol, al margen de entrenamientos, esfuerzo y demás.., probablemente tendrá dotes para el trabajo en equipo, para sacrificarse por un proyecto común, muchas veces en contra de sus propios gustos. Si una persona disfruta viajando es muy posible que tenga una facilidad especial para relacionarse con los demás, para la comunicación con diferentes tipos de personas, para comprender diferentes realidades y la flexibilidad necesaria para adaptarse cuando las cosas se tuercen. Y se tuercen, ya lo creo que se tuercen. En el trabajo las cosas se tuercen mucho. Si el candidato ha sido uno de los máximos anotadores de su equipo de baloncesto ¿no sabrá tomar decisiones? Seguro que ha fallado muchos tiros, aprende del error. Interesa, buen candidato. Resolutivo. Si una persona es voluntaria de una ONG o trabaja por su comunidad ¿sólo le motiva el dinero? ¿el horario? No lo parece. Su compromiso con el proyecto es total. Y cuando hablamos de empatía ¿a quién no le gusta trabajar con gente competente que además te hacen sentir bien? Si han pasado un tiempo trabajando con el público se adquieren unas habilidades de comunicación evidentes para el ojo de cualquier cazador de futuros talentos.


Una vez en la empresa, serán los departamentos de personal los más interesados en retener y dar campo de desarrollo a estos “diamantes en bruto” llamados a mantener la empresa a flote y si me apuran, a mejorar esta sociedad que les dejamos. 

viernes, 9 de enero de 2015

Marianne Thyssen habla del empleo, de las aptitudes y de la movilidad

Marianne Thyssen es la nueva Comisaria de Asuntos Sociales, Aptitudes y Movilidad Laboral. Es abogada (Universidad KU Leuven), ha sido miembro del Parlamento Europeo hasta 2014 por parte del partido Social Demócrata Cristiano de Flandes (CD&V), del que además ha sido Presidente y Vicepresidente. Empezó su vida profesional en la década de los 1980 en UNIZO, la Unión de Emprendedores Autónomos de Flandes.

Dice en una entrevista, publicada en el número de diciembre 2014 de Social Agenda, que espera que para 2019 la gente pueda percibir que Europa tomó acción para facilitar la creación de empleo y de hacer que los sistemas de seguridad social sean sostenibles.

“La política tiene que ver con los ciudadanos. Estamos aquí para ver cuáles son los problemas que tiene la gente, sugerir soluciones y mostrar resultados – especialmente ahora en Europa, después de que la crisis nos ha golpeado tan fuertemente”, dice. “Es la única forma de conservar o recuperar la confianza de la gente, porque los sondeos de opinión muestran que la confianza ha desaparecido, tanto en las instituciones políticas en general, como también en las Instituciones de la UE. Cuando vemos cuales son los problemas 1, 2 y 3… todos tienen que ver con empleos, empleos, empleos.”

Afirma que está muy contenta con esta cartera porque “pienso que estoy realmente en el corazón del problema. Pero no puedo hacer esto sola. Toda la agenda de la Comisión de Juncker está enfocada en los empleos, el crecimiento, la justicia y el cambio democrático. Toda la agenda de la Comisión Europea dirige el foco en los problemas de la gente.”

El entrevistador le recuerda que las ‘aptitudes’ y la ‘movilidad’ son dos palabras que han sido añadidos al nombre de su cartera. La Señora Thyssen lo justifica: “Tenemos un mercado laboral que no está funcionando de forma excelente. Uno de los problemas es que hay muchas personas desempleadas pero que también hay muchas vacantes sin cubrir. No es solo una cuestión de tener buenos servicios públicos de empleo. También es una cuestión de aptitudes. ¿Tiene la gente las adecuadas? Sabemos que necesitamos más aptitudes para las profesiones de la Ciencia, la Tecnología, la Ingeniería y las Matemáticas. Si miramos a los números del desempleo, vemos que la peor situación es la de los menos aptos. La formación profesional y otras es una herramienta muy importante para el empleo y la política social porque si formas a las personas en un aprendizaje, en un periodo de prácticas, en la formación profesional cuando todavía son jóvenes, tendrán muchas más posibilidades de tener éxito en el mercado laboral.”

También la movilidad está en la agenda, dice Marianne Thyssen. “En primer lugar debemos defender la movilidad y la libre circulación de las personas como un derecho fundamental y como una de las piedras angulares del mercado interior. ¡No puedes decir que tenemos un mercado interior solo de bienes y de capitales, y que las personas no pueden moverse! No puedes tener un establecimiento libre si no puedes moverte. Ni puedes tener una libertad de servicios si no puedes llevar a gente contigo para trabajar en otro país de la UE por un cierto periodo. Pero es evidente que no podemos ser ciegos ante los problemas que puedan existir. Es por lo que debemos mirar a la legislación que tenemos actualmente. Soy feliz que hemos adoptado ya una directiva de aplicación para el desplazamiento de trabajadores. Esperemos que esto pueda ayudarnos de verdad porque necesitamos echar una mirada a la propia directiva del desplazamiento de trabajadores, esperamos en 2015. También tenemos que mirar a la regulación sobre la coordinación de los sistemas de seguridad social. Si alguien se mueve a otro país de la UE o está en una situación transfronteriza, ¿a qué provisiones de seguridad social tiene derecho y cuándo? ¿Cómo se calculan, sobre qué base, y quién paga? El turismo social nunca ha sido el objetivo de la libre circulación, pues esto es algo que tenemos que evitar. Necesitamos comprobar y ver si hay problemas. Si hay muchos puede que algo esté mal con la legislación y tengamos que abrir la caja de Pandora…”

El entrevistador le pregunta: “¿Cómo tiene Ud. pensada impulsar la implementación de la garantía juvenil de la UE? A lo que Marianne Thyssen contesta: “El dinero está disponible en este momento pero ¿hay suficiente capacidad en todos los países de la UE para absorberlo y de hacer lo que se acordó? Estamos intentando ayudar a los Estados Miembros a usar los fondos de la mejor manera posible. Sin embargo, la mejor cosa que puede suceder es que tengamos crecimiento y que se creen más empleos. La gente puede entrar en una transición hacía un empleo, ¡pero evidentemente debe haber un empleo al otro lado del túnel!”

¿Qué es lo que quisiera ver cumplido al final de su mandato? Dice:”Considerando mi cartera, que haya menos desempleo y menos pobreza sería un éxito, no solo para mí pero para todo el equipo de comisarios. No sé si seremos capaces de hacerlo en cinco años. Pero espero por lo menos que las gentes habrán visto que hemos tomado acción para generar una sociedad más justa y que Europa les está protegiendo. Espero que entiendan que estamos incitando a los Estados Miembros a emprender reformas estructurales, no quitarles sus derechos pero tener sistemas de seguridad social sostenibles y asegurar que la próxima generación de personas disfrutará de estos derechos. Si perciben a Europa de nuevo de esta manera, entonces seré feliz.”

No estaría mal volver los ojos atrás, para no olvidar lo que significa una Europa Unida y ser y sentirse europeos. Si no nos sentimos europeos no podemos construir Europa. Volvamos a los orígenes del espíritu europeo: entre muchas muestras, una pequeña aquí.


Y, con respecto a las aptitudes y la movilidad, Leopoldo Abadía contaba, con el sentido común que le caracteriza, en una conferencia a los estudiantes de la Universidad de Navarra que hay que aprender el inglés y otra lengua europea hasta el punto de ser capaces de pensar en ellas, y no tener que estar traduciendo mentalmente. Esto es exigente. Para conseguirlo no es suficiente estudiar las lenguas, hay que practicarlas con frecuencia. En esto ayuda mucho tener amigos en otros países europeos. Hoy es mucho más fácil comunicarse que antes...

jueves, 8 de enero de 2015

La empleabilidad resumida en 10 dibujos

José María Pérez, "Peridis", recibió el Premio de la Fundación Novia Salcedo en 2008, en la categoría Personas, por su trayectoria personal y profesional.
En este vídeo publicado recientemente ha resumido, con sus rápidos y conocidos dibujos, las diez claves que él considera importantes para la empleabilidad de los jóvenes. 

Sabemos que muchos de vosotros pensaréis: "Tanta teoría no resuelve el problema que se encuentran la enorme cantidad de jóvenes parados que pretenden acceder al mundo laboral"
Y tenéis razón en parte... Pero tampoco está mal, de vez en cuando, revisar los puntos débiles que se podrían mejorar en esa tremenda lucha diaria que supone la búsqueda de un empleo.

Por si os puede ayudar, lo reproducimos...




miércoles, 7 de enero de 2015

Innovación en la educación: nuevos profesionales para nuevos tiempos


Hoy queremos compartir con vosotros un artículo de Rafael Pilar, profesor del Centro San José de Calasanz de Santurtzi y gran amigo de la Fundación. 

Recientemente les hablaba de los nuevos perfiles de profesionales que están exigiendo las empresas en sus contrataciones. Les decía que ya no es suficiente con jóvenes que obtengan un título con buenas calificaciones como garantía de éxito. Si algo nos ha demostrado esta crisis, es que con un título o un buen expediente académico las puertas no se abren al grito de “Abra Cadabra” o peor aún, no garantiza permanecer en la empresa para aquellos que sí lograron abrirlas hace muchos años. Hoy en día las empresas buscan titulados con una serie de competencias adicionales como habilidades de comunicación, capacidad para trabajar en equipo, que aprendan rápido de sus errores, a poder ser de forma autónoma, capaces de tomar decisiones y además de resolver problemas. ¿Qué les parece? ¿Encajaba usted en el perfil al acabar sus estudios y buscar trabajo?

Este mercado laboral globalizado, descarnado, que no entiende de sentimientos ni fronteras, tiene nuevas necesidades y por lo tanto nuevas exigencias al mundo educativo. En la Formación Profesional desde hace ya unos años nos hemos tenido que adaptar a marchas forzadas a esta nueva situación porque todo nuestro alumnado debe hacer varios meses de prácticas en empresas para obtener su titulación. Hemos visto cómo ha ido cambiando el panorama en los últimos años, hasta convertirse en una necesidad, ya apremiante. ¿Pero está respondiendo la escuela, los sistemas de formación a estas nuevas necesidades? ¿El mundo educativo y los profesionales de la formación  estamos preparados para lo que se espera y exige de nosotros?

Tal vez sea interesante dar un salto en el tiempo y pensar a qué dedicamos nosotros el tiempo en nuestros estudios y de qué nos ha servido en nuestras trayectorias profesionales. ¿Qué nos habría bien saber para ese viaje y qué cosas han venido en nuestra mochila y no las hemos necesitado para nada? Muchos de ustedes recordarán haber pasado muchas horas en el colegio buscando el máximo común divisor o el mínimo común múltiplo, con afición por esconderse por lo visto. También descomponer polinomios por Ruffini nos ocupó una temporada o resolver raíces cuadradas por ejemplo. Horas y horas dedicadas a saber de memoria unos verbos irregulares que no sabíamos donde poner o resolviendo integrales. Por no hablar de los idiomas, años superando exámenes que a nadie garantizaba contestar bien a un turista que buscaba una calle en Bilbao. ¿Le ha ayudado mucho en la vida todo esto?

Rafael Pilar


Esta claro que reformas como el Plan Bolonia en la Universidad o las diferentes iniciativas de Formación en Alternancia en la FP buscan recortar la clásica brecha entre empresa y escuela, hoy más patente que nunca, puesto que las necesidades empresariales han evolucionado mucho más rápido que las diferentes reformas educativas. 

Debemos ser valientes en los entornos educativos si de verdad queremos preparar a nuestro alumnado para los retos que les están esperando ahí fuera. No debemos obsesionarnos con hacer superar al alumnado unos temarios comprimidos, muchas veces poco adecuados y desde luego alejados de lo que empresas y sociedad esperan de ellos en su desempeño laboral. Sin ningún miedo debemos ajustar las metodologías de enseñanza, temarios y tecnologías poniéndolas, como mero instrumento, a lo verdaderamente importante: el enriquecimiento y desarrollo personal y profesional del estudiante. Permitirle entrenar y aprender cosas que de verdad va a necesitar en su vida laboral y personal. Vamos, en otras palabras, que sean capaces al final de su periplo educativo, de hablar solventemente dos o tres idiomas, de aprender por sí mismos, de realizar análisis críticos de situaciones y datos para llegar a una idea concisa de un asunto. Que, como la vida misma, estén habituados a trabajar con otras personas, a comunicarse adecuada y constructivamente. Que sean capaces de buscar y gestionar información relevante, imagínense hoy en día entre océanos de datos, que les lleve a una toma de decisiones adecuadas. Que no teman al error, que lo busquen, que aprendan de él, que sean capaces de superarlo, como dijo Goethe “la única persona que no se equivoca, es la que no hace nada” Y ahí vamos al quid de la cuestión: ¿cómo se puede lograr eso en los colegios? Dejando hacer, no hay otra vía. El alumnado debe trabajar en metodologías de aprendizaje que les permita “learning by doing” o lo que e lo mismo aprender haciendo. ¿Se imagina aprender a hacer una buena tortilla sólo estudiando la receta de Argiñano y superando varios exámenes? Mi ama, que nunca superó ninguno, la hace maravillosamente. Claro después de muchos años de práctica.

Queremos que nuestro alumnado adquiera esas competencias técnicas y personales que la empresa valora en un buen candidato. Para ello docentes y centros educativos hemos emprendido un camino de no retorno en el que el aprendizaje por proyectos, la resolución de proyectos, la evaluación de competencias y de conocimientos aplicados, emprendizaje, simuladores, presentaciones, exposiciones orales han tomado las aulas. Conceptos como entrenamiento de inteligencias múltiples, Desing Thinking o desarrollo de la creatividad, están tomando las aulas progresivamente. Esto ha exigido y lo hará más aún, un cambio en el rol del profesor. De ser un transmisor de los conocimientos que tiene de un tema estamos pasando a ser entrenadores, coachs si me permiten, guías, asesores, orientadores y sobre todo, por encima de todo, motivadores. La motivación en el alumnado es la llave que lo arranca todo. Si como docentes somos capaces de lograr que el alumnado afronte sus proyectos educativos con la motivación del que hace algo que le gusta, que le entretiene, que le apasiona… nunca nos olvidarán y estarán eternamente agradecidos. Es lo que el experto mundial en educación,  Sir Ken Robinson, llama “El Elemento”. Aquellos alumnos, motivados, apasionados que aman aquello que hacen, sin duda cambiarán su entorno y tienen muchas posibilidades de guiar su propio destino profesional.


Pero aún queda otro reto, que tal vez afrontemos en otra ocasión. Volviendo a la pregunta de qué me hubiera venido bien saber en este trayecto ¿qué me dicen de cómo vivir en pareja? ¿cómo negociar con los bancos y evitar algunas de las sorpresas que llenan la prensa estos tiempos? ¿cómo relacionarnos de forma sostenible con el planeta y sus habitantes? ¿cómo cuidar de mi cuerpo y alimentarme adecuadamente? ¿cómo no caer en depresión o superar la soledad? ¿cómo encontrar el equilibrio emocional? y ya puestos ¿cómo ser feliz?, ahí es nada. No me cabe duda de que en la educación del futuro, estos temas clave, “los temas” diría yo, tendrán su espacio, su tiempo y sus gurús. Otro reto para la educación del futuro.