miércoles, 7 de octubre de 2015

Lo que valen un futbolista de la Premier League y un científico ganador de un Premio Nobel.

El pasado martes 6 de octubre 2015 descubrí en el rincón abajo a la derecha de una página de El Correo una noticia apenas visible: “Expertos en enfermedades parasitarias ganan el Nobel”. Los expertos son dos científicos, el irlandés Wiliam C. Campbell y el japonés Satoshi Omura, por el descubrimiento de un nuevo fármaco que ha ayudado en la lucha contra dos enfermedades parasitarias provocadas por gusanos parásitos,  y una científica china Youyou Tu, por descubrir una nueva terapia contra la malaria. Nada de grandes titulares. Ninguna foto.



El día siguiente, 7 de octubre, también en El Correo, veo en la página 58 un artículo que ocupa casi todo una página con un titular enorme: “Nos sentimos más valorados fuera de España”. Y una foto muy grande del futbolista Santi Cazorla quien hace esta afirmación a su entrevistador, Rodrigo Errasti. Cazorla es asturiano y juega en el Arsenal de la liga inglesa y en la selección de España.

¿Cuánto dinero recibe cada científico del Premio Nobel? En 2015, el premio es 8 millones de coronas suecas, o sea del orden de 800.000 de euros, y una medalla de oro. Pero ese dinero no es para cada uno, es el total a repartir.  A Wiliam C. Campbell y el Satoshi Omura tocan a cada uno un cuarto del premio, o sea unos 200.000 euros, y a Youyou Tu, la mitad, es decir unos 400.000 euros. Es bastante habitual que los premiados comparten ese dinero con sus colaboradores.

En otro sitio leí que Cazorla gana al año en el Arsenal el equivalente de 6,2 millones de euros “brutos”. Supongo que cuando el futbolista habla de su “valoración”, querrá decir esto: lo que vale en millones de euros. Si lo valoran más en Inglaterra será porque cobrará más allí. Aunque en cada caso ganaría millones, allí o aquí.

 No es raro que un futbolista de élite se compre un Ferrari, un Lamborghini, o parecido para dar visibilidad a lo que vale. Pero tendrá que saber bien donde están los radares de tráfico, porque tiene más probabilidad de perder puntos en su carnet de conducir que una señorita con su mini.

Está claro que si medimos el “valor” de una persona en euros, un Premio Nobel con su medalla de oro vale muy poco comparado con un futbolista de “élite” aunque este nunca haya ganado un “Balón de Oro”. ¿Pero si lo midiéramos en “capital humano”…?

Y para la prensa: cuanto más valor en euros, más superficie de página.

Aunque me gusta también ver de vez en cuando un buen partido de futbol (los hay pocos realmente excelentes), pienso que el “valor” de un futbolista de primera es muy exagerado comparativamente a un gran científico, reconocido a nivel mundial, pero lamentablemente solo conocido en los círculos de intelectuales y científicos.


Qué le vamos a hacer, así es nuestra sociedad…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada