lunes, 27 de enero de 2014

La densa niebla

Poema de Luis Cañada Vicinay, Presidente de Fundación Novia Salcedo

La densa niebla es al sol
lo que una catarata a nuestros ojos
sobre la que no se aprende durante la educación.

Los ciudadanos con frecuencia se pierden,
nos perdemos los más jóvenes,
los más jóvenes…  nos perdemos.

En la naturaleza sucede que la manada
rechaza al individuo perdido de otro grupo
sin darle ni pan ni agua.

La manada humana hace lo mismo,
pero dándole un billete de…
tren… avión… bus…

¿Quieres que te enseñe el mío?
No, gracias.

Que, ¿qué necesitamos y no tenemos?
!Empleo¡
 Ni siquiera decimos empleo digno, aunque debe serlo

De la naturaleza se aprende
que la maleza cierra los caminos
y la sabiduría animal
 se afana en encontrarlos.

Los caminos que nos llevan al empleo juvenil son difusos,
de pronto desaparecen y te encuentras en el mato,
la brújula se vuelve loca,
la sombra  desaparece,
los árboles y rocas se quedan sin musgo,
no hay orientación, y…
los trolls guardan los accesos.

Que, ¿qué queremos?
Devolver a la sociedad lo que nos ha dado,
que los que nos sigan no sufran estos problemas,
que no nos piquen el billete.
Queremos quedarnos.
… ¡Nos quedamos¡

La Gaiavisión del empleo juvenil vista desde Pegasus
nos permite decir que con la misma forma:
de hacer política y empresa,
de entender la educación, el trabajo, la cooperación y el poder
de integrar a la mujer
de compartir resultados y emotalento
de ser flexible y de  comprometerse …
no se llega a ninguna parte

Al trabajo juvenil conducen muchos accesos ahora  cerrados.
Sin saber por qué, o quizás sabiéndolo,
ha crecido una espesa maleza que los oculta.
Pegasus nos sugiere que la sabiduría es
el arte de encontrar los accesos ocultos por la maleza.

Cooperando los vamos a encontrar.


     

sábado, 18 de enero de 2014

Los mayores riesgos para el mundo...


El Informe Global Risks 2014 (*) del Foro Económico Mundial, presentado el pasado 16 de enero 2014, analiza con una perspectiva de diez años, 31 riesgos mundiales de naturaleza mundial que podrían causar impactos negativos importantes en las industrias y los países, si se concretan. Los riesgos se agrupan en cinco categorías – económica, medioambiental, geopolítica, social y tecnológica – y se miden tanto en términos de sus probabilidades de concreción, como en su impacto potencial.

El informe llega a la conclusión que la disparidad de los ingresos, en concreto la brecha crónica entre los ingresos de los ciudadanos más ricos y los más pobres, es el riesgo que más probablemente podría causar graves perjuicios a escala mundial en la próxima década. Otros de máxima importancia son episodios meteorológicos extremos, el desempleo (en particular el juvenil) y las crisis fiscales.

Los 5 riesgos considerados los más probables son, en este orden:

1.    La disparidad de ingresos (riesgo social)

2.    Episodios meteorológicos extremos (riesgo medioambiental)

3.    El desempleo y subempleo (riesgo económico)

4.    El cambio climático (riesgo medioambiental)

5.    Los staques cibernéticos (riesgo tecnológico)

Los 5 riesgos considerados de mayor impacto potencial son:

1.    Crisis fiscales (riesgo económico)

2.    Cambio climático (riesgo medioambiental)

3.    Crisis del agua (riesgo medioambiental)

4.    Desempleo y subempleo (riesgo económico)

5.    Interrupción crítica de la infraestructura de la información (riesgo tecnológico)

Jennifer Blanke, Economista Jefa del Foro Económico Mundial, advierte que la interconectividad de los riesgos hace que sus repercusiones negativas sean más pronunciadas ya que, en su conjunto, pueden ejercer un efecto aumentado.

 
 
El informe considera, en particular, los dos desafíos altamente asociados a los que hacen frente los jóvenes que llegan a la mayoría de edad en la actual década de menores oportunidades de empleo y costos crecientes de la educación, y evalúa su impacto sobre la estabilidad política y social así como el desarrollo económico. Ante el hecho de que más del 50% de los jóvenes de algunos países desarrollados estén buscando trabajo y de que hay un nivel creciente del empleo informal en regiones en desarrollo donde vive más del 90% de la juventud del mundo actual; el Informe brinda perspectivas de cómo pueden desplegarse medidas tecnológicas y de otra índole a fin de mitigar una parte de este riesgo.

 
David Cole, Jefe de Riesgos del Grupo, de Swiss Re, manifestó: “Hoy en día muchos jóvenes se enfrentan a una situación muy difícil. Como resultado de la crisis financiera y la globalización, la generación más joven de los mercados maduros lucha contra una situación desesperada, con cada vez menos oportunidades de trabajo, y con la necesidad de soportar el envejecimiento de la población. Aunque en los mercados emergentes hay más trabajo, los trabajadores aún no poseen el amplio conjunto de aptitudes necesarias para satisfacer la demanda. Es vital que nos sentemos con los jóvenes ahora y empecemos a plantear soluciones que tengan como objetivo crear sistemas educativos más adecuados, mercados de trabajo funcionales, intercambios eficaces de competencias y el futuro sostenible del que todos dependemos”.

(*) El Informe Global Risk 2014 ha sido desarrollado con contribuciones de expertos de las compañías Marsh & McLennan, Swiss Re, el Grupo de Seguros Zurich, la Oxford Martin School (Universidad de Oxford), la Universidad Nacional de Singapur, y el Centro Wharton de Gestión del Riesgo y de Procesos de Decisión (Universidad de Pennsylvania).

martes, 14 de enero de 2014

Una juventud en pleno empleo, un futuro a nuestro alcance

Un artículo de Luis Cañada, Presidente de la Fundación Novia Salcedo, publicado en "Estrategia Empresarial" en estos días de Enero 2014
 
Vivimos tiempos aciagos para partes notables de la sociedad europea. Especialmente, en la Europa mediterránea, a la par que en otros lares, y en particular en las conocidas como economías emergentes, sus ciudadanos viven tiempos de bonanza y esperanza ya que ven cómo cada día son más las personas que adquieren acceso a una vida digna. Bien por ellos, ya que están recorriendo el camino que algunos de nosotros estamos desandando.
Los números fríos son demoledores: tres millones de jóvenes desempleados en España; seis en la  UE y 75 en todo el mundo: Y, según la OIT, es necesario crear 600 millones de puestos de trabajo dignos en 10 años para dar acogida a la juventud que año a año se incorpora al mundo laboral. Todo ello, en un contexto en el que nadie sabe cómo se va a poder resolver el problema, a la vez que simultáneamente hay muchos movimientos locales tratando de resolver problemas locales, problemas que con frecuencia obedecen a puntos de partida, intereses y objetivos diferentes por no decir opuestos. Y en ello algunas:
 
 
Certezas globales: quienes tienen las capacidades para crear los empleos que necesitan nuestros jóvenes son las empresas, aunque puedan existir otros agentes creadores de empleo. Y las empresas, como ser vivo social que son, necesitan regenerarse en base a dos ideas: el emprendimiento de nuevas empresas y la cualificación ascendente de sus personas, sustentada por la formación para poder mantener una tensión constante de creación e innovación. El trabajo es un medio de integración social ya que es el vehículo que nos hemos dado para la aportación de valor de los ciudadanos a la sociedad.
Certezas locales: hay muchos entornos locales con interpretaciones divergentes de los ‘cómos’ y ‘qués’ de las empresas y de los empleos. ‘Cómos’ y ‘qués’ que tienen una posición de privilegio en la Unión Europea, lo que ha permitido que una parte notable de sus países disfruten de una sociedad del bienestar, que es lo más avanzado y digno que en este sentido ha conseguido la humanidad. Por ello, Europa tiene mucho que aportar al mundo en términos de empleo juvenil.
Incertidumbres: por un lado están quienes piensan que los avances tecnológicos, cada vez más acelerados, van a ser capaces de crear las estructuras de pensamiento y sociales para la emergencia de nuevas formas de ser, hacer y pensar que derivarán en necesidades masivas de empleo; por otro lado están quienes opinan lo contrario, que estamos en el camino de alcanzar un nivel tecnológico que paulatinamente irá prescindiendo del  empleo, tal y como lo conocemos hoy. En cualquier caso, volverán las crisis y si no se toman medidas globales las sufrirán los grupos de población más vulnerables, entre los que se encuentra la juventud. Y...
 
Un valor: los derechos a cobrar pensiones emanan del número de personas trabajando y la forma natural de reponer la tasa de jubilación es mediante la entrada de nuevos trabajadores al mundo laboral: los jóvenes trabajando son un valor en alza.
Una lección: siempre hay explicaciones que permiten entender por qué en unos lugares hay desempleo juvenil y en otros no; y con las explicaciones hay soluciones, que no precisamente suponen grandes presupuestos públicos, si los ciudadanos de cada lugar saben y quieren aprender hacer y cambiar.
Una necesidad: donde el desempleo juvenil está mal, como aquí, hay que recuperar el valor social  del sentido empresarial, del esfuerzo y de la productividad.
Una carencia: se echa en falta un movimiento global de la sociedad civil que tenga por objetivo hacer prospectiva sobre el empleo juvenil, que ponga en común las mejores prácticas, que reflexione sobre los fallos y errores para aprender de ellos, que permita asegurar la ‘Garantía Juvenil’ mediante la cual ningún joven, en ningún lugar, ha de estar más de cuatro meses inactivo.
 
La solución a este grave problema es el "Proyecto Pegasus", concebido e iniciado en Bilbao por Fundación Novia Salcedo. Un proyecto que tiene como objetivo crear un movimiento internacional de reflexión, pensamiento y acción que sitúe el empleo juvenil en la Agenda Global del Desarrollo Humano y cuya meta final sea la Declaración de la Década del Empleo Juvenil 2019-2028 por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas. 

miércoles, 8 de enero de 2014

"No somos capaces de ver lo que aporta la juventud como un valor y es un error"

Una entrevista con Luis Cañada Vicinay, presidente de la Fundación Novia Salcedo, publicada en el número de enero 2014 del semanal Bilbao. Para verlo hacer clic en la imagen.

http://www.noviasalcedo.es/upload/publica/Luis%20CañadaBilbao2_1.pdf

sábado, 4 de enero de 2014

La relevancia de la Filosofía hoy


“La sociedad moderna se está afrontando a una crisis de valores y pocos de nosotros parecen saber dónde estamos en los asuntos más importantes del día. Se piensa que las respuestas tradicionales del pasado son irrelevantes en nuestro mundo complejo. Toma una lista al azar de tu periódico – el aborto, la vivienda abierta (*), la liberación de la mujer, el clientelismo político, la homosexualidad, los programas de bienestar, el hambre en el tercer mundo - ¿Cuántos de nosotros sabemos qué posición se debe tomar en estos y otros asuntos similares? El mundo ha cambiado, en parte como consecuencia de los avances muy fuertes de la ciencia y de la tecnología; pero ningún pensador serio puede culparles de toda la confusión y la incertidumbre que nos preocupan. El mundo moderno no es más que el producto final de las elecciones que hemos hecho libremente. Es un reflejo de los objetivos autodeterminados, de prioridades que hemos establecido, y de los valores relativos que hemos puesto en las cosas.

La ciencia y la tecnología han dado al hombre la facultad de dejar sus huellas en la luna, pero ninguno ha sido involucrado en el juicio de valor sobre si se debía construir cápsulas para transportar astronautas al espacio exterior. Y los científicos están ahora capacitados de producir vida en un tubo de ensayo. ¿Es esto otra de las realizaciones magníficas del hombre o apunta al sacrilegio, a un mal uso horroroso del conocimiento humano? Cuestiones como estas implican claramente valores morales y sociales – y los valores son el coto propio de la filosofía.

Si queremos encontrar nuestro camino por un sendero oscuro, entonces es la filosofía la que debe encender la linterna. Ninguna otra disciplina puede ayudarnos. La historia puede contarnos cómo los hombres actuaban en el pasado; puede contarnos qué objetivos perseguían, o podemos adoptar estos valores como nuestros propios. La ciencia puede darnos el poder para transformar la faz de la tierra y extender nuestro dominio más allá de nuestro planeta. Pero la ciencia nos es más capaz que la historia cuando se trata de evaluar un curso apropiado de la acción humana. La historia y la ciencia constituyen el conocimiento del poder, pero se quedan mudas en el ámbito de los valores. Solo la disciplina de la filosofía puede distinguir el bien real del aparente, los deseos desordenados de las necesidades legítimas, y el correcto orden de prioridades siempre que los deseos individuales (y también los derechos legítimos) entran en conflicto con el bien común de la sociedad como un todo – una circunstancia que hoy es un lugar común.

Aristóteles subrayaba el papel de los valores para determinar el curso de las acciones humanas en su Ética Nicomáquea. Dijo que la conducta moral de los que valoran la riqueza será determinada por valores monetarios, mientras los que estiman el honor actuarán de forma que el honor les sea reconocido. Esta verdad eterna sugiere que las acciones de los individuos están invariablemente sumamente afectadas por lo que más valoran. Los pensamientos de Aristóteles fueron expresados mucho antes que 2000 años, pero siguen válidos hoy igual que en la antigua Grecia. Porque la naturaleza humana es inmutable, el hombre moderno puede leer a los grandes filósofos de las edades y, a través de ellos, redescubrir los mismos principios que necesita para orientar su vida en el siglo XX.”

¿El siglo XX? Sí, estimado lector, no es un error, porque el texto anterior es la primera parte de un artículo que fue escrito hace 39 años por Otto A. Bird, Profesor de la Universidad de Notre Dame, Indiana, EEUU, en el Libro del Año 1975 de la Enciclopedia Británica, y que llevaba el mismo título, “The Relevance of Philosophy Today”. Otto A. Bird murió en 2009 a los 94 años.
¿No parece que podría ser escrito en el Siglo XXI? En esta enésima revolución industrial o tecnológica que estamos viviendo, ¿necesitamos cada vez una revolución de los valores? ¿Debemos “innovar” también los valores? ¿O es mejor aplicar los valores de siempre?

(*) “Vivienda abierta” – “open housing”, se refiere a un mercado de la vivienda en el que no hay discriminación a la hora de alquilar o comprar una vivienda. El término apareció en las leyes de EEUU en los años 1960.