sábado, 18 de octubre de 2014

La Fundación Jean Monnet entrega su Medalla de Oro a los tres presidentes europeos por su gestión frente a la crisis.

Ayer, 17 de octubre en su sede en Lausana, la Fundación Jean Monnet (*) presidida por José Maria Gil-Robles (**), entregó su Medalla de Oro a Herman Van Rompuy, Presidente del Consejo Europeo, Martin Schulz, Presidente del Parlamento Europeo, y José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión Europea, como reconocimiento por haber sabido, cada uno encabezando sus instituciones respectivas, afrontar de manera solidaria los desafíos a los que se enfrenta Europa, preservando el marco original que preside la construcción europea, en el espíritu del método comunitario imaginado por Jean Monnet.

En su discurso de aceptación del premio, Herman Van Rompuy dijo, entre otras cosas:

“Como a todos los que han trabajado en la aventura europea, siempre me ha inspirado la acción y el pensamiento de Jean Monnet. Su profunda determinación europea, su sentido político, el pragmatismo cotidiano.”

“Hemos pasado el cabo de una crisis financiera y monetaria sin precedentes. Esta prueba la tuvimos que enfrentar con toda nuestra determinación políticaEn verdad, era la primera prueba real de la solidaridad europea, la primera prueba real de nuestra unidad, por primera vez tuvimos que mirarnos a los ojos frente al riesgo de la salida de un país de la zona euro, con todas las posibles consecuencias para la propia existencia de la eurozona.”

“Durante esos años tumultuosos se habló mucho de la solidaridad - la solidaridad entre los países, dentro de los países - y la responsabilidad - de cada uno frente a su propia suerte y la de Europa en su conjunto.”

“Un tema que constantemente volvió es el de nuestra interdependencia, esta maraña de vínculos, visibles e invisibles, que conectan nuestros países y nos unen en un destino común. Bajo el impacto de la crisis, nos dimos cuenta hasta qué punto estábamos soldados los unos a los otros.”

En el corazón de la acción de Jean Monnet siempre ha existido este concepto central de solidaridad: la solidaridad de hecho’ anudada con logros concretos, a los que ha dedicado treinta años de su vida, empezando ciertamente con la Comunidad Europea del Carbón y del Acero - cuyo objetivo declarado era cambiar el destino del mundo. Misión cumplida. Hoy nuestra interdependencia, que no es otra que esta solidaridad de hecho - muy concreta, muy real a la que aspiraba Jean Monnet.”

“Como presidente de este espacio, he concebido mi papel como un guardián de confianza en torno a nuestra mesa, como un constructor de consensos. La confianza es un elemento clave para construir la solidaridad entre las partes de un todo, y nutrir esa confianza, es un trabajo de todos los días.”

“Pero no nos pongamos un velo delante de la cara. Estas decisiones, las hemos tomado con los pies en el borde del abismo, con la espalda contra la pared, con el cuchillo en la garganta... Es la urgencia la que ha sido la partera de estas decisiones difíciles. Eso es lo que me preocupa para el futuro.”

“Hoy la urgencia ya no rabia, pero nuestros problemas de fondo aún no están resueltos. Con respecto al desempleo, el crecimiento, nuestros modelos sociales... todavía hay tanto que hacer.

El reto es mantener el impulso, seguir adelante sin el aguijón de la emergencia. De otro modo, el riesgo es que nos quedamos atascados en una crisis lenta y lánguida.”
Los dirigentes del nuevo ciclo “saben que lo que está en juego en este año 2014 en el fondo no difiere básicamente del reto al que se enfrentó a Jean Monnet a la salida de la segunda guerra: hacer prosperar nuestro modelo europeo, nuestra calidad de vida.”

Martin Schulz por su parte recordó que el desempleo juvenil es en la actualidad el problema más apremiante en Europa. "La credibilidad de Europa está en juego. Tenemos que ganar la lucha contra el desempleo de los jóvenes ", dijo el Presidente del Parlamento de la UE. “La supervivencia de Europa depende de ello




José Manuel Barroso llamó "a  redescubrir el orgullo de ser europeos." Que sea un orgullo legítimo, porque la UE sigue siendo muy atractiva no hay que mirar más que a las fronteras al Este y al Sur”








(*) La Fundación Monnet por Europa fue creada en 1978 por Jean Monnet, uno de los padres fundadores de la construcción europea, y a la que ha confiado el conjunto de sus archivos. Siendo una institución independiente de pura utilidad pública, beneficia del apoyo de la Confederación suiza, del Estado de Vaud y de la ciudad de Lausana. Su objetivo es contribuir a los esfuerzos dedicados a la construcción de Europa inspirándose en el pensamiento, el método y la acción de Jean Monnet.


(**) José Maria Gil-Robles, profesor titular de la cátedra Jean Monnet en la Universidad Complutense de Madrid y ex Presidente del Parlamento Europeo y del Movimiento Europeo Internacional, preside la Fundación desde el 1 de enero de 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada