martes, 2 de septiembre de 2014

El sueño de los becarios: 81.000 dólares al año

Por raro que parezca, hay talento muy bien remunerado en este mundo inmerso en una profunda crisis económica. Según `El Confidencial´ hasta 81.000 dólares anuales puede llegar a percibir un becario, en Silicon Valley la referencia mundial en lo que a tecnología se refiere. Esta próspera región del Estado de California se ha propuesto reconocer y premiar el talento juvenil, una iniciativa única –tanto por el salario, como por los valores que representa- a nivel global.

Jóvenes en Silicon Valley. /Blog Yuzz

Es triste reconocer que la precariedad laboral de los becarios es una realidad extendida por la mayoría de regiones en el mundo. Donde el sueldo apenas llega para cubrir las necesidades básicas de una persona, por no hablar de la odisea que supone el plantearse el acceso a la vivienda. A esta situación hay que añadir la tensión con la que se debe acometer el trabajo debido a la caducidad de los contratos. Su corta duración, se ha convertido en norma durante este periodo de profunda recesión. Por no olvidar, los candidatos dispuestos a ocupar el puesto de trabajo al mismo salario o incluso menos. Al menor síntoma de debilidad, se corre el riesgo de perder el empleo. Esta es la desoladora situación que acucia a los jóvenes en el día a día: es nuestra realidad.

La percepción que se tiene del joven y su talento en Silicon Valley es diametralmente opuesta. El verdadero valor de un empleado reside en la propia persona, por eso las grandes corporaciones que están allí afincadas –Facebook, Twitter, Microsoft, Google, etc.- cumplen esta máxima creando un entorno positivo para ellos. Este ambiente redunda en el propio beneficio de la empresa ya que está demostrado, que mediante esta particular filosofía el rendimiento es mayor. Otra de las particulares de este valle dorado es la captación de talento a edades muy tempranas, al igual que se lleva a cabo en los clubes deportivos. El factor humano es una piedra angular para estas multinacionales, el objetivo es contratar a jóvenes prodigios y que cumplan los 20 años con la cultura de la empresa interiorizada.

Este es el caso de Facebook, Marck Zuckerberg llamó directamente a Michael Sayman para contratarlo, principalmente por su habilidad para detectar las necesidades de los usuarios aunque también se encarga de la programación de `apps´. Así las cosas, este adolescente que va todos los días en bicicleta al instituto se ha convertido en el principal sustento de la familia. Según el responsable de recursos humanos de Google Lazslo Bock, “se trata de buscar jóvenes que propongan capaces de resolver problemas cuando no hay una respuesta obvia”. Bock asegura que en la Universidad se modela a los estudiantes para dar una respuesta a un inconveniente concreto. Se trata al fin y al cabo de explotar toda la creatividad de los adolescentes.

Marck Zuckerberg con el becario Michael Sayman. /Red Alert Politics

Este es un claro ejemplo del apoyo al talento juvenil de algunas multinacionales, donde el desorbitado sueldo sólo representa la punta del iceberg. El verdadero talento reside en la creatividad y el amable entorno del que disponen estos becarios. Esto contrasta con la situación mayoritaria de miles de jóvenes desamparados que luchamos por un puesto de trabajo. Los jóvenes queremos aportar valor a las empresas, pero la filosofía de Silicon Valley todavía se encuentra muy lejos de nuestra perspectiva actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada