miércoles, 31 de julio de 2013

La marca se desmarca. España se empaña

(Un artículo de Luis Cañada, Presidente de la Fundación Novia Salcedo y Director General de Vicinay Cadenas, 28 julio 2013)


Reflexiones sobre lo que puede ser el periodo 1998-2018 en España.

10 años, desde el 98 al 07, de crecimiento espectacular y de referencia mundial sobre el cómo bien hacer las cosas en muchos ámbitos, en casi todos, quizás con la excepción de la gestión del 11 M en 2004 lo que supuso, entre otras cosas, que debido a la mala gestión de la crisis por una política de información que no se ajustaba a la realidad, el PP perdiera, contra todo pronóstico, las elecciones generales y las ganara el PSOE. Con la perspectiva del tiempo se puede decir que aquella salvajada y su nefasto tratamiento por parte del gobierno bien pudo ser una coyuntura crítica que hubiera podido desembocar en una destrucción creativa sobre la transparencia en el entorno político, y luego por extensión en el no político, pero más bien ocurrió lo contrario, los fuerzas reaccionarias al cambio impusieron sus criterios de mejor no cambiar. Fue una ocasión perdida.

5 años, desde 08 al 13, de crisis espectacular en la que se pasó de ser la envidia de otros países de referencia a ese amigo con el que deseas no cruzarte en la calle porque no es bueno que te vean hablando con él. Se tardó mucho en reconocer la crisis que empezó siendo de origen bancario en USA y luego alcanzó a todos los sectores. En aquellos primeros meses España y su sistema bancario eran la referencia global, eran el modelo que permitía a nuestros políticos y empresarios ir por el mundo sacando pecho. No tardó en reventar el bluf  arrastrando al país en su conjunto en caída libre en todos los parámetros medibles sobre la calidad de vida ya que cayeron, y siguen cayendo, los servicios de: educación, sanitarios, dependencia, empleo, sociales, atención a las necesidades del ciudadano, investigación, entre otros  llegando a ser intervenido el país, aunque eufemísticamente la clase política trasmita por activa y por pasiva que de intervención nada. En esta caída libre el país se ha convertido en la anti referencia en desempleo total ya que el 28% de población y el 55% de la juventud están en paro. Por otro lado en este periodo se produce el inicio de las diligencias judiciales de cuatro casos que parece ser están destinados a convertirse en una coyuntura crítica que pudiera desembocar en la destrucción creativa perdida en el quinquenio anterior como consecuencia del 11M, se trata de: 1) el caso “Palma Arena”, que ya se ha llevado por delante a un ex-presidente de una Comunidad Autónoma, un ex -ministro, una ex-presidente de un Parlamento autónomo y a un ex miembro de la familia real, 2) el “caso Gurtel” que ya se ha llevado por delante al presidente de una Comunidad Autónoma  y en la derivada “caso Bárcenas” amenaza con llevarse por delante a una parte muy importante del gobierno actual si no a su totalidad, 3) el caso “ERE de Andalucía” que ya ha creado un terremoto en el gobierno de Andalucía donde su presidente ha puesto fecha de caducidad a su presidencia para el próximo mes de agosto y 4) el caso “Palau de la Musica” que está afectando de forma importante a Cataluña. En este contexto casi insostenible, de hecho nadie ha sido capaz de explicar con fundamento los por qué el país no revienta, surge una buena iniciativa desde el gobierno, la creación de la “Marca España”, iniciativa a la que le cuesta tomar vuelo porque quienes la abanderan están “tocados” por algunos de los casos arriba citados, así: el Rey debido al caso Urdangarin y el caso de los elefantes de primavera 2012 en el que se metió él solo, el presidente Rajoy porque preside el gobierno de un partido bajo sospecha por el caso “Bárcenas” y porque el país está, hablando coloquialmente, hecho unos zorros, el equipo de gestión de la “Marca España” porque no ha elegido bien sus personas como ha demostrado la necesidad de la destitución fulminante del nº 2 del proyecto por unas inconcebibles declaraciones justo después de la inauguración del Mundial de natación de Barcelona. Pensando estas cosas puede dar la impresión de que España se empaña. Pero hay más:

En estos días, el pasado 24, ha surgido otra vez el monstruo del accidente, la bicha se ha despertado, 79 personas sobre un total de 218 han fallecido y hay otras 30 en estado crítico. Estas personas no se merecían este destino y de alguna forma estas líneas son ellas las que las han inspirado. En el transcurso del tiempo post accidente se está demostrando que hay cosas que funcionan muy bien, como es la respuesta de la sociedad civil, de la base ciudadana y de las estructuras de servicios como es el caso de los sanitarios, policías, bomberos, incluso los equipos de limpieza y retirada de los materiales del desastre para dejar expeditas las vías y restablecer el servicio ferroviario. Esta última diligencia motivada por lo que parece una excesiva prisa en abrir las vías me preocupa porque en ella se pueden perder pruebas importantes de cara a la ingeniería forense del accidente que pueden actuar en detrimento del conocimiento de las causas raíz del desastre y hay cosas que suenan a hueco, a repetición de lo que se ha dicho en el pasado y que se ha olvidado tan pronto como las noticas han dejado ser portada en los telediarios.

La preocupación y percepción anteriores no son gratuitas ya que desde 2003 España se ha visto sometida a cuatro gravísimos accidentes, accidentes en los que los representantes políticos garantizaban que se llevarían a cabo investigaciones diligentes a fondo, como ahora. Me refiero a: 1) en mayo 2003 el Yak 42 en el que fallecieron en Turquía 62 militares españoles  y los 13 miembros de la tripulación. Para muchos ciudadanos el caso se cerró judicialmente en falso y en estos días se está abriendo una nueva sospecha de “chapuza” como consecuencia de unas declaraciones en sede judicial del Sr. Bárcenas; 2) en julio 2006, el metro de Valencia sufrió un accidente en el que fallecieron 43 personas, era el segundo más grave de la historia del ferrocarril en España, accidente que,  para muchos ciudadanos judicialmente se cerró en falso y que ahora parece que se abren vías para su revisión; 3) en agosto 2008, 154 personas volando en el JK 5022 de Spanair fallecieron como consecuencia de un accidente al despegar en Barajas, la investigación judicial se ha concluido con la acusación a dos técnicos de mantenimiento, acusación que no satisface ni a las víctimas ni a una parte importante de la sociedad;  4) en julio 2013, 79 personas fallecen en Santiago de Compostela en accidente ferroviario  de un tren Alvia circulando por el sistema de Alta Velocidad. Es el segundo más importante de la historia del ferrocarril español y el primero de la red de Alta Velocidad, red que es una de las partidas emblemáticas del portafolio de la “Marca España” al ser España el segundo país del mundo en líneas y kilómetros de Alta Velocidad ¿Puede afectar este accidente a la “Marca”?, con seguridad que sí, pero no tanto por el accidente en sí como por la secuencia de accidentes graves, como acabamos de citar, que ha sufrido la sociedad española en los últimos 10 años y que han tenido repercusión mundial como se puede acreditar acudiendo a las hemerotecas. Si dejamos fuera de nuestro pensamiento las muertes por terrorismo o desasistes naturales y hacemos la pregunta: ¿qué país ha sufrido en los últimos 10 años tantos accidentes y tan graves como España?, es posible que sea difícil encontrar  la respuesta entre los países con los que España debe compararse, países  que al fin y al cabo son los países hacia los que va enfocada la “Marca España”.

El conjunto de estos accidentes, así como su cerramiento judicial en falso en los casos ya juzgados, hacen que la “marca se desmarque” y que “España se empañe”  a la vez que obliga a realizar una reflexión sobre esta serie de percances. En un país de primer nivel es sumamente improbable, aunque posible, que las responsabilidades en todos los casos se resuelvan responsabilizando a las personas, que teniendo relación directa con los casos, se encuentran en  escalones más bajos de la escala de capacidades de toma de decisiones. Si los jueces lo dicen, seguro que esas personas han tenido responsabilidad en el caso, pero la pregunta es si ¿son los únicos?, o bien si ¿son los máximos responsables? En el mundo de la siniestrabilidad laboral española con demasiada frecuencia la respuesta a esta pregunta es que no son los únicos si bien también con demasiada frecuencia, no es fácil demostrar las responsabilidades de las personas responsables a medida que se sube en el organigrama de la organización ya que nuestro sistema judicial, siendo formalmente igualitario, no es lo suficientemente inclusivo. De esta forma aquí tenemos todos los mimbres para que se de una doble coyuntura crítica que desemboque en una doble destrucción creativa de la que emerja por un lado un estado de derecho mucho  más inclusivo que el actual y por otro una aproximación más seria y profesional al mundo de los negocios donde se  interiorice primero y se ponga en práctica inmediatamente después esas bellas palabras que por doquier citan los empresarios, ejecutivos y políticos: “las personas son lo primero”. 

De los hechos que estamos viviendo se puede concluir que en el verano de 2013 la “marca se desmarca de España” así como que por el camino que transita “España se empaña”.

5 años, desde 2013 al 2018, cambio espectacular, la sociedad finalmente ha aprovechado la  alta concentración de posibilidades de coyunturas críticas que han acabado desembocando en una destrucción creativa que: 1) ha sabido cómo dar más poder a más partes interesadas derivando en la total independencia de los tres poderes del estado: ejecutivo, legislativo y judicial, 2) ha empoderado a las personas y éstas han aprendido a ser más asertivas con los poderosos, 3) el mundo empresarial ha dejado de jugar,  hace lo que hay que hacer y se ha conjurado para “nunca más un accidente catastrófico”, 4) la sociedad en su conjunto es transparente y la transparencia es una herramienta para la confianza, la participación y el buen gobierno en las organizaciones. Como consecuencia de todo ello se sale de 10 años de crisis habiendo sabido hacer virtud de la dificultad creando los medios y capacidades para ser un país de referencia para la siguiente década. En 2018 España está desempañada y la marca España ahora tiene más sentido que nunca.


Luis Cañada

28 julio 2013


martes, 23 de julio de 2013

Volver a lo esencial

Un artículo de Juanjo Goñi

Nos va ocurriendo últimamente que en cada asunto que entra en revisión y al que se le exige una cierta transparencia encontramos anormalidades, motivos de abusos, malas prácticas inconfesables, incompetencias declaradas, y un sinfín de sinsentidos con los que hemos convivido durante mucho tiempo. El prestigio de las instituciones y de algunas personas significativas se viene abajo por la falta de coherencia entre lo que hacen y lo que deben hacer o dicen que deben hacer. Y esto pasa en instituciones básicas -públicas y privadas- de la convivencia organizada de que nos dotamos. Si los partidos nos representan poco y dicen ser el canal de representación de la voluntad popular; si los bancos no generan confianza y son los depositarios del futuro bienestar de los jubilados; si los educadores y autoridades no son modelo de conducta; y si los que recaudan no son ejemplo de honestidad, estamos ante algo grave, de fondo, que debe cambiar y mucho. 

Y esto también pasa en lo cotidiano de la consulta del médico. Cuando una señora sexagenaria dice a su hija “me he cambiado de médico porque el de antes no me miraba, sólo tecleaba lo que yo le decía” algo se está haciendo mal. Cuando el fracaso escolar no pasa de ser un dato en un ranking y no es el primer asunto que resolver por la sociedad, -educadores y no educadores-, algo se está haciendo mal. Cuando el trabajo cualificado es un bien escaso que hace emigrar a los jóvenes bien formados, algo se esta haciendo mal. ¿Pero qué nos ha pasado en este tiempo? Seguramente que hemos ido confundiendo lo esencial con lo formal o aparente, y los sucedáneos han invadido nuestra realidad. Y ahora cuando los sucedáneos se manifiestan como son, falsos imitadores, nos encontramos sin señuelos que seguir, con una sensación de falsedad social. Presumimos de cientos o miles de amigos en las redes sociales, cuando la amistad es otra cosa. Decimos que la economía está al servicio de la persona y de la calidad de vida, cuando los desahucios y embargos son práctica cotidiana. Decimos que el respeto es lo básico de una sociedad, cuando los insultos y las intrigas forman parte de la diversión y el entretenimiento televisivo. Decimos que la prioridad uno es crear empleo, y cada día aumenta el numero de parados y nadie sabe qué se está haciendo para que ello no ocurra. Decimos que tal medida creará estabilidad en los mercados y ocurre lo contrario. 


Juanjo Goñi en una mesa de trabajo del III Seminario Ícaro (centro)
 
Pero la gran pregunta es cómo salir de ésta, que no es solo una crisis económica pasajera, sino un alto en el camino y una vuelta a empezar desde lo esencial, construyendo unas nuevas relaciones laborales, sociales y de confianza, quizás antiguas en sus fundamentos pero con otros medios tecnológicos y otra formación de los ciudadanos. ¿Y qué es lo esencial? Lo que el sentido común liso y llano nos indica en relación con la lógica de la prudencia, el trabajo y la perseverancia, la salida de los dogmas, el conocimiento aplicado, la sustitución de algunos individuos como referentes sociales y el sentido de lo colectivo como pauta básica a considerar. No sé si es de sentido común que un banco pueda prestar en créditos hasta 10 veces lo que se dispone como dinero recibido por los ahorradores; antes no lo era, pero el actual sistema bancario funciona así; no sé si es de sentido común que el fondo de garantía de pensiones, sea el 6% del PIB, cuando debe representar los ahorros de los trabajadores durante varias decenas de años. Quizás tampoco tenga mucho sentido pasar 24.000 horas formándose para llegar a tener un titulo universitario y no encontrar trabajo; y si lo encuentras disponer solo de 1.200 horas de formación para el resto de tu vida profesional. Tampoco tiene sentido que sabiendo que vamos a una sociedad menos joven y que los cuidados van a ser el sector de actividad social más importante, no estemos educando a la sociedad para ello. Sin embargo los debates de la crisis se siguen planteando desde posiciones contrapuestas que cada uno defiende dependiendo de que lado le toque estar en cada momento. Por ejemplo, ahora toca debatir si autonomías si o autonomías no, que esto es muy caro y no se puede seguir así.  

Si el debate es sobre el modelo de centralización o descentralización de funciones públicas -que es esencialmente el tema- tengamos claro que esta decisión no es solo una cuestión económica, sino de eficacia y sentido de calidad en el despliegue de la función. Los servicios que los ciudadanos recibimos pueden diferenciarse entre los relativos a las cosas y los relativos a las personas. En los primeros hay economías de escala, pero en los segundos no. Si consideramos, por ejemplo, y aplicamos solo criterios de eficiencia en la salud, nos pasara lo de la señora que se ha cambiado de médico. Los tiempos de escucha del médico no se pueden pautar como el tipo de interés de un préstamo o la velocidad máxima de una carretera. La cultura, la educación, la salud, los servicios sociales y otros son -por naturaleza de su función- orientados a la persona, locales y cercanos. Todo empeño en centralizarlos y normalizarlos pasa por una pérdida sustancial de calidad de servicio, eso si muy barato en lo visible e inmediato, pero muy caro en las consecuencias porque se repetirán los servicios en detrimento del coste y la calidad. Por el contrario la gestión de las cosas debe concentrarse porque aquí si hay eficiencia por economía de escala en costes. Esto ocurre cuando podemos aplicar criterios normalizados de optimización de operaciones en costes, como cuando se trata de mantener una carretera, construir un edificio, organizar el suministro de agua o de recaudar impuestos. 

Lo sorprendente es que habiendo tanto conocimiento de éstas y otras cosas apenas se aplique. Quizás son los intereses personales de algunos pocos los que determinan lo que debemos hacer los demás, y así lo venden con seductores sucedáneos de los tópicos del momento, hoy la prima de riesgo, mañana las autonomías, después las elecciones,.. Y así la política de hoy se convierte en el arte de disfrazar la aritmética de los mercados en una u otra ética, casi sin ideología, ya que parece que no hay más opciones que salir de la crisis, pero no es así. Como ahora se dice: lo que toca no nos gusta a nadie, pero es lo que hay que hacer.  ¿A nadie se lo ocurre nada diferente? Suena extraño y cada vez más nos vamos dando cuenta de que presumimos de racionalidad cuando apenas la aplicamos para resolver problemas. 

Por supuesto que nos toca pensar más en las consecuencias de aquello que aceptamos como verdad y nos lo creemos, para que no sean nuevos sucedáneos de la verdad lo que adoptemos y sobre todo, expliquémoslo bien a los que vienen. Estos nuevos –los niños- aprenden todo lo que ven y oyen, a fuerza de escuchar lo mismo. En una conversación con una niña que arrojaba un envoltorio de papel al suelo, a la que le pregunté si sabía quién lo iba a recoger, me dijo diligentemente que el barrendero. Y a la pregunta de quién paga al barrendero me dijo que la comunidad. Pero no me supo decir que quién pagaba a la comunidad. No lo sabe -porque no le hemos enseñado- que parte de los trabajos que su padre o madre realizan y pagan en impuestos, son los que pagan al barrendero. Y que podrían ir a mejorar los servicios sociales, como otro empleo, para quizás el abuelo o el tío de la niña, y no a limpiar la calle que no habría que ensuciar. Para volver a lo esencial es fundamental saber de dónde vienen los recursos comunes, quienes los pagan y cómo se emplean. Y por supuesto, poder decidir después cómo emplearlos para mejorar el presente y preparar el futuro.

jueves, 18 de julio de 2013

¿Pero qué vergüenza es ésta? El pago de sobornos es práctica habitual en distintos países del mundo.

El Barómetro Global de la Corrupción 2013 publicado hace unos días en Berlín por la organización Transparency International revela que la corrupción es un fenómeno extendido en el mundo y más de una de cada dos personas cree que la corrupción se ha agravado en los dos últimos años. La constatación de este vergonzoso comportamiento en nuestras sociedades viene avalada por el siguiente dato: más de 1 de cada 4 entrevistados ha pagado un soborno en los últimos 12 meses.
 

El informe se basa en la mayor encuesta de opinión pública sobre corrupción a nivel mundial realizada por un organismo independiente y destaca que el pago de sobornos en el mundo continúa siendo sumamente elevado. 114.000 personas de 107 países han respondido a la encuesta de Transparency International y el 27 por ciento de ellos afirma haber pagado un soborno al acceder a servicios públicos e instituciones durante el último año, dato que confirma lamentablemente que no se ha mejorado respecto a encuestas anteriores.
 
Paradójicamente, casi 9 de cada 10 encuestados estarían dispuestos a actuar contra la corrupción y están convencidos de poder contribuir al cambio con su disposición para combatir este fenómeno. Una proporción significativa está dispuesta a combatir el abuso de poder, los acuerdos clandestinos y el soborno, siendo dos tercios de aquellos a quienes se les pidió el pago de un soborno los que se habían negado a hacerlo. Ésto lleva a pensar que los gobiernos, la sociedad civil y el sector empresarial deben intensificar sus esfuerzos para conseguir que las personas contribuyan a revertir la corrupción.

Pero continuando con los datos revelados, el Barómetro Global de la Corrupción 2013 también pone de manifiesto que en demasiados países las personas no tienen confianza en las instituciones encargadas de combatir la corrupción y otros delitos. En 36 países se ha señalado a la policía como el sector más corrupto, y en esos mismos países, en promedio, la policía había pedido al 53 por ciento de las personas que pagaran un soborno. En 20 países el poder judicial es percibido como el más corrupto, y en esos países, en promedio, al 30 por ciento de las personas que habían tenido contacto con el sistema judicial se les había pedido el pago de sobornos.

 “Los gobiernos deben considerar seriamente este repudio a la corrupción por parte de la ciudadanía y responder con medidas concretas para reforzar la transparencia y la rendición de cuentas”, destaca Huguette Labelle, presidenta de Transparency International. “Se necesita un liderazgo contundente especialmente por parte de los gobiernos del G20, ... en los 17 países del G20 incluidos en la encuesta, el 59 por ciento de los encuestados opinaron que su gobierno no está actuando adecuadamente para combatir la corrupción”.
  
Más datos del Barómetro Global de la Corrupción 2013 muestran que existe una crisis de confianza en la política y serias dudas respecto de la capacidad de las instituciones responsables de llevar a quienes delinquen ante la justicia. En 51 países de todo el mundo, se considera a los Partidos políticos como la institución más corrupta, y el 55 por ciento de los encuestados cree que el gobierno responde a intereses particulares. En todo el mundo, las personas creen que las medidas tomadas por sus líderes para poner freno a la corrupción son peores que antes de que se iniciara la crisis financiera de 2008, cuando el 31 por ciento consideraba que las acciones de sus gobiernos para combatir este fenómeno eran efectivas. Este año, esa proporción se ha reducido al 22 por ciento.
 
Los políticos, respondiendo a los requisitos de la transparencia, pueden actuar de manera ejemplar difundiendo sus declaraciones patrimoniales y las de sus familiares cercanos. Por su parte, los partidos políticos y los candidatos individuales deben dar a conocer de dónde obtienen sus fondos para que no haya dudas respecto a quiénes los financian, así como poder identificar posibles conflictos de interés.
“Los gobiernos deben asegurarse de que haya instituciones sólidas, independientes y con recursos suficientes para prevenir y remediar la corrupción. Cuando el flagelo de la corrupción erosiona a estas instituciones centrales y servicios básicos, demasiadas personas sufren las consecuencias”, concluye Labelle. 

miércoles, 17 de julio de 2013

La lucha para eliminar la corrupción en España

Por Eduardo Tolosa

Durante las sesiones del Icaro Think Tank III tuvimos ocasión de debatir “in extenso” sobre “Transparencia y Buen Gobierno”. Quedó claro que la transparencia no es un fin sino un medio. ¡Pero qué medio! .

Las notas que siguen pretenden ilustrar cómo la falta de transparencia y tribalismo existente en la designación de cargos públicos en España ha generado la corrupción y quiebra financiera  actuales. 
  
Desde el primer gobierno estable de la democracia, el partido ganador ha nombrado a dedo a sus partidarios para ocupar la totalidad  de los puestos en los que se adoptan decisiones con contenido económico en el sector público. 

Esta práctica, llevada a cabo durante 30 años, de forma totalmente arbitraria y con una falta de transparencia que raya en el ocultismo, ha generado tres efectos perversos. 

En primer lugar, no nombra para puestos de responsabilidad a los más capaces seleccionados mediante una convocatoria pública y transparente, sino a personas del partido o afines y ello de forma totalmente opaca y arbitraria. La designación por afinidad y no por capacidad ha colocado en puestos clave a personas incompetentes lo que ha generado una mala gestión con el consiguiente despilfarro de fondos públicos. 

En segundo lugar los beneficiarios del pesebre son deudores. Deuda que pagarán con favores futuros recíprocos hacia el benefactor o, en su caso, a su grupo afín. Ello genera clientelismo y corrupción. 

En tercer lugar adormece la conciencia social que se acostumbra a convivir con una práctica tan poco ética como aceptar que el “enchufe” opaco, y no los méritos transparentes, es el sistema de promoción universal en España.

La primera acción de los políticos cuando toman el poder consiste en nombrar como “cargos de confianza” a todos los responsables de los centros de decisión. Sólo es cuestión de tiempo para contaminarlos en su totalidad. Así los nombramientos a dedo politizan los Tribunales de Cuentas, Tribunal Supremo, Tribunal Constitucional, Consejo del Poder Judicial, Audiencias Provinciales (en general todos los cargos en la carrera judicial por encima de los jueces de base), Banco de España, Defensores del Pueblo, a toda la administración pública  y todas las empresas y organismos financiados con dinero público. Y ello tanto a nivel Central, como Autonómico y Local.

Siendo, como lo son, dañinas las actuaciones de robo puro y duro  de los fondos públicos, son todavía más nocivas las decisiones disparatadas adoptadas por personas sin la capacitación adecuada, que se dejan llevar por intereses sectarios de empresas y/o grupos de presión concretos en flagrante lesión de los intereses de los ciudadanos españoles. El país dispone de carreteras sin coches, aeropuertos sin aviones, trenes AVE sin pasajeros, Ciudades de la Ciencia sin ciencia, Ciudades de las Letras sin letras, polideportivos sin deporte, y un largo etcétera.
Eduardo Tolosa conversa con Albert Serra en el último Seminario Ícaro

El caso más esperpéntico del daño que puede infligir la clase política es el de la denominada “Crisis Bancaria Española” que es un producto químicamente puro de la clase política y que costará cerca de los 150.000 millones de euros, sumiendo en la penuria a la totalidad de los españoles.

La consecuencia de todo ello es que hay unos 800 procesos por corrupción abiertos ante los tribunales de justicia, con más de 2.000 políticos, o sus cómplices, encarcelados y que los ciudadanos españoles, después del paro, consideran a sus políticos, con los partidos en los que se encuadran, como su mayor problema. Sólo un 4% confía en ellos. 

A esta baja valoración contribuye, además el espectáculo de la lucha despiadada dentro de cada partido para alcanzar el poder y la lucha entre partidos  que sólo tiene como finalidad la conquista del poder mediante la destrucción del contrario para lo que se emplean todos los medios: la mentira, la tergiversación, la opacidad mediante la ocultación de datos y hechos, la negación de la evidencia, etc. 

El resultado es que el debate político desaparece en el tumulto creado y los políticos presentan una imagen deplorable ante la sociedad creando un escenario de mendacidad, de falta de ética y de mediocridad. En España no se hace política, sólo se lucha por el poder. El “debate” político se reduce a descalificar al oponente y es de una pobreza de ideas y de ética apabullante. Y las promesas electorales se olvidan en el mismo momento en que se conquista el poder.

Los políticos no van a resolver este problema. Son ellos los que lo han creado y los beneficiarios de que exista. 

Por ello el problema sólo puede ser resuelto por los ciudadanos honrados. Para ello se tienen que movilizar de forma eficaz, no creando más partidos que caerán en los mismos vicios que los actuales, sino a través de las redes sociales focalizadas en conseguir dos objetivos clave:

1) Prohibir los nombramientos a dedo. Todos los actuales “puestos de confianza” deberán cubrirse rigurosamente por concursos de méritos gestionados de forma independiente y transparente.
2) Crear un cuerpo de inspectores/auditores, independientes del Gobierno y de los ineficaces Tribunales de Cuentas, que auditen e inspeccionen anualmente a todos los cargos cubiertos por concurso de méritos (y a los nombrados a dedo durante el período de transición) y remitan a la fiscalía todas las actas de inspección que identifiquen conductas que presenten indicios de delito.

Sólo así se conseguirá regenerar la vida pública y política española para que se inicie un auténtico debate político.

España seguirá sumida en la corrupción y en la quiebra mientras sea rehén de la casta política actual.

domingo, 14 de julio de 2013

Estudiar Ciencias: Por qué y para qué (y IV)

7.- Geografía. “La Geografía es una ciencia integradora”, explica Maarten Loopmans a la revista Science@Leuven.  Maarten Loopmans es profesor e investigador de Geografía Social a la KU Leuven y estudia temas como el desarrollo de barrios de chabolas, la organización de la prostitución, la pobreza… Dice que sin embargo “hay una clara diferencia entre geografía y sociología o economía en el aspecto humano, como la hay también entre la química y la física en el área de las ciencias exactas. Un geógrafo siempre tomará en consideración el espacio. Buscamos menos las leyes generales en la convivencia o en la naturaleza, pero sí aspectos legales que surgen en un sitio concreto determinado o en una situación concreta.” No es de extrañar que en su trabajo mantenga contactos con expertos en otras disciplinas como de la sociología, la pedagogía, etc.


Cuando le preguntan por qué un joven debería estudiar geografía hoy, responde sonriendo, “¡Para mejorar el mundo! Es la formación más amplia que puedes imaginarte. Aprendes a profundizar en la sociedad vía las ciencias sociales, y aprendes también a profundizar en la naturaleza a través de las ciencias naturales. Durante tu formación aprendes cuales son las interacciones entre la naturaleza y la sociedad, y lo miras desde todos los ángulos. Si te gusta desarrollar una visión amplia, y al mismo tiempo te gusta orientarte hacía las soluciones, entonces estudia geografía. Quizás serás menos especializado que un químico o un físico, pero serás más un generalista. En muchos sitios es muy necesario. En un sector como la ordenación espacial, por ejemplo, están integradas muchas disciplinas, y la fuerza del geógrafo es que puede hablar con todos.” Y para eso se mueve, para ver in situ lo que hay detrás de un mapa. El mapa es su instrumento, una herramienta…

 
“En la geografía puedes descubrirte a ti mismo”, dice el joven graduado en geografía, Niels Debonne. “Si, como yo, sabes que te gustan las ciencias pero que también quieres ocuparte de temas sociales, entonces la geografía es algo para ti”, aconseja. Niels Debonne es miembro del círculo de su facultad que lleva el nombre de Mercator,  el famoso cartógrafo del siglo XVI que estudió en la universidad de Lovaina y que es sobre todo conocido por desarrollar la conocida  Proyección de Mercator. La última frase de Niels Debonne para convencer: “Mercator es el círculo más chulo de Lovaina, y Lovaina es la ciudad más chula del mundo.” (Lovaina vive de y para los estudiantes, que, dicho de paso, brindan con la ‘Stella’ de la cervecera lovaniense Artois, que empezó en el siglo XIV y que se ha convertido con los años en AB-InBev, el grupo cervecero belga-brasileño más grande del mundo, pero que ha mantenido su sede principal en Lovaina. Mantiene programas de formación en cuatro continentes)

8.- Geología. Katrijn Dirix es una geóloga de la Universidad de Lovaina que está haciendo un doctorado sobre la composición del suelo en el sitio arqueológico de Sagalossos en Turquía. Analiza el suelo para que ella y los arqueólogos puedan sacar conclusiones sobre la actividad humana que ha tenido lugar en el sitio. Se llama geoarqueología y se aplica cada vez más en las excavaciones arqueológicas. Evidentemente no es el típico trabajo de un científico en un laboratorio de la universidad o de una empresa. El sitio está lejos de la gran ciudad, por lo que duermen en un piso alquilado en un pueblo cercano. Como además es una región bonita, a veces atienden a turistas. Katrijn Dirix empieza su último año de doctorado y no tiene todavía planes para el futuro. Quizás aterrice en el sector del medio ambiente…

A favor de una formación en geología postula que es amplia. “Obtienes un paquete básico de la mayoría de las disciplinas científicas, y recibes en cada una de ellas un conocimiento muy aceptable. Además da salida a posibilidades profesionales atractivas y variadas. Como geólogo no estás encerrado en un cuarto.”

“Empezar a estudiar geología es como salir a una aventura gigantesca que tiene como destino aprender a conocer mejor nuestro planeta. Estoy seguro que no te puedes imaginar una aventura más apasionante”, opina Nathan Reinders, un joven graduado en geología. Igual que el geógrafo Niels Debonne, opina que Lovaina es una ciudad estudiantil formidable y que Geos es el círculo estudiantil más chulo de Lovaina.

Cada estudiante opina lo mismo, el club de su facultad es el mejor. Y así debe ser.

Hasta aquí el resumen de unas entrevistas a científicos en distintas fases de su carrera profesional. Todos expresan entusiasmo por la ciencia pero no viven en un mundo aislado. A Eduard Punset (XL Semanal del 14 de julio) le conmovió una frase que le dijo el Premio Nobel de Medicina, Sidney Brenner: Los que más me han enseñado son los que no sabían nada de lo mío.” No hay que tener miedo a adentrarse en competencias diversas y alejadas de su propio conocimiento.”, concluye Punset. Un buen científico no es “un experto que sabe más y más sobre menos y menos” (Samuel Butler)

 Entusiastas por la ciencia no faltan en España, pero España tiene un problema crónico: no se dedican suficientes recursos a la investigación, en particular por parte de las empresas. Las empresas deben apoyar más a las universidades y apoyarse más en ellas, como lo hacen los países avanzados, donde las empresas que nacen en la universidad, las “spin off”, aumentan año tras año. Los datos hablan claro:
 


En 2011, según estadísticas del INE, el gasto en I+D en España supuso el 1,33% del PIB, con un descenso del 2,8% con respecto a 2010, cuando el objetivo para 2010 era alcanzar el 2% del PIB, que es aproximadamente el promedio europeo. En el año 2011 las actividades de I+D se financiaron principalmente por la Administración Pública (44,5%) y el sector Empresas (44,3%) cuando el objetivo europeo es que el 60% venga de las empresas (el promedio europeo es de 54% desde hace unos años y en Alemania, Dinamarca y Finlandia supera el 60%). Los fondos procedentes del Extranjero (6,7%), la Enseñanza Superior (4,0%) y las Instituciones Privadas Sin Fines de Lucro (0,6%) completaron la financiación del gasto total de I+D. La Administración Pública disminuyó su gasto en I+D un 5,7% respecto a 2010 al igual que el sector Enseñanza Superior que disminuyó su gasto un 2,9%. Por otro lado, en el sector Empresas, el gasto en I+D disminuyó un 1,5%. La financiación del gasto en I+D interna por parte de la Administración Pública descendió en 2011 en un 7,3% respecto al año anterior. El número de personas dedicadas a I+D bajó del 3,1%.

 Las comunidades autónomas que realizaron en 2011 un mayor esfuerzo en actividades de I+D fueron País Vasco (2,10% del PIB), Comunidad Foral de Navarra (2,05%), y la Comunidad de Madrid (1,99%), que están cerca del promedio europeo. Lo cual no está mal pero tampoco brillante. Por otro lado, las comunidades autónomas que menor esfuerzo realizaron en 2011 fueron Illes Balears (0,36% del PIB), Canarias (0,58%), Castilla-La Mancha (0,68%) y Extremadura (0,82%). Las comunidades que presentaron las mayores tasas de crecimiento respecto a 2010 fueron País Vasco (7,0%), Comunidad Foral de Navarra (5,0%) y Castilla-La Mancha (1,6%), mientras que Aragón (-13,9%), Illes Balears (-13,2%) y Cantabria (-10,2%) fueron las que experimentaron mayor decrecimiento.

 Las autonomías que han aumentado sus recursos en I+D han comprendido que la solución en tiempo de crisis no es recortarlos. La inversión en I+D así como en ciencias en general es una inversión a largo plazo.

jueves, 11 de julio de 2013

Estudiar Ciencias: Por qué y para qué (III)


Rosa Miren Pagola anima a los jóvenes a que salgan fuera del país (ver el artículo anterior). “Fuga de cerebros”, lo llaman algunos. Como si el país donde vives fuera una prisión. Yo no me “fugué” de Flandes. Ni tampoco alguien como Koen Vandenbroeck, otro flamenco de Flandes,  Doctor en Biología Molecular por la Universidad KU Leuven, que ha venido a dirigir el Laboratorio de Neurogenómica de la Universidad del País Vasco, después de haber estado en Italia, Irlanda y el Reino Unido.

Hay que ver esto de una manera positiva como lo hace  Álvaro Fernández Ibáñez, elegido ‘joven líder’ por el Foro Económico Mundial, y que dirige SharpBrains.com, una empresa de investigación del mercado de aplicaciones de la ciencia del cerebro con sede en San Francisco. Estudió económicas en la Universidad de Deusto, con Erasmus en la Universidad de Amberes y después en la Universidad de Stanford. Dice en una columna suya en El Correo de este 11 de Julio (Fiesta oficial de “las espuelas doradas’ – 1302 - de Flandes) que “La ‘fuga de cerebros’ es una inversión.”

Álvaro Fernández Ibáñez cuestiona esta expresión y opina que está basada en concepciones anticuadas de la economía, de la sociedad y de la neurociencia. Dice  que desde el punto de vista económico es bueno contar con una red amplia y densa de españoles por el mundo, y que “Estos ‘españoles en el mundo’ que nos muestra el programa de TVE del mismo nombre son los mejores embajadores de la marca España en sus respectivas comunidades, con un impacto igual o mayor que nuestra selección de fútbol, generando muchos beneficios directos e indirectos.” Además hoy, por estar fuera, no se pierde necesariamente el contacto. “Mantener el contacto con nuestros familiares, amigos y colegas profesionales es una cuestión de abrir Skype y decir ‘hola’ en tiempo real, en vez de una dilatada correspondencia por correo.” Y nos hace recordar que estamos en Europa, “Como miembros de la Unión Europea, podemos trabajar sin trabas legales significativas en 28 países, en vez de ser considerados como ciudadanos de tercera clase.” Opina que “Lo que todo esto implica es que la ‘fuga’ no es tal fuga, sino una experiencia vital más o menos larga en función de las realidades y preferencias personales, profesionales y familiares de la persona en cuestión.” Termina su columna haciendo un paralelismo con el Camino de Santiago al citar a Machado: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Cada joven debe encontrar y andar su propio camino académico, y profesional…

6.- Biología. La profesora Ellen Decaestecker es investigadora en la unidad de investigación “Biología Acuática” fundada en 2008 en Kulak, el campus satélite de la KU Leuven en Kortrijk, Flandes Occidental, que dirige con otros dos colegas. Investigan también 11 doctorando y 3 post doctorados. Describe con detalle su investigación de los cladóceros en la revista Science@Leuven en una entrevista que lleva como título ‘Ningún biólogo es una isla’. La biología no es una isla aparte en la ciencia. Por ejemplo necesita de las matemáticas para construir modelos y en el área de la genómica necesita la colaboración de bio-informáticos. “El arte no es por definición poder hacer todo esto uno mismo, el arte es saber comunicar más allá de la fronteras de las disciplinas… Debemos salir de nuestra zona de confort y colaborar con especialistas en otros dominios.”

Ellen Decaestecker tiene mucha razón. La ciencia es cada vez más interdisciplinar. No es totalmente nuevo. Lo era ya en muchos aspectos hace decenios.  Louis P. Hammett, prestigioso profesor de química de la Universidad de Columbia, EEUU, escribió en 1940 en el Prólogo de su libro "Physical Organic Chemistry", “Uno de los sucesos más comunes en el desarrollo de la ciencia es que la necesaria subdivisión de los temas conduce al abandono temporal de los fenómenos que se encuentran en la frontera entre las áreas especializadas. Tarde o temprano esta deficiencia se convierte en algo demasiado patente para ser pasado por alto, y una nueva especialidad hace su aparición. Algo así ha venido ocurriendo en los últimos dos decenios en la frontera entre la química física y la química orgánica. Por un tiempo fue casi una cuestión de honor para químicos físicos y orgánicos el profesar ignorancia del área del otro, y sigue siendo un útil mecanismo de defensa, si es necesario alguno, para excusar el hecho de que la especialización implica limitación, así como intensificación del conocimiento. Mientras tanto ha tomado cuerpo un hecho, una generalización, y una teoría que puede ser adecuadamente llamada 'química orgánica física'. El nombre implica la investigación de los fenómenos de la química orgánica por métodos cuantitativos y matemáticos."

“¿Por qué los jóvenes deberían elegir el estudio de la biología?”, preguntan a Ellen Decaestecker. Y contesta: “Tu pasión por el tema, y por amor a la naturaleza. Para los biólogos hay salidas profesionales muy diversas, sobre todo si estás muy motivado por tu profesión. Es un dominio muy amplio, tanto en lo que concierna los temas que estudias, como las disciplinas. Miras a la naturaleza desde una perspectiva fisiológica y ecológica, lo cual produce un amplio abanico de aproximaciones y nociones. Aparecen en todas partes “bio” científicos: biomédicos, bio-ingenieros, biofísicos, bioquímicos, y siga enumerando. ¿No es una buena indicación que  la biología es importante, y que las personas con una formación en la biología son muy demandadas en la sociedad?”.

¿Y qué cuentan los jóvenes titulados? Jens Warrie es uno de ellos. Dice que ha elegido la biología porque, según él, es la ciencia más interesante: “Aprendes cómo está hecha la naturaleza, desde la molécula hasta el ecosistema.” A los que dudan aconseja que no entren en pánico, que se informen bien.

miércoles, 10 de julio de 2013

El futuro de un mundo "líquido"

Zygmunt Bauman, sociólogo y pensador polaco de 88 años, es conocido por denominar este tiempo que vivimos como "modernidad líquida". Tiempo en el que la movilidad, la incertidumbre y la relatividad de valores son las características que destacan frente a la anterior etapa "sólida" donde la seguridad en el Estado, en la familia, en el puesto de trabajo, en los contenidos concretos, y en los valores firmes y estables definían la sociedad. Ahora no sabemos qué pasará mañana, el mundo líquido que presenta Bauman se caracteriza por su volatilidad, por el cambio instantáneo, y ésta es una sensación de inseguridad total. 
 

La última gran preocupación de Zygmunt Bauman es en todo caso la juventud. A la generación de la incertidumbre le dedica su último libro "Sobre la educación en un mundo líquido", en el que hace especial hincapié en el desfase del sistema educativo y la precariedad económica en estos tiempos ultralíquidos. Su tesis sostiene la necesidad crucial de transformar el sistema educativo, dada la naturaleza cambiante de la sociedad actual que descoloca los viejos principios del aprendizaje y donde la memoria es vista como algo inútil, potencialmente incapacitante o, incluso, engañoso.
"La cultura líquida moderna ya no es una cultura de aprendizaje, es, sobre todo, una cultura del desapego, de la discontinuidad y del olvido”.
 
El marco temporal que circunscribe los textos que conforman el libro está delimitado por el estallido de la burbuja económica y sus consecuencias: el ensayista analiza qué ocurrió cuando la realidad desoladora de la exclusión se impuso a todos aquellos jóvenes que compartían, antes de la debacle, la creencia de que en lo alto de la pirámide social existía un lugar para ellos. Según Bauman, educados en la idea de que podrían superar socialmente a sus padres, el panorama obliga a las nuevas generaciones a confrontarse con un mundo duro e inhóspito definido por una dinámica volátil de empleo.

Frente a este escenario, el sociólogo asegura que muchos jóvenes sienten la tentación de quedarse al margen, de no participar en la sociedad: algunos de ellos se refugian en un mundo de juegos on line y de relaciones virtuales, de anorexia, depresión, violencia, alcohol e incluso de drogas duras, en un intento de protegerse de un entorno que cada vez más se percibe como hostil y peligroso. 
 
Bauman es muy consciente asimismo del tremendo problema del paro juvenil, que es algo ya común a todos los países occidentales, pero que se manifiesta muy cruelmente en España. Cuando más de la mitad de los jóvenes no tienen trabajo, cuando a muchos de ellos no les queda más salida que salir al extranjero o ganarse la vida en trabajos 'basura', después de haber sacado títulos que no les sirven para nada, la gran pregunta es: "¿Qué futuro estamos construyendo?". 

“La búsqueda de una vida mejor es lo que nos ha sacado de las cuevas, un instinto natural y perfectamente comprensible, pero en el último medio siglo se ha llegado a pensar que es equivalente al aumento de consumo y eso es muy peligroso”
 
Eso sí, el maestro quiere dejar claro que hay una diferencia entre "lo inevitable" en este mundo líquido y lo que está ocurriendo en la vieja Europa desde que arrancó la crisis: "La relación de dependencia mutua entre el Estado y los ciudadanos ha sido cancelada unilateralmente. A los ciudadanos no se les ha pedido su opinión, por eso ha habido manifestaciones en las calles. Se ha roto el pacto social, no es extraño que la gente mire cada vez con más recelo a los políticos. Una cosa es la dosis necesaria de austeridad tras "la orgía consumista" de las tres últimas décadas, y otra muy distinta es "la austeridad de doble rasero" que están imponiendo los Gobiernos en Europa.
 
"La austeridad que están haciendo lo Gobiernos puede resumirse así: pobreza para la mayoría y riqueza para unos pocos (los banqueros, los accionistas y los inversores). O lo que es lo mismo: austeridad para España, Grecia, Portugal e Italia, mientras Alemania hace y deshace a sus anchas. Como dice mi colega, el sociólogo alemán Ulrich Beck, Madame Merkiavelo (resultante de la fusión de Merkel y Maquiavelo) consulta todas las mañanas el oráculo de los mercados y luego decide".

Al albur de los mercados ¿Qué hacemos entonces con los políticos? Porque ése es el gran problema. La falta de confianza en los políticos es un fenómeno a nivel mundial. Y la razón de fondo es que los políticos no tienen ningún poder, el estado no tiene poder. En el mundo globalizado en el que vivimos, las decisiones las toman los poderes económicos que no entienden de fronteras. El gran reto del siglo XXI va a ser precisamente acabar con el divorcio entre poder y política. 

A pesar de todo, la esperanza es inmortal. Y Bauman nos invita a defender la sanidad pública, la educación pública o las pensiones mientras podamos. Aunque poco a poco habrá que hacerse a la idea de que el "estado social" como el prefiere llamar al denominado "estado del bienestar" se irá disolviendo y acabará dejando paso a otra cosa. Un planeta social con organizaciones no gubernamentales que cubran los huecos que va dejando el estado. Zygmunt Bauman cree sobre todo en la posibilidad de crear una realidad distinta dentro de nuestro radio de alcance. De hecho, los grupos locales que están creando lazos globales  como Slow Food, son para él la mayor esperanza de cambio.
 
“Hay que replantearse el concepto de felicidad, pronostica Bauman. Hemos olvidado el amor, la amistad, los sentimientos y el trabajo bien hecho”. Lo que se consume, lo que se compra “son solo sedantes morales que tranquilizan tus escrúpulos éticos”.











 



 








lunes, 8 de julio de 2013

Estudiar Ciencias: Por qué y para qué (II)


Rosa Miren Pagola, que acaba de ser designada aldezle, o defensora universitaria de la Universidad de Deusto, ha sido entrevistada por El Correo (domingo 7 de julio). Aunque no habla de ciencias, sirve al propósito de estos posts. Cuenta que “Los jóvenes están preocupados, sobre todo los de los últimos cursos, porque ven que tienen un futuro complicado y eso les hace ser más responsables. Saben que tienen que estar muy bien formados para ser competitivos. Su futuro depende de la formación… Nunca hay un exceso de universitarios en ninguna sociedad. Ayuda a elevar el nivel cultural y, en general, la estructura social del país. Y aunque no puedan acceder al puesto de trabajo para el que se han preparado, no cabe duda de que la respuesta profesional que van a dar desde su empleo y la educación que transmitirán a su entorno familiar contribuye a contar con una sociedad mucho más preparada, capaz de salir adelante en peores circunstancias. Mejoran la propia sociedad.”
Anima a que los jóvenes salgan fuera del país: “Salir siempre es una riqueza y hoy en día es totalmente necesario. Nosotros recomendamos a todos los alumnos que participen en programas Erasmus, que salgan fuera a estudiar durante el curso o en el verano. Es imprescindible, no solo por aprender una lengua o dominarla mejor, sino también porque es necesario ver otras formas de vida, otras culturas, es una parte importante de su formación. Mis dos hijos trabajan fuera. Y no pasa nada. Ahora las distancias  ya no son las mismas. Puedes conectar con ellos por internet a diario.”
A pesar de que las perspectivas actuales de encontrar un empleo no son positivas, en mi opinión se está pintando el futuro demasiado negro para los jóvenes  que quieren empezar estudios universitarios, o los que han obtenido recientemente un grado en una disciplina, por ejemplo en ciencia. Los jóvenes deben saber que el futuro será el que ellos mismos construyan, paso a paso. Los políticos no lo van a construir para ellos. Con estos posts pretendo enseñarles a los jóvenes, con pocos ejemplos entre muchos posibles, maneras  de enfocar una carrera desde su propia personalidad, sus ilusiones y sus aptitudes, en este caso una carrera que tiene la ciencia como punto de partida, pero no necesariamente como punto final. Sigamos.
4.- Química. Science@Leuven habló con el antiguo estudiante de química, Paul Collart, que dirige actualmente el equipo local de la empresa química Bayer en Amberes, y participa en Essencia, la federación belga del sector de la industria química y de las ciencias de la vida, donde se ocupa de la gestión de la competencia y del talento del sector.
Empezó su carrera profesional como jefe de producción. A la pregunta ¿Qué implica esta función?, contesta “Lo que es importante en el arranque de una carrera en la producción en la industria es que debes tener un interés fuerte en la técnica. La práctica de la química en un laboratorio es desde luego no comparable con una instalación industrial. Es evidente que la química juega un papel claro en ella, pero es tan solo una parte del trabajo. La búsqueda de mejoras en el proceso en cuanto se refiere al uso de materias primas y de energía, constituye un desafío de peso. Colaborar en un equipo de ingenieros y químicos ofrece muchas posibilidades para desarrollos creativos, también en funciones de la producción. Eres el responsable final de una instalación de producción en todos sus aspectos: cantidad de producción, calidad, aspectos de seguridad y medio ambiente, control de costos y también la organización del personal. Todo esto forma parte de un trabajo muy variado y desafiante.”
¿Por qué debería estudiar un joven hoy química? Le preguntan. Por la importancia que tiene la química en nuestras vidas y en la sociedad. “Si conseguimos que los jóvenes tomen más conciencia de que estudiando química pueden contribuir  a soluciones de nuestro mundo y de nuestra sociedad, esto debe ser una inspiración en el momento de elegir una asignatura. Ya que es importante ver la utilidad y establecer la relación entre el mundo de la alta tecnología de la industria química y las aplicaciones diarias en el entorno en el que vivimos.” Paul Collart considera que hacer posteriormente un doctorado es una buena baza si quieres hacer carrera en el sector privado. (Estoy muy de acuerdo con él, por experiencia propia, sobre todo porque en el doctorado aprendes a trabajar de forma autónoma en la resolución de problemas, dentro de un equipo y con la tutoría de un profesor).
El joven graduado en química, Nick Coenen, sabía muy tempranamente que quería estudiar química. Le fascinaba cómo casi todo en nuestro alrededor en realidad tiene algo que ver con la química. “Hay tantas posibilidades con la química que más adelante todavía puedes ir  en todas las direcciones.” Los mejores recuerdos los tiene de la asignatura de los fundamentos de la química. Dice que “su profesor Clays sabía dar la clase de tal manera que el interés para la química aún aumentaba.” A los jóvenes que dudan, aconseja: “¡Haz lo que tú mismo quieres hacer! Cuando haces una elección debes dedicarte plenamente para estar preparado para la aventura que emprendes.”



5.- Bioquímica y Biotecnología. Hideaki Mizuno es un investigador japonés que investiga desde 1999 albuminas fluorescentes en la sección de biología molecular y estructural en la Facultad de Bioquímica de la KU Leuven. Es un gran experto en la materia y ha publicado numerosos artículos en revistas de prestigio.
¿Qué consejos da a los jóvenes? “Muchos jóvenes dudan entre una formación en ciencias puras y una formación que está más cerca a las aplicaciones, como médico, biomédico, o bio-ingeniero. Para los últimos está claro cuáles son los resultados posibles de su investigación: un nuevo medicamento, un nuevo sistema de diagnóstico, un nuevo proceso industrial. Pero al fin y al cabo toda tecnología se remite a la investigación básica… Grandes innovaciones en los sectores aplicados son únicamente posibles sobre la base de nuevos conocimientos, que procede de una investigación básica no dirigida. Muchas técnicas han sido desarrolladas y perfeccionadas dentro de la investigación fundamental. El mundo exterior presta sobre todo atención a aplicaciones que están cerca de su entorno personal, pero a largo plazo necesitas absolutamente la investigación básica, no solo para el progreso técnico sino también para el desarrollo general de la ciencia.”

 Yenthe Janssens, un joven graduado en bioquímica y biotecnología, opina que desde su punto de vista estas ramas combinan las dos ciencias más bonitas: la química y la biología. “Por un lado obtienes una noción de las bases fundamentales de todo lo que te rodea, y por el otro ves que se traduce en la construcción y funcionamiento de organismos, incluido tú mismo. Somos verdaderos pioneros, y lo que los profesores y doctorandos en este momento investigan, es tan solo una fracción de lo que queda por aprender del mundo biomolecular.” A los que dudan, les dice: “Lo único que cuenta es tu interés. Yo mismo vengo de una rama no científica, pero me he peleado mi primer año y ahora estoy en el tercero, sin ningún retraso. Todavía no me he arrepentido nada de la elección de mi asignatura.”
 Yo, que llevo ya 13 años jubilado, tampoco me he arrepentido en ningún momento de la elección de mi asignatura, que era la Física Química en la KU Leuven, a la que siguió la investigación básica en la disciplina de la Cinética Química (la velocidad de las reacciones químicas) durante mi doctorado en la misma universidad de la ciudad de Lovaina. Después de la mili tuve una oferta de empleo de investigador en el laboratorio de polímeros de la compañía SHELL en Delft, Países Bajos, pero me salió una oportunidad en Bruselas, mi ciudad natal, donde me incorporé en el Centro de Investigación de la FINA para hacerme cargo del laboratorio de técnicas de separación, del desarrollo de procesos industriales en plantas piloto y de la asistencia técnica a las refinerías del Grupo en Bélgica, Alemania, Reino unido e Italia. Once años después me trasladé con mi familia a Euskadi para incorporarme en PETRONOR, donde colaboré en los trabajos previos a la puesta en marcha de la nueva Refinería de Bizkaia y  posteriormente, como responsable del Departamento de Servicios Técnicos y de la Ingeniería de Procesos de nuevas instalaciones posteriores de la empresa. Los últimos años de mi carrera trabajé en la Central de Ingeniería de REPSOL como responsable de la gestión de la Ingeniería Conceptual y Básica de proyectos industriales del Grupo Repsol en Euskadi y Cantabria.
Cuando empecé a estudiar en la universidad, no tenía ni una remota idea de lo que iba a pasar después ni en qué país iba continuar y terminar mi carrera profesional, ni era mi preocupación. Mi formación ha sido continua durante toda mi carrera, adaptándose a las necesidades en cada momento, una formación dentro y fuera de la empresa, de los clientes y de los suministradores, y, sobre todo, aprendiendo de colegas con estudios y una formación muy distinta a la mía, y que eran a menudo más jóvenes que yo…