jueves, 24 de mayo de 2012

Euskadi: Polo de ECOinnovación


Siguiendo el interés que suscita la Economía Verde como sector de desarrollo y creación de empleo en el medio-largo plazo, y que ya hemos analizado en entradas anteriores, aquí, aquí  y aquí, hoy nos detenemos en la lectura de otro informe, que si bien se editó hace ya 3 años, aún no nos habíamos hecho eco de él.
En un trabajo conjunto de SPRI, EVE, IHOBE, Innobasque y Gobierno Vaco se ha editado “Euskadi: Polo de ECOinnovación” con el objetivo de mostrar a los modelos internacionales de ecoinnovación y conocimiento medioambiental (editado en inglés) las capacidades del País Vasco en estas áreas, y a modo de ejemplo se señalan: un gobierno que activamente promueve I+D+i y la sostenibilidad, una amplia cultura de los negocios y el emprendimiento, trabajo en red consolidado, un comprehensivo compromiso con la innovación y agentes científicos y tecnológicos con probada capacidad.

Siguiendo esta línea el manual recopila 30 ejemplos de mostrada eficacia en nuestro territorio que valorizan la apuesta de una Euskadi como polo de ECOinnovación.

Se nos recuerda que la ECOinnovación es entendida como cualquier forma de innovación que reduce los impactos medioambientales y optimiza el uso de recursos. Y que sólo puede ser impulsada de modo resolutivo a través de la estrecha colaboración entre:

a) el gobierno que abona el marco de demandas medioambientales

b) y el sector privado que transfiere las ecoinnovaciones al mercado.

Es decir, el trabajo en red es un elemento  fundamental para la creación de ECOmunidades de innovación.

Los 30 ejemplos que nos muestra este documento se encuadran en las siguientes Ecomunidades.

-          Cambio climático.

-          Energía.

-          Transporte.

-          Planificación urbanística y construcción.

-          Ecodiseño.

-          Limpieza ambiental.

-          Servicios a los ecosistemas.

Volviendo a la importancia del trabajo en red, desde los promotores de este documento se afirma que las comunidades (y por tanto los proyectos) están abiertas a cualquier nueva forma de colaboración que añada valor y que pueda dinamizar el sector privado al menos a largo plazo.

Y es que a pesar de que Euskadi, como nos recuerdan los autores, “está firmemente comprometido con las biociencias, nanociencias y otros campos tecnológicos emergentes, es necesario identificar los instrumentos y promover proyectos que hacen un uso eficiente de las oportunidades crecientes”

Entre los 30 ejemplos que invitamos a ver se encuentran

El BC3 , Centro Vasco por el cambio climático.

BIME: La plataforma de energía marina de Vizcaya.

El proyecto Demohouse de Renovación Sostenible

El anillo verde de Vitoria- Gasteiz.

El Centro de Biodiversidad de Euskadi.

miércoles, 23 de mayo de 2012

La OCDE ha lanzado una versión mejorada del “Better Life Index.”, o Índice del Bienestar


La OCDE reveló el 24 de mayo de 2011 en París un índice para medir la vida de las personas de una forma que va más allá de los números tradicionales del Producto Interior Bruto, el “Better Life Index”, o Índice del Bienestar. Nuestra editora Carmen Echevarría lo contó en este blog el día siguiente. No hace falta buscarlo, pueden leerlo de nuevo aquí.


Ahora, un año más tarde, precisamente el 22 de Mayo 2012, la OCDE ha sacado una versión actualizada de su índice, que integra datos sobre el género y la inigualdad, y que refuerza algunos temas existentes. Según la OCDE, ahora los que consultan el Índice podrán comparar sus prioridades de bienestar con las de otros usuarios, país por país, según la edad y el sexo, y compartir sus resultados. El índice mejorado incluye también dos nuevos países, Rusia y Brasil. El índice que mostramos a continuación está disponible en francés.





El Índice ofrece una herramienta que te permite medir a tu país en función de tu propia opinión sobre el bienestar. Y lo puedes comparar con otros 34 países, basándote en once dimensiones que la OCDE ha identificado como esenciales en las áreas de las condiciones materiales de la vida y de la calidad de vida: la vivienda, el salario, el empleo, la comunidad, la educación, el medio ambiente, la gobernanza, la salud, la satisfacción de la vida, la seguridad, el balance entre trabajo y vida.

lunes, 21 de mayo de 2012

Construir lo nuevo con los nuevos


Begoña Etxebarria, Icaro Think Tank de Novia Salcedo Fundación. El Correo 20/05/2012

No solucionaremos el problema del paro y la desestructuración de la economía sólo con reformas laborales ni aprobando leyes para crear empleo. Hace falta un cambio profundo en los valores de toda una Sociedad, introduciendo nuevas prácticas que aseguren la propia sostenibilidad del sistema, y que necesariamente equilibren lo económico, lo social y lo medioambiental, con la mayor equidad posible, y para todos.


Por cierto, en este ideal de sostenibilidad no podemos dejar fuera el tema del hambre en el mundo, porque como afirma el  Premio Nobel de economía Amartya Sen, mientras haya hambre en el mundo no deberíamos estar hablando de otra cosa.


Para avanzar en este tránsito de modelo de Sociedad, son necesarios cambios estructurales, desde luego, pero lo que verdaderamente es urgente e ineludible es un profundo cambio cultural en nosotros mismos y en las empresas, organizaciones e instituciones en las que estamos, de modo que nuestras actuaciones se muevan en torno a unos valores y a unas obligaciones distintas a las que tenemos ahora.


No basta ya con emitir grandes teorías, ni grandes protestas. Se hace necesario pasar de las palabras a los hechos, de los valores proclamados a los valores practicados. Identificar lo que vuelve insostenible el sistema que tenemos y ponerle fin. Dejar de magnificar el poder de la economía sobre lo que tiene valor social, y abandonar la permisividad con la que convivimos con conductas y prácticas que no están a la altura de las circunstancias. En definitiva, pasar a la acción, y revalorizar una y otra vez, el “Buen Gobierno de las Buenas Cosas”  discriminando positivamente las prácticas que se empeñan en ello.




Y hablando de sostenibilidad, una de las primeras cuestiones sobre las que deberíamos reflexionar a fondo, es cómo una sociedad envejecida como la nuestra, obliga a que los jóvenes en edad de trabajar no lo hagan. Uno de cada cuatro jóvenes no tiene trabajo en Europa. En países como España y Grecia el desempleo juvenil es del 50%, y también en Sudáfrica. En Estados Unidos las cifras de desempleo juvenil son las más altas de los últimos sesenta años.


Si es evidente que para conseguir la innovación y sostenibilidad del sistema se necesita la fuerza creativa y capacidades transformadoras de todos, ¿por qué no lo hacemos?. Los jóvenes son un factor determinante en el cambio social, el desarrollo económico y el progreso técnico. Su imaginación, sus ideales, sus perspectivas y su energía resultan imprescindibles para el desarrollo de las sociedades en las que viven pero  necesitan urgentemente de esos espacios y lugares que les permitan encauzar su propio desarrollo.


Construir lo nuevo nos remite necesariamente a contar con los nuevos. Abramos las puertas de empresas y organizaciones a los jóvenes. Cooperemos todos para sentar las bases de este nuevo modelo en el que la  economía tenga como  objetivo final  el desarrollo integral de todas las personas. Multipliquemos los esfuerzos encaminados a crear y desarrollar programas que estén específicamente destinados a los jóvenes, que permitan aprovechar al máximo su potencial.


Nuestros jóvenes forman parte de esta “generación global” que busca su lugar en un mundo más igualitario y más cooperador. Una integración correcta y a tiempo de ellos repercutirá sin duda en el bienestar de las generaciones futuras.

martes, 15 de mayo de 2012

Entre religiones o pseudorreligiones anda el juego


Un artículo de Txomin Bereciartua, Icaro Think Tank de Novia Salcedo Fundación. Publicado en Deia el pasado domingo 14 de Mayo.



Una noticia de prensa, que nos presentaba a un científico afirmando con convicción que “no parece necesario acudir a nada sobrenatural para explicar que estemos aquí. Dios es una idea, como todas, construida por los códigos cognitivos”, me ha hecho mirar a mi alrededor mental y pensar. ¿No estamos los humanos demasiado dispuestos a defender con rotundidad la verdad, que desde luego es la nuestra?



Este científico tiene todo el derecho del mundo a ver que el mundo es fruto del  azar y Dios no existe, con la misma seguridad con que otros afirmamos que Dios no solo existe, sino que es el principio de todo. En el fondo se trata de un choque de trenes entre dos opiniones que dominan en el mundo, una es la de las religiones y la otra la de aquellos seguidores de las ciencias que han elevado a dogma sus conocimientos.



Pero es que, además los humanos nos hemos inventado o vamos inventando otro tipo de “religiones” dicho así entre comillas. Son esas nuestras verdades profundas incrustadas en nuestro interior y que son parte de nosotros mismos. No hay que olvidar que somos una mezcla bien fraguada de genes heredados, posturas heredadas ante las grandes preguntas, visión de pueblo en que nacimos, descubrimientos que hemos ido haciendo en los estudios y en el trato con la cuadrilla de amigos, consignas de líderes políticos a quienes seguimos casi a ciegas y sin rechistar aunque veamos sus contradicciones, porque son los nuestros.



Este cuerpo de religiones y pseudoreligiones, que nos marca con sello personal, tiene sus peligros. No somos anacoretas aislados, sino miembros de comunidades humanas en las que debemos vivir en relación con otros.. Y, si no acertamos a abrirnos en diálogo hacia los que piensan diferente, algunos cercanos y otros lejanos, unos amigos y otros no tanto, corremos el peligro de convertir nuestras vidas en pugilatos, a veces sangrientos. Incluso podemos llegar, y llegamos, a los enfrentamientos, las descalificaciones e incluso violencias y muertes, que de todo ha habido y hay aquí y en otras partes en estos tiempos en que vivimos.



Esto es grave y serio, sobre todo en esta situación crítica de cambio en la que el mundo en que nacimos y vivimos se está viniendo abajo y vamos entrando en otro que no sabemos cómo será, pero en el que la globalización nos ha acercado a todos. Estamos muy juntos, casi demasiado juntos. No podemos mirar hacia otro lado aunque nos cueste tanto el tener en cuenta a quienes viven codo a codo con nosotros. Somos diferentes llamados a convivir, entendernos y ayudarnos, no tenemos más remedio.



Bajémonos de nuestras seguridades excluyentes y abrámonos a una humilde búsqueda en diálogo. Aprendamos a deliberar escuchando lo que opinan otros. ¿Tenemos visiones diferentes? Tenemos derecho a ello, pero  defendámoslas sin enfrentamientos y con buen fair play, con respeto y apertura de mente y espíritu. Así ponemos en acción esa obra de orfebrería que es nuestra racionabilidad. ¿Cómo se hace eso sin perder nuestras seguridades interiores? Seguiremos hablando.

viernes, 4 de mayo de 2012

Economía del bien común. Un modelo de economía con futuro


Texto redactado a partir de notas tomadas por Carmen Echevarría en la conferencia pronunciada en la Facultad de Ciencias Económicas de Sarriko por el profesor Christian Felber.

Christian Felber (Salzburgo, 1972) cuando entró en la universidad quería adquirir un conocimiento “universal”, por eso estudió varias disciplinas como ciencias políticas, psicología, sociología o filología románica, especializándose en divulgar materias de economía sostenible y alternativas para los mercados financieros. Siendo miembro fundador del movimiento global “Attac” en Austria e iniciador de la denominada “Banca Democrática”, es también bailarín y escritor, además de profesor de economía desde 2008 en la Universidad de Viena. 

Con este currículo no es de extrañar su inquietud por un modelo económico alternativo que le ha llevado a trabajar los valores de la eficacia, eficiencia, rendimiento, éxito, beneficio, etc… Después de analizarlos surgió la publicación de un libro sobre otros nuevos valores, lo que llevó a 15 empresarios austriacos a un acercamiento a sus ideas sintiendo que el modelo económico actual no les satisfacía porque no contemplaba la ética. Aristóteles ya decía que “una economía que sólo aspira al beneficio financiero es antinatural”. Y la Fundación Bertelsmann, en una encuesta promovida en Alemania y Austria con la pregunta: ¿desea usted un nuevo orden económico? concluyó que un 80% de los encuestados en Alemania y un 90% de los encuestados en Austria respondieron que sí, que deseaban un nuevo orden económico.

Partiendo de estas inquietudes, ese núcleo de 15 empresarios junto con el profesor Felber desarrolló el modelo denominado “Economía del Bien Común”, que se basa en el ser humano como centro de la actividad económica y la práctica democrática en la economía real. El objetivo de este modelo es adaptar la economía real capitalista, en la que priman valores como el afán de lucro y la competencia, a los principios constitucionales recogidos -entre otras- en la Constitución de Baviera en su artículo 151: Toda actividad económica sirve al bien común.

La Economía del Bien Común se debe regir, según Felber, por una serie de principios básicos que representan valores humanos como: confianza, honestidad, responsabilidad, cooperación, solidaridad, generosidad y compasión. Porque la ciencia ha comprobado que las buenas relaciones hacen más feliz al ser humano y le motiva más que los vicios negativos que están fomentados por el orden económico actual. En este modelo se trata de que las empresas que se guían por estos principios y valores obtengan ventajas legales que les permitan sobrevivir a los valores del lucro y la competencia actuales. Por ésto hay que buscar un orden legal que permita vivir de los valores y el espíritu de las Constituciones, y sustituir la competencia por la cooperación y el ánimo de lucro por la contribución al bien común. 

Adam Smith consideró hace más de 200 años que la libre competencia era el método más eficaz de la economía (afirmando que las contradicciones engendradas por las leyes del mercado serían corregidas por lo que él denominó “la mano invisible” del sistema). Sin embargo, de un total de 380 estudios evaluados en la actualidad, el 87% afirma que la competencia NO es el medio más idóneo en la economía. La competencia genera miedo, mientras que el objetivo de la cooperación es alcanzar una meta igual.
Porque en la economía real actual, el éxito económico se mide con indicadores monetarios como el Producto Interior Bruto en el nivel macroeconómico, y el Beneficio financiero en el nivel microeconómico. Indicadores que dejan fuera a los seres humanos y al medio en el que vivimos. Estos indicadores no nos dicen nada sobre si hay guerra, se vive en una dictadura o destruimos el medio ambiente. Tampoco el beneficio de una empresa nos indica nada acerca de las condiciones de sus trabajadores, lo que se produce o cómo se produce.

El éxito no debe ser un indicador monetario. Medir los medios no es fiable, es el fin lo que hay que medir. Son las necesidades satisfechas lo que lleva al bien común y por tanto deberían ser el fin o la meta de la economía. En Bután, por ejemplo, se mide el estado de la felicidad de los ciudadanos: cómo les va a sus hijos, si cuentan con sus vecinos, si tienen tiempo para meditar… en definitiva, la satisfacción y la calidad de vida, parámetros que acercan a medir la felicidad. Éste debería ser el indicador a nivel macro: el bien común. Y en el nivel micro, el llamado “balance del bien común” (BBC) sería el indicador de medida. Cómo una empresa vive: la dignidad humana, la solidaridad, la sostenibilidad, la justicia social, la participación democrática y la transparencia. Todos estos valores están recogidos en las constituciones europeas, luego no deberían resultar ajenos a la vida en la empresa.

La evaluación de esos valores podría permitir, en definitiva, al consumidor escoger los productos más adecuados a sus intereses, y a las empresas ver recompensado su BBC con más ventajas legales. 


miércoles, 2 de mayo de 2012

El empleo y la inclusión de los jóvenes en tiempos de cirisis

Este artículo ha sido redactado por Ana Díaz, Responsable del LIIS de NSF y participante en la Conferencia.


El pasado 26 y 27 de abril la Fundación Novia Salcedo fue invitada, por la Presidencia del Consejo de la Unión Europea, a presentar en Horsens (Dinamarca) su experiencia en el ámbito del empleo juvenil. La conferencia de Expertos Europeos llevaba por título “Youth: Employment and Inclusion in times of crisis”.

Se debatió sobre el papel de los Estados Miembros, agentes sociales, organizaciones, actores privados y los propios jóvenes y se conocieron buenas prácticas por parte de algunos Estados Miembros.

Siguiendo la iniciativa Europea “Youth Opportunities Initiative”, la conferencia abordaba temas tales como el acceso al mercado laboral, la inclusión social y el desarrollo y actualización de competencias en tiempos de crisis.

El Acceso al Mercado Laboral

El descenso de los trabajos permanentes durante la crisis ha afectado duramente y de forma desproporcional a los jóvenes. Actualmente, dentro de la UE-27 los ratios de desempleo juvenil han alcanzado la cifra del 21,6% y esto supone el doble que en la década pasada para la UE-27. Significa que uno de cada cinco jóvenes en el mercado laboral no encuentra un empleo. Incluso en algunos Estados Miembros, como en España, casi 1 de cada 2 jóvenes tiene este problema.

Los ratios de desempleo significativamente tan altos reflejan las dificultades a las que se enfrentan los jóvenes cuando quieren poner un pie de forma adecuada y permanente en el mercado laboral. A corto plazo, esto conlleva al riesgo de que la población más joven esté sobrerepresentada en los empleos temporales y excluidos de desarrollar sus competencias a través de empleos permanentes. Las consecuencias a largo plazo son un gran desajuste entre la oferta y la demanda laborales, que tendrá graves consecuencias cuando los retos demográficos aumenten la demanda de empleados con competencias y experiencia laboral.

Estas condiciones de desventaja de los jóvenes europeos en el empleo demanda un esfuerzo especial. Es necesario que los Estados Miembros aborden retos estructurales junto a esos esfuerzos que ayuden a los jóvenes a acceder al mercado laboral y a puestos permanentes.  La formación en el puesto de trabajo (on-the-job-training) es una aspecto importante del desarrollo de competencias y de la permanencia dentro del mercado laboral. No obstante, la solución al problema recae no sólo en las reformas estructurales, sino también en promover la movilidad del mercado laboral para los jóvenes. Tanto los jóvenes europeos como la sociedad en general se beneficiarán de la inversión en los jóvenes, puesto que con ello se está contribuyendo a la sostenibilidad del futuro Europeo.




Desarrollo y mantenimiento actualizado de las competencias

Desde ahora hasta el año 2020 habrá 73 millones de puestos de trabajo disponibles debido al proceso de jubilación de la generación del baby-boom. Estos puestos deberán ocuparse con personas procedentes de una nueva generación más cualificada. No obstante, el desarrollo actual nos conduce a un desajuste del mercado laboral cuyas causas radican en la falta de experiencia y de formación.

Los jóvenes necesitan integrarse en el mercado laboral. Tanto los actores sociales como privados juegan un papel esencial en la ayuda que pueden prestar a las personas jóvenes para que consigan poner un pie de forma permanente en el mercado laboral. Un elemento decisivo en este proceso es abordar los desequilibrios entre la oferta y la demanda de competencias, que responde tanto al interés de los jóvenes que buscan empleo, como al de los que ofrecen el empleo. Las competencias de los jóvenes cualificados necesitan ajustarse mejor a la demanda existente, y los trabajadores no cualificados necesitan apoyo para encontrar el camino hacia su empleo, tanto a través de los sistemas de educación profesional como de otras medidas de parecida naturaleza.

Inclusión Social

El ratio actual de desempleo juvenil en Europa, altamente desproporcionado, afronta el gran reto de la inclusión social.  Los jóvenes que no están ni empleados ni en los sistemas educativos o formativos (en inglés NEET generation) sufren un riesgo muy alto de marginación y exclusión del mercado laboral.

Por otro lado, los jóvenes europeos más vulnerables, es decir aquéllos con mayores dificultades de entrar en el mercado laboral a través de los medios convencionales, tienen ante sí un reto mayor en los tiempos de crisis, puesto que el empleo no es sólo una cuestión de educación y de competencias. Estos jóvenes con diversas desventajas sociales, físicas o con discapacidad mental, requieren de un mayor apoyo para entrar en el mundo del empleo y evitar la exclusión social.

Es un elemento instrumental  para una sociedad inclusiva asegurar mejores condiciones para las personas en situación de vulnerabilidad. El desempleo constituye una situación vulnerable y es por ello esencial combatir la marginación y las condiciones indignas de vida en tiempos de crisis. Es por ello que debemos contar con todas las manos posibles que estén disponibles, tanto como parte de nuestra responsabilidad social como desde un punto de vista económico. En este contexto surge la necesidad de un esfuerzo centrado en prevenir los altos ratios de abandono del mundo educativo y laboral que existen. Estos esfuerzos deben facilitar unas condiciones adecuadas para mantener la igualdad de oportunidades para los jóvenes en los sistemas educativos y en el mercado laboral.

Traducción libre de NSF sobre el documento resúmen elaborado por la Presidencia Danesa. Documento original en inglés: http://eu2012.dk/en/NewsList/April/Week-15/Employment-and-Inclusion



Profesores funcionarios de la universidad que dejan de funcionar, y científicos que funcionan sin ser funcionarios

1 de Mayo, Día del Trabajo. Por la prensa (El Correo, La Voz de Galicia y otros) nos enteramos de un Informe de Fiscalización sobre las Universidades Públicas españolas, presentado por el Tribunal de Cuentas. Nos revela que cerca de 1500 profesores se jubilan “voluntariamente” antes de los 65 años. Que reciben hasta los 70 años compensaciones por el salario que dejan de percibir, que pueden alcanzar hasta los 300.000 euros. Que en 2009 había 33 centros que habían puesto en marcha “incentivos” o “premios” a la prejubilación a partir de los 60 años. Que entre 2007 y 2009 supusieron un gasto de casi 44 millones de euros al erario público. Que los expertos del Tribunal observan que es de dudosa legalidad.

Me pregunto, ¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué un profesor de universidad quiere prejubilarse? En un post reciente citamos a Félix Goñi, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad del País Vasco Félix Goñi, quien criticaba la condición de funcionarios de los profesores, porque es malo para su motivación, porque hagan lo que hagan mantendrán su puesto hasta los 70 años.

¿Están tan desmotivados que están dispuestos a dejar un empleo seguro si se les paga por ello?

En el lado opuesto están los investigadores científicos que no son funcionarios, y muchas veces mal pagados.



1 de Mayo, Día del Trabajo. El Correo publica una entrevista de Fermín Apesteguia con Maier Lorizate investigadora vasca del Instituto de Investigación del SIDA, IrsiCaixa, que, junto con otros colegas científicos, ha descubierto la molécula del VIH responsable de la propagación del virus del sida en el organismo. La entrevista refleja otra mentalidad que contrasta con la “mentalidad del funcionario”. He aquí algunos extractos de la entrevista.

Pregunta F.A.: ¿Es posible investigar en España con la que se está cayendo?

Contesta M.L.: “Es posible, aunque hay gente que lo está pasando relativamente mal. Si no tiene colaboraciones externas o de centros importantes para conseguir mucho dinero, resulta complicado. Es muy difícil investigar en España” “Los recortes han llegado a todo el mundo, no solo a España. Aunque EEUU sea el país que más invierte en investigación y desarrollo, allí también han llegado los recortes. Tendríamos que trabajar más por aunar fuerzas, disciplinas, conocimientos.”

Pregunta F.A.: ¿Es posible generar ilusión entre los científicos cuando muchos no ganan mil euros al mes?

Contesta M.L.: “El sueldo de los investigadores es irrisorio. Muchos no lo dejan porque éste es un trabajo muy gratificante, pero también muy duro. El 90% de tu trabajo es no conseguir nada, porque las cosas no salen. Conozco profesionales que han llegado a la depresión. Lo que de verdad te recompensa es la idea de contribuir a un avance. Hay mucha gente empleada en una cadena de montaje, haciendo un trabajo de control de calidad, que gana más que un científico. Ése sí que es un trabajo duro. No tiene precio trabajar en algo que te gusta, pero lo que se paga en ciencia es irrisorio.”

“La mayoría de los científicos no tiene un trabajo estable; y menos aquí. Lo preocupante es que los gobiernos invierten mucho dinero en formarnos y luego esa inversión se pierde. Para muchos países somos un chollo, somos gente formada por la que no tienen que pagar. La mayoría se van de aquí con una beca del Gobierno Vasco o del Ministerio y el país que les recibe se frota las manos, porque son profesionales muy bien formados. Lo que revierte de todo ello en nuestra sociedad es muy poco.”

“Los científicos somos nómadas. Si no funciona, nos vamos a otro sitio.”

Pregunta F.A.: ¿Alemania es, a nivel laboral, el paraíso que se atisba desde aquí?

Contesta M.L.: “Allí también se notan los recortes, pero no tienen nada que ver. Tienen mucho dinero y no escatiman en ciencia. No tienen prisa porque tu trabajo se publique. Disponen de tanto dinero que puedes permitirte el lujo de tirarte años estudiando algo, intentando sacar información para al fin publicar un bombazo.”

El Informe del Tribunal de Cuentas da números, constata hechos, pero no analiza las causas. Analiza las consecuencias, no las raíces de la enfermedad. ¿Qué pasa en la mente de un profesor de universidad, que no quiere seguir trabajando hasta su jubilación? ¿Qué incita a una universidad a hacer planes de prejubilación para sus profesores? Esto no se ha explicado en ninguno de los periódicos.

Maier Lorizate encontró las raíces de una enfermedad, porque es una científica motivada, a pesar de no tener la seguridad de empleo de un funcionario. A ella no le toca contestar a las preguntas.