lunes, 27 de febrero de 2012

¿Lifelong Learning o Lifelong Talent Development? (II)


Continuamos con la segunda parte del artículo de Santiago Rivero.


5. ¿Y qué tal estaría el "lifelong teaching"?
Si aceptamos que el LLL es un enfoque que debe realizarse con visión global y como algo que se ha de desarrollar a lo largo de la vida, habrá que pensar en quienes ayudarán a aprender. Es cierto que “aprender a aprender” es una de las habilidades que más pueden impactar en el desarrollo del LLL, pero también lo es el que la transferencia de los conocimientos y habilidades de quienes los poseen es una estrategia que no se debe olvidar. Los profesionales experimentados y competentes deberían utilizar una parte de su tiempo proporcionando formación a quienes tendrían mucho que aprender de ellos.


Ahora bien, para enseñar no basta con tener conocimientos: hace falta, además, saber enseñar. Debería procurarse que todos quienes tienen personas a su cargo adquiriesen unas habilidades docentes que les permitiesen que su labor de enseñar la realizasen de forma satisfactoria, de modo que potenciasen el LLL de quienes dependen de ellos.

Aprender a enseñar para transmitir mejor los conocimientos y destrezas a los demás tendría sin duda un impacto positivo en los resultados globales de los procesos de LLL en una organización. Entre otras cosas, estaría muy bien que, quienes se aproximen al final de su vida laboral, no se despidan sin antes haber transmitido sus conocimientos y experiencias válidas a quienes continúen en la organización; no todos sus conocimientos y experiencias, sino solamente aquella parte que tenga un valor actual. Hay que evitar esas actitudes, que a veces se dan, de quienes se empeñan en imponer unos modelos que, si bien pudieron ser la clave del éxito en épocas pasadas, no lo serían en las circunstancias actuales.



6. Entender el problema, desarrollar los planteamientos y ponerlos en práctica.
Cabría preguntarse a dónde conduce lo expuesto hasta el momento y qué consecuencias prácticas podrían desprenderse de todo ello. De forma resumida podría contestarse que, en primer lugar, el LLL no se percibe como una opción, sino más bien como una necesidad. Sin embargo, los planteamientos para su puesta en práctica parece que, por lo general, son excesivamente simplistas y que se basan en una especie de “prótesis” para actualizar o complementar los conocimientos que en un momento dado tiene una organización y que, por distintas razones, se vuelven insuficientes u obsoletos. Es decir, la mayor parte de las veces el LLL se concibe como un complemento de la formación reglada, una vez terminada la etapa formativa de una persona.




















































































El LLL no debería plantearse como una reparación de las carencias de conocimientos durante la etapa laboral de un profesional, sino que debería verse como una forma de plantear y abordar la educación y el aprendizaje a lo largo de la vida, desde una visión global y bien fundamentada, que debe acoplarse al funcionamiento del cerebro y al hecho de que éste no deja de evolucionar a lo largo de toda la vida. Sus características varían con la edad y en cada momento está mejor preparado para determinados modos de funcionamiento, de los que se derivan unas capacidades de aprender y adquirir nuevas destrezas, o de aplicar lo ya aprendido. Esta visión de la evolución de las capacidades disponibles en cada momento y de las necesidades de conocimientos adicionales a lo largo de la vida profesional, es fundamental para el planteamiento de las estrategias en las que debe basarse el LLL; estrategias que deberían abarcar también el ciclo de vida de una persona, desde su niñez y en tanto mantenga su mente en condiciones adecuadas.

A partir de esta visión y teniendo en cuenta lo que aporta la educación y otra serie de cuestiones como las razones por las que es necesario educar y hacerlo bien, así como el tipo de educación para los distintos ámbitos en los que las personas desarrollarán su vida (social, personal y profesional o laboral), se deberá elegir el enfoque más adecuado para la formación y el aprendizaje a lo largo de la vida.

Una cuestión a no obviar es la importancia de la formación para el trabajo: no hay que olvidar que tras su incorporación a la vida laboral, una persona dedica la mayor parte del tiempo en estado de vigilia a actividades que forman parte de su trabajo o que están relacionadas con él.


Por último, una vez elegidas y definidas las estrategias para el LLL, la fase final consistiría en su implantación y el seguimiento de los resultados, con objeto de diseñar y aplicar las acciones correctoras que pudieran precisarse, dentro de un enfoque de mejora continua.


7. ¿Qué se podría plantear y quiénes deberían intervenir?
Una iniciativa que se considera interesante acometer, es la preparación de las bases para la elaboración de las políticas educativas para promover el LLL desde un enfoque en línea con lo que se ha expuesto en lo que antecede de este documento. Para ello se procedería siguiendo los pasos que se indican a continuación:


· En primer lugar, sería preciso analizar y llegar a especificar las necesidades de aprendizaje a lo largo de la vida. En gran medida, estas necesidades coincidirán con los contenidos de los actuales programas educativos, pero con seguridad aparecerán otros requisitos de capacidades, habilidades y prácticas adicionales, que serían planteadas por alguno de los agentes que más adelante se propone que participen en la iniciativa que se expone.






· Otra de las bases sería el conocimiento del modo en que evolucionan las características de las capacidades cognitivas de las personas a lo largo de las distintas etapas de su desarrollo. En buena medida, existen ya conocimientos sobre esta materia, pero en algunos aspectos concretos sería preciso, probablemente, plantear investigaciones que arrojasen luz adicional para entender determinadas cuestiones. Para abordar este tipo de investigaciones, si efectivamente se precisasen, sería preciso contar con la contribución de agentes como los que se citan más adelante en este apartado.

Igualmente se necesitaría un buen conocimiento de lo que se podrían denominar prácticas docentes más convencionales, junto con los resultados de la aplicación de las mismas. En pocas palabras, sería necesario estar al día de los conocimientos ya disponibles e investigar ciertos aspectos de notable interés que aún no se conocen.


· A partir de lo anterior y con la participación de los agentes que luego se mencionan, se procedería a la elaboración de un modelo de LLL, coherente con las necesidades de la sociedad en su conjunto, de las empresas y otras organizaciones y de las personas como tales. Se destaca que en este modelo, más importante que el detalle de los contenidos, que debería ser descrito únicamente en términos generales, sería la concreción de los tipos de conocimientos, capacidades y habilidades que se incluirán en los programas educativos, cuándo se impartirían determinados conocimientos, cuáles serían algunas de las características de los correspondientes enfoques docentes, qué actuaciones se recomendarían para el mantenimiento de conocimientos y capacidades adquiridos a edades tempranas, y cuestiones similares.


· Tomando como referencia dicho modelo, se podrían establecer las políticas y pautas para lograr prácticas que permitiesen el desarrollo de programas orientados al LLL, optimizando sus resultados, o al menos, mejorándolos sustancialmente.


Se insiste en que la base de la forma de proceder que se propone es el conocimiento científico de cómo funcionan los distintos mecanismos cerebrales relacionados con el aprendizaje, la conservación de los conocimientos adquiridos, y su posterior aplicación para la conversión del conocimientos adquirido en valor. Se insiste en la importancia de que, las medidas y prácticas que se propongan, estén basadas en el conocimiento y no en la simple especulación. La docencia constituye un terreno que se presta a la elaboración de teorías que se den por buenas, sin el necesario contraste científico previo.


Finalmente, deberían contrastarse los resultados obtenidos, para lo cual sería preciso el desarrollo de indicadores y métricas que permitan realizar la evaluación a partir de unos procedimientos objetivos y previamente definidos.


Con relación a los agentes que sería conveniente que participasen en este proceso, se citan los siguientes:


· Los responsables de las políticas educativas : A ellos compete en gran medida el buen funcionamiento del sistema educativo en su conjunto, y directamente el del sistema público. Por tanto, les corresponde asumir un protagonismo destacado en la definición del modelo de LLL, junto con el resto de los agentes privados, propiciando además la participación de éstos Æ Deberían inducir la puesta en marcha de la definición de dicho modelo y arbitrar las ayudas y otras medidas para facilitar su posterior implantación. Asimismo tendrían que asumir la aplicación de las medidas que correspondiesen al sistema público.


· Los educadores: En particular, aquellos cuya función es la contribución al correcto desarrollo de las capacidades en edades tempranas (por ejemplo, la adquisición del multilingüismo, la alfabetización, la comprensión de los conceptos matemáticos básicos, el desarrollo de las capacidades sociales y emocionales, el autocontrol, etc.) Æ Su experiencia profesional es fundamental para la realización del análisis y para la propuesta de prácticas a la hora de elaborar el modelo de LLL,


· Los profesores de todos los niveles educativos: Los profesores, tanto los que imparten enseñanza en la fase escolar como los que lo hacen en otros niveles (formación universitaria, formación profesional, cursos y seminarios para profesionales de las empresas[1]) tienen bastante que aportar en cuestiones muy diversas, como pueden ser la eficacia de las distintas prácticas docentes, los tipos de respuesta de los discentes en distintas situaciones y condiciones, las carencias que eventualmente pueden encontrar en las etapas anteriores de formación de los alumnos que llegan a sus aulas, las demandas que reciben de las organizaciones a las que se incorporan los egresados de su etapa formativa (y muy en particular, las empresas a las que acceden para iniciar su vida profesional) Æ Su experiencia docente constituye una aportación muy valiosa a la hora de discutir los mejores enfoques para lograr un desarrollo de las capacidades de las personas, tanto para su integración en la sociedad como para el desarrollo de
su actividad como profesionales.


· Alumnos y padres de éstos: Los alumnos, a partir de ciertas edades, podrían dar su visión acerca de diversos aspectos de los procesos educativos, de la relación entre lo que aprenden y sus expectativas y de otras cuestiones, como son la medida en que se sienten motivados, la adecuación desde su punto de vista de los métodos docentes, etc. En los casos de alumnos de corta edad, deberían ser los padres quienes hablasen por ellos (y también deberían opinar sobre la formación de sus hijos de mayor edad) Æ No hay que perder de vista que los padres y el entorno sobre el que éstos tienen control (en mayor o menor medida), forman una parte importante del sistema educativo. Además son, junto con la sociedad y las organizaciones en las que desarrollarán su trabajo, los “clientes” del sistema educativo.


· Neurocientíficos y sicólogos: Son los que pueden aportar los conocimientos de base y los fundamentos científicos para diseñar un modelo de LLL que resulte adecuado para los fines que ya se han mencionado. Ellos son quienes pueden aportar conocimientos relativos al modo de aprender y a las bases biológicas del aprendizaje. La sicología, aunque en evolución como todas las ciencias, tiene un importante recorrido histórico, que aporta un amplio cuerpo de doctrina. Por el contrario, la neurociencia ha experimentado un rápido desarrollo en la última década y media, aportando una gran cantidad de conocimientos, algunos de los cuales explican lo que ya se sabía acerca de nuestro funcionamiento intelectual, otros desmienten ciertos mitos considerados verdades hasta hace poco y otros explican cuestiones que no eran bien comprendidas. Es cierto que es aún mucho lo que queda por descubrir acerca del funcionamiento del cerebro, pero también lo es que, como resultado del esfuerzo de investigación en marcha, es de esperar que nuevos hallazgos se sigan sumando, a un ritmo rápido, a los ya disponibles. Por todo ello, su contribución resulta esencial e imprescindible, si se pretende que las soluciones que se planteen tengan un fundamento real. Sin su participación, algunas de las soluciones que se planteasen podrían estar más basadas en la elucubración y en falsas suposiciones, que en la realidad.


Empleadores: Cuando se hace referencia al LLL, generalmente se piensa, sobre todo, en lograr la máxima competencia de las personas para el desarrollo de sus funciones en las organizaciones para las que trabajan. Si se contempla desde esta óptica, es evidente la necesidad de escuchar a los empleadores, a fin de conocer cuáles son los perfiles que consideran más necesarios en sus empleados y sus opiniones acerca de cómo se podría proceder para lograrlo y de cuáles son las principales carencias que perciben en el sistema docente. De igual manera, es muy interesante ver el modo en que tratar de subsanar dichas carencias y de hacer frente a las necesidades de nuevos conocimientos Æ Si la idea es que el LLL permita mantener a punto las competencias requeridas por los profesionales de las empresas y otras organizaciones, no tendría sentido que representantes de estas instituciones no estuviesen presentes en el proyecto


Sociólogos y representantes de la sociedad civil: Puesto que el aprendizaje y el desarrollo de las capacidades debe servir para preparar a las personas para ejercer como participantes de la sociedad de la que forman parte, deberán escucharse las sugerencias y opiniones que quienes son expertos en estas cuestiones o tienen algo que decir con respecto a ellas; por eso, se recomienda también la participación de representantes de estos colectivos . Es de particular interés prestar atención a los sociólogos, ya que a la educación de las personas contribuyen todas las influencias que les llegan desde distintos focos de la sociedad y por todo tipo de cauces, por tanto, el resultado final no será únicamente el producido por la formación planificada, sino por el efecto conjunto de ésta y el efecto de fondo proveniente del conjunto de la sociedad, el cual no es posible (ni conveniente)filtrar en su totalidad.


8. ¿Cuál podría ser nuestra postura?
En relación con las ideas expuestas, y más concretamente con la promoción con un modelo de LLL más acorde con los principios científicos del aprendizaje y la adquisición de competencias, surge la cuestión de cuál podría ser nuestro posicionamiento frente a todo ello.


La respuesta más simple podría ser:“cualquiera”. Sin embargo, dada nuestra relación con varios aspectos básicos del proyecto, se podrían seleccionar las tres opciones siguientes:


1) La promoción de la idea. El concepto de LLL que se plantea difiere del modelo simplista, que asimila el LLL a la continuación del aprendizaje realizado durante la etapa estudiantil, mediante la formación en el ámbito de la empresa. La mayor parte de quienes propugnan el LLL consideran que el enfoque actual ya es suficientemente adecuado, por lo que es posible que no se sientan especialmente inclinados a buscar nuevos planteamientos, de apariencia más compleja.


2) Participar aportando nuestros puntos de vista. Siempre podríamos contribuir al desarrollo del proyecto mediante la aportación de nuestras ideas y puntos de vista, y estaríamos en buenas condiciones para hacerlo, dada nuestra familiarización con varias de las cuestiones que deberían tomarse en consideración. Para ello, sería preciso haber superado la etapa anterior (promoción de la idea)


3) Actuar como asesores, ejerciendo de coordinadores, orientadores y facilitadores del proceso de elaboración del modelo de LLL. Si alguien asumiese el papel de patrocinador del proyecto (lo lógico sería que fuese la Administración quien se ocupase de ello), se necesitaría alguien que ejerciese las funciones antedichas.

La figura idónea para ello sería la de alguna empresa de consultoría que contase con personas experimentadas en el conjunto de disciplinas que se relacionan con la naturaleza del proyecto.

Explicación de los fundamentos del interés de lo que se plantea


Los beneficios que puede reportar un correcto enfoque del LLL serían de utilidad para la sociedad en su conjunto, teniendo en cuenta el énfasis que actualmente se pone en el desarrollo de la conocida como “sociedad del conocimiento” por todo tipo de instituciones públicas y privadas. Es notable el interés que por esta cuestión han demostrado en concreto numerosas organizaciones empresariales, pero el enfoque de las actuaciones generalmente propuestas para lograr dicho fin adolece casi siempre de fallos derivados de un enfoque reduccionista, consistente en considerar que la época para la atención al LLL comienza a partir de la incorporación de los profesionales a la empresa.


Unas políticas que consideren el conjunto del ciclo de vida de las personas reportaría beneficios a los diversos colectivos sociales, incluido el tejido empresarial


Observaciones:

Está claro que en el diseño de estas políticas tendrían que intervenir diversos agentes, entre los cuales podrían citarse a los responsables de la educación primaria, universitaria y profesional, así como aquellos involucrados en la elaboración de las políticas de desarrollo económico, las agrupaciones empresariales o los colegios profesionales, y por supuesto los profesionales de la docencia, todos ellos con la colaboración de expertos de los campos de la neurociencia y de la sicología, sin que esta relación deba considerarse exhaustiva.


Tal vez uno de los problemas para implantar políticas innovadoras en esta materia deriva de que los resultados del LLL solamente se manifestarán a largo plazo, por lo que su idoneidad no se podrá considerar probada más que transcurrido un cierto tiempo.

Una última consideración: ¿LLL o LTD?

Se indicaba antes que:El LLL no debe limitarse a focalizar su atención en la adquisición de conocimientos, sino que ha de contemplar igualmente el desarrollo de aquellas capacidades y habilidades, que deben acompañar a los conocimientos para permitir el uso eficientemente de éstos.” Por tanto, si se admite que por talento debe entenderse el conjunto de conocimientos y las habilidades y capacidades complementarias de éstos necesarios para desarrollar una función determinada con un nivel relevante de maestría, parece que en vez de hablar del LifelongLearning (LLL), tal vez deberíamos estar hablando del LifelongTalent Development (LTD)



[1]
En este grupo se incluirían también los responsables de la gestión de la formación en empresas y otras organizaciones.

domingo, 26 de febrero de 2012

El empleo en Alemania, ¿otro “milagro alemán”? Habla un experto.

(Leído el 25 de febrero en Jobat.be, web de empleo de Corelio, la mayor editorial de la prensa en Bélgica)

Nunca ha habido tantos alemanes trabajando. Algunos dan el “milagro del empleo” alemán como un ejemplo para el resto de Europa, otros pintan la gestión económica alemana con sus “empleos de miseria” como una verdadera quimera. Jobat habló con Alexander Spermann, experto del mercado de trabajo con Randstad, Alemania, quien ha seguido de cerca cómo su país en unos años ha evolucionado del “hombre enfermo de Europa” a un “milagro económico”.
Düsseldorf, una de las capitales de la región industrial de los ríos Rhin y Rhur

¿Desde cuándo la situación ha empezado a cambiar realmente en Alemania?

Debe haber sido en el verano de 2006, cuando Alemania organizaba el campeonato mundial de futbol. Recuerdo muy bien que entonces tuve una entrevista en la radio, y que decía cómo las estadísticas estaban cambiando súbitamente. El crecimiento económico sostenido tenía un efecto manifiesto sobre el empleo. El paro empezó a bajar. El cambio se veía claramente.

El número de alemanes con un empleo remunerado nunca ha sido tan alto como hoy. Más de 41 millones de alemanes están trabajando. El desempleo bajó el año pasado de 6,8 a 5,7 por ciento, y el empleo creció en casi todos los sectores. ¿Cómo explica Ud. esto?

En primer lugar: esto ha llegado como una total sorpresa. No solo para ustedes, pero también para nosotros. Nadie había esperado que el mercado de empleo alemán tuviera tanto éxito.

Sin embargo pienso que se puede apuntar varias causas del éxito alemán. Alemania es en este momento mucho más competitiva que otros países europeos. La moderación salarial juega en esto un papel crucial. Los menores costes salariales favorecen una mayor competitividad, y esto ha sido crucial para Alemania. Somos sencillamente más baratos. En combinación con un cierto nivel de calidad esto nos hace muy competitivos. Tenemos un efecto macro-económico que subestima aparentemente de forma sistemática la moderación salarial, pero ahora parece muy claro hasta qué punto ha sido esencial.

¿Pero a qué precio? La Organización Internacional del Trabajo (OIT) dijo todavía a finales de enero que estos costes salariales bajos también estaban en la base de la eurocrisis. Gracias a estos salarios bajos las empresas alemanas pueden producir más barato, a costa del resto de la eurozona. Que el modelo alemán reduciría el crecimiento económico en Europa.

En realidad es un milagro que la economía alemana no se haya hundida en el largo periodo del euro durante el que el valor del euro iba en aumento. Un país que depende tanto de la exportación no saca normalmente provecho alguno de ello. Pero de una manera u otra la exportación alemana mantuvo su éxito. Como ya he dicho, esto ha tenido que ver en gran medida con la calidad. Pero sigue siendo una sorpresa. Hoy en día podrías ver un euro más débil como un factor de crecimiento imprevisto de la economía alemana. La exportación alemana se aprovecha de este euro débil. Pero no puedes considerar esta evolución reciente como una causa de la crisis.

¿Qué otras causas ve Ud. de estos resultados del mercado de trabajo alemán?

La flexibilidad de nuestras empresas ha jugado sin duda un papel. No solo nuestros convenios de trabajo son bastante flexibles, también dentro de nuestras empresas hay mucha flexibilidad. Las llamadas cuentas de tiempo de trabajo han contribuido en una medida importante en esto. Los empleados pueden durante un periodo determinado trabajar más o menos tiempo que lo que se ha convenido de forma colectiva. De esta manera acumulan créditos o débitos de tiempo trabajado en su cuenta individual, que pueden compensar más adelante con tiempo libre extra o tiempo extra de trabajo.

Gracias a estas cuentas de tiempo trabajado nuestras empresas pueden adaptarse a fluctuaciones de la demanda de sus productos. Además se ahorran los altos costos de eventuales horas extra. Esta “herramienta mágica” se ha introducido sistemáticamente en casi todas las empresas importantes en Alemania. Podrías ver estas cuentas de tiempo trabajado como un segundo ingrediente del milagro alemán del mercado del trabajo.

El tercer ingrediente es sin duda la gestión del mercado del trabajo. En Alemania trabajan hoy más de 41 millones de personas. Cerca de 7 millones de personas tienen un tal mini-job. Tienes que pensar que una parte de estas personas – quizás la mitad – tienen un mini-job además de un empleo estándar. No es correcto suponer que estas 7 millones de personas tienen solo un mini-job.

¿Cuál es la ventaja de los mini-jobs?

Estos mini-jobs dan mucha flexibilidad a nuestras empresas, pero también a los trabajadores. Tienen la posibilidad de ganar más. El que ya tiene un trabajo y quiere consumir más, puede con cierta facilidad añadir un mini-job. Así tienes cada mes 400 euros netos más para gastar. Estos empleos están subsidiados, no tienes que pagar aportaciones a la seguridad social. Hace el trabajo extra más interesante para la gente, y significa trabajadores baratos y flexibles para nuestras empresas. En la mayoría de los casos, cuando usas de una manera correcta estos mini-jobs, significan un buen trato para ambas partes.

Finalmente nuestro sistema de desempleo temporal ha conseguido también ha procurado una rápida recuperación de la economía alemana después de la crisis. Nuestras empresas lo han usado a gran escala.

¿En qué sectores ve este crecimiento del empleo con más claridad?

Se ha producido un cambio estructural enorme en la economía alemana. Durante la crisis se perdían muchos empleos en la industria, lo cual en realidad llegaba como una sorpresa. Pero al mismo tiempo – también en los estados donde la crisis pegaba lo más fuerte – se crearon más empleos en el sector de servicios que los que se perdieron en la industria. Esto ha sido un cambio enorme.
Hasta aquí la entrevista.

Laboratorio de Biotecnología en la empresa química alemana BASF
Continuando en la web de Jobat me llamó la atención otro artículo con el título: ¿Dónde en Europa se trabaja más duro? Dice: Viendo la mala situación económica de Grecia y Portugal quizás tengas la tendencia de pensar que en estos países se trabaja menos duro. De ninguna forma… Los griegos trabajan en promedio 40,5 horas por semana, y los portugueses 40,2 horas. Comparando: en Bélgica trabajamos “solo” 39,2 horas por semana. Son datos del informe (2010) del mercado de trabajo de Eurostat, la oficina de estadísticas de la UE. Sí parece que los hombres trabajan más duro que las mujeres. En nuestro país (Bélgica) trabajan en promedio 39,8 horas, y las mujeres “solo” 38,2 horas/semana. Tenemos que admitir que preferiríamos ser trabajador en Dinamarca (37,7 horas/semana) que en el Reino Unido (42,2 horas/semana).

Nota: en España se trabaja en promedio 40,4 horas/semana, exactamente el promedio de la UE. En Alemania, 40,6 horas/semana.

Lo que importa es la calidad y la eficiencia…

viernes, 24 de febrero de 2012

Río + 20: ¿ la hora del realismo ecológico?


La Nota de Análisis publicada a finales de enero por el "Centre d'analyse stratégique" adscrito al Primer Ministro francés, esboza los debates que deberán formularse el próximo mes de junio en la conferencia "Río + 20" sobre el modelo de crecimiento sostenible.
Ya en 1972, el Club de Roma y luego la Conferencia de Estocolmo habían subrayado el límite de los recursos terrestres, pero fue en 1992 en la Cumbre de la Tierra organizada en Río donde se consagró la noción de desarrollo sostenible. La Conferencia “Río + 20” que tendrá lugar en junio de 2012 debe de ser ambiciosa y debe despejar toda duda para el futuro acerca de la necesidad de iniciar un modelo de crecimiento respetuoso con la Tierra y con los hombres.
El primer objetivo es adoptar una visión de la economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y de la erradicación de la pobreza que pueda servir de guía a los Estados, a las colectividades y a los ciudadanos, y acelerar notablemente la transición energética indispensable para conseguir frenar el cambio climático. Los debates no podrán eludir el destino de cientos de millones de seres humanos que no tienen acceso a los recursos vitales.
El segundo punto conlleva relanzar la dinámica adoptada al término de la Cumbre de Río, después de que en 2000 se establecieran los Objetivos del Milenio para el Desarrollo (OMD). Objetivos e indicadores mundiales de desarrollo sostenible permitirían plasmar prioridades claras a la comunidad internacional, a los países desarrollados así como a los países en vías de desarrollo.
El tercer tema inscrito en la agenda de “Río + 20” contempla mejorar la gobernanza mundial. A pesar de los progresos registrados en anteriores encuentros, la comunidad internacional no ha tenido éxito hasta ahora en frenar la degradación de los recursos medioambientales. La reforma del sistema internacional deberá adaptar las instituciones multilaterales a un contexto geopolítico que ha evolucionado desde los años 1990 y destinar un papel central a la sociedad civil y a las estimaciones científicas.

En conclusión, señala la Nota, la Conferencia deberá enfrentarse a estos tres retos mayores:
1/ la definición de una visión común de la economía verde y equitativa, en la línea de la definición de desarrollo sostenible en Río 1992
2/ el establecimiento, en plazo, de estructuras de gobernanza mundial del desarrollo sostenible y del medioambiental en las cuales la sociedad civil y la comunidad científica encuentren su sitio
3/ un acuerdo sobre el principio de objetivos y de indicadores dedicados al desarrollo sostenible avalados por el conjunto de países, prolongando los objetivos del milenio para el desarrollo y permitiendo especialmente abordar temas hasta ahora poco tratados: la lucha contra la desertificación y la disminución de las reservas haliéuticas (relativas a la pesca); el reconocimiento de los retos medioambientales en los intercambios económicos y el derecho de los pueblos a la información sobre el medioambiente.

jueves, 23 de febrero de 2012

¿Lifelong Learning o Lifelong Talent Development? (I)


Santiago Rivero, patrono de NSF, nos acerca los planteamientos educativos para el Lifelong Learning, desde los nuevos enfoques de las ciencias del aprendizaje.


1.- Descripción de la idea.
Cada vez cala más la idea de que para disponer de profesionales cualificados es preciso mantener actualizadas sus capacidades mediante la implantación de programas con el enfoque "life long learning".
A veces se entiende como “lifelong learning” la continuación de la formación recibida durante el tiempo de permanencia en las instituciones docentes previamente a la incorporación a la empresa, mediante la aplicación de programas de formación complementaria durante la etapa de actividad profesional, con el fin de actualizar y ampliar en la medida necesaria los conocimientos, para adecuarlos a lo que demandan las tareas que las distintas personas de la organización tienen encomendadas. Es decir, que el significado atribuido a dicha expresión es la de una formación que se desarrolla a partir del momento en que un profesional se incorpora a la empresa y durante el resto de la vida, complementando la formación adquirida en etapas anteriores. Ahora bien, no se debería pensar únicamente en un proceso continuo de adquisición de nuevos conocimientos, sino que más bien habría que plantearse el modo de enfocar la adquisición de conocimientos y el desarrollo de capacidades (tarea que no debería descuidarse en ningún momento de la vida profesional), con objeto de lograr el óptimo desarrollo de las capacidades intelectuales de las personas, incluyendo aquellas competencias que se precisan para la eficiente puesta en práctica de lo aprendido.

Por tanto, el lifelong learning (en adelante, LLL) debería concebirse como un proceso global y continuo que va de la cuna a la tumba (expresión que se suele utilizar también para referirse al LLL), que es preciso concebir y planificar en su conjunto.

Por ejemplo, hay muchas cosas cuyo aprendizaje es especialmente efectivo en la infancia, pero cuya aplicación resulta particularmente útil en etapas posteriores. Desde el momento del aprendizaje hasta cuando, posteriormente, estos conocimientos resultan particularmente útiles, se deben ejercitar, pues es conocido que aquello que se sabe, o las capacidades que se adquieren, “o lo usas o lo pierdes”. Esto se podría aplicar al bilingüismo de cuna o a las habilidades sociales adquiridas en la época escolar, y que posteriormente pueden minusvalorarse hasta, que llegada la hora de desarrollar la actividad profesional, se vuelve a poner de manifiesto su utilidad.






2.- Los nuevos paradigmas del aprendizaje.

Desde un planteamiento de LLL, es preciso aprender, continuar adquiriendo nuevos conocimientos que se apoyen en lo ya aprendido y conservar los conocimientos adquiridos, para lo cual es necesario mantenerlos vivos ejercitándolos de algún modo.




El LLL no debe limitarse a focalizar su atención en la adquisición de conocimientos, sino que ha de contemplar igualmente el desarrollo de aquellas capacidades y habilidades, que deben acompañar a los conocimientos para permitir el uso eficientemente de éstos.





Para definir las políticas que propicien una eficiente educación de la cuna a la tumba, que facilite la preparación de profesionales dotados de talento y capaces de desarrollar eficientemente sus cometidos, es preciso tener suficientes conocimientos de todo lo relativo a las prácticas docentes tradicionales, así como de los hallazgos más recientes acerca del modo de funcionamiento del cerebro, lo cual está en la base de todos los aspectos del comportamiento humano, incluidos los procesos de aprendizaje y el modo de proceder para el logro de objetivos.





Los conocimientos del campo de la neurociencia son, pues, de gran utilidad para estos fines, y pueden considerarse fundamentales para el diseño acertado de las políticas cuya finalidad sea la promoción del LLL.
Entre los descubrimientos relacionados con el funcionamiento del cerebro y que tienen mucho que ver con el aprendizaje a lo largo de la vida, merecen destacarse los siguientes:




- La plasticidad del cerebro, consistente en que el cerebro puede reconfigurarse constantemente, fundamentalmente mediante cambios en el “cableado” entre las neuronas, como consecuencia la readaptación de la disposición de las sinapsis (conexiones entre las neuronas). A ello se suma el que, en contra de lo que se venía pensando desde hace mucho, se producen continuamente nuevas neuronas, especialmente en regiones especificas del cerebro. Como consecuencia de todo ello, es posible el aprendizaje durante todas las épocas de la vida (siempre que no se produzcan deterioros cerebrales serios), si bien es cierto que no a todas las edades se adquieren los nuevos conocimientos con la misma facilidad.




Asimismo, con la edad y la práctica se va adquiriendo una mayor maestría en el uso de ciertas destrezas: En algunos aspectos, la edad juega a favor.


-
En relación con la plasticidad, que se acaba de mencionar, determinados conocimientos se adquieren con especial facilidad en los denominados “períodos sensibles”, fuera de los cuales la asimilación de aquéllos resulta mucho más difícil, dificultad que en algunos casos se aproxima a la imposibilidad. Es muy importante saber cuáles son los conocimientos y habilidades sujetos a periodos sensibles y las ventanas temporales en las que tienen lugar, con objeto de ajustar las edades en las que se promueve el aprendizaje o el desarrollo de determinadas habilidades.

-
No todas las estructuras del cerebro maduran al mimo tiempo, ni la maduración tienen lugar de forma lineal en el tiempo. Por eso, el desarrollo de algunas habilidades tiene lugar muy pronto y el de otras se demora más en el tiempo. De ello se desprende que los momentos adecuados para aprender y comprender determinadas cuestiones estarán referidos al desarrollo, en grado suficiente, de las estructuras cerebrales que deban intervenir en dichas cuestiones.





-
La práctica es fundamental para mantener vivos los conocimientos y destrezas adquiridas. Por ello, debe mantenerse una actividad intelectual que implique la utilización de lo aprendido, si es que esto requiere ser utilizado posteriormente. Por ejemplo, la adquisición de un idioma o ejercicio de determinadas competencias puede aprenderse a edades muy tempranas, pero su necesidad puede hacerse manifiesta mucho más tarde, tal vez durante el desarrollo de la actividad profesional de una persona





- No todo lo que se aprende se retiene (o se olvida) con la misma facilidad. Ciertas estructuras cerebrales, que almacenan memorias determinadas, son mucho más estables, y lo aprendido es más fácil que se conserve durante mucho tiempo (un ejemplo podría ser el aprendizaje de montar en bicicleta). En la memorización de distintos tipos de información intervienen diferentes estructuras cerebrales, por lo que unas cosas se recuerdan mejor que otras.





- Ciertas habilidades de naturaleza emocional son necesarias para el uso eficiente del conocimiento, de ahí la importancia de propiciar su desarrollo mediante un entrenamiento adecuado. De hecho, en situaciones patológicas extremas, en las que una persona presenta un perfil emocional plano, ésta se ve privada de la capacidad de tomar decisiones, aunque conserve intacto todo el conocimiento requerido para ello.
- Cuestiones no cognitivas tienen una gran incidencia en la eficacia de los procesos de aprendizaje, de ahí la importancia de prestarles la atención que requieren. Por ejemplo, la motivación es determinante a la hora de aprender y esto debería ser tenido en consideración a la hora de plantear las estrategias educativas, en cualquier momento de la vida.


-
El cerebro disminuye su rendimiento si se le somete a situaciones que rebasan su capacidad de funcionamiento normal. De ahí la importancia de la alimentación, el descanso, los ejercicios que activan la oxigenación de la sangre. Todo ello debe tenerse presente a la hora de abordar las acciones educativas de cualquier tipo.






- Existe una estrecha conexión entre varias de las diversas partes del cerebro. Por eso interesa un desarrollo equilibrado, ya que de otra forma pueden producirse fallos inducidos en el funcionamiento de regiones que no tienen disfunciones.
3.- Qué es preciso aprender, cuándo debe hacerse y cómo.

Partiendo de lo expuesto en el punto 2, si se quiere abordar el desarrollo de las capacidades de las personas para lograr el triple objetivo de a) prepararlas para una vida plena, b) propiciar su contribución a la construcción de una sociedad adecuada para la convivencia y c) optimizar su capacitación y su dendimiento como profesionales que contribuyan eficientemente a la aportación de valor, será preciso diseñar unas politicas y unas prácticas educativas basadas en:

-
La definición de qué es preciso aprender, estableciendo los pesos adecuados para las distintas materias y contenidos objeto del aprendizaje.

-
Cuándo debe abordarse el aprendizaje de cada materia, durante cuánto tiempo debe prolongarse y cuáles son las destrezas previamente adquiridas con las que debe contarse para que los educandos dispongan de la capacidad de asimilación requerida para aprender.

- Cómo debe plantearse la enseñanza para facilitar al máximo los resultados del aprendizaje. Debería perfeccionarse la práctica docente, incluyendo los planteamientos más avanzados de la Docencia informada por la Neurociencia. No debe interpretarse esto como que la referencia exclusiva de la Docencia deba ser la Neurociencia, sino más bien que las prácticas docentes actuales convendría que fuesen contrastadas y complementadas por los hallazgos de la neurociencia que son de aplicación a este campo, como ya lo están haciendo varias de las instituciones docentes de mayor reconocimiento en el mundo.

-
Habría que instruir a los profesionales de la docencia, tanto del mundo de los centros educativos como de las empresas, con el fin de que puedan realizar su labor con una visión más global y dominio de las prácticas docentes inspiradas en los hallazgos más recientes de las ciencias que tienen que ver con la educación.







4.- Aprendizaje y tecnología
Aunque no sea más que de pasada, ha de hacerse mención a las aplicaciones de formación “on line”, como solución para facilitar la adquisición y actualización de conocimientos. No cabe duda de que esta clase de soluciones pueden resultar de gran utilidad, especialmente para quienes hayan desarrollado las habilidades que facilitan el “aprender a aprender”. Pero por otra parte, hay que añadir que no es lo mismo la formación presencial que el aprendizaje a través de un ordenador. De forma general, no se puede decir que una opción sea absolutamente mejor que otra.




En la comparación entre ambas alternativas, habría que tener en consideración bastantes aspectos, como pueden la calidad y capacidad docente de quienes impartan, en cada caso, la formación presencial; la calidad de los productos para la formación “on line”; las estrategias docentes empleadas; la naturaleza de los conocimientos que se tratan de adquirir; el mayor o menor contenido de habilidades no cognitivas que incluya el aprendizaje de una determinada materia (a mayor contenido, más ventaja para la modalidad presencial).

En términos generales, la opción “on line” presenta las ventajas de la ubicuidad, la flexibilidad de horarios, la posibilidad de comprobar a priori la calidad de los contenidos, y el hecho de garantizar la homogeneidad de la oferta a todos los que acceden al sistema.

Como contrapartida, la ventaja de la opción presencial se basa en la posibilidad de adaptar la enseñanza a las características concretas de los alumnos, de ajustar el ritmo de enseñanza al de aprendizaje, de evaluar el grado de interés y de motivación en cada momento y de personalizar los distintos aspectos que configuran la relación profesor-alumno (aunque algunos de estos aspectos tratan de ser resueltos también por los sistemas “on line” más sofisticados).
Lo que se puede asegurar es que el desarrollo de materiales para la formación on-line requiere un conocimiento muy bueno de los procesos y mecanismos de aprendizaje de las distintas materias, y de las estrategias docentes más apropiadas a cada contenido formativo, junto con una calidad contrastada de los materiales didácticos. Resumiendo, la formación “on line” puede aportar mucho al LLL, si se toman las precauciones del tipo apuntado.



miércoles, 22 de febrero de 2012

Entrevista a Nieves Maya, coautora de "Conocer el cerebro para la excelencia en la educación"



Entrevista a Nieves Maya, directora del Colegio Carmelitas de Vitoria, miembro del Ícaro Think Tank y coautora de “Conocer el cerebro para la excelencia en la educación”, junto con Santiago Rivero, del cual ya nos hicimos eco en entradas anteriores.



1. Estimada Nieves, según nos ilustrabais en el manual de Innobasque, el desarrollo de las neurociencias en los últimos años ha roto con la vieja visión de la inteligencia como un todo unitario y ha mostrado la existencia de las inteligencias múltiples. ¿Cómo podemos manejarnos en esta realidad si tenemos la necesidad de articular un sistema educativo cohesionado y equitativo con unos recursos escasos? ¿Cuáles son las claves para poder potenciar cada una de las inteligencias de nuestros niños y jóvenes?

El concepto de inteligencia y su definición ha ido evolucionando a lo largo de los años. Hoy en día, especialmente tras los estudios llevados a cabo por Howard Gardner, ya nadie habla de la inteligencia como algo unívoco y unitario. Está reconocido en psicología el concepto de "inteligencias múltiples" y desde los años 90 del siglo pasado se intentan llevar a la práctica pedagógica las consecuencias de esta nueva forma de entender la inteligencia. Precisamente trabajar la inteligencia intrapersonal, interpersonal, espacial, musical, linguística, lógico-matemática, corporal, naturalista y trascendente es lo que nos va a permitir atender la riqueza que supone la diversidad de la escuela. Hasta este momento la escuela ha tenido como objetivo desarrollar un factor general de inteligencia que se concretaba en un factor verbal (que se trabajaba sobre todo en el área de las lenguas) y en un factor lógico- matemático (que hacía que las matemáticas se convirtieran también en una asignatura fundamental). Todo lo que escapaba de ahí se consideraba menos importante y no se trabajaba con el mismo ahínco (podemos recordar las asignaturas "marías"). Los educandos que no triunfaban en estos aspectos "importantes" se consideraba que ya no iban a "triunfar en la vida", puesto que no se podían seguir dedicando a lo académico y no podrían acudir a la universidad.

Poco a poco esta forma de pensar va cambiando, muchas veces incluso a pesar de lo que el Sistema Educativo sigue evaluando en algunas etapas o momentos educativos (por ejemplo en Bachiller o Selectividad). Los profesionales de la educación sabemos que esta forma de entender la inteligencia lleva consigo una nueva forma de enseñar que ha de responder a la forma de aprender y un nuevo diseño de metodologías que van a responder a los diferentes estilos de aprendizaje. Esto nos va a permitir llegar y atender a todos los alumnos según su diversidad.

Trabajar así no siempre supone utilizar más recursos, si no hacerlo de diferente manera, esto es, diseñar actividades diferentes a las tradicionales y hacer un mayor uso de la creatividad en las programaciones con un mayor conocimiento de las ciencias de la educación. Planificar y desarrollar el trabajo del aula de esta manera persigue y consigue, con frecuencia, la codiciada "igualdad de oportunidades" que, por supuesto no es dar a todos lo mismo sino dar a cada uno lo que necesita.

De esta manera, no sólo conseguiríamos unos resultados educativos equitativos (en los que apenas habría algún alumnos que no conseguiría los objetivos propuestos) sino que lograríamos unos resultados excelentes en todos los alumnos puesto que cada uno habría llegado a desarrollar al máximo sus capacidades.



Nieves Maya (centro) junto con Ana Díaz y Santiago Rivero


2. Otro de los aspectos que más relevancia está tomando hoy en día en el mundo educativo son los altos índices de fracaso escolar, ¿Cuáles son las claves que están determinando esta situación? ¿Pueden las neurociencias ayudarnos a superarlas? Según esta disciplina ¿cuáles son los factores de éxito a la hora de potenciar lo mejor de nuestros niños y jóvenes?

Aunque se habla con frecuencia del fracaso escolar, yo creo que seríamos más exactos si hablásemos de fracaso educativo, puesto que, tal y como se concibe hoy en día la escuela, sus objetivos no son sólo de tipo académico sino que hacen referencia a un desarrollo de competencias necesarias para la vida y, eso supone, algo más que lograr éxito en las diferentes asignaturas. Además añadiría que un fracaso educativo es aquel que sufre un alumno al no conseguir desarrollar todas sus capacidades y competencias en la medida de sus posibilidades.

Las causas que pueden desencadenar fracaso educativo provienen de los mismos agentes que intervienen en el proceso: el propio alumno, la familia, la escuela (sistema educativo, profesorado, metodología, funcionamiento,...) y la sociedad.

La neurociencia aplicada a la educación, cuyo uno de sus objetivos es estudiar el funcionamiento del cerebro cuando aprende, nos puede aportar información para poder prevenir y/o encauzar los problemas que pueden surgir, así como para optimizar las capacidades del alumnado de cara a evitar un fracaso. De esta manera nos puede orientar a cada uno de los agentes en la tarea que le es propia:

- Al propio alumno: dándole pautas para despertar en él la motivación intrínseca por el aprendizaje y las bases de la metacognición.

- A la familia: con todo aquello relacionado con el equilibrio emocional y con hábitos físicos saludables necesarios para el buen funcionamiento del cerebro.

- A la Escuela, por un lado, al profesorado: aportándole el conocimiento de qué y cuándo se debe aprender (períodos críticos y sensibles), cómo se debe enseñar en función de cómo se aprende y cómo se debe lograr que los aprendizajes sean duraderos. Es decir, todo aquello relacionado con la motivación, la emoción, la memoria, el recuerdo y la atención que influye en el aprendizaje y que se puede y debe mejorar. Por otro lado, a los responsables de políticas educativas: con el fin de que sus diseños sean coherentes con la maduración y las necesidades del cerebro de los educandos y vayan encaminados a lograr su excelencia.

- A la sociedad: como impulsora de unos valores no relativos que se encuentran en el ser humano y que nacen de su conciencia por el mero hecho de ser humano.

Como conclusión a esta cuestión me gustaría añadir que, en prácticamente el 100% de los casos que se definen como fracaso escolar, existe una deficiente adquisición de la lectoescritura. Es éste otro apartado donde la investigación en neurociencia nos puede arrojar luz: cuál es el mejor método para adquirir la capacidad de leer y escribir en el momento de su adquisición y que, asimismo, dé el mejor resultado en el momento de realizar aprendizajes en el futuro.
Éste, concretamente, va a ser un estudio longitudinal que está realizando el BCBL (Basque Center on Brain, Cognition and Language) en el Colegio que dirijo, a iniciativa nuestra. Las conclusiones a las que se llegue van a ser claves de cara a prevenir una de las principales causas de fracaso educativo, no sólo en Carmelitas sino en el resto de centros escolares.



3. Nieves, usted es directora del Colegio Carmelitas de Vitoria, ¿podría ilustrarnos con algún ejemplo de cómo está aplicándose hoy en día los descubrimientos de las neurociencias en un centro educativo como el suyo
?

Nosotros tenemos como base pedagógica del proyecto educativo la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, a la que he hecho referencia en la primera pregunta. La programación curricular sigue sus directrices y, de esta manera, trabajamos en muchas ocasiones de forma interdisciplinar, por proyectos (para ampliar información consultar la web: www.carmelitasvitoria.com).

Además, en toda programación tenemos en cuenta los principios básicos que regulan la motivación, la emoción y atención humana y que determinan nuestra capacidad de aprendizaje.

Asimismo, desarrollamos una vigilancia tecnológica que tiene como objetivo estar al día en todos los temas relacionados con la educación y, evidentemente, entre ellos está la neurociencia. Además, el Colegio ha establecido una alianza con el BCBL (Basque Center on Brain, Cognition and Language) que ha consistido en ubicar un laboratorio de investigación en el Centro con el fin de avanzar en el conocimiento de cómo funciona el cerebro cuando aprende (es la primera vez que, a nivel internacional se produce una iniciativa de este tipo). Esto nos permite, en la actualidad, estar al día de los avances que se producen y, en el futuro, poder participar y conocer resultados de estudios longitudinales (de los cuales hoy en día, hay poco en educación).

La aplicación de estos conocimientos en Carmelitas Sagrado Corazón es algo que ocurre de una manera continuada a lo largo del curso académico, pues nuestra forma de gestionar está basada en los principios de la mejora continua y eso implica que periódicamente se revisen los resultados y se incorporan mejoras. Por esta razón, podemos clasificar las aplicaciones en diferente nivel: por un lado, aquellas que afectan a concepciones más estructurales y generales y, por otro, aquellas que pueden ser más puntuales.

En cuanto a las primeras, las decisiones que podemos llamar de "más calado" porque afectan al proyecto educativo, sin ánimo de ser exhaustiva, se podrían tomar estos cuatro ejemplos, entre otros:

- La aplicación de los principios de la Estimulación Temprana en Educación Infantil, que nos va a permitir poner las bases neuromotoras necesarias para llevar a cabo futuros aprendizajes con éxito (somos conscientes de que en estas edades se dan la mayor parte de los períodos críticos, es decir, períodos en los que el aprendizaje se produce de formas más eficaz y eficiente).

- La concreción de los estilos de aprendizaje de cada uno de nuestros alumnos, con información aportada por los profesores, por los padres y por el propio alumno. Con esta información diseñamos las actividades de enseñanza-aprendizaje con el fin de individualizarlo y lograr el máximo desarrollo de las inteligencias de cada alumno en función de sus capacidades.

- Como tenemos como objetivo que el alumnado aprenda a aprender, en las programaciones, determinamos qué aprendizajes son básicos y necesarios para lograr ese fin, y a ellos les dedicamos más tiempo y hacemos un esfuerzo especial en la programación de actividades de enseñanza para la comprensión (EpC), de actividades que permitan hacer visibles los aprendizaje, en una palabra, que fomenten la metacognición.

- La enseñanza-aprendizaje de las lenguas a partir de una didáctica integrada. Somos un colegio que tiene como objetivo que los alumnos acaben su período educativo en el colegio siendo competentes en la utilización de tres lenguas: euskera, castellano e inglés. Los neurolingüistas nos han demostrado que en todas las lenguas hay aprendizajes que son transferibles, es decir, que si se aprenden en una lengua, se generalizan a otras. Teniendo en cuenta esta realidad se han programado los currículos de las lenguas de una manera conjunta entre el profesorado implicado, hasta tal punto que en Colegio ya no se habla de Departamento de Inglés, de Castellano o de Euskera, sino Departamento de Lenguas (incluso tienen hasta la misma ubicación física.

Entre las aplicaciones más puntuales, pero no poco importantes se podrían destacar:

- La introducción de momentos de ejercicio físico en las horas que no son específicamente de psicomotricidad o educación física.

- Los programas de salud e higiene relacionados con el ejercicio físico, la alimentación o el sueño en los que tanto a las familias, como a los alumnos les damos pautas para el cuidado del cerebro con el fin de mejorar la eficiencia del aprendizaje.

- Plan de formación: cursos, conferencias de formación para padres con el fin de tratar temas relacionados con el proceso madurativo de la edad de sus hijos.

- La creación en clase de un ambiente físico que apoye un equilibrio emocional, teniendo en cuenta la decoración, el mobiliario, la disposición de las mesas,...

- Tener en cuenta el "priming" , es decir, predisponer, preparar a los alumnos mediante fotografías, imágenes, lecturas, hacia aquella conducta que queremos desarrollar.

Poner en práctica los principios que nos desvela la neurociencia, en muchos de los casos, no supone grandes cambios, suele ser suficiente el ser consciente de determinados factores y sistematizar su realización.


4. Finalmente quisiéramos que nos aportara un poco de luz sobre el siguiente aspecto: En la actualidad existe un gran impulso de la educación y formación a lo largo de la vida, sin embargo es vox populi que a medida que maduramos nos cuesta más aprender ¿qué claves nos ofrecen las neurociencias para ejercitar y mantener en forma nuestro cerebro adulto?

Es importante partir de una premisa que defienden los más destacados neurocientíficos: aunque las estructuras cerebrales degeneren con la edad, esto no quiere decir que las capacidades cognitivas deban menguar puesto que a lo largo de la vida el cerebro ha aprendido a aprender (Jan Scholz y Miriam Klein).

Es una realidad que el cerebro se modifica cuando aprende (esto es debido a su plasticidad), que esta capacidad de aprendizaje dura toda la vida y que permite neutralizar los deterioros estructurales. Por lo tanto, envejecimiento no tiene por qué suponer siempre una disminución de capacidad intelectual: Si las habilidades se ejercitan con regularidad degeneran de forma más lenta y se pueden mantener en cotas elevadas, incluso en la vejez. Podemos decir que la manera de mejorar el cerebro es usarlo.

Los doctores Francisco Mora (Universidad Complutense de Madrid) y Hans-Werner Wahl (Universidad de Heidelberg) han realizado numerosas investigaciones relacionadas con este tema y llegan, grosso modo, a conclusiones similares: el envejecimiento del cerebro depende del estilo de vida que la persona haya llevado y que lleve en el momento actual.

Las pautas que nos dan los especialistas para mantener en forma nuestro cerebro son muy variadas, en muchos casos, no dejan de ser consejos que nacen de la lógica y todas ellas que van encaminadas a mantener una forma de vida activa en el plano cognitivo y físico.

Los genes que poseen las personas pueden determinar alrededor de un 30% su destino, el resto depende de factores ambientales. El doctor Francisco Mora nos ofrece un "decálogo" que nos asegurará un retraso en el envejecimiento cerebral o aún mejor, mejorar su funcionamiento:

Respecto a los hábitos físicos:

- Una alimentación sana: comer menos de lo habitual y con frecuencia (para reducir radicales libres que provocan envejecimiento).

- Llevar a cabo un ejercicio físico aeróbico moderado, porque actúa como antioxidante celular y activa el nacimiento de nuevas neuronas.

- No fumar.

- Respetar los ciclos de sueño-vigilia: un buen sueño repara el cuerpo a nivel físico y mental.

A nivel cognitivo:

- Aprender algo nuevo todos los días. Por ejemplo, el aprendizaje de un idioma o de un instrumento musical potencia de forma especial la actividad cerebral. Asimismo, viajar, conocer, valorar otras realidades y culturas supone ejercitar la mente.

- Controlar el estrés para que no se liberen de forma continua glucocorticoides que pueden impedir el aprendizaje.

A nivel social:

- Mantener actividad y conducta social.

- Adaptarse a los cambios sociales.

A nivel individual, moral, ético:

- Dar sentido a la vida con agradecimiento.

- Alcanzar la felicidad con pequeñas cosas.

Es esperanzador saber que se puede retrasar el envejecimiento del cerebro y que, además, conseguirlo está en las manos de cada uno.