domingo, 18 de noviembre de 2012

Desde la quinta planta (y II)

Reflexiones (continuación).
Por Txomin Bereciartua, fundador y presidente de honor de Novia Salcedo Fundación.
 
El tinglado de los valores se ha venido abajo.
 
Basado como estaba en mandatos religiosos, tradiciones y autoridades de voces venidas de fuera no había sido profundizado y asumido como propio y el viento de una postmodernidad mal entendida, que ha roto vinculaciones con la sabiduría heredada y ha perdido referentes, los ha aventado. El Yo es el rey y vale siempre lo que él quiere y como lo quiere. Como consecuencia hoy prima el todo vale, el consumismo compulsivo, la cultura de irresponsabilidad, la corrupción y el dinero fácil. Palabras clave que intentan explicarlo todo: poder, fama, goce, dinero, belleza.
Van saliendo a la luz desmesuras en políticos, inversores y también consumidores que dañan la convivencia y tantas tramas ocultas que de hecho han venido gobernando el mundo. Una de ellas es el dominio de ese demiurgo oculto, que tiene por nombre “mercados”, que lo controla todo, vidas y haciendas, a su favor, en un  crecimiento económico descontrolado y basado en la corrupción.
Está claro por desgracia, el ser humano ya ha colonizado la tierra hasta esquilmarla y está pensando en colonizar más allá otros satélites en el universo, pero no ha sabido colonizarse y mejorarse a sí mismo. La crisis en la que estamos sumidos nos lo está diciendo.
De pronto la bomba de la crisis ha estallado en nuestras manos, se ha venido abajo todo el tinglado socio político laboral en que se sostenía nuestro estado de bienestar y nos encontramos más pobres que ayer y menos que mañana. Falta trabajo, demasiada gente no tiene ya para comer y todos nos apretamos los bolsillos.
El ser humano hace frente a estas circunstancias extremas guiado por su Cerebro, que va evolucionando en dimensiones inéditas pero posibles.
De hecho, el Cerebro de nuestros hijos y nietos ya ha desarrollado capacidades de respuesta a la actual situación, que nosotros los mayores apenas alcanzamos.
Debemos ver el presente

Nosotros pensamos que esta situación es en realidad la punta del iceberg de algo muy profundo que no se ve si no se mira a fondo, un cambio en el mundo que es hoy totalmente distinto al que nos acogió cuando nacimos. Es un momento delicado y crucial es verdad, pero es la crisis por la que pasa todo ser viviente en su salto de la adolescencia a la adultez, es ese momento profundo de la noche que precede a la aurora de un nuevo día.
Debemos ver el futuro
¿No estamos a las puertas de una nueva Era Post-neolítica en la que nuestros descendientes sabrán centrarse en colonizar su interior y encontrarse a sí mismos encontrando a los demás y a la madre naturaleza, y así acertarán a ser más plenamente “Homo Sapiens”?
Hacia un mundo uno y bien trabado en el que se conjuguen seguridad y libertad, se respeten pueblos y culturas, y las riquezas no sean monopolio de unos pocos sino que estén al servicio y uso de todos. Para ello habrá que ordenarlo todo financiera y jurídicamente con instituciones admitidas por todos los ciudadanos del mundo bien informados.
Hacia un total protagonismo de la sociedad civil. Transformados todos en ciudadanos, miembros de una ciudadanía responsable, activa, implicada, comprometida, que no deje las riendas del carro en manos de unos pocos, que se consideran poseedores de un poder del que no deben dar cuenta a nadie.
Hacia un nuevo tipo de persona. Pasar de “Homo sapiens depredator” a “Homo sapiens de verdad” exige un cambio interior profundo en las personas. De modo que interioricen dentro de sí un modo de ser y vivir con ética y apertura a los otros y a lo otro. Que tengan autoestima y la capacidad intelectual de sentirse en proceso permanente de formación humanística y cultural. Con un cambio de rol en los sexos, en el que los hombres conviertan a las mujeres en compañeras de verdad y sepan darles el protagonismo que les corresponde.
Debemos construir ese futuro
Ser protagonistas en este cambio de Era es una labor ardua y larga, muy larga, porque la historia muta lentamente a través de siglos. Es un caminar por una estrecha garganta, pero ya hay grupos humanos que han apostado por pasarla. Uno de ellos es "Ícaro Think Tank" de NoviaSalcedo Fundación.
Para ello, debemos contar con buenos guías
 
Como en los siglos VI y V AC en los que hubo en China, la India y Grecia “Grandes Maestros” que abrieron el pensamiento humano a la espiritualización, la filosofía y los comienzos de la ciencia, hoy necesitamos de “Grandes Maestros” que nos guíen. ¿Quiénes son? ¿Dónde están? No lo sabemos pero habrá que dar con ellos y, si no los encontramos, habrá que formarlos, aunque ello nos cueste largo tiempo y mucho esfuerzo. A su vera se formarán los jóvenes con espíritu “homo sapiens” que bajo su guía lleguen a ser cuadros de mando, del cambio hacia la nueva Era.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada