domingo, 18 de noviembre de 2012

Desde la quinta planta (I)

Reflexiones.
Por Txomin Bereciartua, fundador y presidente de honor de Novia Salcedo Fundación.
 
 
En un momento dado se hizo la vida, no sabemos cómo, y luego vino su larga transformación a través de millones y millones de años hasta llegar a las complejas formas de vida actuales. Eso fue gracias a una larga evolución continua de las especies de vida, que fueron adaptándose a las circunstancias concretas en las que les tocó vivir.
  1. UN MOMENTO CLAVE, NACE EL ACTUAL SER HUMANO
Una de esas especies de vida originadas a partir de un tronco común con otros entes vivos es el actual ser humano. Su evolución a través de los siglos fue larga y en su momento dio origen a nuestros ancestros los homínidos, que poblaron la tierra millones y millones de años.

Un grupo de esos homínidos acertó hace unos 10.000 0 12.000 años AC a hacer frente a las duras circunstancias en que se desarrollaba su dura vida de errantes cazadores para salir adelante. Fue un momento clave para la humanidad, porque eso hizo que su Cerebro evolucionara hasta alcanzar el volumen del Cerebro del ser humano actual. Había nacido el “Homo Sapiens”, había nacido el Neolítico.

Un segundo momento de ese paso clave en el devenir de la humanidad sucedió cuando algunos de aquellos antepasados nuestros, viendo circunstancias de vida favorables en la abundancia de agua y las buenas tierras de aquella región, Mesopotamia, a la que habían llegado en su larga trashumancia por la tierra, se asentaron en lugares fijos y centraron su actividad en el cultivo de la tierra y la domesticación y cría de ganados, lo que les llevó a que su Cerebro inventara la escritura con la que fijar sus nacientes transacciones comerciales. Fueron los acadios y sumerios, que con su invención de la escritura dieron luz a la Historia y la Civilización.

Desde entonces ese nuestro Cerebro humano así evolucionado ha venido siendo el guía de la civilización y protagonista central de los cambios en la historia. Y los “Homo Sapiens” hemos ido caminando a lo largo de los siglos por los caminos de las diversas culturas del mundo con sus religiones, belleza y sabiduría a través de las sendas del arte, la ciencia, el desarrollo tecnológico y el conocimiento.

Gracias a ello, nosotros, los habitantes del primer mundo gozamos de un modo de ser y vivir, que recibimos gratis por el hecho de haber nacido donde hemos nacido. A nuestros ojos nuestra autonomía como seres humanos y nuestras vivencias en democracia con libertad y justicia es un legado que recibimos porque sí, por derecho.

Pero no todo han sido luces en la marcha de la historia humana. Si consultamos nuestros libros de historia, nos daremos cuenta de que son en realidad una sucesión ininterrumpida de nacimientos, vidas y muertes de imperios, naciones y grupos humanos a manos de guerras, invasiones y genocidios.

2.   OTRO MOMENTO CLAVE, ESTÁ NACIENDO UN NUEVO TIPO DE SER HUMANO

El ser humano actual se ve enfrentado a circunstancias extremas. Una oferta brillante de productos siempre en renovación unida a fáciles posibilidades de créditos que nos ha convertido en consumistas compulsivos.

Los humanos, al menos los occidentales, vivíamos feliz y despreocupadamente instalados en nuestra ciudad alegre y confiada de bienestar y progreso, deslumbrados ante los adelantos de las ciencias y avances tecnológicos que cambian con trepidante ritmo nuestras vidas. El móvil que utilizamos, nuestro ordenador y nuestro tablet ponen a nuestro alcance gracias a internet noticias llegadas a todos en tiempo real de un lado al otro del planeta. Es la globalización que ha trastocado el orden del mundo, nos sentimos cada vez más ciudadanos de un mundo uno y único en el que todos nos relacionamos y se saltan barreras entre naciones y comunidades humanas antes centradas en mirarse a sí mismas.

Los seres humanos, que no solo somos “Homo Sapiens”, continuamos atados a esa nuestra herencia animal, ese nuestro instinto atávico de “homo depredator”, que lleva a los machos dominantes a marcar territorio y a imponerse a todos por la ley del más fuerte y obrar en consecuencia.

La humanidad se está atreviendo a abrir las sentinas de su historia y saca a la luz lo que viene descubriendo asustada bajo la superficie de la normalidad social. Es una corriente de magma muy negro en el que se revuelven machismos que buscan que la mujer siga siendo de segunda división; reyes y jefes de estado  por la gracia de Dios que ejercen dominios dictatoriales sobre los pueblos; clases sociales que pisotean otras clases sociales; sumisión obligada de pueblos y personas a quienes mandan. Adelantos científicos y tecnológicos que ayudan a dominar. Naturaleza sobreexplotada y esquilmada; vidas humanas desgarradas a manos de sicarios a sueldo y señores de la guerra; trata humana que degrada, narcotráfico y migraciones en una tierra superpoblada. Todo ello en un saco negro de armamentismos, fundamentalismos, nacionalismos excluyentes, enfrentamientos por el agua y las materias primas, y demasiadas manos con peligroso material atómico.

1 comentario:

  1. El lenguaje claro de Txomin: "Elemental, mi querido Watson" como dijo Sherlock Holmes. Todo esto me recuerda que un "homo depredador" desató una segunda guerra mundial y que invadió a mi país natal (y muchos otros)y mi infancia, y para terminar con esta depredación vinieron los ejercitos aliados y arrasaron con miles de bombas las ciudades del país del depredador, y para que se acabara por completo tiraron unas superbombas en Hiroshima y Nagasaki, cuyas secuelas todavía perduran. Otros aliados construyeron un muro que separaban a las familias de una misma ciudad. Las décadas posteriores a esta "guerra mundial" y a ese muro vivimos felices después de tanto sufrimiento, y un llamado señor Schumann promovió en su día su famoso plan que más tarde se convertiría poco a poco en la Unión Europeo que hoy conocemos. Y se redactó la famosa Declaración de los Derechos Humanos. Pero parece que la humanidad no puede digerir tanta felicidad humana y ha buscado "otras felicidades" que resulta ser espejismos. Y se olvido que los Derechos Humanos son al mismo tiempo Deberes Humanos ¿No será que estamos condenados a sufrir primero para encontrar la felicidad y convertirnos cada uno de nuevo en el "homo sapiens", personas con sabiduría?

    ResponderEliminar