viernes, 3 de agosto de 2012

Es urgente tomar acción para fomentar la demanda y e impulsar la creación de empleo

El pasado 10 de Julio Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE, introdujo en Paris la presentación de la edición 2012 del Pronóstico del Empleo de este organismo, que según dijo da una visión importante de los desafíos clave del mercado de trabajo en los países de la OCDE y ofrece respuestas políticas efectivas para hacerlos frente. A continuación damos una traducción libre de su exposición, un poco larga, pero es preferible darla íntegramente.

Todos sabemos ya que la situación es mala y que en lugar de mejorar, tiene tendencia a empeorar. “Dicho de manera sencilla, la recuperación frágil de la economía no ha generado suficientes oportunidades de empleo. Y recientemente hemos visto claros signos de que continúa la deterioración en las prospecciones económicas globales. Es por eso que estos países que puedan hacerlo, coordinen e implementen medidas fiscales y monetarias adicionales para fomentar la demanda y para impulsar la creación de empleo”, afirma Gurría. Y recuerda que es lo que los líderes del G20 han acordado explícitamente en el Plan de Acción de Los Cabos en caso de que las condiciones deteriorasen más. “Y desgraciadamente así ha ocurrido”, lamenta.

Con respecto al citado al citado Pronóstico de Empleo, Gurría cree que puede ser más que nunca una fuente válida para establecer estrategias innovadoras efectivas. Provee una comprensión importante de los desafíos claves del mercado laboral a los que se enfrentan los países de la OCDE, y ofrece respuestas políticas para darles una respuesta.

Admite que los datos principales del Pronóstico de este año no son buenos. Sigue habiendo unos 47 millones de personas paradas en el área de la OCDE. Es probables que la tasa de desempleo se mantenga en el 7,7% en el área de la OCDE hasta finales de 2013, o sea muy cerca del nivel observado el pasado mes de mayo. La situación es aún más decepcionante en el área del euro, donde la tasa de desempleo está creciendo de nuevo, y alcanzó un tope de 11,1% en Mayo, la más alta que nunca.

Deplora que los costes sociales de esta crisis son ya enormes. En particular, es cada vez más difícil ayudar a un gran número de desempleados jóvenes y de larga duración.

En el área de la OCDE, el desempleo juvenil superó el 16% en abril, con pocos cambios con respecto al año anterior. Varía desde el valor más bajo de Alemania hasta más del 50% en Grecia y España. Las estadísticas no son mejores para los desempleados de larga duración, dice Gurría. En efecto, cerca del 35% de todos estos desempleados han estado sin trabajo durante un año o más en el último trimestre de 2011. Y lo que es todavía más preocupante, el número de personas desempleadas durante dos años o más en el área de la OCDE ha crecido con 2,6 millones desde 2007, hasta alcanzar los 7,8 millones en 2011.

En particular los EEUU han notado un incremento sin precedentes de desempleados de larga duración, desde un 10% en 2007 hasta un 30% en el primer trimestre de 2012. Estas cifras preocupantes ponen el énfasis en el hecho que un número creciente de personas, en particular jóvenes, se están desconectando de los mercados laborales. Necesitamos con todos los medios evitar el riesgo de una generación perdida, clama Gúrría.

Naturalmente, dice, un estímulo de la demanda y una resolución rápida de la crisis de la zona del euro será crucial para la recuperación del mercado laboral. Pero, como lo refleja el Pronóstico del Empleo de este año, las correctas políticas de mercado de empleo tendrán ellas mismas un peso positivo en la recuperación. Un paquete de políticas bien diseñado puede minimizar el coste de largo plazo del desempleo y poner las bases para llevar a la gente de nuevo al trabajo. No debemos repetir los errores políticos del pasado. No debemos animar una salida temprana del mercado laboral, opina.

Por lo contrario, continúa, debemos proveer servicios efectivos de reempleo para los desempleados y asegurar que queden anclados en los mercados laborales. Programas de formación, subsidios de empleo para nuevas contrataciones y programas de experiencia laboral con subsidios públicos puede ayudar a que los desempleados queden conectados con los mercados laborales. Programas de “Estudios y trabajo” que enlazan de forma efectiva los mundos del aprendizaje y del trabajo pueden ser particularmente eficaces para los jóvenes. Esto incluye aprendizajes, y otros programas duales de educación y formación vocacionales.

En realidad, dice Gurría, invertir más ampliamente en educación y aptitudes es crucial. Hay graduados desempleados en las calles, mientras hay empresarios que buscan en vano a personas con las aptitudes que necesitan. Esto demuestra que unas aptitudes no se traducen de forma automática en mejores salidas económicas y sociales. Un cambio de mentalidad se requiere, desde “empleos de por vida” a “la empleabilidad de por vida”. Esto significa invertir en aptitudes durante todo el ciclo de la vida; desde la temprana niñez, mediante la educación obligatoria, hasta la transición en la fuerza de trabajo y más allá. La Estrategia de Aptitudes de la OCDE provee una hoja de ruta importante para los países para desarrollar e implementar políticas efectivas de aptitudes.

Sin embargo, evidente que estas medidas necesitan de fondos adecuados.  Como lo refleja el Pronóstico de Empleo, los gobiernos de la OCDE han aumentado sus gastos en programas activos de mercado de empleo, más que en otros periodos de recesión. Es una evolución positiva, pero insuficiente. En efecto, el crecimiento del desempleo continúa superando el crecimiento del gasto en medidas activas de mercado de trabajo. Por consiguiente, en los países de la OCDE ha habido una disminución de alrededor del 21% en el promedio de recursos gastados por persona desempleada entre 2007 y 2010.

Recomienda que los gobiernos tomen en consideración si estos programas de mercado de trabajo podrían ser rediseñados para expandirse contraerse automáticamente en función del ciclo de los negocios. Ya es el caso en Canadá, Dinamarca y Suiza. El principio es sencillo: los programas más efectivos en costes se intensifican cuando crece el desempleo, y se retraen cuando el empleo se recupera.

Reformas apropiadas del mercado laboral también pueden reforzar la elasticidad del mercado laboral. En efecto, el Pronóstico del Empleo 2012 ha encontrado que el número de políticas e instituciones ya identificadas en la Estrategia Reevaluada de Empleos de 2006 también mejoran la facilidad con la que el mercado laboral capea las sacudidas económicas adversas.

Esto está claramente demostrado en la variación llamativa  del comportamiento del mercado laboral en los países de la OCDE durante la crisis actual y la recuperación posterior. Mientras la tasa de desempleo creció de forma sustancial en la mayoría de los países de la OCDE, esta disminuía de forma notable en Alemania y se mantenía en el rango de 3,5-5,5% en ocho países.

Un paquete amplio de reformas de mercado de trabajo y de producto también es más efectivo que medidas parciales. Por ejemplo, varios países están afrontando la dualidad del mercado laboral reduciendo la brecha de protección del empleo entre los trabajadores permanentes y temporales (Grecia, Italia, Portugal, España).

Estas reformas mejorarán las posibilidades de contratación de los jóvenes y otros nuevos entrantes en el mercado laboral. Sin embargo, el impacto de estas reformas en el crecimiento del empleo y la productividad laboral se podría fortalecer más. Reformas en el mercado de productos que refuercen la competitividad en sectores como el de la venta al por menor, o de servicios profesionales, añadirían un impulso adicional.

Gurría recuerda que ha dicho muchas veces que el gobierno tiene que andar por el Camino Estructural ("Go Structural”), el Camino Social (“Go Social”), y el Camino Verde (“Go Green”). Los mercados laborales no son diferentes. Se necesitan también reformas adicionales para afrontarse a los retos relacionados con los mercados del trabajo, tales como la desigualdad creciente de los salarios (el Camino Social), o el cambio hacía economías más verdes (el Camino Verde).

El Pronóstico del Empleo ha encontrado que el reparto laboral del ingreso nacional ha caído fuertemente en una gran mayoría de los países de la OCDE. Esta tendencia está relacionada estrechamente con  el aumento generalizado de la desigualdad de ingresos, lo cual ha sido documentado en el informe reciente de la OCDE, “Estamos Divididos: Por qué la Desigualdad Sigue Aumentando”..

El declive en el reparto del trabajo está impulsado por los avances de la información, de las comunicaciones y de las tecnologías, y por una integración económica internacional mayor. Una disminución del poder de negociación de los trabajadores puede también haber jugado un papel, especialmente para los trabajadores con bajos salarios. Una inversión reforzada en educación y aptitudes y programas mejor orientados de impuestos y transferencias, pueden ayudar a asegurar que los frutos de un crecimiento económico estén repartidos de forma más amplia.

La transición hacía economías más verdes, tratada en el capítulo 4 del Pronóstico, requerirá también políticas apropiadas de mercado laboral y de aptitudes, para asegurar que el mercado laboral se adapte de manera suave a modelos de producción  sostenibles desde el punto de vista medio ambiental. Evitar cuellos de botella de aptitudes y ayudando a los trabajadores a moverse desde empresas y sectores en declive a otros crecientes también son prioridades clave.

Este año el Pronóstico del Empleo llama la atención a la constelación sin precedentes de los retos del mercado del trabajo a los que se enfrentan los responsables de fijar las políticas. Entre otros, es absolutamente imperativo conducir el área del euro fuera de la crisis y de situar la economía global con firmeza en el camino de la recuperación. Pero los gobiernos deben también responder llevando adelante un amplio paquete de atrevidas reformas estructurales, así como invirtiendo en políticas activas de reformas del mercado laboral que han demostrado su validez.

Pues, los gobiernos pueden ayudar a llevar a millones de personas de nuevo al trabajo. La OCDE está preparada para ayudar en su diseño, para promover e implementar mejores políticas del mercado del trabajo para mejorar sus vidas.

Hasta aquí el contenido del discurso de Julio Ángel Gurría.

¡Manos a la obra! Hay mucho trabajo por delante. ¿Estarán los líderes políticos a la altura de las circunstancias? La Fundación Novia Salcedo hace lo que puede, que no es poco, pero necesita apoyos…

1 comentario:

  1. Un cambio de mentalidad se requiere, "desde empleos de por vida" a "empleabilidad de por vida"

    Este "apartado" es de significado especial, donde se requerirían objetivar los esfuerzos, junto a la claridad de los demás argumentos. Saludos

    ResponderEliminar