jueves, 28 de junio de 2012

El pesimismo impregna el último informe de la Comisión Europea sobre el Empleo y la Situación Social


Según el último informe (*) de la Comisión Europea sobre el Empleo y la Situación Social, de Junio 2012, el mercado laboral y la situación social en la UE han seguido siendo desfavorables en general y muestra señales más claras de polarización.

Empleo de la UE se mantuvo estático en el primer trimestre de 2012, después de dos trimestres consecutivos de contracción, elevándose la tasa de desempleo en la UE por encima del 10% a principios de 2012. La tasa agregada de  empleo de la UE disminuyó entre 2008 y 2010 y se mantuvo estancada en el 68,8% para el grupo de edad 20-64 en 2011, más de 6 puntos porcentuales por debajo del objetivo 2020 de Europa.

Las divergencias en la UE siguen siendo altas, con aproximadamente la mitad de los Estados Miembros que ven un cierto crecimiento económico, y la otra mitad el estancamiento o un descenso en la primera parte de 2012.

Los empleos permanentes y temporales, así como el autoempleo cayeron todos en la segunda mitad de 2011 en la UE en general. Por otro lado, la inactividad ha disminuido recientemente, impulsado por el aumento de la participación significativamente mayor en la fuerza laboral de las mujeres y de las personas mayores, mientras que los hombres, los jóvenes, los no nacionales y los trabajadores poco cualificados siguen siendo más afectados por el deterioro de las condiciones del mercado laboral.

Los riesgos de los jóvenes siguen siendo altos, ya que son los más expuestos a la precariedad y a la segmentación del mercado laboral, convirtiéndose cada vez más en desempleados de larga duración, o uniéndose a las filas de los NEET (not in employment, education or training  - no en el empleo, la educación o la formación).

Debido a la alta tasa de desempleo en los países del sur de Europa, las intenciones de movilidad son altas (especialmente entre los jóvenes) y la movilidad laboral desde esos países ha aumentado, en contraste con una disminución general de la movilidad intracomunitaria a partir de 2008. La emigración desde estos países ha aumentado, sobre todo en la forma de la migración de retorno, pero también hay los primeros signos de nuevos patrones de la emigración de los nacionales (por ejemplo, de Irlanda a Australia).

Desfavorables condiciones del mercado laboral, especialmente para algunos segmentos de la población, no soportados por fondos suficientes para la protección social, han agravado los desafíos sociales de los hogares. Entre los indicadores están, un empeoramiento de la situación financiera del hogar, la privación material, una movilidad "forzada" sur-norte y la falta de vivienda. Este fenómeno ha ganado terreno en toda la UE, ya que mucha gente ha experimentado una pérdida súbita de su trabajo o la caída de los ingresos en la recesión.

Lo que dice el informe sobre España:

España está experimentando un ajuste estructural profundo. En el último trimestre de 2011, el país entró en recesión, impulsada por un deterioro mayor de lo esperado en el mercado laboral, un menor gasto público, y el deterioro de las condiciones de crédito, mientras que la crisis de la deuda soberana de la zona del euro se intensificó y que la demanda externa se debilitó.

 El nuevo gobierno del Partido Popular, elegido en noviembre de 2011, hizo especial hincapié en la implementación de un amplio programa de ajuste fiscal en un intento de llegar a un déficit de fin de año del 5,3% del PIB en 2012 y el 3% en 2013 (contra el 8,5% actual). El presupuesto 2012 ha aplicado fuertes recortes de gastos, incluidas las pensiones, la sanidad y la educación. La escala de la austeridad en tiempos de recesión podría tener el efecto de obstaculizar el crecimiento económico. Por otra parte, las importantes reformas del mercado de trabajo, tales como la modificación de la estructura de dos niveles del mercado laboral y la descentralización del sistema de negociación colectiva están en marcha.

La economía española sufrió un fuerte ajuste en el período 2008-2009, y comenzó a estabilizarse a principios de 2010. En 2011, el PIB real creció modestamente en un 0,7% respecto al año anterior, sin embargo, se espera que se contraiga un 1,8% en 2012 y un 0,3% en 2013. El desglose del PIB por componentes de la demanda indica que la contracción en el cuarto trimestre de 2011 fue impulsad principalmente por la débil demanda interna como consecuencia de la contracción simultánea del consumo privado, consumo público y la formación de capital fijo bruto. El efecto positivo de las exportaciones netas sobre la demanda agregada será atenuado por una caída esperada en la demanda externa, especialmente de la zona del euro, que es el principal mercado de exportación de España.

Los aumentos en los costes laborales unitarios ya comenzaron a ser moderados en 2009, y desde 2010 ha habido una marcada tendencia de disminución. Los costes laborales unitarios nominales se redujeron en el 2,6% (2010) y el 1,9% (2011), y de acuerdo con las previsiones de primavera de la Comisión Europea, se espera que disminuyan aún más, con el 1,8% en 2012. Esto permitiría a España para mejorar su cuota de mercado de exportación y reducir el elevado déficit exterior. La disminución de los costes laborales unitarios se debe al crecimiento más lento de los salarios.

El empleo empezó a disminuir en España antes que en otros Estados Miembros, y se había reducido en alrededor del 15% (3 millones) entre el primer trimestre de 2008 y primer trimestre de 2012. El número de personas empleadas era de 17,940 millones en el primer trimestre de 2012, lo que representa una disminución de 212 000 personas ocupadas respecto al trimestre anterior. Queda alrededor de un 4% por debajo del nivel en el mismo trimestre del año anterior. El empleo disminuyó en todos los sectores, de trimestre a trimestre y año tras año. El descenso fue más alto en la construcción, un 7,5% respecto al trimestre anterior y un 20% respecto al mismo trimestre de 2011. De acuerdo con las previsiones de primavera de la Comisión, a la luz de la recesión económica, se prevé que el empleo siga disminuyendo en 2012 (2% en 2011 y 3,7% en 2013). Como consecuencia, la tasa de empleo (20-64) sigue disminuyendo. Cuando estaba en el 60,7% en el último trimestre de 2011, se redujo en un 1,8 por ciento sobre el mismo período del año anterior.

La tasa española de desempleo, que por lo general seguía la media de la UE hasta el año 2007, ha ido en aumento desde entonces, afectando tanto a hombres como a mujeres. Siendo el más alto de la UE, alcanzó un nuevo récord de 23,8% en el primer trimestre de 2012 (la media europea es del 10%), que es 16 puntos más que en 2007. De acuerdo con las previsiones de primavera de la Comisión Europea, la tasa de desempleo se espera que aumente aún más, al 24,4% en 2012 y al 25% en 2013. La tasa de desempleo de los jóvenes, en aumento durante los últimos cinco años, rompió los nuevos récords al alcanzar el 51% en el primer trimestre de 2012 frente a una media europea del 22%. La tasa de desempleo a largo plazo, que comenzó a aumentar en 2008 a partir de un nivel muy por debajo de la media de la UE, se ha más que quintuplicado, al 10% en el primer trimestre de 2012, que ahora es más del doble de la actual media de la UE (4,3%). Y el paro de larga duración afecta en la actualidad a alrededor del 43% de los desempleados.

En línea con la contracción del empleo y el creciente desempleo, la pobreza y la exclusión social comenzaron a aumentar en 2009. En 2010, un 25,5% de la población estaban en riesgo de exclusión social o pobreza, incluyendo un 30% de niños. En términos generales la proporción de personas que viven en hogares sin empleo se duplicó entre 2007 y 2010: de 6,2% a casi el 12. La privación material aumentó de manera significativa desde el 2,5% en 2008 a un 4% dos años más tarde. La pobreza en el mundo del trabajo ha aumentado constantemente desde el año 2006, del 10% al 12,7% en 2010, el tercer nivel más alto en la UE.

Hasta aquí el texto de fragmentos del informe. Una película negra con un futuro negro. Y en este panorama sigue habiendo gente, ajena a la situación, que mira por el otro lado. Gente con alto nivel de ingresos y de riqueza. A veces conseguido cerrando empresas o dejando empresas en malas condiciones. O deportistas de “élite” que viven en otro mundo. O gente vulgar que gana mucho dinero en reality shows que poco tienen que ver con la realidad. O gente que usa el dinero para lujos innecesarios en lugar de invertir en el sistema productivo y crear empleo.  Dinero asocial. ¿Qué impide aumentar notablemente el IVA sobre productos superfluos y hasta nocivos para la salud? Faltan empresas productivas y rentables, y falta atraer empresas rentables de fuera que creen empleo aquí, en condiciones atractivas y estables, para que no huyan poco después. Y que los trabajadores reivindiquen derechos sociales, pero sin poner en peligro su empleo y el de los demás. Y poco aportan sindicatos que no salvan, ni ayudan a los parados, o muy poco. Todos tenemos que trabajar para que haya trabajo. Queda mucho por hacer y corregir en esta España, “simpática” en ojos de los alemanes.

(*) EU Employment and Social Situation Quarterly Review – June 2012

1 comentario:

  1. Cuanta razón y análisis, el humano "hispanicus" parece que no se da por aludido...
    Perdón por la broma, un poco agria eso si. Saludos

    ResponderEliminar