jueves, 24 de mayo de 2012

Euskadi: Polo de ECOinnovación


Siguiendo el interés que suscita la Economía Verde como sector de desarrollo y creación de empleo en el medio-largo plazo, y que ya hemos analizado en entradas anteriores, aquí, aquí  y aquí, hoy nos detenemos en la lectura de otro informe, que si bien se editó hace ya 3 años, aún no nos habíamos hecho eco de él.
En un trabajo conjunto de SPRI, EVE, IHOBE, Innobasque y Gobierno Vaco se ha editado “Euskadi: Polo de ECOinnovación” con el objetivo de mostrar a los modelos internacionales de ecoinnovación y conocimiento medioambiental (editado en inglés) las capacidades del País Vasco en estas áreas, y a modo de ejemplo se señalan: un gobierno que activamente promueve I+D+i y la sostenibilidad, una amplia cultura de los negocios y el emprendimiento, trabajo en red consolidado, un comprehensivo compromiso con la innovación y agentes científicos y tecnológicos con probada capacidad.

Siguiendo esta línea el manual recopila 30 ejemplos de mostrada eficacia en nuestro territorio que valorizan la apuesta de una Euskadi como polo de ECOinnovación.

Se nos recuerda que la ECOinnovación es entendida como cualquier forma de innovación que reduce los impactos medioambientales y optimiza el uso de recursos. Y que sólo puede ser impulsada de modo resolutivo a través de la estrecha colaboración entre:

a) el gobierno que abona el marco de demandas medioambientales

b) y el sector privado que transfiere las ecoinnovaciones al mercado.

Es decir, el trabajo en red es un elemento  fundamental para la creación de ECOmunidades de innovación.

Los 30 ejemplos que nos muestra este documento se encuadran en las siguientes Ecomunidades.

-          Cambio climático.

-          Energía.

-          Transporte.

-          Planificación urbanística y construcción.

-          Ecodiseño.

-          Limpieza ambiental.

-          Servicios a los ecosistemas.

Volviendo a la importancia del trabajo en red, desde los promotores de este documento se afirma que las comunidades (y por tanto los proyectos) están abiertas a cualquier nueva forma de colaboración que añada valor y que pueda dinamizar el sector privado al menos a largo plazo.

Y es que a pesar de que Euskadi, como nos recuerdan los autores, “está firmemente comprometido con las biociencias, nanociencias y otros campos tecnológicos emergentes, es necesario identificar los instrumentos y promover proyectos que hacen un uso eficiente de las oportunidades crecientes”

Entre los 30 ejemplos que invitamos a ver se encuentran

El BC3 , Centro Vasco por el cambio climático.

BIME: La plataforma de energía marina de Vizcaya.

El proyecto Demohouse de Renovación Sostenible

El anillo verde de Vitoria- Gasteiz.

El Centro de Biodiversidad de Euskadi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada