domingo, 26 de febrero de 2012

El empleo en Alemania, ¿otro “milagro alemán”? Habla un experto.

(Leído el 25 de febrero en Jobat.be, web de empleo de Corelio, la mayor editorial de la prensa en Bélgica)

Nunca ha habido tantos alemanes trabajando. Algunos dan el “milagro del empleo” alemán como un ejemplo para el resto de Europa, otros pintan la gestión económica alemana con sus “empleos de miseria” como una verdadera quimera. Jobat habló con Alexander Spermann, experto del mercado de trabajo con Randstad, Alemania, quien ha seguido de cerca cómo su país en unos años ha evolucionado del “hombre enfermo de Europa” a un “milagro económico”.
Düsseldorf, una de las capitales de la región industrial de los ríos Rhin y Rhur

¿Desde cuándo la situación ha empezado a cambiar realmente en Alemania?

Debe haber sido en el verano de 2006, cuando Alemania organizaba el campeonato mundial de futbol. Recuerdo muy bien que entonces tuve una entrevista en la radio, y que decía cómo las estadísticas estaban cambiando súbitamente. El crecimiento económico sostenido tenía un efecto manifiesto sobre el empleo. El paro empezó a bajar. El cambio se veía claramente.

El número de alemanes con un empleo remunerado nunca ha sido tan alto como hoy. Más de 41 millones de alemanes están trabajando. El desempleo bajó el año pasado de 6,8 a 5,7 por ciento, y el empleo creció en casi todos los sectores. ¿Cómo explica Ud. esto?

En primer lugar: esto ha llegado como una total sorpresa. No solo para ustedes, pero también para nosotros. Nadie había esperado que el mercado de empleo alemán tuviera tanto éxito.

Sin embargo pienso que se puede apuntar varias causas del éxito alemán. Alemania es en este momento mucho más competitiva que otros países europeos. La moderación salarial juega en esto un papel crucial. Los menores costes salariales favorecen una mayor competitividad, y esto ha sido crucial para Alemania. Somos sencillamente más baratos. En combinación con un cierto nivel de calidad esto nos hace muy competitivos. Tenemos un efecto macro-económico que subestima aparentemente de forma sistemática la moderación salarial, pero ahora parece muy claro hasta qué punto ha sido esencial.

¿Pero a qué precio? La Organización Internacional del Trabajo (OIT) dijo todavía a finales de enero que estos costes salariales bajos también estaban en la base de la eurocrisis. Gracias a estos salarios bajos las empresas alemanas pueden producir más barato, a costa del resto de la eurozona. Que el modelo alemán reduciría el crecimiento económico en Europa.

En realidad es un milagro que la economía alemana no se haya hundida en el largo periodo del euro durante el que el valor del euro iba en aumento. Un país que depende tanto de la exportación no saca normalmente provecho alguno de ello. Pero de una manera u otra la exportación alemana mantuvo su éxito. Como ya he dicho, esto ha tenido que ver en gran medida con la calidad. Pero sigue siendo una sorpresa. Hoy en día podrías ver un euro más débil como un factor de crecimiento imprevisto de la economía alemana. La exportación alemana se aprovecha de este euro débil. Pero no puedes considerar esta evolución reciente como una causa de la crisis.

¿Qué otras causas ve Ud. de estos resultados del mercado de trabajo alemán?

La flexibilidad de nuestras empresas ha jugado sin duda un papel. No solo nuestros convenios de trabajo son bastante flexibles, también dentro de nuestras empresas hay mucha flexibilidad. Las llamadas cuentas de tiempo de trabajo han contribuido en una medida importante en esto. Los empleados pueden durante un periodo determinado trabajar más o menos tiempo que lo que se ha convenido de forma colectiva. De esta manera acumulan créditos o débitos de tiempo trabajado en su cuenta individual, que pueden compensar más adelante con tiempo libre extra o tiempo extra de trabajo.

Gracias a estas cuentas de tiempo trabajado nuestras empresas pueden adaptarse a fluctuaciones de la demanda de sus productos. Además se ahorran los altos costos de eventuales horas extra. Esta “herramienta mágica” se ha introducido sistemáticamente en casi todas las empresas importantes en Alemania. Podrías ver estas cuentas de tiempo trabajado como un segundo ingrediente del milagro alemán del mercado del trabajo.

El tercer ingrediente es sin duda la gestión del mercado del trabajo. En Alemania trabajan hoy más de 41 millones de personas. Cerca de 7 millones de personas tienen un tal mini-job. Tienes que pensar que una parte de estas personas – quizás la mitad – tienen un mini-job además de un empleo estándar. No es correcto suponer que estas 7 millones de personas tienen solo un mini-job.

¿Cuál es la ventaja de los mini-jobs?

Estos mini-jobs dan mucha flexibilidad a nuestras empresas, pero también a los trabajadores. Tienen la posibilidad de ganar más. El que ya tiene un trabajo y quiere consumir más, puede con cierta facilidad añadir un mini-job. Así tienes cada mes 400 euros netos más para gastar. Estos empleos están subsidiados, no tienes que pagar aportaciones a la seguridad social. Hace el trabajo extra más interesante para la gente, y significa trabajadores baratos y flexibles para nuestras empresas. En la mayoría de los casos, cuando usas de una manera correcta estos mini-jobs, significan un buen trato para ambas partes.

Finalmente nuestro sistema de desempleo temporal ha conseguido también ha procurado una rápida recuperación de la economía alemana después de la crisis. Nuestras empresas lo han usado a gran escala.

¿En qué sectores ve este crecimiento del empleo con más claridad?

Se ha producido un cambio estructural enorme en la economía alemana. Durante la crisis se perdían muchos empleos en la industria, lo cual en realidad llegaba como una sorpresa. Pero al mismo tiempo – también en los estados donde la crisis pegaba lo más fuerte – se crearon más empleos en el sector de servicios que los que se perdieron en la industria. Esto ha sido un cambio enorme.
Hasta aquí la entrevista.

Laboratorio de Biotecnología en la empresa química alemana BASF
Continuando en la web de Jobat me llamó la atención otro artículo con el título: ¿Dónde en Europa se trabaja más duro? Dice: Viendo la mala situación económica de Grecia y Portugal quizás tengas la tendencia de pensar que en estos países se trabaja menos duro. De ninguna forma… Los griegos trabajan en promedio 40,5 horas por semana, y los portugueses 40,2 horas. Comparando: en Bélgica trabajamos “solo” 39,2 horas por semana. Son datos del informe (2010) del mercado de trabajo de Eurostat, la oficina de estadísticas de la UE. Sí parece que los hombres trabajan más duro que las mujeres. En nuestro país (Bélgica) trabajan en promedio 39,8 horas, y las mujeres “solo” 38,2 horas/semana. Tenemos que admitir que preferiríamos ser trabajador en Dinamarca (37,7 horas/semana) que en el Reino Unido (42,2 horas/semana).

Nota: en España se trabaja en promedio 40,4 horas/semana, exactamente el promedio de la UE. En Alemania, 40,6 horas/semana.

Lo que importa es la calidad y la eficiencia…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada