miércoles, 28 de septiembre de 2011

¿Y si la solución fuera otro crecimiento?

Un artículo de Juanjo Goñi. Aldaizea Ingeniería de Ideas.
Las soluciones que se proponen a los grandes problemas globales que nos invaden, pasan por la misma solución. Todos están de acuerdo en la finalidad, crecer el PIB para reducir el paro,pero no en los medios para conseguirla. Aunque los diferentes agentes sociales son incapaces de ponerse de acuerdo en la forma, ante la pregunta ¿Cómo salir de la crisis?, la respuesta es unánime; “Volver lo antes posible a la senda del crecimiento económico y la creación del empleo”. Es decir, volver lo antes posible al paradigma anterior, obviando las razones que nos han llevado a la situación actual. Unos optan por la inversión pública para relanzar la economía inyectando dinero, y otros por la austeridad, la reducción de los gastos públicos y el aumento de los ingresos en partidas aún pendientes de una mejor gestión pública o de un distinto reparto de las cargas sociales.




Tenemos dos opciones: buscar el camino del cambio por la senda de lo que ya hemos experimentado, entendiendo que este momento de crisis es un extravío ocasional corregible, o ser más realistas y optar por otro enfoque, porque entendemos que el error es estructural. En este caso debemos buscar otro camino que reoriente el progreso. Diríamos que queremos crecer pero no en las mismas variables que las consideradas hasta ahora. Tal vez en algunas de las variables donde creemos que se produce un aumento real del capital social, como el capital conocimiento, o el de confianza, u otros mas de los que hablábamos hace unos días (Los seis capitales.-NG 15 de Agosto 2011). La mayoría de nuestros líderes discrepa en los medios, pero muy poco en los fines. Conviene citar un llamamiento reciente del secretario general de la ONU Ban Ki-moon, a los intelectuales para que estén más dispuestos a discrepar de la academia, en las aproximaciones tradicionales de la economía y de la sociología. Estos planteamientos de economistas alternativos existen, pero no son difundidos -con interés- por la ruptura que supone la aplicación de sus propuestas para las instituciones económicas y los sistemas sociales ya consolidados.




Entre ellas cabe mencionar las teorías económicas sobre el uso de recursos del procomún de Elinor Ostrom, primera mujer premio Nobel de economía en 2009, que corrobora los beneficios de una economía de recursos compartidos en términos de sostenibilidad y de optimización en el uso de los mismos. Otras voces de pensadores de nuestro momento abogan por una salida de la crisis encarando nuevos enfoques de la compleja relación entre trabajo, crecimiento económico y calidad de vida. Leonard Boff se expresa diciendo que hay que abordar “La transición del viejo al nuevo paradigma”, afirma que: “Damos por ya realizada la demolición del sistema de consumo y de producción capitalista junto con la cultura materialista que lo acompaña. O lo superamos históricamente o pondrá en gran riesgo la especie humana”.




La cuestión que nos ocupa y el escenario futuro al que dirigir la salida de la crisis, requieren elegir cuales son los activos sociales en los que hay que crecer y en cuales no, y a partir de ello dibujar una ruta aproximada que lo haga posible. No basta con decir que hay que aumentar el PIB, sin indicar en que tipo de actividad empresarial ha de hacerse, y que tipología de actividades económicas hay que fomentar. Lo hicimos con el ladrillo y hemos vivido las consecuencias. Es imprescindible decir qué tipo de empresas queremos y con qué modelos de gestión deben dirigirse. Esto no es intranscendente en los tiempos donde la capacidad de ser competitivo, supera la de administrar las cuentas de ingresos y gastos centradas en el precio y el coste de los recursos, para pasar a entender como crear valor en las demandas de los sistemas sociales y de uso de los escasos recursos materiales. Los parámetros de un crecimiento en la calidad de vida, en la confianza con lo público, en la creación de capital social, en los niveles de educación y cultura cívica, en la atención y cuidados de personas jóvenes y mayores, y en el reconocimiento social de las aportaciones de la investigación a la sociedad, no tiene una relación directa con el crecimiento del PIB y si con los criterios de asignación de recursos en la sociedad y sobre todo con una rebrote de nuevos valores sociales, basados en la cooperación, la educación, la sostenibilidad y la interdependencia.




Necesitamos saber si aspiramos a sistemas educativos avanzados y en que consisten, que etapas seguir y como elevar el valor social de educador. No centrar el debate sólo en las horas de los convenios laborales, que no son el pilar básico de la calidad educativa. Cuando estos debates se expresan en estas variables, tan alejadas de lo importante, estamos manifestando nuestro nivel de incompetencia social. Necesitamos saber cuales son las industrias que queremos y en las que orientar la formación y el desarrollo profesional de los más jóvenes. Allí donde se van a crear necesidades sociales e iniciativas empresariales para alimentar las nuevas generaciones de jóvenes que se van a formar hoy. Necesitamos saber cuales son las actividades profesionales y empresariales que más contribuyen a este cambio de modelo y tratar de forma diferenciada favoreciendo las inversiones que crean y consolidan conocimiento en la población.
Viñeta de Mingote




Necesitamos saber como incrementar el valor y la motivación de los puestos de trabajo, para crear más valor. Esto supone avanzar en disponer de una combinación de mejoras tecnológicas, con el apoyo de eficaces sistemas de investigación aplicada, y nuevos modelos de gestión de las personas, su conciliación laboral y la capacitación sistémica. Necesitamos entender el perfil profesional del pequeño empresario de dentro de 10 años para perfilar las titulaciones académicas, que hoy crean sobre todo especialistas -que no se emplean-, y debatir sobre su perfil competencial con una visión mas amplia de la técnica, la gestión y las humanidades. Necesitamos saber como resolver los nuevos problemas sociales de una sociedad que envejece y cómo incorporar a los más jóvenes en una sociedad del cuidado. Esta sociedad se ocupa de las personas, de los medios naturales y de los recursos materiales, con una traslación de los negocios del producir y vender a los de crear valor, cuidar y reparar, como principios de una sostenibilidad obligada, a la que tendrán también que acudir dentro de un tiempo, los países que ahora se encuentran en vías de desarrollo.




Pero todo esto que necesitamos saber nadie nos lo va a contar, lo tenemos que crear, experimentar y desarrollar como innovación social a la que estamos abocados. Liderar la civilización –nos llamamos desarrollados- pasa por cambiar de sistema económico y someter éste a un sistema social mas inteligente para la especie. Nosotros hemos recorrido, durante tres generaciones, un modelo económico que se agota y estamos obligados a crear otro, desde una visión mas amplia y que se oriente a un futuro posible hoy inexistente. Seguramente serán nuestros hijos quienes lo vivan en plenitud, pero debemos iniciar el camino. Todo esto requiere de nuevos disidentes de los mensajes tradicionales de lo que hoy se trata como obvio en economía. Los tiempos han cambiado y también los modelos a seguir en el futuro.




La demolición de los sistemas de pensamiento es una cuestión lenta y penosa por la necesidad de cuestionar muchos de los supuestos que hasta el momento constituyen los pilares de la organización social, cuestiones que entran en crisis. Lo que llama la atención es que no haya casi ningún mensaje, en ninguna propuesta política, que replantee con rigor el nuevo escenario social a construir tras la crisis. Los movimientos de protesta están ahí pero deben organizarse aún los de propuestas rupturistas, que se acompañen de una ruta orientativa de transformación, que ataque las cuestiones fundamentales.

Seguramente los plazos de este cambio –decenas de años- superen las expectativas de posicionamiento de los partidos de hoy, y por otra parte los cambios serán muy dolorosos si no contamos con un propósito ilusionante para los que vienen, un liderazgo fuerte y una educación social desde pequeños hacia otros modos de valorar los aspectos fundamentales de la vida social.



lunes, 26 de septiembre de 2011

El Foro Económico Mundial crea la Comunidad Global de Modeladores

El Foro Económico Mundial anunció el pasado 14 de septiembre la creación de la Comunidad Global de Modeladores. Presentada en la Reunión Anual de los Nuevos Campeones 2011, en la ciudad china de Dalian, la comunidad proporcionará a los jóvenes una plataforma global para dar forma al futuro - la integración de las dimensiones personales, comunitarias y globales. Trabajando en colaboración con el Foro de los Jóvenes Líderes Globales, esta comunidad le ayudará a los jóvenes a desarrollar su potencial de liderazgo para servir a la sociedad.


La comunidad global de Modeladores Globales incluirá a personas jóvenes extraordinarias con un gran potencial para futuros papeles de liderazgo en la sociedad. Con edades comprendidas entre 20 y 30 años, representan todos los ámbitos de la vida y comparten el espíritu de emprendizaje en el interés público global. Tienen una trayectoria emprendedora, han iniciado y entregado ya un proyecto importante o fundaron una empresa u organización; contribuyen extraordinariamente a servir a la sociedad en general, y están dispuestos a comprometerse profundamente en la comunidad, reforzando su misión y objetivos y apoyando a compañeros Modeladores Globales en su desarrollo individual y profesional.

Los Modeladores están organizados en una red de núcleos locales basados ​​en las principales ciudades de todo el mundo. Llevarán a cabo eventos y actividades que generan un impacto positivo en su comunidad local. La comunidad está vitalizada por las múltiples interacciones generadas dentro de cada núcleo, entre los núcleos y a nivel global. Como complemento a las reuniones cara a cara, se hará hincapié en la dimensión virtual - permitiendo a los modeladores colaborar y aprender los unos de los otros a través de la plataforma de la comunidad. Los Modeladores Globales tendrán un impacto catalizando y reforzando - individual y colectivamente - ideas frescas y soluciones emprendedoras a los desafíos más apremiantes del mundo. Los Modeladores también realizarán una mentorización cruzada con otras comunidades del Foro Económico Mundial.

Los Modeladores Globales son elegidos por sus núcleos locales de su ciudad mediante un proceso riguroso de nominación y de selección realizado en colaboración con los Jóvenes Líderes Globales del Foro. Más de 75 núcleos de ciudad han sido establecidos hasta la fecha, incluyendo Nueva York, Santo Domingo, Ciudad de México, Londres, Ginebra, Ámsterdam, Kiev, Amman, Johannesburgo, Nueva Delhi, Ulan-Bator y otras más.

"Con el 50% de la población mundial debajo de la edad de 27 años, la mayoría de los cuales viven en áreas urbanas, una nueva dinámica mundial está emergiendo", dijo Klaus Schwab, Fundador y Presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial. "Somos cada vez más conscientes de que las soluciones a nuestros desafíos globales deben involucrar de forma decidida a la juventud a todos los niveles - local, regional, nacional y global. Esta generación tiene la pasión, el dinamismo, y el espíritu emprendedor para dar forma al futuro."

"Es significativo que la generación del milenio se considera s sí mismo como agentes activos del cambio en lugar de espectadores pasivos", dijo David Aikman, Jefe de la comunidad de Modeladores Globales, "En un estudio reciente de Euro RSCG, el 92% está de acuerdo en que el mundo debe cambiar; el 84 % considera que es su deber de impulsar este cambio, y casi el 82% cree que tienen el poder de hacer que suceda. En gran parte, esta generación es cada vez más auto-empoderada y tiene acceso a la información y la tecnología, que ha catalizado enormes oportunidades para la interacción y la colaboración."

Ver el comunicado de prensa completo en inglés aquí.

Jose Luis Villacorta: "Los estados árabes se han preocupado más de construir el Estado que de construir la sociedad civil"


Jose Luis Villacorta es Doctor en Filosofía y Letras con especialidad Historia Moderna y Contemporánea. Ha impartido clases en la Escuela Universitaria de Magisterio “Begoñako Andra Mari” y Universidad de Deusto, especializándose en las áreas de Historia del Arte, Historia de las Religiones, Antropología Islámica y Filosofías orientales. Es miembro de Unescoetxea y Club de Roma. Sus publicaciones y contribuciones en diversos Congresos son reflexiones sobre el diálogo intercultural e interreligioso.

Es un gran amigo de NSF y participa como miembro en su Ícaro Think Tank.

1. En los primeros meses de este año hemos sido sorprendidos por un proceso de revoluciones y reivindicaciones en diversos países islámicos, es el caso de Túnez, Egipto, Yemen, Libia, Siria, Marruecos...la denominada primavera árabe. Un proceso que ha pillado por sorpresa a las sociedades occidentales pero ¿era previsible? ¿Ha habido señales en los últimos años que nos hicieran factible un cambio de rumbo político en estos países?

Históricamente, la demografía ha sido uno de los elementos esenciales a la hora de hacer el análisis de la situación de un país. Si el ritmo de crecimiento de un país no viene acompañado por un desarrollo económico adecuado, el colapso se retardará más o menos, pero llegará. Desde los años 70-80 se veía con preocupación el aumento de ese desequilibrio. Todas las medidas que se tomaron fueron insuficientes. Se abrieron aulas universitarias para una población joven, que demandaba una formación superior. Una vez conseguida, venía la frustración del paro.

Además, hace años que visito esos países y me llamaba la atención el número de antenas parabólicas que presentaban los modos de vida de la otra orilla del Mediterráneo. No hay que ser muy sagaz para darse cuenta del potencial subversivo de la desigualdad. La invasión de imágenes (T.V.) y de mensajes (Internet) del norte hacia el sur era una evidencia manifiesta. Al final, se ha producido el despertar de un sueño gastado: el origen de todos los males no es Occidente, sino los gobiernos corruptos e incapaces de hacer frente a la situación social.

2. Existen pocas experiencias históricas de sociedades islámicas democráticas (la Turquía actual, con Erdogan al frente, ha comenzado a promover el modelo en su último viaje a Egipto y Túnez), y la experiencia en los países occidentales nos ha mostrado como según avanzaba el proceso democratizador las sociedades caminaban más hacia el laicismo. ¿Se puede esperar que en el largo plazo las sociedades árabes se orienten hacia el laicismo, o se van a desarrollar nuevos modelos democráticos donde la religión mantenga su preeminencia social?

Me cuesta pensar muchísimo en una deriva de los pueblos árabes hacia modelos laicistas (después de la experiencia de Turquía y Siria). Suele pensarse en el modelo europeo como paradigma, pero eso es una fantasía más. La historia europea no es ejemplar. Podría pensarse en un “modelo espejo” entre otros, pero nada más.

El ensayo de un modelo democrático con religión integrada y situada en un lugar relevante será el panorama que contemplaremos probablemente, pero en ese escenario vamos a ver las contradicciones entre una cultura política democrática y una religión que todavía no ha hecho su reconversión a la modernidad. No lo van a tener nada fácil. Todo dependerá del papel orientador de Turquía, que considero decisivo, pero no el de Irán. Tengamos en cuenta que son dos países musulmanes, pero no árabes. Por otra parte, no me puedo imaginar que los países occidentales seamos para ellos un modelo a seguir. Lo que sí será de vital importancia es la actitud política de los países europeos cara a los que han dado el paso de la revolución.
3. Los jóvenes han jugado y están jugando un papel muy importante dentro de esta ola democratizadora. Una generación que comparte con el resto de los jóvenes del mundo su pasión por las nuevas tecnologías, en especial las redes sociales. ¿Estos mecanismos de comunicación pueden favorecer un orden mundial limpio del choque de civilizaciones, gracias al contacto de los jóvenes con otros puntos del planeta? ¿Habrá un mejor conocimiento del otro?

Los jóvenes son el gran potencial de la zona, pero necesitan líderes creíbles y honestos. De lo contrario, serán una fuerza colosal, pero represada. No olvidemos que el “choque de civilizaciones” es una expresión que no goza de reconocido prestigio intelectual, aunque reconozco que ha servido para provocar un debate muy interesante. Se suma a todas las teorías catastrofistas que en el mundo han sido.

Hace dos años impartí una conferencia en Rabat ante una asistencia universitaria joven. Primero, la atención y después las preguntas en el diálogo fueron muy interesantes. Emocionado, pregunté al director de la institución que me había invitado a dar la charla: “¡Qué juventud más hermosa! ¿Qué futuro tienen?”. La respuesta fue brutal: “Ninguno”. Esa es la cuestión real. El choque de civilizaciones es una fantasía; la problemática de la juventud en la zona va en otra dirección: crear las condiciones económicas y sociales para resolver su problema más acuciante. De lo contrario, mucho me temo que tenga lugar una evolución hacia posturas fundamentalistas. En ese sentido, debemos recordar la reflexión de Cantwell Smith: “El fundamentalismo no es la solución de un problema, sino la reacción de quienes no soportan el hecho de no poder resolverlo.”

4. Finalmente, ¿qué nos puede decir de la situación de los jóvenes en estos países? ¿Realmente están en condiciones de ser artífices del cambio y consolidarlo?
El panorama es preocupante; cuando das un paseo por las calles de Tánger, Túnez o El Cairo y ves a grupos de jóvenes apoyados en la pared, te preguntas: ¿Cuánto tiempo podrán aguantar en esa actitud? Hay un tema pendiente y es grave: los estados árabes se han preocupado más de construir el Estado que de construir la sociedad civil. Y esa política pasa factura tarde o temprano. Más grave aún: cuando construían la burocracia estatal después de la independencia tenían un objetivo central: patrimonializar el Estado por medio de la sucesión familiar a todos los niveles. Esto es más de lo que una sociedad puede soportar. Cuando pregunté a un joven árabe por qué la fotografía de el-Asad estaba en Siria hasta en la sopa, me contestó: “ Para nosotros el jefe del estado es como un padre y, por eso, lo tenemos presente en todos los lugares”. Tanta ingenuidad me resultaba inconcebible. Los jóvenes se han dado cuenta ya de que esa imagen idílica es una fantasía mortal para ellos. Por eso, forman hoy el grueso de la protesta. Estoy esperando ver el comportamiento de los líderes. Quiero pensar que ningún árabe en su sano juicio resucitará la ideología paternalista (tribal) del Estado, porque la hemos visto saltar en pedazos, aunque se resista agónicamente en Siria (reducida a un estado militarizado). Sólo les queda la vía democrática, que elegirán no por imitación, sino por necesidad.

viernes, 23 de septiembre de 2011

Transparencia Internacional reclama un portal con los datos de los entes públicos

Leemos en un artículo publicado por el diario El País, el último proyecto de la organización no gubernamental Transparencia Internacional (TI), única organización a escala universal dedicada a combatir la corrupción, y que congrega a la sociedad civil, al sector privado y a los gobiernos en una vasta coalición global.

El catedrático Jesús Lizcano -uno de los expertos asesores de la Fundación Novia Salcedo en su grupo de pensamiento y portavoz de TI- ha propuesto públicamente la creación de un Portal de Transparencia que aglutine los datos básicos de todos los entes públicos españoles. De esta forma, los ciudadanos podrían conocer y consultar libremente los contenidos de cualquiera de los más de 20.000 organismos, instituciones y entidades públicas, de los cuales 475 pertenecen al ámbito público estatal, casi 2.000 al ámbito de las Comunidades Autónomas y más de 18.000 al ámbito provincial y municipal.
Todos estos organismos dan trabajo a cerca de 3.200.000 empleados públicos, cifra lo suficientemente importante como para querer saber todos sus entresijos y porque, como señala Jesús Lizcano, “por mucho que se diga, se argumente y se prometa por unos y otros partidos políticos y gobernantes a nivel estatal, regional o local, ese número de empleados ha seguido creciendo de forma continuada en estos últimos años”. Es decir, los políticos nos mienten.
TI entiende que, para mayor información de la sociedad civil y la ciudadanía, el Portal de Transparencia debería contener, al menos, 15 datos básicos de cada uno de los organismos, además de proporcionar un mapa integral del sector público “debidamente estructurado y actualizado”. Este mapa digital debería facilitar, en opinión de la organización, la consulta en cada ente público de los siguientes indicadores:
<!--[if !supportLists]-->- <!--[endif]-->La plantilla del personal y su distribución por categorías, así como los costes de dicho personal
<!--[if !supportLists]-->- <!--[endif]-->La relación de muebles propios y arrendados
<!--[if !supportLists]-->- <!--[endif]-->El importe de las retribuciones de los cargos políticos electos y altos cargos públicos del ente
<!--[if !supportLists]-->- <!--[endif]-->El currículum de cada uno de dichos cargos
<!--[if !supportLists]-->- El número de cargos de confianza, asesores y personal de libre designación, con el detalle de sus retribuciones
<!--[if !supportLists]-->- <!--[endif]-->El número de tarjetas de crédito oficiales o institucionales
<!--[if !supportLists]-->- <!--[endif]-->El número de líneas y de teléfonos móviles oficiales o institucionales del organismo
<!--[if !supportLists]-->- <!--[endif]-->El número de vehículos oficiales (propios o alquilados) adscritos al ente
<!--[if !supportLists]-->- <!--[endif]-->El importe total de las dietas y gastos de viaje incurridos por su personal.

Otros datos básicos, según Transparencia Internacional, deberían hacer referencia a la utilización de las arcas públicas destinadas, por ejemplo, a los contratos menores que no pasan por concurso público y a las obras e inversiones públicas más cuantiosas, su presupuesto anual y el nivel de ejecución presupuestaria intermedio y final.
Para dar claridad a la utilización del dinero público también debería mostrase el nivel de endeudamiento del organismo, así como las ayudas y subvenciones.
“Es fundamentalmente una cuestión de voluntad política, y los ciudadanos hemos de exigir a los políticos y gobernantes una creciente voluntad de información social y transparencia”, concluye Jesús Lizcano.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Paz y Democracia: ¡haz que tu voz se oiga!



El día 21 de septiembre se ha celebrado en todo el mundo el "Día Internacional de la Paz", recordando la resolución aprobada por la Asamblea General de la ONU hace ya 30 años.

Aquel noviembre de 1981 se declaró que el tercer martes de septiembre, día de apertura del período ordinario de sesiones de la Asamblea General, sería proclamado y observado oficialmente como Día Internacional de la Paz, y estaría dedicado a conmemorar y fortalecer los ideales de paz en cada nación y en cada pueblo, cesando las hostilidades y aliviando las tensiones y las causas de los conflictos internacionales.


Este año 2011 el tema escogido para este día es "Paz y democracia: haz que tu voz se oiga".
Y es que la Paz y la Democracia están íntimamente ligadas y, juntas, constituyen una alianza que promueve el bienestar de todos. En armonía con el tema del Día se está produciendo en el mundo un fenómeno extraordinario. En todas partes, la juventud está demostrando el poder de la solidaridad manifestándose unida en favor de un objetivo común: la dignidad y los derechos humanos.
Hay muchas formas de poder participar en las prácticas democráticas y aquí señalamos algunas de ellas:

- interviniendo en un diálogo sobre los procesos constitucionales
- promoviendo el empoderamiento de la sociedad civil
- contribuyendo a la lucha por la igualdad entre los géneros y contra la discriminación
- coadyuvando a la educación cívica
- fomentando la inscripción de votantes

De esta forma, el Día Internacional de la Paz ofrece a todos los pueblos del mundo una fecha común para organizar acontecimientos y emprender actividades que pongan de relieve la importancia de la paz y la democracia. Para crear en el mundo una cultura de Paz que contribuya a construir un futuro mejor.

martes, 20 de septiembre de 2011

El enigma verde.


Siguiendo nuestra “trayectoria” de artículos en torno al empleo verde hoy traemos la visión de la OCDE en esta área, a través de la lectura de “Green jobs and skills: the local labour market implications of addressing climate change”, de cuya lectura extraemos la incertidumbre (a la que hace referencia el título de este artículo) sobre la evolución de los empleos verdes en los próximos años.

Y es que para la OCDE, los impactos del cambio climático, y especialmente la consecuente y adaptación de las políticas en el mercado laboral son todavía ampliamente desconocidos a pesar de la creciente avalancha de informes y estudios elaborados por organizaciones públicas y privadas, ver aquí y aquí.

Y es que la búsqueda de modelos alternativos de crecimiento en medio de la crisis financiera ha incrementado el interés por el “paradigma del crecimiento verde”.
A pesar de que este informe no provee de todas las respuestas para el “enigma verde” si proporciona algunas pistas, a las que debemos seguir de cerca, para ver cómo y cuándo se van a generar estos nichos de empleo. Para los autores de este informe los cambios en el mercado laboral en el área verde van a venir de los siguientes 3 inputs:


1. Cambio en los hábitos de consumo: el incremento de la concienciación social sobre los peligros del cambio climático va a favorecer el crecimiento de la demanda de bienes y servicios más respetuosos con el medioambiente. Una reciente encuesta llevada a cabo por el Eurobarómetro muestra que el 50% de los ciudadanos de la UE están a favor de gravar productos con una alta huella ecológica y más de un 83% declara tener en cuenta los impactos ambientales de productos antes de comprarlos. Estos cambios en la demanda supondrán la expansión y contracción de ciertos sectores económicos e industrias, lo que impactará en los mercados laborales.


2. Impactos directos en los medioambientes naturales y creados: El cambio climático afectará a los mercados laborales a través del incremento en los fenómenos naturales relacionados con el clima, como inundaciones, olas de calor, descenso de las precipitaciones,…Estos eventos tendrán un significativo impacto en las condiciones del mercado de trabajo de las regiones afectadas.

En el lado de la oferta, los fenómenos relativos al cambio climático afectarán a la disponibilidad de la fuerza de trabajo debido a las potenciales escaseces de alimentos (especialmente en regiones afectadas).

En el lado de la demanda, varios sectores económicos han sido identificados como altamente vulnerable por los efectos directos del cambio climático en su actividad, estos serían: agricultura, turismo, seguros, forestal, pesca, infraestructura y energía.
3. Nuevas regulaciones: Finalmente otro camino de influencia en los hábitos de consumidores y proveedores en el mercado laboral es a través de la implementación de “tasas verdes”.

Un punto de controversia que plantea la OCDE es hasta qué punto son de realistas las predicciones de creación de empleo neto. Y es que los esfuerzos proeconomía de bajo carbono no deben hacernos subestimar las consecuencias negativas en los mercados ya que las medidas impositivas anteriormente mencionadas llevarán a una significativa pérdida de empleos y un incremento de la fragmentación social
si no se dan los pasos adecuados para evitar el aumento del desempleo.



Finalmente, en relación a las competencias en estos mercados laborales, estos autores afirman (como ya vimos que lo hacía el CEDEFOP) que el término “verde” es un concepto dinámico, no hay fronteras entre qué es y qué no es un empleo verde (De hecho la OCDE lo define como un continuum de diferentes niveles), por lo que es difícil responder a la pregunta ¿cuáles son estas competencias verdes? Para unos
autores son competencias tradicionales que están en marcha en los sectores verdes. Para otros (como la Comisión Europea) se trata de competencias específicas como conocimiento sobre materiales sostenibles, medición de la huella ecológica…
Lo que sí parece que está claro es que tanto los cambios en el mercado como en las regulaciones relacionadas con el cambio climático pueden llevar a la creación de gaps de competencias en el mercado laboral. La OCDE recomienda a las instituciones del mercado laboral y las empresas desarrollar programas que fomenten una formación de las personas trabajadoras en estos campos, pues se observa que ya hay sectores específicos en diferentes países que están enfrentando dificultades a la hora de encontrar personal formado en empleos relacionados con lo “verde”. Y la demanda no hará sino incrementar en los próximos años.



lunes, 19 de septiembre de 2011

‘La inspiración de los jóvenes’

El informe anual 2010 del programa Voluntarios de las Naciones Unidos (VNU), ‘La inspiración de los jóvenes’, muestra la poderosa fuerza del voluntariado juvenil. Los jóvenes, que suelen representar una parte importante de la población, desempeñan un papel primordial en sus comunidades a la hora de hacer frente a los desafíos en materia de paz y desarrollo.

En 1976, Naciones Unidas amplió el mandato del programa VNU para incluir la promoción del papel de los jóvenes en el progreso social y económico, así como en el desarrollo. El programa VNU ha creado un espacio para que los jóvenes se comprometan y desarrollen sus capacidades mediante el voluntariado.
Los jóvenes que no pueden desplazarse, también pueden ser voluntarios online. “Aun cuando en el trabajo por la paz y el desarrollo nada es tan importante como contar con gente presente en el terreno, el voluntariado en línea permite atraer habilidades adicionales de cualquier parte del mundo. El voluntariado in situ y el voluntariado en línea no son opciones que se excluyen entre sí. Los voluntarios en línea pueden trabajar con los voluntarios locales virtualmente complementándose.” (Boletin de UN Voluntarios de Septiembre 2011)

jueves, 15 de septiembre de 2011

Patxi López. "Hay que recuperar el ADN vasco del emprendimiento"


Ayer miércoles 14 de octubre tuvo lugar el II Congreso Emprende, al que acudieron más de 2500 asistentes (varias personas de NSF entre ellas) y que una vez más demostró que el tema del emprendizaje, si bien está siendo un término muy manido desde el comienzo de la crisis, ha encontrado una favorable acogida por parte de la sociedad, que cada vez se encuentra más convencida que la creación de riqueza y progreso social se encuentra en todos y cada uno de los individuos.


El lehendakari Patxi Lopez fue el encargado de inaugurar el evento con un discurso en el que nos recordaba el consenso que existe sobre la inevitabilidad del cambio de paradigma” solo adaptándonos vamos a poder garantizar la clave del progreso, la clave el conocimiento, traducido en el emprendimiento”. Este argumento viene avalado por los datos: los países con mayor iniciativa empresarial también tienen menos desempleo.


El objetivo es hacer de Euskadi un imán para nuevas empresas y el camino es largo ya que en 2009 la tasa de creación de nuevas empresas tan sólo alcanzó el 2,75%. Para el Lehendakari “algo falta cuando el entorno no permite la asunción de riesgos porque creatividad existe”. Euskadi ha crecido de la mano de empresas familiares, por lo que es absolutamente necesario recuperar el ADN emprendedor de la ciudadanía vasca.

Pero hay factores a “pulir”, en concreto señala 3:
1. Revalorización del papel del emprendedor: hay que generar entorno social y empresarial que valore en
emprendedor, más allá de los iconos de papel cuché que imperan en la actualidad.


2. Apoyo financiero: Se están haciendo esfuerzos pero no se trata tanto de aumentar las ayudas sino de generar garantías. Las instituciones tienen la obligación de que ningún proyecto se quede sin su oportunidad.

3. Reducción de los trámites burocráticos: Los trámites no pueden ser más problema que la creación de la propia empresa por ello desde el Gobierno vasco sea creado el Servicio vasco de Emprendimiento, un instrumento que aúna los esfuerzos que desde diversas instituciones se estaban llevando a cabo en el ámbito del emprendizaje.

La ponencia inicial fue seguida de la Conferencia Emilio Duró, uno de los más importantes ”gurús” sobre el optimismo y la felicidad. Licenciado en ciencias económicas por ESADE profesor colaborador en la Universidad Pompeu Fabra, Universidad Granada y Fundación Universidad Empresa, entre otras, y consultor y formador en Adolfo Domínguez, Caja Burgos, Mango, Pronovias, Banco Santander, Microsoft,…, Duró realizó afirmaciones como “la gente que tiene éxito en la vida comparte una misma característica: un alto coeficiente de optimismo”, “el talento está mayoritariamente en manos de los jóvenes”, el primer factor de fracaso en la vida es el miedo”.


Es decir, la conferencia giró entorno a las emociones, algo a lo que en los últimos meses se está revalorizando (no podemos olvidar la larga literatura al respecto de Eduard Punset) y probablemente entre dentro de la construcción del nuevo paradigma, donde lo “humano” tenga una mayor reivindicación. Aquí podéis ver una entrevista a Duró de Andreu Buenafuente.

Finalmente cabe destacar, dentro de los Talleres Emocionales del Congreso la ponencia de Pep Torres. Como bien afirma el programa del Congresos, Pep Torres responde a un perfil de hombre renacentista y desarrolla su actividad profesional como inventor, creativo, consultor, ponente, diseñador, escritor y colaborador en radio y TV. Actualmente, y como paso inevitable en su trayectoria profesional ha inaugurado el MIBA, Museo de Ideas e Inventos de Barcelona, y al que os aconsejamos no dejéis de visitar al pasar por la Ciudad Condal.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Las profesiones más demandadas a partir de la crisis


Un reciente estudio de la empresa Eroski-Consumer señala que el panorama laboral ha cambiado a partir de la crisis y que, aunque se ha destruido empleo, se han creado y potenciado nuevos puestos que debe conocer toda persona interesada en acceder al mercado laboral. La crisis ha generado nuevas necesidades y nuevas profesiones que pueden agruparse en tres grandes corrientes:


- las que se basan en la reducción de costes, como el experto en reducción de gastos o fórmulas "low cost"
- las que toman como partida el recurso a Internet, como los expertos en posicionamiento, en cibermarketing o community manager
- las que se especializan en la reconversión laboral, como los expertos en recolocación o en formación corporativa

El estudio destaca algunos de los campos profesionales más demandados en los últimos tiempos y que marcan tendencia para los próximos meses. Son éstos:

- asesores en cambio climático


- instalador de placas solares
- formador de corporaciones
- profesor de idiomas
- formador de opositores
- profesiones relacionadas con la exportación
- abogados concursales
- gestor de cobros
- especialistas en ventas
- encuestadores
- expertos en reducción de gastos empresariales
- especialistas en "outplacement" o recolocación de empleo
- expertos en RSC (responsabilidad social corporativa)

Pero, sobre todo, son las actividades relacionadas con Internet las que viven un auge sin precedentes. La Red se ha convertido en un medio de promoción y marketing con costos inferiores a la publicidad tradicional y por ello en época de crisis su uso es infinitamente mayor. Las profesiones más demandadas en este área son:

- community manager, o consultor de las relaciones públicas en el entorno digital
- chief social media officer, que define y ejecuta la estrategia global de la empresa en las redes sociales
- experto en usabilidad, que comprueba que la web de la compañía funciona conforme a los objetivos diseñados
- especialista en posicionamiento en buscadores, que consigue que las páginas de Internet ocupen las primeras posiciones de los grandes buscadores
- experto en marketing virtual, que diseña la publicidad digital, se ocupa de las relaciones públicas con blogueros, promociones en la red o de la creación de vídeos virales.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Las competencias en los empleos verdes


Hace unos meses presentábamos el informe de IHOBE, “Mercados y empleos verdes 2020”, donde se analizaban las posibilidades de los mercados verdes en el territorio de la CAPV a la hora de generar nuevos nichos de empleo, cuya estimación rondaba los 12.000 nuevos empleos en el horizonte 2020.


Hoy queremos dar un paso más allá trayendo el estudio de CEDEFOP (European Centre for the Development of Vocational Training), “Skills for green jobs”, que examina las competencias profesionales necesarias para el desarrollo de una economía basada en un bajo nivel de emisiones de carbono en 6 Estados miembros (Dinamarca, Alemania, Estonia, España, Francia y UK).
Este estudio, que parte de uno más amplio llevado a cabo junto con la OITy que se puede observar aquí pone de manifiesto que los límites entre lo que se considera trabajo basado en un bajo nivel de emisiones de carbono, y lo que no, se están difuminando.Para éstos no existe una definición clara de empleo verde, y opinan que la distinción entre el sector ecológico y los sectores más convencionales es artificial. En el futuro, todo empleo será un empleo verde, lo que llevado al campo de las competencias implica que todos/as los trabajadores/as independientemente del sector en que se encuentren ubicados/as van a necesitar competencias verdes.

El ejemplo sería el siguiente: “De la misma que las competencias en el ámbito de las tecnologías de la información se han convertido en algo esencial en muchos aspectos de la vida laboral, existen signos de que las competencias ecológicas cobrarán una importancia similar en prácticamente cualquier empleo”.

No obstante hay debilidades sistémicas: los déficit en el ámbito de las competencias de gestión y las competencias técnicas específicas del puesto de trabajo, muchas de las cuales están relacionadas con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas. Y es que las denominadas materias CTIM están perdiendo popularidad en la secundaria en Europa, y no hay reemplazo generacional en algunos sectores productivos.
Es el caso alemán, donde hemos visto como en el último año se lanzaban a una campaña de captación de ingenieros españoles.


Finalmente también se señala que el desarrollo de una economía basada en un bajo nivel de emisiones de carbono depende más de la mejora de las competencias existentes que de las competencias ecológicas especializadas, lo que implicará que las competencias de industrias “antiguas”, e incluso en declive, pueden ser valiosas.


En resumen lo que se propone desde CEDEFOP es que las estrategias de desarrollo de competencias verdes cumplan los siguientes objetivos:


1- Permitir que las personas completen las competencias ya adquiridas mediante una formación ajustada a sus necesidades particulares, a través de un amplio abanico de herramientas y métodos y de manera asequible y rentable.


2 – Hacer atractivas para el alumnado en secundaria y terciaria las materias CTIM.


3 – Que el conjunto de la mano de obra mejore las competencias generales.


4 – Y una mayor formación de formadores. No hay suficientes formadores ni profesores conscientes de los aspectos medioambientales ni capaces de enseñar nuevas técnicas.





domingo, 11 de septiembre de 2011

Universidades vascas afrontan la dualidad de la crisis

La crisis es al mismo tiempo económica-financiera y social, los dos aspectos inseparables el uno del otro. De allí el importante papel de la universidad de formar al mismo tiempo profesionales y personas, capaces de afrontarla. Esto quedó también patente en los discursos académicos de los actos de inauguración del curso 2011-2012 en Bilbao de dos universidades vascas, la Universidad del País Vasco UPV-EHU y la Universidad de Deusto, respectivamente los días 8 y 9 de septiembre. Da la casualidad que este año se cumple el 75 aniversario de la primera inauguración de la pública UPV-EHU (debido a la Guerra Civil y al Régimen de Franco el inicio efectivo de la actual UPV-EHU se retrasó hasta 1980), y que la universidad privada de Deusto conmemora su 125 aniversario. Ambas universidades han tenido una contribución fundamental a la prosperidad del País Vasco, que es la comunidad autónoma que menos ha sufrido las consecuencias de la crisis en España. Sin embargo la está sufriendo, como todos los países y regiones del mundo, y es por lo que la universidad tiene una responsabilidad fundamental con su entorno y con los jóvenes estudiantes que deberán ser los artífices del cambio.
Acto inaugural del curso 2011-2012 de la UPV-EHU
Una educación superior de calidad es una garantía para el empleo. El rector de la UPV-EHU, IñakiGoirizelaia, lo afirma aportando datos: “Quiero reivindicar la gran aceptación de nuestra oferta académica en el mercado laboral. Los datos de la promoción de 2007, analizados en 2010, es decir, en plena crisis, demuestran que, para el mismo tramo de edad, el paro entre las personas egresadas de nuestra universidad es dos veces inferior al del conjunto de la juventud vasca, y dos veces y media inferior a la del estado. Por su parte, el Estudio de Inserción Laboral de Formación de Posgrado constata que en 2010 la tasa de paro de quienes cursaron esos estudios en 2007 era sólo del 7,3%, y su empleo encajado era del 96,9%. Hay también otro dato muy relevante: la tasa de empleo de nuestros doctores y doctoras es del 93,7%, siendo el empleo encajado del 99,2%.” Iñaki Goirizelaia cree en la formación integral del estudiante afirmando que “hacer un país mejor y más fuerte requiere de personas formadas en la universidad, críticas, con iniciativa, creadoras, responsables y libres; personas capaces de poner su formación al servicio de la mejora de toda la sociedad.” También hace alusión a las recientes protestas de “indignados” y el papel de la universidad: “Hemos vivido en los últimos meses, en Europa y en otras partes del mundo, diversos movimientos sociales de protesta. Se pueden discutir las formas o los procedimientos, pero no se puede cuestionar que toda sociedad viva y dinámica exige personas disconformes, que sean sensibles a las injusticias y que busquen nuevas fórmulas de solidaridad. Pero eso exige un conocimiento adecuado de la realidad presente, para criticarla mejor. Y también el conocimiento científico y tecnológico, humanístico y social necesario para articular nuevas propuestas. Pues bien, adquirir o crear ese conocimiento, como siempre, necesita de la universidad.”
La Universidad de Deusto cumple 125 años

La Universidad de Deusto ha contado en ocasión de su 125 aniversario por primera vez con la presencia del Superior General de los Jesuitas Adolfo Nicolás. Fue el encargado de pronunciar la Lección Inaugural que ha versado sobre la tarea que una Universidad, y en especial una Universidad de la Compañía de Jesús debe tener hoy en el mundo. Ha tomado como punto de partida de su intervención el lema de la Universidad: ‘la sabiduría vale más que el oro’. “Hoy la sabiduría no es moneda común en nuestros mercados. En realidad no lo ha sido nunca. Por primera vez tenemos más información que capacidad para digerirla y procesarla. Lo que se vende no es sabiduría sino superficialidad: soluciones inmediatas, explicaciones prefabricadas, culturas de usar y tirar, gracia barata. A pesar de ello, el ser humano tiende incansablemente al ideal de la 'sabiduría'.”
La tecnología sin la sabiduría es coja

A juicio de Adolfo Nicolás nos encontramos hoy en una encrucijada, ‘Cómo armonizar los crecientes requerimientos de las empresas y del mercado con la Universidad entendida como lugar de búsqueda del conocimiento’. Dice que “la universidad, de ser concebida como lugar de búsqueda del conocimiento, camina hacia una universidad casi en exclusiva profesionalizante. El conocimiento ha dejado de ser un fin en sí mismo y se ha convertido en una mercancía susceptible de ser vendida y comprada. Esto provoca la consiguiente desvalorización de las disciplinas que tienen poco que ofrecer al mundo comercial. Además, el conocimiento actual se caracteriza por ser transdisciplinar, cambiante y socialmente adaptado a las necesidades y prioridades de la industria y el mercado. Cuando hace falta un conocimiento “que lleve a la persona a situarse en actitud de búsqueda permanente ante los grandes interrogantes y lleva a la persona a la empatía y compasión ante cualquier ser humano.”
Adolfo Nicolás piensa que “la Ética, las Humanidades y las Ciencias Sociales deberán tener mayor protagonismo en el diseño del modelo de sociedad para el siglo XXI, si no queremos estar supeditados al dictado de la economía y el mercado, con el consiguiente empobrecimiento moral y la creación de abismos cada vez mayores entre los que tienen y los que no tienen. No quiere esto decir que las demás disciplinas sean ajenas a la reflexión ética y a la pregunta sobre su contribución al progreso moral. Quizá podamos encontrar el equilibrio por medio de una 'mejor ciencia y mayor conciencia; mejor progreso y mayor humanidad’.” Adolfo Nicolás advierte que Deusto siempre ha trabajado para lograr la sabiduría formando "personas comprometidas con la verdad, por una sociedad justa y por la profundidad de un humanismo que no se agota en lo pragmático y en lo técnico.” Para trabajar en este sentido propone: “promover el equilibrio entre las disciplinas científico-técnicas y humanísticas, así como el equilibrio entre la búsqueda del conocimiento y la satisfacción de las demandas del mercado; procurar que la extensión del conocimiento no produzca nuevas desigualdades y mayores abismos, e impulsar soluciones que sean aplicables a países y personas desfavorecidos; fomentar investigaciones que encuentren modelos más justos de economía y gobernanza, y aportar un pensamiento capaz de anticipar nuevas visiones y caminos; lograr que el conocimiento sea transformador y fomentar en la academia, la sociedad y la opinión pública la asunción de principios éticos irrenunciables; impulsar la escucha y el diálogo intercultural e interreligioso; favorecer las dimensiones más profundas del ser humano y el sentido de trascendencia: la verdad, la bondad y la belleza; aplicar modelos de enseñanza-aprendizaje que fomenten el pensamiento autónomo y profundo, y ayuden a extraer verdadero conocimiento ante la avalancha de información a la que estamos sometidos; utilizar las oportunidades de las tecnologías de la comunicación para difundir el conocimiento y extender la formación de manera más creativa y participativa; y ayudar a tomar conciencia de la responsabilidad social de la formación universitaria.”
En la clausura del acto, el rector de la Universidad de Deusto, Jaime Oraá, dijo “ Tenemos sobre todo la confianza de esta sociedad, de las personas y familias que valoran nuestro trabajo, que nos siguen enviando a sus hijos para que se formen, y sean buenos profesionales y mejores personas… la Universidad de Deusto, como toda universidad, no debe vivir para sí misma, sino debe existir para ayudar a resolver, con todos los demás agentes sociales y desde su especificidad universitaria, los graves problemas de la sociedad en la que está inmersa.”
Pues, si la universidad es tan importante para salir de la crisis, no hay que dejar de invertir en ella. “Si invertir en Educación es caro, más caro es dejar de hacerlo”, dijo el Lehendakari del Gobierno Vasco, Patxi López, en la apertura del curso de la UPV-EHU.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Cómo los jóvenes cambian el mundo

“En el régimen de Ben Alí los jóvenes nos habíamos convertido en sus víctimas más vulnerables. En vez de ser el motor de la economía nacional, éramos sus víctimas. La educación de Túnez con la reputación de ser una de las mejores del continente africano no estaba adaptada a las necesidades de un mercado de trabajo en constante evolución, además el régimen no permitía acceder a un empleo y conservarlo, porque en las empresas no existía una formación permanente que permitiera a los empleados actualizar sus conocimientos. Para los jóvenes graduados la precariedad del empleo es una plaga tan grande como la imposibilidad de encontrar trabajo. Yo me pregunto si hay una sola familia en el país que no tenga como mínimo a un joven graduado desempleado”.
Estas son las palabras de Emna Fituri, una estudiante tunecina, que define la revolución de enero de 2011 como “un acto de supervivencia” en una entrevista realizada para el correo de la Unesco de julio-septiembre, y dónde encontramos un compendio de artículos sobre iniciativas juveniles dónde la solidaridad es un denominador común destacable de todas ellas.

Unesco, siempre comprometida con la juventud y su capacidad de cambio, nos recuerda que los jóvenes son un tercio de la humanidad (suman más de mil millones en todo el mundo, y viven en su mayoría en países en desarrollo), y que éstos se han percatado de que los adultos les están legando una onerosa deuda, económica y ecológica a la vez.


Son los rasgos compartidos de una generación, los cuales traspasan fronteras, y con más o menos diferencias, están movilizando a la juventud en diversas partes del planeta.


Por ejemplo, en Japón, hace ya tiempo que los jóvenes empezaron a cuestionar las ventajas que puede aportar una sociedad obsesionada por el crecimiento económico. Una alarma que se incrementó el pasado mes de marzo cuando el país fue azotado por el terremoto y el tsunami, a raíz de la cual algunos abogaron por un cambio profundo del sistema de valores imperante para dar prioridad al bienestar social y la solidaridad.


Para los jóvenes japoneses como Yuki Amagai, un estudiante de 23 años entrevistado también en este número, el PIB ya no puede ser el principal indicador de prosperidad: “nuestra actividad económica era desmesurada e incontrolada. Desde que era pequeño tuve la impresión de que todo lo que rodeaba era excesivo. Admito que el dinero es necesario para vivir, pero no es algo que pueda satisfacer mis necesidades profundas. Lo que más me interesa es discutir qué podemos hacer para mejorar nuestra sociedad, sobre todo el medioambiente y movilizar a la gente para que pase a la acción”.


Este discurso también es compartido por los jóvenes “indignados” españoles, y nos advierten que la realidad de los jóvenes en el mundo no puede ser justificada por la actual crisis económica, ya que en los años de bonanza económica había claros indicadores que alertaban de que algo no funcionada. Fue en agosto de 2005 cuando una joven barcelonesa acuñó el término mileurista en una carta al director publicada en el diario El País. La palabra describía al joven español, titulado universitario, con idiomas, en muchos casos incluso con un master, y que apenas cobraban mil euros al mes.


Este es el estigma de los jóvenes españoles que, a pesar de estar mejor preparados que nunca se sienten maltratados por el mercado laboral e ignorados por el sistema. No muy lejos del caso tunecino…


Se tiende a afirmar que los jóvenes de hoy son apolíticos sin embargo un examen más profundo, como el que realiza Unesco, nos demuestra que la realidad es más compleja de lo que parece. Es la situación de falta de apoyo del sistema a los jóvenes la que provoca la gran pérdida de confianza en los políticos y el escaso compromiso éstos con la política tradicional.


Por ello buscan nuevas vías de participación: Internet ha resultado ser un vector de democratización formidable en los países árabes y un instrumento que permite mostrar la diversidad de sus situaciones políticas y culturales.


En el caso de las revoluciones de la primavera árabe las redes sociales fueron el instrumento del que los jóvenes se sirvieron para precipitar el proceso de transformación de la sociedad, luchar contra el desempleo y otras formas de humillación, y exigir el respeto de la dignidad y los derechos humanos.


Pero también existen ejemplos de acción social fuera del ámbito de Internet, por ejemplo la creación de una ciclovía en Zapopan – Jalisco (México), el proyecto “tomemos parte” (Rep.Checa) o la red “Obami” (Sudáfrica).Todos proyectos creados por jóvenes y que nos muestran cómo éstos cambian el mundo.