martes, 31 de mayo de 2011

Clima: el grito de alarma lanzado por los expertos


Las emisiones mundiales de CO2 han alcanzado su más alto nivel histórico en 2010, señala Le Monde en su edición de 30 de mayo. Estas emisiones exponen al planeta a un riesgo de recalentamiento incontrolado. La alerta lanzada por la Agencia Internacional de la Energía ayer, merece ser escuchada.
Mientras que una parte del globo, desde Francia hasta China, sufre un excepcional episodio de sequía, un fenómeno que podría llegar a ser cada vez más frecuente según los expertos, el clima parece no haber estado nunca tan ausente de las preocupaciones. Los más ricos del planeta, reunidos en Deauville los días 26 y 27 con el grupo del G8, han tratado superficialmente el tema para confirmar su rechazo a comprometerse en un acuerdo apremiante.
Todo aboga por que el clima permanezca en el centro de las prioridades de la comunidad internacional. Para comenzar, la multiplicación de los sucesos meteorológicos extremos. Los desajustes anunciados por los expertos en el clima se verifican cada día un poco más, infligiendo a la economía mundial pérdidas considerables. Los interrogantes sobre la energía nuclear después de la catástrofe de Fukushima obligan seguidamente a repensar nuestro futuro energético. Alemania, que acaba de decidir la renuncia a la energía nuclear a partir de 2022, se transforma en laboratorio. ¿El remplazo del nuclear, débil emisor de CO2, se hará por energías renovables o bien por gas y carbón, con el riesgo en esta última hipótesis, de cambiar el riesgo nuclear por el peligro climático? En fin, la llamarada de la cotización del petróleo, que vuelve un poco más competitivas las energías renovables, debería incitar a los Estados a subvencionar en primer lugar las tecnologías “verdes”, y no las energías fósiles.

Para tener una posibilidad de mantener el recalentamiento bajo el límite de 2 ºC de aquí a fin de siglo, las emisiones de CO2 deben no solamente cesar de aumentar, sino comenzar a bajar a partir de 2015. Este objetivo necesita inversiones masivas en las energías renovables y las economías de energía. Es poco probable que los gobiernos tomen este camino en ausencia de un acuerdo internacional ambicioso.
Por el momento, los compromisos de reducción de las emisiones de CO2 no representan más que el 60% del esfuerzo necesario. Son numerosos los países en desarrollo que esperan de Europa, históricamente a la cabeza en la cuestión del clima, que continúe interpretando el papel motor. La Unión europea se ha comprometido ya a reducir sus emisiones de gas de efecto invernadero en un 20% de aquí a 2020 en relación con el nivel de 1990. ¿Hace falta ir más lejos: alcanzar el 30%, aún a riesgo de “hacer rancho aparte”? Siete países europeos están a favor; Francia tergiversa. El Consejo europeo de ministros de medio ambiente, el 21 de junio, dará a los Veintisiete una oportunidad de volver a poner el clima en primer plano. Sería una buena cosa. Pero, sin el compromiso de los Estados Unidos, de China y de India, principales emisores del planeta, las emisiones de CO2 continuarán alzando el vuelo.

lunes, 30 de mayo de 2011

Interview with Frank Welvaert, Director for CSR, Johnson & Johnson EMEA



In recent years, there has been a significant development of Corporate Social Responsibility. Nevertheless, since the outbreak of the crisis, we have seen an alarming growth in unemployment and precarious employment conditions, particularly among youths. Does this mean that CSR strategies on employment and work quality are easier to implement in times of abundance when they do not require such sacrifice for the company, while facing the crisis these are rapidly put aside?


As you can imagine it’s a difficult question, in the sense that in good times, we always assume that CSR is going to continue that way. If you look back at history, including in our own corporation, this has not been the case. If I broadly define CSR as being values-based, our company was created in times of crisis. This explains why we have not done the same as others, by drastically reducing on CSR. You cannot just change your policies when times are bad.
First the notion of employment and work are related to how you function as a corporation. It always relies on the state of economic situation, of course. If there is more or less economic activity, it will mean, de facto, that you will need more or less people. The question with regard to CSR, is how do you handle that downsizing which needs to happen not only on employment, but in all economic activity. So within the company, there will be employment, less promotion, less marketing. So it will affect everything. The question is how do you handle that? And there I would say there are some companies who maintain a long-term vision, and who would say employment is the last thing you should touch, based on your values.

If you create a corporation, and you have it underpinned by certain values, and that is what will drive you through your different processes, if you compromise on those values, it is like touching the very heart of who you are. There are companies who have done it. Certainly if you look back over the last two years, and compare with let’s say 10 years ago, with all the hype of the companies who joined the bandwagon. I was sometimes amazed – there were many companies who would proclaim all their successes in employment, in their work, the quality of work they offered, the satisfaction of their emp
loyees. Yet on the other hand, we see now that it was more a PR exercise.
So to be honest, when the crisis came, I was surprised at those who decided to leave the field proclaiming that it was a luxury. I don’t believe you can consider your human capital as a luxury, as a “nice to have”, but if you don’t need it you get rid of it. The question is if you downsize, my question would always be “can you do it in a responsible way?”.

And employment and work are always one of the first indicators in times of crisis, and in actual fact I would see these as disconnected from CSR as such. In the same way that they are indicators of when times get better, and people get re-employed. I just heard yesterday that the number of new companies starting up this year is 3% higher than last year. For the first time, companies are starting to hire again. And it’s not given as a sign of how responsible companies are, it’s just that the economy is picking up again.

In terms of employment quality, one important element during the crisis was those left behind in the company, who still had to maintain the levels of productivity, and there were less of them – so this added considerable stress on the workforce in general. This is regardless of any values you share within your corporation, and I often wonder what impact this will have. I only hope that you have units or leaders who will respect and understand this; but often you see that the expected outputs and the ambitions remain the same, business plans do not change, but just with less people - and this just adds to the stress of the people who remain in the company. And in this regard it will affect the quality of work.




Another impact of the economic crisis has been the increase social demands for a new economic model, and we are beginning to speak of concepts such as “the economy in the service of social values”, “the development of an economy of proximity to face the globalised economy”, “CSR in a globalised world”, “helping others to develop”, “Public-Private partnerships”… What, in your understanding, are the biggest challenges facing companies in coming years, in order to implement a new societal model? What is the potential role of social innovation in this realm, and where should it focus its attention?

I think there are probably three main issues here.

The first is that there is this fear within many companies that stakeholder management means that you cannot take decisions alone anymore. I think it’s a gross misunderstanding. Many people say that if you engage in a values-based approach, bringing in stakeholders to help build and drive your future, they would argue that one of the key challenges is taking the right decision if it has to take into account the views and expectations of the different stakeholders. Now I think that’s probably one of the biggest misunderstandings about stakeholder management. But it’s no excuse not to decide! You still have to make a decision!
The thing that stakeholder management needs to bring - and this is what leadership in corporations are trying to understand – is “how can I move forward, and how can I give evidence of the value we would have in a given setting, but still decide. This may not be pleasant for certain stakeholders. Therefore you need to manage that kind of expectation from them. This in itself is stakeholder management. And what is satisfactory to one stakeholder may actually be just the opposite for another.
I often give this example: when I was sitting in a panel of NGOs in Belgium discussing health care technology, and one person said that some of the products we are selling in Africa are far too expensive.

And we discussed the case of sutures there is a double argument to the story: the sutures we sold in Africa came from a plant in Scotland, which employed 1200 people. Now we also have a plant in Mumbai. So one solution we found was that hospitals in Africa would source from a different origin within J&J. So from then on sutures exports came mainly from Mumbai. But this meant the overall production levels in Scotland had to be reduced. So what does that mean? The Scottish plant had to reduce staff by 400, and then a further 200. So on the one hand, stakeholders and NGOs from Africa were satisfied by sutures at a cheaper price due to labour costs in India, but on the other hand, we had issues with labour unions in Scotland, on how we were going to handle the downsizing, and why it was taking place etc… it was well handled, because there were good relations, and because Ethicon (the Scottish provider) had been there for a long time. But it’s a typical situation of managing very diverse stakeholder expectations.


The second element is regarding stakeholder management being seen as the ultimate solution, and that once you’ve figured it out you’re ok. And there is no such thing as an ‘ok’. The moment you embark in this process of involving stakeholders in your decision-making process, there is no way back. There’s never an end to it. The key question is ‘where are the limitations of that?’. People are very quickly convinced that we need to have dialogue, we need to have engagement. Companies should open up, be less defensive. But then when you have solved one specific issue, then two weeks later another issue will come up, which will require different solutions. Company leaders have fear as regards the scope of their engagement, what they are entering into. So there is interest and motivation to engage, but we need to understand when it ends. It’s a journey, a different way of managing on a continuous process. This is different from working with internal stakeholders, where you have more control and power. With external stakeholders, you’re not alone.


The third element, and most difficult issue now with the crisis, is the notion of long term / short term management. This is intimately related to the way in which the whole capitalist structure functions. More and more, as a result of the economic crisis, people need to demonstrate results in this information society. If demonstrating them now is ok, nobody worries about what they will be in 6 months time. Whereas if you start looking at the long term, it may be more beneficial having less good results in the short term, but ensuring a long term sustainable growth model.
Right now, I do not see long-term thinking. Many companies don’t want to look long term now. The way the media are functioning, and the way in which companies are reporting results on a quarterly basis, has immediate impact on the stock market. The Bertelsmann Foundation published some research a few years ago, around differences in perception on sustainable growth between publicly owned companies and family owned companies. The family relies less on the stock market. For instance, Porsche, a family-run company, never disclosed financial information, but all that has changed, there are conflicts within the family, which becomes a factor of instability within the company. I’m not convinced that a family owned company would be more sustainable or have a better story to tell.
To me, the role of the stock market is crucial: in the next 5 years, if we could think of slightly different ways to measure for instance performance, or the remuneration for risk providers (that’s what shareholders are), focusing not only on return on investment and dividends. That is what capitalism is all about, and in many cases (such as hedge funds for instance), they are not looking for growth, but short-term maximisation of capital: their only goal is to make as much money, as quickly as possible, regardless of sustainable growth of the company.
In the financial sector today, we thought that as a result of the crisis and the resulting public outcry, tougher rules would be put in place, and there would be an understanding that economic cycles would be shorter than before- we will more frequently move from growth to crisis and back again. We would hope that people would learn the lesson, begin to focus on the long-term, try to reach for sustainable profits, deeply embedded and acceptable. And I have not seen that happen yet.
Yet for instance some initiatives have taken place, such as laws on economic transactions in the US. This is not rocket science, but it’s much better than before. But we don’t know where all this is going to go. I was certainly more optimistic during the crisis than I am now. People do not seem to learn from the past.


Look at well being, the ‘wellness diseases’ everyone talks about: if you look at Germany. If the government is willing to inject 1 billion Euro over the next ten years, you can have a considerable impact on things like obesity and diabetes. But this requires considerable capital, awareness raising for behavioural changes… and it would have huge impact on health care expenses in one decade. The potential impact has been proven clearly, but still nobody will vote for this, because nobody is interested in deliverables in ten years’ time. If a health minister says today that in 10 years time the cost of health care will be reduced by a certain percentage, nobody will listen to you and you will not be elected.

Social Innovation can serve to illustrate role models of companies, partnerships etc. which are interesting. There is much to hope from new innovators, including social entrepreneurs, but also innovative partnership ventures between companies and different stakeholders, which go beyond traditional stakeholder partnerships, towards a joint responsibility for the entire venture, including profits. We have hybrid cars, why can we not have hybrid business models?

The problem with Social Innovation is that it is used everywhere, all the time, and nobody knows exactly what it means. What are the limits of social innovation? Is any new medical technology on the market a social innovation because it improves the health of people?
An interesting question to raise is the following: if you look at the new emerging green industry (clean energy, clean mobility etc), I wonder whether these companies will be more responsible from a CSR perspective? Their product may be responsible, but are they rune as a responsible company? Will they not fall into the same trap? When Lord Lever (founder of Unilever) created the first Sunlight Soap, in 1885, his mission was to “revolutionise Victorian England's standards of cleanliness and hygiene”. Was this not a social innovation? It brought a big improvement to hygene, had a major impact on people’s health, and they made money. And look at where Unilever is today!

In their recruitment processes, companies are increasingly seeking professionals who are engaged with corporate values, and youths are increasingly seeking employment with companies with whom they share similar societal values. What is the capacity of young employees to raise awareness within companies to further engage in CSR?

I still want to believe that they do have a capacity to change things. It is ultimately education, which will give you a set of skills and competencies, and also a set of values. The generation of youth today has more sense of values than we ever had in our times. Although in crisis moments, we can challenge that. But people are not content with just having a salary anymore. There has to be more, otherwise they change. Young people today are exposed to much more information through the media, internet, etc than we were; these inspire their value system.

You clearly see this at recruitment fairs: companies profile themselves on values and responsibility, they claim not only to offer good jobs, but a good working environment, stimulating… this is part of the offering.
One you move into a company, it becomes more difficult to think about these things – new ideas, values…, especially in the current context. We can only hope that we give these people space to think, and that within the company they have people higher up who listen to them. We constantly hear about the MBAs who are hired into the company, they have strong expectations, and if they are not met, they are disappointed and they leave.
What is needed are informal spaces for these young people to be heard, not formal systems, but companies must invest time and energy to develop these spaces. Time and energy of new recruits is totally consumed by learning, and little attention is given to dialogue on another level, around values, aspirations, beliefs, personal ambitions and issues. Young people are constantly making an assessment between their expectations and reality. Of course, they can live with a balance where not all their expectations are met, but they cannot be motivated, or even stay, with a job where none of their expectations are met.

One of the fundamental change processes within companies has been the expansion of the workplace from being considered only a place of production of goods and services, to a place of learning and personal development. To what extent are companies engaging in the creation of personal wealth, and the recognition of subjective interests of it’s employees?


One must consider the difference between formal reality and informal reality. Formally, eveeryone is there to deliver. There are processes which are established for personal development, but they are pre-determined, pre-formatted.
Next to that, we have informal reality. You can expose young people to different ways of thinking. Here you see some innovative initiatives. Suddenly people have an eagerness to learn new things, in new ways, but not along a pre-determined path and formal processes. For instance, a manager at J&J asked to take a sabbatical for 12 months. At first, the position of management was defensive, in that they did not want to lose him, wanted to protect their interests. They accepted, and when he came back from the sabbatical, shared what he’d learned, how he’d reconnected, his motivation and dedication to the company were such that we now proactively encourage people to do this. There is no formal process, we are testing different models (different conditions, under salary, sabbatical…) where you step out but remain connected to the company. We have tested this with several people, and all have come back with increased loyalty to the company, and also an immense experience they never had before.
If we compare the outcomes of the MBA programmes and other training & education programmes we (J&J) finance each year for our staff, with the outcomes of minor investments of sabbaticals etc, the outcomes are often much more positive when you encourage people to go their own way, for instance to work as a change manager in a community hospital in Tanzania, rather than attend an executive MBA programme.
But you need to be able to prove that, and the minute you formalise these informal processes, you put them in a box, set policies, etc. you make it part of the traditional track. The principle of a values-based corporation is quite lose, you have a centre, you have a core, and then you have outer circle which works in osmosis with society outside. This needs to remain informal, maybe even without formal approval! There are some formal elements of course – they are expected to explain the plan, expected achievements in their project, and deliver a report including how it affected them personally, and the community in which they work.
Some companies in Silicon Valley go even further: they encourage staff to do what they want for 1 or 2 days a week! While this of course cannot work for everyone, alot of innovation, outputs, productivity and value for the company as well as for the individuals can come out of such informal systems.

viernes, 27 de mayo de 2011

Vivir del desacuerdo o el oficio del bombero pirómano


Vivir el desacuerdo o el oficio de bombero pirómano es una artículo de Juan José Goñi. El señor Goñi, nacido en San Sebastián, realizó la carrera de Ingeniería Superior Industrial que concluyó en 1973 y la Tesis Doctoral en el 2001 sobre un Modelo de Innovación para la Empresa. Actualmente es director de Desarrollo de Personas de Tecnalia. Diplomado (2002) de Estudios Superiores en Nuevas Tecnologías y Discapacidades por la Universidad de París .Viene trabajando desde 1990 como consultor especialista en el cambio, la innovación y las personas, y es profesor universitario en Postgrado en la Universidad de Deusto, de Mondragón y Pais Vasco. Es autor del Modelo Capital Innovación (MCI) y de articulos y libros como “El cambio son personas" y " Talento, tecnología y tiempo: los pilares de un progreso consciente para elegir un futuro”. Fue socio fundador de de APTES, Asociación para la Promoción de la TECNOLOGÍA SOCIAL. Investiga en la aplicacion practica de nuevos conceptos de gestión como los ciclos mentales, la generación de valor en las redes, y la etica de distintos.

Es miembro del ÍCARO THINK TANK de NSF.
El artículo que presentamos ya fué publicado por el diario Deia en el año 2008 sin embargo cobra más fuerza que nunca si realizamos una pequeña observacion de los fenómenos que vemos a nuestro alrededor.

"En primer lugar decir que aprecio mucho el oficio de bombero como de alto valor para la comunidad, y que les pido permiso o perdón a estos profesionales por usar así esta expresión. Lo hago por lo didáctica que pueda ser para explicar lo que pretendo. No son pocas las veces en las que no encontramos sentido a algunas cosas con las que convivimos diariamente. Decimos que son las paradojas de la vida y seguimos adelante como si nada. Con decir que siempre han sido así, nos sentimos satisfechos y por tanto por qué cambiar. Tampoco hay que caer en la postura de ser un crítico de todo, un poco amargado con esa actitud
intolerante y continua que concluye en que son los otros los que tienen la culpa de todos los males, y por eso todo está tan mal. Pero si puede ser importante analizar con un poco de profundidad alguna de estas paradojas de la vida.


La paradoja que hoy queremos traer a escena es aquella en la que ocurre lo siguiente: “cuanto peor hago algo, más me beneficio yo y más perjudicado se queda aquel al que teóricamente sirvo”. Por simplificar ¿Qué pensaríamos si nos piden como explicar el comportamiento de un “bombero pirómano”? Nos vendría a la cabeza la idea de que esto se podría explicar por la necesidad de justificar un trabajo que el bombero sabe hacer pero que no existe, y como consecuencia hay que crearlo. Cuantas veces nos dicen que antes de vender algo hay que crear la necesidad, y nos parece muy sensato. Y en esta línea de reflexión les propongo
recorrer oficios de las personas que honestamente viven de los desacuerdos. Los hay de tres tipos. Por una parte están los que construyen soluciones o arreglan problemas de otros alejados de los desacuerdos. Por otra están los que tratan de arreglar los desacuerdos que existen entre dos partes distintas de ellos mismos, son los mediadores. Su labor no es fácil, por lo enconado de los conflictos y muchas veces los resultados son descorazonadores. Y por fin están los que viven de los desacuerdos que ellos mismos crean. Son profesionales del oficio de la polémica, no sólo de la política, que siendo personas competentes, lo que no pongo en duda, conviven en un sistema que crece más en actividad y en complejidad en tanto que el desacuerdo se agudiza y se alarga. Y por otra parte en ese sistema apenas hay mecanismos que tienden a evitar de antemano el desacuerdo, salvo situaciones de gran crisis como la vigente.



Un sistema así nos presenta paradojas de forma continua. Existen casos en los que ni el éxito ni el fracaso de algo dependen de la gestión de estas personas, pero la atribución de méritos o responsabilidades es una fuente inagotable de conflictos y de desacuerdos. Basta con que una parte se apropie de una idea, presente una iniciativa o dé una explicación en una dirección, para que la otra parte busque como construir el desacuerdo, y rápidamente comience a expresarlo. Las expresiones son casi estándares; no confiamos en la voluntad de, la manifestación es sospechosa de, nunca hasta hora se había expresado así, sabemos de buena fuente que opina de otra manera, en iguales circunstancias en el pasado dijo otra cosa,.. y un sinfín de piezas dialécticas de la construcción del desacuerdo. Así se forman los titulares de prensa, y de aquí se seleccionan los temas sobre los que ser entrevistado para tener contenidos y estar presente el próximo día, para llenar los periódicos de polémicas o para presentar a los ciudadanos la imagen de una frenética actividad en su defensa.
El llamado papel de la oposición en el juego democrático consiste en esto, en el desgaste progresivo de la parte que gobierna para que las encuestas de opinión basculen en un sentido favorable, a la espera de las próximas elecciones. Esta puja que es interesada y se escenifica todos los días, lean este u otro periódico, se llena de mensajes tendenciosos con propuestas alternativas, con faltas de rigor y a veces con ciertas dosis de falta de educación. Todo es el producto de la tarea de ocupar zonas sensibles de la opinión pública y de alargar el tiempo para negociar. ¿Nos imaginamos quien paga este escenario? ¿Y a los actores? Y sobre todo, lo que es más importante, cuánto tiempo se tarda en progresar, en salir de agujero de los problemas y asomarse a la luz de las soluciones. En ocasiones se califica de qué tal avance es imposible.


Es habitual escuchar que un grupo político de la oposición está decidiendo sobre qué programa de la política del gobernante de turno va a actuar de forma preferente, es decir cuál le va a de servir como materia prima sobre la que construir el desacuerdo. El periodista lo comenta como una noticia más, está acostumbrado a oírlo y así nos lo cuenta, y no nos enteramos de que se trata una vez más de la repetida estrategia del bombero pirómano. No nos damos cuenta de que los bosques son nuestros impuestos y nuestro progreso y que así las soluciones a los problemas nunca llegan. Quien instintivamente opera así, aunque puede decir con naturalidad que esas son las reglas del juego, debería sentir que esta actuando como un bombero pirómano. Quien no gobierna, no piensa tanto en cómo trabajar para lograr ventajas reales para los ciudadanos, esta vez gobernados por otros, sino que su preocupación y sus tareas se concentran más a menudo en cómo generar un gran espacio de desacuerdo, siempre bien documentado, donde volcar su actividad. También ocurre lo contrario. Si es quien gobierna, piensa en cómo protegerse porque ese ataque en sus puntos más débiles ha de ser inminente. Si es con muchos datos y aprovechando la coyuntura mejor; hoy el tema estrella sería sin duda la crisis económica, como lo estamos viendo, es lo normal. Se trata de un modelo de relación basado en la desconfianza y en el acecho, para generar el desacuerdo como modo de interacción. No es de extrañar que los ciudadanos confíen muy poco en este perfil profesional, el político.


A esto llamamos el juego democrático, yo le veo poco de juego y más de guerra fría. Hace unos días a las
hipotecas basura llamábamos préstamos de poca solvencia (subprime) y ahora estamos donde estamos. Para los ciudadanos de a pie, este comportamiento de gobierno y oposición nos puede recordar los interminables trabajos de Penélope, que esperando a que Ulises llegase cuando hubiera terminado de tejer, destejía por la noche lo realizado por la mañana. La sensación de que algunos viven de esta situación ficticia, en el desacuerdo recreado como medio para desarrollar su propia actividad, explica las interminables negociaciones de muchos representantes públicos para los que la eficacia y la rapidez en la solución parece que no les conviene, y por ello generan muy poco valor real para el ciudadano. Les vale mas la pena defender posiciones limites, irreconciliables durante mucho tiempo, porque mientras haya debate hay ingresos, actividad, popularidad, salarios y negociación. Parece que los resultados rápidos y valiosos en esta ocasión no son el objetivo de su actividad.


Propongo sin acritud, y de verdad, que pensemos en quiénes son nuestros bomberos pirómanos más cercanos, o si lo somos nosotros mismos -que puede ser- y en qué lo somos, en los servicios, en la economía, en la política, en los contratos laborales, en la justicia y en la salud, y que procuremos decírselo o decírnoslo si así lo entendemos. Procuremos ser sinceros y no hacer mucho de nuestra parte para que se instalen más personas en estos oficios (bombero pirómano), que diciendo estar al servicio de otras personas, viven en y del desacuerdo interesado.

Evitemos que prosperen y vivan de nuestros recursos siempre limitados. Deberíamos buscar y valorar mucho más a quienes no crean desacuerdos innecesarios, a quienes los reducen o más bien a los que saben compaginar y crear espacios de consenso desde el origen, sin sobresaltos, aunque no salgan tanto en prensa o hagan tanto ruido. ¡Ánimo y a localizar a los bomberos pirómanos que andan por ahí cerca y proponerles de común acuerdo que cambien el enfoque de su oficio. (pensemos por ejemplo en proponer al bombero pirómano que actúe preventivamente e instale sistemas antiincendio, o a los gestores de esas entidades financieras que han desencadenado nuestra crisis, que no trasladen problemas a otros a precio de oro). Les aseguro que les vendrá muy bien a ellos y también a nosotros".

jueves, 26 de mayo de 2011

“La política profesional está sobrepasada por las consecuencias del naufragio económico” (José Ignacio Calleja).

El pasado 15 de Mayo se evidenció, con más claridad que nunca, que el sistema político de este país hace agua. Que está desconectado del pueblo y que solo se conecta cuando hay elecciones.

Txomin Bereciartua, fundador y presidente de honor de NSF, fijó nuestra atención en un artículo que José Ignacio Calleja, profesor de moral social cristiana de la Facultad de Teología en Victoria.Gasteiz, ha publicado el 24 de Mayo en la revista digital ReligiónDigital.com. El artículo lleva tres títulos que bien podrían ser un abstracto del mismo:
“La política se profesionaliza, se acartona en los partidos - Lo que ‘los políticos’ no están entendiendo - Entre la complicidad y el sometimiento ante el gobierno de los mercaderes”

Con permiso de José Ignacio Calleja reproducimos el texto íntegro:

“Hace tiempo que veo a la política profesional sobrepasada por las consecuencias del naufragio económico. Estoy convencido de que todos ellos saben perfectamente de la distancia sideral entre lo que quisieran hacer y pueden hacer. Siempre ha sido así en la política, pero quizá nunca con esta distancia tan extrema. Deseo pensar bien y conceder este buen propósito a derechas e izquierdas. (¡Porque haberlas, haylas!).

Sé que el proyecto global de sociedad de unos y otros varía mucho, y mucho también su visión de qué significa eficiencia en relación a las demandas sociales. El mismo concepto de eficiencia cuando lo referimos a economía, y a la vez, a justicia social, levanta un mundo de diferencias políticas enorme. Insisto, claro que sigue habiendo izquierdas y derechas. Norberto Bobbio me sirve de maestro para mantenerlo y mi sentido común lo corrobora. Y claro que no "todos los políticos, ni todas las políticas" son iguales. Sobre esto no tengo dudas.

Pero la cuestión no es esa, la cuestión es que la soberanía de los mercados financieros, y de los otros mercados, está resolviendo la crisis que ellos mismos provocaron, como nadie, enteramente a su favor y con sus reglas de juego antidemocráticas. Y aquí la política profesional, que lo sabe perfectamente, cuando no participa de buen grado como administrador (in)fiel, lo hace en silencio, y a la trágala. Pero siempre en una posición cómplice o sometida. Y esta es la cuestión que plantea mucha gente a la política, ¿por qué?

Quienes se dedican a la política dicen que eso no es así. Que mucha gente es injusta cuando los valora con tópicos y generalizaciones. Pienso que no nos va la vida en reconocer lo que esta queja tiene de verdad, pero la cuestión sigue intacta. ¿Por qué la política profesional toma una actitud entre la complicidad y el sometimiento ante el gobierno de los mercaderes?

Para mí las respuesta tiene muchas aristas y claves, y van desde la ideología de la inevitabilidad interesada ("las cosas son como son y no pueden ser de otro modo muy distinto"), a la ideología del "cortoplazo" electoral que da y quita todo cada cuatro años o menos. Pero más profundamente, toda la política profesional, a mi juicio, padece el síndrome de un grupo-casta, especializado en una tarea social necesaria, "gobernar", que acepta que sólo sea "gestionar en nombre de otros más poderosos", a cambio de que les respeten el control de su juguete y su estatus social.

Así, la política, se profesionaliza, se acartona en los partidos, se blinda en sistemas electorales rígidos y con listas cerradas, se especializa hasta hacer imposible su sustitución, se hace profesión de por vida, se hereda en las familias, se enreda en el boato a la mínima y protege con celo de lobby a los suyos, se hace ideología del todo vale para ganar elecciones, se transforma en juego de estrategias entre "fanáticos" subvencionados y hasta aparenta recrearse en una modo de vida virtual.

Al llegar una crisis social y económica de la magnitud de la presente, se dan todos los ingredientes para que la política profesional sea la primera en pagar los platos rotos: está en primera línea, presume de tener poder, sigue con sus consumos hasta que le estalla el presupuesto, pacta con los grupos de la administración que le acompañan mientras es posible, se empeñan en sus juegos electorales hasta la víspera del hundimiento del Titanic, y defienden sin pudor alguno hasta la última ventaja económica que les "corresponda". (¿Tengo que dar nombres?).

Sin duda, los retos de la democracia para someter los mercados a la soberanía social y hacerse democracia real, ¡democracia, sin más!, son otros y mayores que estos recién dichos. Y tienen que ver, sobre todo, con el hecho de que, si no hay unas condiciones mínimas de vida digna para todos, ¡siquiera unas oportunidades dignas de vida!, la democracia y el sistema social están en el aire, y las reglas del libre mercado, cuestionables con todo derecho. Se trata del irrenunciable derecho de resistencia a los abusos de un poder incontrolado.

Ahora bien, en el día a día, la clase política profesional tiene el primer problema democrático en demostrar que está ahí al servicio de la gente y atendiendo a sus prioridades; y para eso, al menos, que llegado un momento difícil, es la primera que se abre a la reforma democrática y la primera que cuestiona sus "derechos económicos adquiridos".

Yo creo que esto de la política profesional, en sociedades laicas, tiene una exigencia de ejemplaridad con visos casi religiosos. Ya ven, a lo más laico de las sociedades modernas, la política, cuando llegan las crisis, los ciudadanos le piden "santidad". Seguramente, no ha de ser tanto, ni siquiera, heroicidad, pero sí, honestidad, claridad democrática y mucha austeridad. Y esto trasciende los votos que se logran. Es otra cosa, y la gente lo reclama. No sé si a muchos políticos profesionales les interesará la política en estas condiciones, pero en la crisis, ¡siquiera en la crisis!, la gente lo reclama. En su defecto, esa política profesional no es la solución para la democracia, sino parte fundamental del problema. Sin adjetivos para la democracia. La única.”

miércoles, 25 de mayo de 2011

La OCDE lanza un nuevo indicador para medir el Bienestar


La OCDE reveló el 24 de mayo en París un índice que medirá la vida de las personas de una forma que va más allá de los números tradicionales del Producto Interior Bruto (PIB). "Mucha gente alrededor del mundo deseaba ir más allá del PIB desde hace tiempo. Este índice está diseñado para esas personas. Tiene un potencial extraordinario para ayudarnos a concebir mejores políticas para una vida mejor", señaló Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.

Efectivamente, ya en el año 2009 una comisión presidida por el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz había presentado a Nicolas Sarkozy pistas para mejorar la medida del crecimiento económico y corregir las carencias del indicador de referencia, el PIB, criticado desde hace tiempo. La comisión había propuesto la puesta en marcha de una serie de indicadores con el fin de poner primeramente el acento sobre la medida del "bienestar" en las estadísticas económicas.

Llamado "Tu Índice para una Vida Mejor" Your Better Life Index (ver el vídeo), esta herramienta es parte integral de la iniciativa de una Vida Mejor que busca medir el bienestar y el progreso. El índice permitirá a los ciudadanos comparar sus vidas en 34 países, basado en 11 criterios - vivienda, ingresos, trabajo, comunidad, educación, medio ambiente, gobernanza, salud, bienestar subjetivo, seguridad, y equilibrio entre lo laboral y la vida privada - dando su propio peso a cada uno de los indicadores.


La OCDE ha querido interesarse precisamente en las gentes midiendo lo que cuenta para ellos, señala Martine Durand, directora de estadísticas de la Organización. No se trata, por ejemplo, de calcular los gastos de sanidad efectuados por un gobierno sino de evaluar la eficacia de un sistema de cuidados en tal o cual país, ha subrayado.

La OCDE no facilita su propia clasificación, sino que permite que cada usuario pueda asignar a los diferentes criterios un peso variable en función del interés que juzga más importante para su bienestar. Este indicador supone una oportunidad de expresión de los ciudadanos ante sus gobiernos, de forma que éstos conozcan sus principales preocupaciones. En cuanto a los países, en un gran número de indicadores, Australia y Canadá se encuentran muy bien clasificados. La OCDE pretende ampliar este indicador a países emergentes como Brasil a partir de los próximos meses.

martes, 24 de mayo de 2011

Competencias que facilitan las movilidades profesionales


Las evoluciones del empleo previstas para los diez próximos años dejan presagiar numerosas recomposiciones profesionales: descenso del número de obreros industriales, incremento de las necesidades en los trabajos de ayuda a la persona, de mantenimiento o de experiencia o incluso en los trabajos llamados “verdes”. Así se publica en la Nota de Análisis 219 del Centro de análisis estratégico del Gobierno de Francia.
También se amplían las diferentes formas de flexibilidad, destaca, (externa, interna; afectando al estatus de empleo o al contenido de los puestos de trabajo). Las movilidades profesionales inducidas por estos cambios deberían ser importantes: cambio de puesto o de función en el seno de las empresas o del sector de actividad, o sea, de trabajo; simples adaptaciones o verdaderas reconversiones profesionales. Por el contrario, las organizaciones productivas movilizan primero competencias relacionadas con las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) o con el trato al cliente. Los empleos que no requieren una base de escritura y lectura se encuentran igualmente escasos.



Por otra parte, tres años después de su entrada en la vida activa, un joven de cada dos no ejerce la profesión para la cual se ha formado.
En materia de políticas de empleo, formación y orientación, la cuestión de las competencias a movilizar para hacer frente a estas transformaciones y favorecer movilidades positivas para los activos y las empresas, ocupa un lugar central. Las competencias transversales y transferibles son así objeto de un interés creciente, porque son juzgadas fundamentales para permitir estas transiciones y convertir el mercado de trabajo más fluido.
Competencias transversales y competencias transferibles son dos nociones confundidas en el debate público. Las primeras son genéricas (directamente ligadas a los saberes de base o a competencias de comportamiento, cognitivas u organizacionales). Las segundas están ligadas a situaciones profesionales pero pueden ser puestas en marcha en otros sectores de actividad u oficio. Mejor aprendidas, identificadas y señaladas, todas estas competencias podrían contribuir a facilitar las movilidades profesionales y asegurar las carreras profesionales.
Las discusiones hoy día centradas en las competencias transversales no deben ocultar la importancia de las competencias específicas transferibles. Se pueden identificar varios problemas: la identificación y la clase de competencias, su adquisición y su certificación, el acompañamiento de los asalariados y de las empresas.
Las herramientas con vistas a identificar estas competencias y las experiencias de acompañamiento de los asalariados, demandantes de empleo o empresas son numerosas. Las prácticas son variadas, pero no siempre conocidas por el conjunto de las estructuras encargadas de esta cuestión. Los dispositivos de adquisición o de certificación de competencias genéricas se han ampliado y descompartimentado, pero quedan progresos por hacer, en particular con relación a los asalariados frágiles.
Las propuestas del Centro de Análisis Estratégico:
Difundir las herramientas sobre competencias transversales / transferibles, precisando sus prácticas, y mejorarlas (sacando partido de los trabajos estadísticos sobre las movilidades profesionales constatadas)
Promover, notablemente vía Centro de empleo, el uso más largo de un modelo-tipo de CV con una o varias señalizaciones “competencias transversales”
Extender el método de reclutamiento por simulación, que permite testar la aptitud de los candidatos a adaptarse a diferentes situaciones, a nuevas materias.
Incrementar en los eslabones profesionales de la enseñanza secundaria y en la universidad el aprendizaje de competencias transversales movilizadas en situación de trabajo.
Reforzar el aprendizaje de competencias transversales en el transcurso de la vida activa, mediante una mejora de la calidad de la oferta y un acceso más largo a los dispositivos de formación.
Desarrollar las formaciones organizadas en módulos separados (permitiendo adquirir competencias complementarias) y, en la enseñanza profesional, reducir la gama de especialidades.

Hay que recuperar el concepto del bien común – una entrevista con Victoria Camps

El 20 de enero la segunda cadena de la televisión vasca ETB2 hizo una entrevista a Victoria Camps, catedrática de Filosofía Moral y Política de la Universidad Autónoma de Barcelona, cuando estaba en Euskadi como invitada de la Fundación Novia Salcedo para pronunciar una conferencia en el primer encuentro de su grupo de pensamiento ICARO Think Tank, en el Palacio Urgoiti de Munguía.

En la entrevista Victoria Camps propuso que frente al individualismo de la crisis de valores actual recuperemos el concepto del bien común. “Además de pensar uno en su propio bien y en sus propios intereses, que está bien que lo haga, hay que cooperar e intentar en pensar en un bien común, en un interés que es el interés de todos”, dijo.

Según Victoria Camps, el individualismo se transmite por contagio, sin embargo estos valores hay que transmitirlos por la educación en todos los ámbitos, el político o el empresarial y aclare que “Lo que sobre todo se transmite es el valor del conocimiento como instrumento para situarse para el mercado laboral pero todo ese conocimiento que es ese, de crear una sensibilidad distinta, eso nadie se cree en la obligación de transmitirlo.”


El Palacio de Urgoiti en Munguía, País Vasco
En opinión de Victoria Camps, los jóvenes están más frustrados que nunca, en gran parte por la poca educación en el esfuerzo, y cree que “es un fallo nuestro, que no hemos sabido inculcar esa necesidad de esforzarse, de comprometerse…”
En el video de las noticias de ETB2 del 20 de enero se puede ver un extracto de la entrevista que empieza en el minuto 34.




La entrevista tuvo lugar antes de que pronunciara su conferencia "El equilibrio entre autonomía y cooperación en el sujeto moral".

Victoria Camps ha sido galardonada en el año 2008 con el Premio Internacional Menéndez Pelayo en ocasión de los 75 años de existencia de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander. Uno de sus libros, Virtudes Públicas, ganó el Premio Espasa de Ensayo.

lunes, 23 de mayo de 2011

Los Programas de Coaching de NSF


Natalia García es Responsable del Proceso de Información, Orientación y Seguimiento al joven de NSF.



Según su definición general el “Coaching” es un método que consiste en acompañar y entrenar a una persona o a un grupo de ellas, con el objetivo de conseguir alguna meta o de desarrollar habilidades específicas. ¿Podrías explicarnos más claramente que son las técnicas de coaching y en qué consiste el coaching de NSF con jóvenes?



Como bien indica su traducción “entrenar”, nosotros cuando realizamos coaching a jóvenes entendemos que entrenamos sus habilidades, aquéllas que durante sus estudios no han conseguido alcanzar.


A la hora de comenzar una formación práctica en la empresa, el joven necesita que le acompañes favoreciendo el desarrollo de todas las habilidades y competencias, a través de un intercambio inspirador que favorezca su “paso” de una posición de inseguridad a una posición más activa dentro de la empresa.

Y es que los jóvenes llegan a la empresa el primer día con una visión pasiva, esto es, esperan que les propongan, que les den tarea, que evidentemente es necesario, pero con el coaching logramos también que desarrollen su autoconfianza para realizar peticiones, para favorecer su proactividad, para que participen.
A través del coaching narran sus experiencias, revisan y ponen en duda creencias, eliminan prejuicios analizan sus debilidades y puntos fuertes, mejoran la comunicación y establecen objetivos profesionales más allá de las prácticas.


Aunque es una técnica relativamente novedosa NSF tiene ya cierta trayectoria en su aplicación. ¿Cómo surgió la idea de introducirla en sus programas formativos? ¿Dónde y cómo lo aplica en la actualidad?


Ahora mismo tenemos dos programas de coaching. El primero de ellos se realiza en la Cámara de Comercio de Bilbao, donde el alumnado obtiene la titulación técnica de Ciencias empresariales en especialidad de marketing o la especialidad de comercio internacional. Este alumnado durante sus tres años de carrera, tienen un cuarto año de prácticas en empresa. Estas prácticas que en un momento inicial se circunscribía únicamente al plan de trabajo, en la actualidad (desde hace dos años) introduce el programa de coaching en su seguimiento.
Es decir, en este seguimiento además de las habilidades técnicas y académicas se pone especial atención en ver como desarrollan sus habilidades sociales, sus actitudes y sus competencias. Un programa que comenzó con 10 jóvenes y que en la actualidad se dirige a un grupo de 24. Una experiencia positiva muy valorada por todos los jóvenes que pasan por ella.


El segundo de los programas se ha puesto en marcha junto con el INEM de Guipúzcoa. El objetivo es darles un servicio plus a aquellas personas en programas de formación práctica dentro de empresas. En la actualidad se trata de un proyecto piloto pero nuestro objetivo futuro sería el poder ofrecer este servicio a todos aquellos jóvenes en un programa de formación práctica de NSF.

En la actualidad existen diversas modalidades de coaching para incidir en diferentes aspectos: el coaching sistémico que promueve en el cliente el desarrollo del talento individual, de sus competencias organizacionales y de ambientes de alto desempeño, el autocoaching que busca desarrollar el potencial profesional y humano para conseguir lo mejor de uno mismo sin ayuda presencial,… ¿Cuáles son los resultados observados de este coaching con jóvenes? Es decir ¿Cuál es la incidencia concreta en un colectivo tan específico como en el de las personas jóvenes en su primera experiencia en un entorno laboral?

Los quiebres más comunes del joven en su primera experiencia dentro de la empresa son los asociados a la “etiqueta” que el mismo se pone. Este hace sus prácticas quizás un poco retraído y nervioso por lo que se generan bloqueos.
Con el coaching se trabajan diversas competencias, desde la gestión del tiempo, la autoconfianza, la relación con los compañeros, con su tutor… Y con estas sesiones de trabajo se les espabila a la acción, orientándoles para que aprovechen la práctica para un futuro, no únicamente buscando el contrato inmediato.

Se observan dos fases: el primer mes cuando el joven está muy contento y valora la tarea altamente porque está
aprendiendo mucho. Pero luego viene la desmotivación, en cuanto detectan que nos les van a contratar, cuando no le enseñan tanto y le da más margen para poner en práctica su autonomía, entonces se empieza a sentir de alguna manera solo. Con el coaching se siente que le acompaña, que el coach es “la voz de la conciencia”, que les ayuda a buscar un camino y a gestionar las situaciones.

viernes, 20 de mayo de 2011

Entrevista a Souleymane Sarr, emprendedor Social en Mali y Premio Novia Salcedo


En la pasada edición del premio NSF a la Excelencia en la integración profesional de los jóvenes, el galardón en la categoría de personas recayó en el emprendedor social maliense Souleymane Sarr, por la puesta en marcha de un modelo de integración laboral de jóvenes profundamente ligado a las necesidades locales y al desarrollo económico sostenible en Mali. Su actuación ha roto el paradigma de discriminación entre distintos niveles sociales y ha puesto la responsabilidad del proyecto en manos de los jóvenes.
Souleymane Sarr nació hace 49 años en Bamako, capital de Mali, donde recibió una educación tradicional en una familia de artesanos. En 1981, una vez acabada su formación secundaria, se inició en el mundo empresarial ayudando primero a su padre en su negocio y después en otras colaboraciones. En esos años aprendió mucho sobre la comunidad de artesanos del país y su resistencia al cambio.
Más tarde se convirtió en el nexo de unión entre la OIT y los artesanos de Mali y comenzó a colaborar con el Gobierno. Después de 6 años decidió poner en marcha un programa para artesanos independiente del gobierno. El objetivo de Souleymane fue crear lo que él llama la “nueva generación” de artesanos de Mali. Su proyecto consiste en la formación de artesanos, graduados universitarios desempleados y jóvenes de la calle para crear y elaborar productos de artesanía listos para el mercado. Su proyecto está evolucionando el sofocante sistema de aprendizaje de artesanos en Mali. Su innovador enfoque ha unido a jóvenes universitarios (“que creen que lo saben todo”) con jóvenes desempleados de la calle (“que creen que no saben nada”). El resultado son equipos de jóvenes que ponen en marcha micro-empresas.
En Euskadi tenemos una juventud con alta formación, superior a la media de España pero con una tasa de desempleo que triplica la general, a pesar de que son un recurso imprescindible para nuestro desarrollo como economía. En el caso de Mali ¿Cuál es el problema que usted detecta para los jóvenes de su país? ¿Cómo es la incorporación de éstos al mercado laboral?
En el caso de Mali, asistimos a dos grandes fenómenos, a saber:
- Los jóvenes golpeados por el abandono escolar. Según las estadísticas oficiales (documento de la política nacional de la formación profesional de Mali), casi 6 jóvenes malienses sobre 10 no alcanzan jamás el fin del primer ciclo de la enseñanza primaria, ya sea porque no han tenido jamás acceso a ella, ya sea porque habiendo comenzado a frecuentarla, la han abandonado demasiado pronto. La tasa de abandono de una cohorte que ha entrado 6 años antes es de casi el 44,30% de los efectivos. Mali se sitúa así entre los países del continente africano con las tasas más débiles de finalización del primer ciclo de la enseñanza básica.Tradicionalmente, la mayor parte de estos jóvenes no escolarizados o desescolarizados precoces son confiados a artesanos en cuyos talleres aprenden los rudimentos de un oficio (ebanistería, construcción metálica, mecánica del automóvil, electricidad). Se someten con ello a una formación práctica no formal, en el trabajo y en el día a día, en el marco de un proceso de transferencia de competencias no sistemático y no coherente.
Al final de su aprendizaje (cuya duración está en función de la conveniencia del patrón), estos jóvenesaprendices se instalan por su cuenta viniendo así a incrementar las filas de la economía popular urbana. En el marco de una asociación entre el Ministerio Maliense de Empleo y Formación Profesional y las Organizaciones de la Sociedad Civil, un programa de formación dual (aprendizaje práctico en el taller del patrón/artesano y formación teórica en la clase) se propone a estos jóvenes salidos de la "formación informal" en la perspectiva de la validación de sus experiencias profesionales y en vista a entregarles un certificado a este efecto.
- Los jóvenes diplomados de las escuelas de enseñanza técnica y profesional y de las universidades, enfrentados a la dura realidad del mercado de trabajo puesto que su perfil está inadaptado a las necesidades del mercado. Cada vez más, estructuras de formación o de enseñanza privada proponen formaciones ligadas a las necesidades del mercado para multiplicar sus posibilidades de inserción. Cada vez más iniciativas se organizan para crear las condiciones de inserción de los jóvenes. El Estado mismo ha establecido estructuras para trabajar en este sentido, a saber:
  • Un Fondo de Apoyo a la Formación Profesional y al Aprendizaje (FAFPA) cuya misión es asegurar la formación de activos de los sectores productivos en Mali, en particular los jóvenes;
  • La Agencia Nacional Para el Empleo (ANPE), que asegura igualmente la financiación pública de la formación profesional;
  • L’APEJ, que trabaja para mejorar la empleabilidad de los jóvenes a través de su dispositivo de aprendizaje, las prácticas de cualificación y un dispositivo de financiación.
Algunas organizaciones privadas como AJA Mali han puesto en marcha programas de apoyo al emprendizaje de jóvenes. AJA Mali asegura, entre otros, la formación profesional (cualificadora) de los jóvenes, el apoyo al acceso a la financiación y el acompañamiento en el arranque y en el desarrollo de las micro empresas. Pero el problema fundamental de la inserción de los jóvenes es hoy en día la financiación de los proyectos porque los jóvenes no disponen de garantía antes de la concesión de crédito por los bancos. Con el fin de aportar una modesta contribución a la resolución de este bloqueo, AJA Mali acaba de poner en marcha un fondo de garantía de 15 millones ante una institución bancaria nacional (Ecobank) para facilitar el acceso de los jóvenes al crédito para financiar sus proyectos sin tener que ofrecer una garantía.

A través de su proyecto ha acercado artesanos de la calle y universitarios desempleados ¿Cómo surge la idea? ¿Qué sinergias de trabajo se producen y cómo éstas benefician el desarrollo de la economía local?
La mezcla de jóvenes aprendices artesanos con diplomados se explica por una voluntad de crear empresas cuyos recursos humanos son complementarios; así, los aprendices artesanos aportan su destreza manual y práctica en el funcionamiento de la empresa y los diplomados su visión, su sentido de la organización y sus conocimientos teóricos. Las microempresas formadas de esta manera son coherentes y llegan a ser rentables porque escapan de los eternos problemas de organización y de planificación que conocen la mayoría de los artesanos de la calle y que les hacen perder enormemente oportunidades de pedidos y de trabajo.
En los últimos años en diferentes países se están poniendo en marcha iniciativas para favorecer el emprendizaje social, ¿podría explicarnos las posibilidades que ofrece el emprendizaje social en un país como Mali para favorecer el desarrollo económico local?. Así mismo ¿Cómo pueden contribuir emprendedores sociales de otros países a una realidad como la de los jóvenes de Mali?
Mali, como muchos países africanos, ha conocido los primeros Planes de Ajustes Estructurales (impuestos por las instituciones de Bretton Woods, Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional) en la década 80-90. Estos planes han tenido pesadas consecuencias soportadas por la población. Las instituciones financieras han instaurado políticas económicas draconianas. Esta presión que ha conocido el pueblo ha conllevado un trabajo diario, un desarrollo de innovaciones y una ciudadanía en la vida de los barrios para mejorar el día a día y el destino de las gentes, una suma de iniciativas con una finalidad social que tiene como objetivos la insercción socio-económica, el aprendizaje y la preparación a la vida, pero también redistribución de recursos movilizados por la actividad económica. Todo ésto se sitúa en el marco del emprendizaje social (dirigido por personas con sentido de la iniciativa y un fuerte liderazgo) que se traduce en nuestro país comunmente por la aplicación de iniciativas o de proyectos relativos entre otros a :
- El acceso a la educación para las capas desfavorecidas y vulnerables de la población que no pueden normalmente beneficiarse de la educación formal (niños/jóvenes de padres indigentes, niños/jóvenes de la calle…).
- El acceso a los cuidados de salud elementales de las poblaciones desfavorecidas en vista a la reducción de la mortalidad infantil y a las mujeres en edad de procreación.
- La formación profesional de jóvenes en situación difícil (jóvenes de padres indigentes, fracasos escolares…).
- El emprendizaje y la inserción de jóvenes.
- El acceso de las poblaciones a otros servicios sociales de base como el alojamiento, la alimentación.
Si estas iniciativas permiten luchar contra la pobreza, la ignorancia, las malas condiciones de vida…, sufren por el contrario cruelmente de falta de viabilidad y de perspectivas de sostenibilidad. Tienen pues necesidad de ser reconocidas, acompañadas, sostenidas y suficientemente valoradas teniendo en cuenta su función social, económica y política.
Así, los emprendedores de otros países pueden intervenir para sostener el emprendizaje social en nuestro país a través, entre otros, del intercambio de experiencias con los emprendedores sociales locales, la asistencia técnica, la creación de infraestructuras de formaciones profesionales adaptadas a las necesidades del mercado, al apoyo a la puesta en marcha de proyectos de inserción de jóvenes en medios rurales y urbanos surtidos de dispositivos de acceso a la financiación bancaria.
A pesar de las diferencias por países observamos que la incorporación de las personas jóvenes al mundo laboral siempre es problemática, una cuestión que preocupa mucho a la propia OIT, ¿cómo cree que pueden ayudar las instituciones internacionales en la misión de favorecer mejores oportunidades laborales para los jóvenes?. Así mismo ¿Qué campos de trabajo se pueden generar a nivel transnacional, por ejemplo entre Euskadi y Mali?
Hoy en día, un país como Mali necesita, en el marco de la inserción profesional de los jóvenes, de la creación y de la multiplicación sobre toda la extensión del territorio de centros de formación profesional (en los oficios que respondan a las necesidades del mercado) y de Estructuras de formación para el espíritu empresarial. Hay que formar también formadores capaces de acompañar a los dirigentes de proyectos a concretar sus iniciativas y hacer realizar estudios exploratorios sobre las potencialidades de inserción en los sectores de las actividades agro-pastorales o artesanales porque Mali parece disponer de activos en estos niveles (existencia de vastas superficies cultivables por ejemplo). La colaboración entre Mali y las Organizaciones Internacionales por una parte y con el País Vasco por otra, cosechará frutos si concierne a los aspectos evocados más arriba.
El próximo lunes 30 de mayo de 2011 tendrá lugar la cuarta edición del Premio Novia Salcedo a la Excelencia en la integración profesional de los jóvenes, en el Teatro Arriaga de Bilbao. Si quiere asistir al acto puede realizar su incripción aquí: