martes, 8 de noviembre de 2011

Tomar postura ante el paro y el cese de actividad de ETA



Un artículo de Txomin Bereciartúa, presidente de honor de NSF y promotor del Ícaro Think Tank.

Están sucediendo en nuestra sociedad dos acontecimientos claves, uno positivo, el otro negativo. El positivo es que ETA ha decidido “el cese definitivo de su actividad armada", el negativo es el creciente paro de una juventud sin esperanza.

Hay que tomar postura ante los dos hechos. No basta recibir con alegría el fin de la violencia y pasar página como si la cosa ya estuviera hecha. Años y años de muertes y violencia no se saldan en un momento. Tampoco es suficiente la queja y la indignación del 15 M cada vez más extendida por el mundo. Pedir y exigir un mínimum de vida digna está muy bien pero, si no se hace más, soluciona poco. Es necesario entrar a fondo en la construcción de soluciones positivas con esperanza, esfuerzo, sacrificio y visión a largo plazo.

Los dos problemas tienen su base en fundamentalismos que ciegan y distorsionan. Uno es el que dice que todo vale con tal de imponer la verdad que se sostiene. El fundamentalismo contra el que protesta el 15M, defiende y practica que lo único a tener en cuenta es el propio interés aunque por ello sufran otros. Los dos marcan impronta negativa en las relaciones a nivel de personas, empresas, organizaciones y de estados.


El primero, porque se basa en la fuerza, el segundo porque es vivido por quienes gozan de seguridad económica y laboral y no quieren compartirla con tantos jóvenes con capacidad pero que no disponen de un camino para realizarse profesionalmente. Los que tienen mucho lo acaparan y no lo emplean para crear trabajo y riqueza para otros.

Superar estos fundamentalismos no es tarea fácil, pero hay que intentarlo y para ello debemos empezar dando el primer paso, ya desde ahora, intentando cambiar todos por dentro. No hay que olvidar que tras cuanto de bueno o malo pasa en el mundo, siempre estamos las personas. Y no miremos a otros cuando decimos esto, porque, si no cambian los que tienen capacidad de influir y y no cambiamos cada uno de nosotros, todo seguirá igual.

No es cosa de la voluntad y euforia de un momento, es algo que exige entrega, creatividad, decisión y muy largo empeño. Salir de uno mismo y abrirse a otros para definir entre todos lo que tiene valor social, interactuar en un gana - gana creativo y buscar y construir juntos nuevos activos sociales, es un proceso que lleva mucho tiempo y que únicamente podrá ser desarrollado si trabajamos día tras día con liderazgo compartido, una mayor implicación de todos y con el apoyo y conocimiento que nos proporcionen las ciencias humanas y sociales.

En “Icaro Think Tank” de Novia Salcedo Fundación hemos puesto fecha a la meta de llegada de esta tarea mirando a los que ahora están naciendo. ¿No sería maravilloso que esta “Revolución humana” que nos toca iniciar ya desde ahora fuera una realidad allá en el 2050, cuando estos niños y niñas se acerquen a sus cuarenta años?

Solo pondremos en marcha esta tarea pendiente si tenemos altura de miras, como la tuvieron en su momento aquellos gigantes de espíritu que tras terribles guerras y enfrentamientos insufribles en Europa unieron ilusiones y esfuerzos para sembrar juntos la semilla del futuro en una Europa unida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada