domingo, 27 de noviembre de 2011

¿Qué pueden hacer los directivos en tiempo de crisis?

Isidre Fainé, Presidente de la Caixa y académico de número en la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras de España, es considerado como uno de los mejores directivos de España. El mes pasado estuvo en Bilbao en la Inauguración del Congreso de la Confederación Española de Directivos y de Ejecutivos “Dirigir para crecer”. Begoña Etxebarría, Directora de NoviaSalcedo Fundación, que asistió a su conferencia tomó algunas notas, en particular cuando Isidre Fainé, pensando en la crisis económica, se hizo la pregunta “¿Qué podemos hacer los directivos en estas circunstancias?”

He aquí las respuestas de Isidre Fainé:


·         Asumir la responsabilidad. Buscar un sentido a la existencia y a la responsabilidad. La situación es delicada,  pero tenemos la responsabilidad de liderar la salida de la crisis.

·         No perder  la fe en nosotros mismos, siguiendo las intuiciones que nos da la experiencia, trabajando con inteligencia que anticipa,  que selecciona, que estimula, y comprende, liderar hablando claro a nuestros colaboradores sobre la situación real en la que estamos .

·         Trabajar más horas todos, los trabajadores, los  directivos. Dedicar más tiempo a nuevos productos, nuevos mercados, gestionando bien el tiempo.  “No todo el día pendiente de las  maquinitas, de si las cosas suben o bajan o lo se dice o nos dicen.”  El tiempo es para  nuestros clientes, para nuestros colaboradores, no para el control de gastos. El 90  % del tiempo es para la gestión,  tomando a veces duras decisiones, que si no las tomamos, otros vendrán a tomarlas.

·         Poner en marcha el riesgo creador que todos tenemos dentro.

·         Poner a nuestra gente en el sitio que tienen que estar.

·         Cuando las adversidades nos golpean, ha llegado el momento de emprender, resistir sin perder los principios, los valores, o las formas.  Haciendo lo que se dice, diciendo lo que se hace.

·         Ofrecer a nuestros colaboradores,  y a las generaciones venideras,  la ilusión por  el  trabajo para que  puedan desarrollar su propia vida y puedan crear su  propia familia.



 Indagando más en la personalidad de Isidre Fainé y en su filosofía del liderazgo, encontré una entrevista que le hizo Federico Fernández de Santos Ortiz, para la revista Executive Excellence de Octubre 2009, en ocasión del Congreso de la Confederación Española de Directivos y de Ejecutivos de esa misma fecha y que llevó como título “Liderar en positivo”. De la entrevista, que tenía como título: Isidre Fainé, espíritu de sacrificio y superaciónpermanente”, he retenido algunos fragmentos:
 Sobre el trato con las persones y de cómo conseguir el equilibrio entre exigencia y cercanía: “La primera premisa es que sólo las personas exigentes consigo mismas pueden exigir a los demás. La exigencia es una de las cualidades que más valoro en una persona porque resume algunas de las virtudes que considero que son más necesarias para formar a un buen profesional: capacidad de trabajo para cumplir los objetivos, humildad para trabajar en equipo, espíritu de servicio para ser mejor persona y compromiso y dedicación basado en unos valores éticos que deben ser un referente continuo en nuestras actuaciones. La cercanía y la confianza en las personas son fundamentales porque se convierten en los principales motores de motivación de las personas y, con confianza, las personas son capaces de dar lo mejor de sí mismas.”
 Continuando sobre los valores éticos; “Creo que la ética no debe verse como una moda, sino que debe estar presente en nuestra labor diaria. La ética es la palanca del crecimiento sostenible de las personas, las empresas y la sociedad en su conjunto. Por ello, debe recuperar el lugar perdido en un mundo cada vez más global e interconectado, en el que las consecuencias de nuestras decisiones tienen alcance mundial.”
La necesidad de la formación continua: “Creo que hay que invertir más en formación. Hay que empezar con la enseñanza primaria y secundaria, pero también debe promoverse desde las empresas. Si una persona no aplica la innovación a lo que hace, no progresará. Y para innovar es necesario formarse continuamente. Yo lo intento hacer y animo a los demás a que lo hagan.”
Hablando sobre su trayectoria profesional personal, y en general: Lógicamente, una trayectoria profesional no viene definida por un momento en concreto o por una decisión precisa. Ni por un momento, ni por diez. Sin duda, es el trabajo del día a día el que le va situando a uno en el lugar que se merece, le va moldeando y, a raíz de las situaciones complejas que se viven continuamente, le lleva a crecer como profesional y como persona. Por tanto, situaciones complejas, las que quiera; gestionarlas, con prudencia. Personalmente, cuanta más confianza he dado a mi equipo, es cuando he sido capaz de sacar lo mejor de sí mismos.”
La importancia de la intuición: “La intuición forma parte de aquel conjunto de valores, alejados de los más clásicos, que ha ido ganando jerarquía en los últimos tiempos. Sin ser uno de los valores cardinales, sí se ha convertido en un excelente complemento. Por ejemplo, entiendo el papel clave que ejerce la intuición por el componente que tiene de saber anticiparse a los cambios. Los principios organizativos actuales y el modelo de gestión de las empresas deben ajustarse continuamente a las nuevas necesidades, lo que obliga a sus máximos responsables a aceptar que las cosas cambian. Si uno es capaz de anticiparse o, aún mejor, provocar el propio cambio, habrá hecho gran parte del camino.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada