jueves, 12 de agosto de 2010

Hoy es el Día Internacional de la Juventud - ¿Qué significa?

Hoy, 12 de Agosto, es el Día de la Juventud. El tema elegido por las Naciones Unidas: Haciendo realidad los compromisos. Y concreta,un objetivo primordial del Día es la acción; una acción práctica para animar el fortalecimiento de la capacidad y la participación de los jóvenes en los procesos y decisiones que afectan a su vida. Los medios de comunicación contribuyen de una manera significante a la conmemoración de este Día – y también durante el año – entregando los progresos y obstáculos que se encuentran para la implementación de políticas, de programas y de proyectos sobre la juventud, y para la promoción de una mejor toma de conciencia por el publico de lo valioso que la es la contribución de los jóvenes”



Con este motivo el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, envía el siguiente mensaje:

“Actualmente hay en el mundo casi 3.000 millones de personas menores de 25 años. Más de 500 millones de esas personas viven con menos de 2 dólares por día. Más de 100 millones de niños en edad escolar no asisten a la escuela. Todos los días, casi 30.000 niños mueren a causa de la pobreza y 7.000 jóvenes resultan infectados por el VIH/SIDA.

Toda esa realidad puede cambiar si trabajamos juntos para alcanzar los objetivos de desarrollo del Milenio. Los objetivos fueron aprobados hace cinco años por todos los gobiernos del mundo como programa para edificar un mundo mejor en el siglo XXI y representan una alianza de colaboración.

Los países pobres han prometido gobernar mejor e invertir en su propia población proporcionándole atención de salud y educación. Los países ricos han prometido apoyarlos mediante la ayuda, el alivio de la deuda y el fomento de un comercio más justo.

El próximo mes, los Jefes de Estado y de Gobierno se reunirán en las Naciones Unidas para la Cumbre Mundial 2005, que probablemente será una de las mayores reuniones de dirigentes celebradas en la historia. Creo que tendremos una oportunidad de las que se presentan solamente una vez por generación para abordar algunos de los problemas más acuciantes de nuestro tiempo. Es necesario recordar a los dirigentes su promesa de convertir en realidad los objetivos de desarrollo del Milenio. Aquí es donde entran los jóvenes como ustedes. Sus voces pueden hacer que los dirigentes se atengan a esas promesas en la Cumbre de 2005 y posteriormente.

Yo sé que ustedes los jóvenes no aceptarán un mundo en que haya personas que mueran de hambre, permanezcan analfabetas y estén privadas de dignidad humana. Por ello, asegúrense de que sus voces sean escuchadas. Asegúrense de que la suya sea la generación que logre derrotar la pobreza”

lunes, 9 de agosto de 2010

¿Una Escuela de Cocina que puede cambiar el mundo?

La frase es la traducción literal de 'A Cooking School That Can Change the World’, titular de un artículo del 4 de Agosto de la periodista Lisa Abend en la revista TIME. Los interrogativos los he puesto porque más que de una escuela de cocina se trata nada más y nada menos que de una nueva Facultad de Ciencias Gastronómicas y Culinarias y un Centro de Investigación e Innovación de la Universidad de Mondragón en Guipúzcoa, País Vasco. "This isn't a cooking school, it's an interdisciplinary school, with cooking at its heart", dijo Joxe Mari Aizega, director del Centro, en el artículo de TIME. Un centro que quizás no va a cambiar el mundo, pero que sí es una primicia mundial, una innovación que puede influir en la evolución culinaria y, esperémoslo, en beneficio de la salud de nuestra generación y de las venideras.

¿Cómo se gestó? En marzo de 2009 la Universidad de Mondragón/Mondragon Unibertsitatea y la “crema” y “nata” de los cocineros vascos (*) crearon la Fundación Basque Culinary Center (BCulinary), con el apoyo de las instituciones públicas. El centro, que comenzará a funcionar en 2011, estará ubicado en San Sebastián y contará con la citada Facultad y Centro de Investigación. Ya tiene su proyecto arquitectónico, realizado por Vaumm Arquitectura y Urbanismo. (Ver el vídeo)



El BCulinary tiene como fin la formación y la investigación, la innovación y la transferencia de conocimiento y tecnología en las diferentes áreas de las Ciencias Gastronómicas, generando procesos de investigación colaborativa entre Universidades, Centros Tecnológicos, empresas y organismos públicos, para desarrollar una red capaz de generar y transferir conocimiento.

Por su parte el centro de Investigación e Innovación desarrollará 6 líneas de investigación:

• Educación y hábitos alimentarios.

• Responsabilidad social alimentaria.

• Tendencias de alimentación.

• Innovación en la gestión de empresas del sector.

• Desarrollo de tecnologías asociadas.

• Elaboración, presentación y conservación de alimentos.

(*) Por el momento, el Patronato de la Fundación está constituido, entre otros, por los cocineros que han participado activamente en la iniciativa: Juan Mari Arzak, Martín Berasategui, Pedro Subijana, Karlos Argiñano, Andoni Luís Adúriz, Hilario Arbelaitz y Eneko Atxa.

El Centro tiene un Consejo Asesor Internacional constituido por los mejores cocineros de los países gastronómicamente más importantes del mundo y es presidido por Ferrán Adriá. Está formado por: Yukkio Hattori (Japón), Massimo Bottura (Italia), Michel Bras (Francia), René Redzepi (Dinamarca), Dan Barber (Estados Unidos), Gastón Acurio (Perú), Alex Atala (Brasil) y Heston Bluementhal (Reino Unido). Su labor será asesorar en labores estratégicas al Basque Culinary Center.

El artículo de TIME Magazine, se refiere justamente a la primera reunión que el consejo asesor mantuvo el pasado 26 de Julio (ver el vídeo).



“The meeting of the advisory council for the Basque Culinary Center was more like a culinary G-8” escribe Lisa Abend. Como para soñar: ¡El País Vasco en el G8!, aunque sea solo por el paladar, el estómago y, por este camino, por nuestra salud.

¿Algún día será Patrimonio de la Humanidad? Bueno, de momento empieza por ser una oportunidad para los estudiantes amantes de la gastronomía y que quieren obtener una graduación, y así enriquecer su currículum. En época de crisis, comer (y comer bien) es lo único que no se debe sacrificar.

domingo, 1 de agosto de 2010

Podemos ser creativos pero no creamos nada nuevo, recreamos lo que ya existe

“En la antigüedad clásica casi todo está escrito ya”, dice Arturo Pérez-Reverte en su ‘Carta a un joven escritor’ (XL Semanal nº 1.188). Lo dijo de otra forma John Fitzgerald Kennedy: "Un hombre puede morir, las naciones pueden nacer y caer, pero una idea siempre perdurará."

Y citando al Quijote Pérez-Reverte aclara: “Busca el autor detrás de cada frase, siente los codazos risueños y cómplices que te da, y comprenderás por qué un texto escrito a principios del siglo XVII sigue siendo tan moderno y universalmente admirado todavía”. Y aconseja al joven después: “sitúate en tu tiempo y tu propia obra…” “No hay nada tan poderoso como una idea cuyo tiempo ha llegado” afirmó Víctor Hugo. Las ideas, ¡qué importante son las ideas! Pero hay que saber ordenarlas para expresarlas, como decía el escritor Robert Stevenson: “Si una persona puede estructurar bien sus ideas, es un buen escritor”


En la misma revista, en el mismo número, Eduard Punset, empieza su columna semanal, “Excusas para no pensar”, con la frase: “Los griegos y romanos habían intuido mucho antes que nosotros que la mente sana es el subproducto de un cuerpo sano, pero no habían podido demostrarlo”. Con los medios científicos y tecnológicos de hoy ha sido posible. “Mens sana in corpore sano” dice el viejo refrán, en esta lengua antigua que se usa todavía hoy en la terminología de las ciencias naturales. Para no ir más lejos, el Homo Sapiens…

No creamos nada de la nada. Ser creativo es ver las cosas, que ya existen, de una forma distinta, aproximándonos a ellas desde la óptica de hoy, en el entorno actual, con los nuevos conocimientos y medios que disponemos, para recrearlas, desarrollarlas, ordenarlas, combinarlas, refrescarlas. Es la esencia de la innovación. Pero para todo esto se necesita curiosidad, observación, reflexión, imaginación. No se consigue manteniéndose en la superficie de las cosas, esta enfermedad moderna.

También cuesta trabajo y paciencia. Mark Twain confesó que tardaba tres semanas para preparar un discurso corto. Hay que ser humilde como Twain.