miércoles, 8 de julio de 2009

La Conferencia Mundial sobre Educación Superior de la UNESCO hace un llamamiento a afrontar los desafíos planteados a nivel internacional

(Extractos de noticias de la UNESCO)

Más de mil participantes acuden a la Conferencia Mundial sobre Educación Superior 2009, que tiene lugar del 5 al 8 de julio en la sede de la UNESCO, en París, para examinar el futuro de la enseñanza superior y la investigación. En la misma se analizan las tendencias que se dan en este nivel de la enseñanza –desde el rápido incremento del número de estudiantes hasta el auge de la prestación privada de servicios educativos– y abordan las nuevas dinámicas que se están manifestando y sus repercusiones en el plano de las políticas de educación. Asimismo, examinan la responsabilidad que incumbe a la enseñanza superior en el plano social y recomendarán medidas para promover la equidad e impulsar la innovación y la investigación
“Las instituciones de enseñanza superior desempeñan un papel estratégico en la búsqueda de soluciones a los problemas más importantes que se plantean hoy en los ámbitos de la salud, la ciencia, la educación, las energías renovables, la gestión del agua, la seguridad alimentaria y el medio ambiente”, dijo el Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, en su alocución inaugural. Para Koichiro Matsuura la educación superior está experimentando una “auténtica revolución”; en este sentido, mencionó los cuatro factores dinámicos que la están transformando. El primero es la aceleración de la demanda, puesta de manifiesto por los 51 millones de nuevos estudiantes matriculados en los centros de enseñanza terciaria del mundo entero desde el año 2000. El segundo es la diversificación de los proveedores, evidenciada por el hecho de que los centros de enseñanza superior privados acogen a más del 30% de los estudiantes universitarios del mundo entero. El tercero es el impacto de las tecnologías de la información y la comunicación, y el cuarto la mundialización “manifiestamente presente en la manera en que enseñamos, aprendemos, estudiamos, investigamos y comunicamos”. En este contexto, agregó Koichiro Matsuura, “debemos encontrar un equilibrio entre la cooperación y la competición, con vistas a promover una enseñanza y aprendizaje de excelencia para el mayor número posible de personas”. “Nuestro común interés es crear sistemas de enseñanza superior dinámicos e integradores”, dijo Koichiro Matsuura. “Estos sistemas pueden promover la paz, el entendimiento entre las naciones y la cooperación internacional. Esta Conferencia nos ofrece una oportunidad excepcional para poner en práctica nuestra responsabilidad colectiva y hacer que sea realidad nuestro afán de lograr que la educación superior sea en todas las regiones del mundo un vector del desarrollo y del entendimiento internacional, en este segundo decenio del siglo XXI que ya se avecina”.
Los oradores que intervinieron en la sesión de apertura destacaron la importancia que tiene la educación como respuesta a la crisis económica mundial y subrayaron que la equidad, la calidad y la cooperación internacional plantean retos de importancia fundamental a todos los gobiernos.
“El Presidente Obama considera que la enseñanza superior es un elemento fundamental en los planes de la Administración para revitalizar la economía de los Estados Unidos y se ha movilizado con celeridad para prestar apoyo a los estudiantes y sus familias”, dijo Jill Biden, esposa del vicepresidente estadounidense Joe Biden y profesora de un centro universitario comunitario. “Si estoy aquí, dijo la Dra. Biden, es porque en mi propia clase puedo ver el poder que tiene la educación para abrir puertas en la vida. Independientemente de los medios económicos, el sexo, la raza, la religión o la etnia de cada uno de nosotros, todos tenemos derecho a beneficiarnos de las oportunidades que la educación ofrece”. La Dra. Biden se refirió también a su pasión por la docencia y al influyente papel que desempeñan los centros universitarios comunitarios en el sistema de educación superior de los Estados Unidos, ya que imparten enseñanza a la mitad aproximadamente de los estudiantes de licenciatura de todo el país. Explicó que estos centros universitarios suelen ser con frecuencia la mejor opción para los jóvenes con recursos financieros limitados y añadió que “desempeñan un papel importante en la preparación de graduados en los ámbitos de las tecnologías verdes, la atención médica y sanitaria, la enseñanza y las tecnologías de la información”.
El Presidente de Eslovenia, Danilo Türk, exhortó a que el sector de la enseñanza superior se comprometa a fondo en la empresa de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, “las metas más ambiciosas de nuestra época”, y fomentar el diálogo entre las civilizaciones. Sobre el papel que desempeña la cooperación internacional para garantizar la calidad de la enseñanza en un contexto caracterizado por la creciente movilidad de los estudiantes a nivel mundial y el auge de la enseñanza transfronteriza, Danilo Türk subrayó que la mejora de la calidad y pertinencia de la enseñanza estaban estrechamente vinculadas a la promoción de la libertad académica. Asimismo estimó que se debe reforzar la capacidad de Europa en materia de investigación e indicó que “Europa cuenta con un número de investigadores muy insuficiente y la labor de investigación de los europeos no se ha recompensado como es debido”.
Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE, señaló que una mayor diversificación de las fuentes de financiación puede contribuir a ampliar el acceso a la enseñanza superior. Refiriéndose a un estudio realizado por la OCDE sobre las políticas de enseñanza superior, Gurría señaló que “el mejor medio de lograr la eficiencia y la equidad es adoptar un modelo bien concebido, exigiendo a los estudiantes una contribución financiera, si bien es necesario obrar prudentemente, recomendando que se les dispense una ayuda financiera adecuada, en forma de préstamos o subvenciones, y ayudándoles a sufragar sus gastos corrientes”. Advirtió que las políticas de educación han de centrarse en la pertinencia de lo que aprenden los estudiantes y deben tratar de resolver el desempleo de los jóvenes. Agregó que “los que tienen el privilegio de estudiar están sufriendo una frustración enorme porque no pueden conseguir un empleo”.
Benita Ferrero-Waldner, Comisaria Europea de Relaciones Exteriores, atrajo la atención de los presentes sobre el Programa Erasmus, que beneficia cada año a más de 150.000 jóvenes en Europa. También destacó la necesidad de concebir cursos mejor adaptados a las necesidades del mercado de trabajo y de incitar más a las universidades a ampliar sus bases de financiación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada