sábado, 6 de junio de 2009

Volver a empezar – Un resumen con extractos del discurso de Barack Obama en la Universidad de El Cairo

¿Conseguirá Obama reconciliar la civilización occidental y el mundo del Islam? Por lo menos tiene buenas intenciones y propósitos, y su discurso, en la Universidad de El Cairo, “A new beginning”, del pasado 4 de junio se ha calificado ya en los medios como “histórico”.




Empezó con diplomacia con alabar a El Cairo, “la ciudad eterna”, diciendo que representa la armonía entre tradición y progreso, y que él viene también en representación de la comunidad musulmana de EEUU, con un saludo en árabe: “Assalaamu alaykum”, aplaudido por los asistentes. De hecho, su discurso fue con frecuencia aplaudido por la asistencia egipcia. Citamos algunos pasajes.

“El extenso cambio que ha aportado la modernidad y la globalización a llevado a muchos musulmanes a mirar a Occidente como hostil hacía las tradiciones del Islam, lo cual ha sido explotado por extremistas violentos y ha llevado a mirar al Islam como inevitablemente hostil no solo hacía los EEUU y los países occidentales, sino también hacía los derechos humanos. Todo esto ha respirado más miedo y más desconfianza”
“Mientras nuestra relación esté definida por nuestras diferencias, potenciaremos a aquellos que siembran el odio en lugar de la paz, los que promueven los conflictos en lugar de la cooperación que puede ayudar a todos nuestros pueblos lograr la justicia y la prosperidad. Y este ciclo de sospecha y de discordia debe terminar.”

“He venido aquí a El Cairo para buscar un nuevo comienzo entre los Estados Unidos y los musulmanes de todo el mundo, basado en el interés mutuo y el respeto mutuo, y basado en la verdad de que América y el Islam no son exclusivos y no deben estar en competencia. En cambio, se solapan, y comparten principios comunes –principios de justicia y progreso; la tolerancia y la dignidad de todos los seres humanos. Lo hago reconociendo que el cambio no puede producirse de un día para otro… Pero estoy convencido de que para poder avanzar, debemos decir abiertamente el uno al otro las cosas que tenemos en nuestros corazones y que con demasiada frecuencia se dicen sólo a puerta cerrada. Debe haber un esfuerzo sostenido para escucharse el uno al otro, de aprender los unos de los otros, a respetarse mutuamente, y de buscar un terreno común… Eso es lo que voy a intentar hacer hoy: decir la verdad lo mejor que pueda, con humildad por la tarea que tenemos ante nosotros, y firme en mi convicción de que los intereses que compartimos como seres humanos son mucho más potentes que la fuerzas que nos separan.”
“A lo largo de la historia, el Islam ha demostrado a través de palabras y hechos las posibilidades de la tolerancia religiosa y de la igualdad racial… Mi experiencia con el Islam me lleva a mi convicción que la alianza entre América y el Islam debe basarse en lo que es el Islam, no en lo que no es. Y considero como parte de mi responsabilidad como Presidente de los EEUU luchar contra los estereotipos negativos del Islam…”

"Por otra parte, la libertad de América es inseparable de la libertad de practicar su religión. Es por eso que el gobierno de Estados Unidos ha ido a los tribunales para proteger el derecho de las mujeres y las niñas a llevar el hijab y castigar a quienes se lo niegan. Que no nos quepa la menor duda: el Islam es una parte de América… Por supuesto, el reconocimiento de nuestra humanidad común es sólo el comienzo de nuestra tarea. Las palabras por sí solas no pueden satisfacer las necesidades de nuestras gentes. Estas necesidades se cubrirán solamente si actuamos con valentía en los próximos años; y si comprendemos que los retos que enfrentamos son compartidos, y que nuestra incapacidad de cumplir con ellos nos hará daño a todos nosotros".
"Esa es la responsabilidad que tenemos los unos con los otros como seres humanos… Y esta es una responsabilidad difícil de asumir. Porque la historia de la humanidad ha sido a menudo un registro de naciones y tribus - y, sí, de religiones - sometiendo el uno al otro en la búsqueda de sus propios intereses. Sin embargo, en esta nueva era, esas actitudes son autodestructivas. Habida cuenta de nuestra interdependencia, cualquier orden mundial que eleva una nación o grupo de personas sobre el otro inevitablemente fracasará. Así que cualquiera sea la cosa que pensamos sobre el pasado, no debemos ser prisioneros de ella. Nuestros problemas deben tratarse mediante la asociación; nuestro progreso debe ser compartido."
Obama continúa su discurso concretando con más detalle 7 cuestiones que deben ser afrontadas juntos:




  1. Tenemos que afrontarnos al extremismo violento en todas sus formas

  2. La segunda mayor fuente de tensión que tenemos que discutir es la situación entre israelíes, palestinos y el mundo árabe

  3. La tercera fuente de tensión es nuestro interés compartido en los derechos y responsabilidades de las naciones con respeto a las armas nucleares

  4. La cuarta cuestión que abordaré es la democracia

  5. La quinta cuestión que debemos afrontar juntos es la libertad religiosa

  6. La sexta cuestión que quiero tratar es la de los derechos de las mujeres

  7. Finalmente quiero discutir el desarrollo económico y la oportunidad.


“Todas estas cosas se deben hacer dentro de la asociación”, afirma...

“Las cuestiones que he tratado no serán fáciles de abordar. Pero tenemos la responsabilidad de unirnos en el nombre del mundo que buscamos - un mundo en el que los extremistas ya no amenazan a nuestro pueblo, y que las tropas han llegado a casa, un mundo en el que israelíes y palestinos están seguros en su propio estado, y la energía nuclear sea utilizada con fines pacíficos; un mundo en el que los gobiernos sirven a sus ciudadanos, y los derechos de todos los hijos de Dios sean respetados. Esos son los intereses mutuos. Ese es el mundo que buscamos. Pero sólo podemos lograr juntos.”
“Sé que hay muchos - musulmanes y no musulmanes - que cuestionan que podemos forjar este nuevo comienzo. Algunos están ansiosos por avivar las llamas de la división, y se interponen en el camino del progreso. Algunos sugieren que no vale la pena el esfuerzo - de que estamos destinados a estar en desacuerdo, y las civilizaciones están condenadas al enfrentamiento. Muchos más son simplemente escépticos de que puede ocurrir un cambio real. Hay tanto miedo, tanta desconfianza que se ha construido a lo largo de los años. Pero si elegimos a estar atados por el pasado, nunca vamos a avanzar. Y quiero decir esto en particular a los jóvenes de todas las religiones, en todos los países - que, más que nadie, tienen la capacidad de reimaginar el mundo, de rehacer el mundo.”

“Es más fácil comenzar guerras que poner fin a las mismas. Es más fácil culpar a otros que mirar dentro de uno mismo. Es más fácil ver lo que es diferente en el otro que encontrar las cosas que compartimos. Sin embargo, debemos elegir el camino correcto, no solamente el camino fácil. Hay una regla que se encuentra en el corazón de cada religión - que hagamos a los demás lo que nos gustaría que ellos nos hagan a nosotros. Esta verdad trasciende a las naciones y a los pueblos - una creencia que no es nueva; que no es blanca o negra o marrón, que no es cristiana o musulmana o judía. Es una creencia que tenía su pulso en la cuna de la civilización, y que aún late en los corazones de miles de millones en todo el mundo. Es una fe en las otras personas, y es lo que me ha traído aquí hoy.”
“Tenemos el poder para realizar el mundo que queremos, pero sólo si tenemos la valentía de hacer un nuevo comienzo.”
Iremos tratando algunas de las cuestiones suscitadas por Obama en su discurso.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada