sábado, 30 de junio de 2007

Values area

by Frans Lander, Cultural Advisor of the Dutch Ministry of Education and Culture.

(Conference pronounced at the I Meeting of the International Community of Experts of NSF on 15th December 2004)

“..true communities are bound by the values, norms and experiences shared among their members. The deeper and more strongly held those common values are, the stronger the sense of community is”. (Fukuyama “The great disruption: Human Nature and the Reconstruction of Social Order”1999)


(Frans Lander, at the left on the photograph)






1. Obviously when we speak about values in the context of a trend-watch system, one has to consider the way in which values within our society are evolving, how they are transferred and how mutual relationships between citizens are established in order to preserve social cohesion.
Increasing evidence shows that social cohesion is critical for societies to prosper economically and for development to be sustainable (The Worldbank).
In my introduction I do not argue about the difficult philosophical concept of values themselves. During the 19th century the idea has been developed that questions related to what “ougt to be” in opposition to what “is” are deriving from of an unique general theory of values, theory which has to concern everything that can be important for every one what ever may be his point of view or his situation. In the general theory of values, published by Louis Lavelle between 1951 and 1955, values are based on self-consciousness et conscience of God. (I don’t want to argue here about the different objective theories concerning values, such as the factual or the more meta-theoretical definition of values).

I prefer to emphasize the fact that major changes are affecting our societies to the extent of jeopardizing the nature of values and their transmission and citizenship to future generations.
In different countries debates are organised about values and norms; for the Prime Minister of the Netherlands the item is a key-issue of his government and of the EU-presidency.
In Norway the Commission on Human Values has published its first report in 1999: Values – Community and Diversity. Developments in our society request an analysis of the conception and experience of values and a public debate on challenges concerning values and ethics of society .

The first major change is the perpetual functional differentiation of society. There is a greater number of “subsystems” in which we participate (including the world of ICT, public services, work environment, markets, etc.) The relations between citizens have become more and more complex. Intercontinental mass migration, the expansion of interactive communication technology have changed our societies. In particular the large number of migrants introducing new religions and new values, has altered our societies in to more heterogeneous and multicultural communities. Today about 20 million Muslims are living in Europe.
The recent events in my country , the murder of the writer and director Theo van Gogh, several attempts to burn down Islamic schools and mosques, show a downward spiral of tensions and violence, especially with regard to Muslims and non- Muslims.

The Netherlands has always been a moderate, tolerant and open society. The eruptions of violence show underlying tendencies of feelings of insecurity, of misunderstanding, mistrust, rejection and discrimination.

The values on which our western society is based are questioned. Tolerance, mutual respect, the rule of law, human rights in particular the freedom of expression, the rights of migrants and of women, political pluralism are at stake. Theo van Gogh has become a symbol of the freedom of expression, as supported by Voltaire when he argued with an opponent:

“Sir, I totally disagree with you, but I will give my life for your right to express yourself”.

Many parents are not fully equipped to accommodate the changes when raising their children. Migrant parents have to prepare their children for a society, of which they often even don’t know the language and culture not to mention the virtual world and its networks.

Families become smaller and smaller, thus looking less like a micro-society offering children a safe but rich social environment, where they can prepare for society at large.

Other major changes are: individualisation, globalisation and actually also the fear terrorism.
Finally there is also a multiplication of institutions and their interfaces. Presently citizens are involved in a variety of institutions that require civic commitment. Some of these institutions, such as the European Union, are rather complex. To many people don’t feel any longer represented by the traditional political parties; there a dangerous gap between people and public authorities, which creates chances for populists or one-item-parties.

Therefore we have every reason to reflect on the meaning of citizenship and its related concepts and values. The complexity of society and its institutions requires a more sophisticated sense of citizenship. Here too parents, often lack the knowledge and experience to impart new norms and values to their children. The major change impose new requirements on the role of education in this process. Schools have to invent new forms of social cohesion that match with the complexities. Different skills and knowledge are required.

For those reasons I would like to underline the importance of citizenship and the role of education with respect to citizenship.

2. It is the right moment to do so, since the Council of Europe has proclaimed the coming year, 2005 European Year of Citizenship through education.

“The Year aims at making people aware of the fact that citizenship is not only a legal and political concept, but an all-embracing one. On the one hand citizenship implies that
all citizens should have full enjoyment of human rights and feel that they are protected by the democratic society. On the other hand citizenship implies that all citizens need to get involved in matters that concern life in society and act throughout their live as active an responsible citizens respectful of the right of others.”


(Frans Lander speaking with Mikel Murga, Professor of the MIT)



Responsible citizens are able to live together, they have a sense of belonging to and awareness of values and principles of freedom, political pluralism, human rights and the rule of law.

On conceptual level different international organisations as UNESCO, the OECD and the in particular the Council of Europe, as well as the European Union have examined and analysed
democratic citizenship and defined the concept of knowing to live together, which is the vital element of social cohesion. There is now a comprehensive list of competences (knowledge, skills and attitude) available with respect to education for democratic citizenship.

The key competences are:






  • functioning in socially heterogeneous groups: the ability to relate well to others
    recognise and accept differences



  • make choices, consider alternatives and subject them to ethical analysis
    shoulder shared responsibilities



  • establish constructive, non aggressive relations with others, resolve conflicts



  • develop a critical approach to information, thought patterns and philosophical, religious, social, political and cultural concepts, at the same time remaining committed to the fundamental values and principles of our western society (Council of Europe, 2002)



The European Union enumerate in its report “ Accomplishing Europe through education and training”(1997) three dimensions of citizenship:






  • the cognitive dimension (a basis of information and knowledge upon which people can take action and do so with confidence)



  • the pragmatic dimension (practising citizenship, gaining experience by action)



  • the affective dimension (a sense of attachment to the societies and communities to which people belong).



The Lisbon Strategy (EU 2001)

As is well known the Lisbon agenda covers a comprehensive set of ambitions: realising the most competitive knowledge economy in the world, while strengthening social cohesion creating more and better jobs and guaranteeing sustainable growth.

In the recent report of the Ministers of Education (November 2004) to the European Council the ministers see themselves “challenged by the question how to deal with increasing social and cultural diversity amongst their citizens, partly a consequence of globalisation and migration. The resulting diversity coincides with far-reaching trends of individualisation and the widespread use of in formation and communication technologies. All this is coupled with a changing role for institutions such as family and religion, which traditionally were central in maintaining the social fabric of society”.



The ministers emphasize the role of education with respect to social cohesion and democratic citizenship.

As follow-up of the Lisbon strategy the Council presented in 2002 in Barcelona a detailed work programme. In the report “Education and Training 2010” an important proposal has been put forward for a set of key competencies for the knowledge based society. Different groups are commissioned to work out the different items.



In the draft “framework for Key Competences in the Knowledge-based Society” (November 2004 - Group B)) a complete overview of the key competence is given. A large part of those is devoted to civic competences, interpersonal, intercultural and social competences and cultural awareness, which include several competences of democratic citizenship as defined by the Council of Europe.



Group G in charge of social cohesion and active citizenship is addressing key issues related to learning to live together. This group also develops indicators for learning to live together.
Last week I have been able to note of the comprehensive and valuable work of the different subgroups. I was very pleased to see that the competences and indicator not only refer to economic growth but as well to social cohesion and democratic citizenship.

As been said the ministers consider that education “ serves to transfer knowledge about the role and working of societal institutions and regulations and competences that enable the person to comprehend and apply them. Activities in a reflecting learning environment serve to transfer the values, beliefs and convictions that form the binding element in the functioning of society, such as promoting respect for human dignity and tolerance for the values and beliefs of others.”
Through its cultural role education can contribute to preserve and to renew the common cultural background in society that form a prerequisite for social cohesion.
(Frans Lander and René Aga, Member of the Council of Advisors of NSF)







The ELOS Project

Within the framework of the Netherlands Presidency of the European Union a pilot project has been set up: Europe as learning environment for schools. We have launched this project for European schools of secondary education during a conference in November this year on “Education for democratic Citizenship for European schools”.
The project wants encourage schools to educate European citizens by using Europe explicitly as a learning environment, to design a European open space of education at their level through the establishment of sustainable partnerships aimed at renewing their respective educational practices.

The pilot’s objectives

The general aim is: to offer high quality education which recognises the European Union as an entity and which prepares youngsters for their role as European citizen through acquiring competences as laid out by the Ministers of Education in the Lisbon strategy.
The pilot seeks to reconcile national and European objectives in a strong and recognisable concept that can be adopted by schools which are in a need of further profiling their European cooperation.

It is the school themselves that have to organise a high quality education with an exit level of at least the level of national examinations but with a higher ambition.

The main features of the project are as follows.

a. The ELOS project is aiming at a democratic citizenship in Europe by realising a substantial number of competencies as mentioned in the report of the Education Council of 14 February 2001 in Lisbon (Lisbon strategy):
· scientific, practical and technical (basic) skills (sound knowledge of mathematical terms and concepts, ability to follow and assess chains of arguments, to handle mathematical symbols and formulae, disposition of critical thinking, respect for truth as a basis for mathematical thinking etc.)
· knowing to function in socially heterogeneous groups in an international context
(understanding codes of conduct, awareness of concepts of individual, group, society and culture, being able to communicate constructively different social situations, showing interest and respect for others etc)
· making interactively use of communication instruments (linguistic, communicative and ICT skills; communicate in different languages; digital literacy, ability to search, collect and process electronic information, respect ethical principles in the interactive use of internet etc.)
· thorough knowledge of relevant aspects of the own culture and the ability to represent these with reference to other European cultures; knowledge of Europe and the European Union
· awareness of social and political responsibility with a thorough knowledge of the working of democracy and a conscious democratic attitude (knowledge of civil right and the constitution; participation in community, readiness to respect the values and privacy of others with a propensity to react against anti-social and ant-democratic behaviour etc.)

b. The ELOS project wants to create a European learning environment. This implies that students follow a part of their study and/or traineeship in another EU Member State. An Elos school is characterised by an intensive teaching and learning of more than two European languages. The school has sustainable relations with partner schools in other EU countries. The school timetable will allow for social activities and recognise that learning goes beyond school walls. Schools will preferably make use of native speakers and language assistants.

c. The ELOS project assumes a combination of learning and working. A close relationship between school and the world of work e.g. industry, services etc. is desirable, whilst recognising that intensive learning is taking place during such activities. Such out-of-school activities are explicitly part of the curriculum and the results will be described in a portfolio and taken into account in the final evaluation of the student.

The pilot starts in the school year 2004-2006; this year is a preparatory year. Fifteen Dutch schools and their partner schools in EU-countries are involved.

Elos tries to educate European citizens, who are aware of the values of our society and capable to contribute to a democratic society.

Religión cristana y promoción de valores

Por Antonio Duato, Teólogo y Doctor en Ciencias Políticas - Editor de la Revista Iglesia Viva
(Ponencia presentada en el I Encuentro de la Comunidad de Expertos de NSF en Diciembre de 2004)

Mi aportación inicial a la Comunidad Internacional de Expertos KAIRÓS (Bilbao 2004), se basa en el mismo esquema de reflexión que utilicé en otro simposio, hace ya 17 años, cuyas ponencias fueron publicadas por la Fundación Friedrich Ebert con el título Sociedad Civil o Estado, ¿Reflujo o retorno de la Sociedad Civil? (Madrid, 1988).

(A la derecha, el autor de la ponencia)


Entiendo por aportación cristiana todo lo que, de una manera especifica, proviene de la tradición cristiana y tiene una proyección social para la configuración de la sociedad civil. Aunque, cuando trate del análisis de la realidad de esta aportación me referiré más concretamente a la Iglesia Católica. Porque intento en mi exposición expresamente compaginar dos niveles de reflexión: el testimonial, como creyente que se coloca de una forma concreta en la sociedad y en su iglesia, y el discurso de segundo orden, crítico, sobre ésta y otras formas de presencia cristiana en la sociedad civil.

Durante mucho tiempo pudo parecer inútil que los cristianos tuvieran que aportar a la sociedad civil su fe en el valor absoluto de la persona humana. Esta era una convicción más profunda aún en el mundo laico que en las Iglesias. Fueron los cristianos los que en un proceso de siglos tuvieron que redescubrir el contenido real y social de valores, teóricamente cristia­nos pero prácticamente ignorados o combatidos por la Iglesia que salió del medioevo y de la contrarreforma: dignidad de la persona individual, liber­tad individual, igualdad fundamental de todos los hombres.

1. Los valores típicamente cristianos que podría recibir la nueva sociedad civil de los cristianos:

1.1. Memoria

El cristianismo, como el judaísmo, tienen esencialmente unido a su fe un sentido histórico lineal, vectorial, con un principio, un fin y un progreso. Y la historia de la salvación no es distinta de la historia terrena de los hombres, sino que se realiza en el proceso de una única historia.
El progreso de una sociedad está en peligro cuando se pierde o se selec­ciona la memoria histórica. Si frente a los retos de un cambio tecnológico que exige nueva acumulación de capital se intenta olvidar la crueldad del primer capitalismo liberal para ensalzar sus logros únicamente, se está traicionando la memoria. Si rápidamente se intenta olvidar opresiones y holocaustos, se priva a una sociedad de la memoria que le impedirá correr tras nuevos líderes salvadores. Cuando la herencia del pasado pierde densi­dad al son de ideologías centradas en el puro presente, en la mera concep­ción estética del pasado o en el fatalismo del eterno retorno, es necesario que alguien recupere para la sociedad la memoria.

1.2. Sentido

Pero un cristiano es capaz de mirar a la cara el pasado, por duro y culpabilizador que sea, porque se sabe capaz de cambio y conversión. Aunque se haya perdido el camino, siempre se puede reencontrar el sentido de la marcha. Aun las más endurecidas cristalizaciones históricas son re­moldeables por la libertad y el protagonismo de los hombres, si consiguen encontrar estrategias de acción y mantener perseverancia. El Evan­gelio de Jesús es siempre llamada a la conversión. Pero en el sentido de meta‑noia, de cambio de mentalidad y de obras. Es llamada a renacer y vivir una continua novedad, trasladando, si es necesario, montañas para ello.
Una sociedad se debilita cuando domina culturalmente el pragmatismo, entendido como acomodación resignada a los límites de posibilidad im­puestos por leyes inalterables del funcionamiento del sistema. En las re­cientes ciencias sociales, sobre todo en economía, se establecen a veces de­terminismos que ni las ciencias de la naturaleza aceptan hoy en sus leyes. Falta culturalmente hoy imaginación y voluntad para cambiar de mentali­dad, y lo que los cristianos definen como « pecados estructurales » son toma­dos como realidades insuperables. Para muchos, el paro, el subdesarrollo infrahumano, el lucro como único motor de la actividad económica, senci­llamente son hechos que «están ahí». Sin un cambio de paradigmas, la ciencia se estancaría. Sin un cambio de mentalidad y sentido, la sociedad civil se paraliza y se cristaliza en un mero enmascaramiento de intereses explotadores.

1.3. Recuperación del sujeto humano

La revelación de Jesús impone ineludible­mente una fe en el sujeto humano, en el hombre concreto como misterio y revelación del Rostro de Dios, como zarza ardiendo de la Teofanía definiti­va. Y como sujeto humano hay que entender a todo hombre y a todo el hombre. De ahí que el pequeño, el pobre, el marginado o el oprimido sean más rostro de Dios que los que tienen status culturalmente reconocidos. Y que la dignidad de hijos de Dios le venga al hombre, no por el bautismo o la «capacidad de bautismo», ni por su «alma», sino por su concreta reali­dad de sujeto humano, capaz de pensamiento y libertad.

Cuando en la cultura secular estaba difundida la convicción humanista de la dignidad, igualdad y fraternidad de todos los hombres ‑sin darse cuenta tal vez de los residuos cristianos que encerraban estos valores, de­fendidos a veces contra las mismas estructuras religiosas que en la práctica los rechazaban‑ se podía incluso dudar de que la fe cristiana pudiera apor­tar algo a la sociedad democrática. En nuestro tiempo asistimos, desde diversos campos científicos y prácticos, a un debilitamiento cultural del valor del hombre como sujeto. Es más objeto y dato que fin en sí. Y desde luego no es patente que todos los hombres cuenten lo mismo. La sociedad civil deja con frecuencia de ser civilizada y de considerar conciudadanos a sus prójimos de una manera que no sea sólo formal. La humanidad con el prójimo se acepta comúnmente como un factor de sensibilidad y buena educación. No está bien salpicar de barro al pobre, pero, ¿a santo de qué amargarme de que mi confortable status esté cimentado en el paro o el hambre de seres lejanos, que ni siquiera encuentro cara a cara en mi vida?

1.4. Resistencia ética

Lo que destruye la sociedad civil no es el autoritarismo o la dictadura, sino la capacidad que tienen los individuos de acomodarse pasivamente a la autoridad impuesta. El nazismo y las cámaras de gas no hubieran sido posibles sin una extendida colaboración de ciudadanos alemanes a los pla­nes de Hitler. ¿Cómo es posible que no se resistieran? Un profesor de la Universidad de Yale, Stanley Milgram, partió de esta pregunta para hacer un experimento sobre la capacidad que podría tener el normal ciudadano americano para colaborar con una autoridad torturadora. El resultado fue horripilante. El 65% llegaban en un ficticio experimento a infligir corrien­tes eléctricas, que ellos creían que podían ocasionar la muerte, a otro indi­viduo, descargando su conciencia sólo porque un profesor de Universidad –paradigma de la moderna autoridad, la científica– se lo ordenaba.

Hay en el detallado informe sobre el experimento Milgram el testimonio de un hombre tímido y escrupuloso que fue de los primeros que se resistió a con­tinuar el experimento a partir del momento en que la víctima –el supuesto aprendiz que tenía que aguzar la inteligencia por el miedo al castigo­– empezaba a protestar: «él no quiere continuar el experimento, y yo debo obedecerle a él antes que a Vd., aunque diga que lo tiene todo controlado y asume la responsabilidad». Después comentó que era profesor de Antiguo Testamento y justificó así su resistencia estrictamente ética ante la autori­dad: «Cuando tiene uno como autoridad última a Dios, relativiza totalmen­te la autoridad humana» [1].

1.5. Utopía

En definitiva, no puede haber sociedad democrática y ética civil sin utopía. Sin el factor utópico no hay crítica válida ni progreso social. La utopía no es lo imposible. Es lo posible no realizable aún, mientras no se vaya progresando poco a poco, con estrategias concretas de actuación, ha­cia las nuevas condiciones objetivas en que lo que era utópico deje de pare­cer irrealizable. No se entiende el cristianismo sino como una gran utopía. Hoy, cuando toda utopía, por el mero hecho de serlo, tiene una mala recepción cultural, se trata de saber si los cristianos van a probar su fe en la constancia con que ofertan su esperanza histórica, o se van a refugiar en el gheto apocalíptico, en el que la utopía sólo puede tener sentido para los elegidos y sellados, no para la historia humana ya condenada.

Es preocupante para el futuro de la sociedad el descrédito expreso en que hoy ha caído el mismo concepto de utopía. Se utiliza para desacreditar cualquier iniciativa que pretenda salirse del sistema. Pero tal vez en el fondo lo que se quiere es evitar cualquier posibilidad de crítica a un sistema que se presenta como única alternativa real posible, como pensamiento único.




(Antonio Duato conversando con Ion Arrieta)
2. Ambigüedad de la real contribución cristiana a la sociedad civil
En el apartado anterior sólo he hablado de valores necesarios para la sociedad civil que tienen una fundamentación en el cris­tianismo, sin decir por ello que por el mero hecho de confesarse cristiano ya se esté haciendo esta contribución a la democracia, y sin reclamar el monopolio o copyright de esos valores para los cristianos.

Porque la verdad es que muchos que están muy lejos de confesarse cris­tianos están contribuyendo decididamente a la fundamentación de la ética civil, y la contribución efectiva de los cristianos y las iglesias es con fre­cuencia negativa respecto a la promoción de valores que en teoría afirman.
En el Vaticano II quedaron definitivamente superados los recelos de la Iglesia católica respecto a la modernidad. Las declaraciones Dig­nitatis Humanae y Gaudium et Spes son definitivas a nivel teórico. En 1987, cuando presenté por primera vez esta reflexión, parecía que el integrismo ultramontano quedaba como algo marginal en la Iglesia. Hoy el neoconservadurismo ha propiciado el retorno a las posiciones más fundamentalistas de la principal iglesia cristiana y el abandono de las posiciones propuestas por el Vaticano II se hacen cada vez más evidentes. Por eso es imprescindible analizar las formas y los medios con que se intentan defender los valores cristianos.

2.1. ¿Confesionalismo militante o inspiración cristiana?

Dos parábolas evangélicas marcan el paradig­ma de la diferencia en la forma de entender la aportación cristiana a la construcción de la sociedad: «la ciudad situada en la cima de un monte» (Mt. 5, 14) y «la levadura que, metida en la masa, hace fermentar todo» (Lc. 13, 21). Dos ejemplos de dos líderes políticos muestran.

Últimamente el caso Buttiglione, elevado por algunos a prototipo del nuevo “mártir católico” en la persecución que el laicismo está haciendo al cristianismo “sin complejos, ha puesto al descubierto lo que desde hace años se cuajaba en los movimientos del nuevo confesionalismo militante que desde hace tiempo proponían movimientos como el Opus Dei, Comunión y Liberación y los que en Estados Unidos animan personajes como Michael Novak y George Weigel.

Los católicos de esta tendencia se caracterizan por rechazar cualquier crítica a la Iglesia, sociedad perfecta, santa, reino de Dios y prefiguración de lo que debe ser la sociedad, de la que es maestra. Prefieren el término de católico al de cristiano, desempolvan la apologética del siglo XIX y buscan para la Iglesia y sus normas apoyos de instituciones, partidos y poderes políticos a quienes están dispuestos a legitimar, concordando con ellos mutuas prestaciones. Es evidente que esta tendencia, aunque minoritaria en el conjunto de fuerzas católicas, ha pasado a ser dominante en el vértice de la Iglesia, sobre todo en este final del reinado de Juan Pablo II.
Como ejemplo de un cristianismo como simple inspiración de fondo en los difíciles entresijos de la política quiero destacar una figura olvidada: Dag Hammarskjöld. Este funcionario sueco, que ocupó durante ocho años (1953-1961) la Secretaría General de las Naciones Unidas contribuyendo a resolver difíciles conflictos y prestigiar la institución, estuvo mantenido toda su vida en sus misiones por una vivencia cristiana muy profunda, como se manifestó únicamente tras su muerte en accidente de aviación en África por la publicación de diario Marcas en el camino (Vägmärken). El cristianismo había sido el fermento de toda su acción en búsqueda de la paz.

Los cristianos de esta tendencia, tan generalizada en el mundo católico como en el protestante, se caracterizan por ser autocríticos de sus propias Iglesias, porque las quieren más evangélicas y al servicio desinteresado de los valores y derechos humanos. Rechazan las instituciones confesionales como las causantes desde Cons­tantino del descrédito cristiano. Se sienten antes cristianos o simplemente personas humanas que católicos.

2.2. Memoria selectiva

Hoy vuelve la polémica apologética a muchos ambientes cristianos intelectuales. Y esto exige a veces simplificaciones o elipsis históricas importantes. Hay que defender el cristianismo y la institución del Papado, silen­ciando cualquier recuerdo de los abusos cometidos en nombre de cristo y del poder sagrado de los papas.

Ya en 1942 Simone Weil había dicho que “Allí donde la inteligencia se siente a disgusto, hay opresión del individuo por parte del poder social que tiende a ser totalitario. En el siglo XIII, sobre todo, la Iglesia estableció un principio de totalitarismo. Por eso ella no está exenta de responsabilidad en los acontecimientos actuales. Los partidos totalitarios se han formado por el efecto de un mecanismo análogo al uso de la fórmula anathema sit” [2]. Y en su último número que está a punto de aparecer Iglesia Viva, para demostrar que la confesión de las raíces cristianas no privaría a Europa de la atrocidades que hoy los confesionalistas atribuyen a la ilustración, recoge en su sección de Página Abierta un relato del holocausto que nos dejó Fray Bartolomé de las Casas: “Hacían unas horcas largas, que juntasen casi los pies a la tierra, y de trece en trece, a honor y reverencia de Nuestro Redemptor y de los doce apóstoles, poniéndoles leña y fuego los quemaban vivos” [3]. El propugnado “Coraje de ser católico” debería empezar por el coraje de aceptar sin masoquismo las perversas pirámides del sacrificio producidas en nombre del “Redemptor”.

2.3. La conversión para los demás

Frecuentemente se emplea un doble peso y medida: urgencia y radica­lismo cuando se trata de pedir cambios y conversión a la gente y a las sociedades; paciencia y posibilismo cuando se trata de cambiar las prácti­cas de la Iglesia.

Oímos con frecuencia a obispos: no se puede pedir a una institución multisecular, que ha probado su sabiduría y prudencia a lo largo de tantas situaciones históricas, que cambie de repente su disciplina ministerial, aunque implique una insostenible discriminación sexista. Tampoco es pru­dente renunciar sin más a fuentes de financiación aunque se reconozca su contaminación y la falta de libertad que implican. El seguimiento radical del evangelio es para individuos y «poverellos», no para instituciones y príncipes eclesiásticos.

2.4. El escamoteo del sujeto individual

También da la impresión frecuentemente, en ambientes eclesiales hoy dominantes, de que la defensa del individuo y sus derechos es sólo un pro­ducto para la exportación. Sobre todo para exigirlo frente a totalitarismos de un solo sentido: los que tengan alguna inspiración socialista laica.

Con la excusa de que se acepta el carácter religioso de la autoridad, con frecuencia se cometen presiones autoritarias contra el individuo y priva­ción de derechos que no está legitimada por esa supuesta libre adhesión. La regulación jurídica y la práctica jerárquica respecto a clérigos y religio­sos, sobre todo cuando libremente deciden cambiar de estado, manifiestan con frecuencia una dureza con el individuo que sería criticada duramente en cualquier otra instancia de relación laboral o societaria.

Se elude al sujeto cuando se escinde o se objetiviza. Hay el peligro, se dice, de identificar salvación cristiana con liberación humana. Y para evi­tarlo se insiste reiteradamente en que la misión de la Iglesia es la salvación del alma inmortal. Eso sí, los pobres y enfermos, están ahí para ser objeto de la caridad cristiana. Y como modelo de lo que debe ser la actitud de un cristiano se ha encontrado un símbolo: Teresa de Calcuta. Pero, ¿acaso los pobres no son, y principalmente, sujetos activos de su liberación integral, que va pasando progresivamente, con sus medios de expresión y organiza­ción, de situaciones menos humanas a situaciones más humanas y dignas?

2.5. El acotamiento de la ética

El rearme moral y las campañas para transmitir valores éticos a la so­ciedad están dominados por la defensa de la vida de los no nacidos, la indisolubilidad del matrimonio o el rechazo de la sexualidad no orientada a la procreación. Aquí no hay posible transacción ni acomodación a situa­ciones concretas. Y desde luego, el respeto supremo a la vida humana, es uno de los valores más importantes que los cristianos deben aportar a la sociedad civil, ejercitando si es necesario el derecho a la objeción de con­ciencia si se trata de leyes coactivas, y formando coherentemente la con­ciencia de los cristianos si se trata de leyes permisivas.

Pero en la práctica la capacidad de resistencia ética a las presiones auto­ritarias y a las costumbres vigentes, disminuye vertiginosamente cuando se trata de enjuiciar comportamientos financieros, regímenes torturadores, guerras preventivas basadas en falsos motivos, con infinidad de víctimas civiles. En estos casos es más frecuente reconsiderar una y mil veces los diversos matices, limar documentos, quedarse en gene­ralidades.

2.6. Añoranza de cristiandad medieval

La ambigüedad más radical se presenta cuando uno no sabe si se mira al futuro o se añora un pasado de cristiandad. Las llamadas a una Europa que recobre su alma, el cristianismo, bajo la guía de su líder natural, aunque se presenten como meta de la moderni­dad, no tienen sabor de futuro sino nostalgia de pasado. Humanistas como Tomás Moro son los que empezaron a salir de la Edad Media, porque vis­lumbraron un futuro, entonces solo real en Utopía, donde las leyes eran razonables y razonadas y la religión era libre y personal, no impuesta por los señores a los súbditos.

3. El control de la calidad de las ofertas religiosas de valores a la sociedad civil

Si algo debe caracterizar la nueva sociedad civil es su carácter abierto y no sectario: no se deben cerrar puertas a ningún tipo de aportación ideo­lógica o religiosa. La antirreligiosidad o el anticlericalismo «avant lettre» son los peores sectarismos, pues entre otras cosas fomentan el clericalismo y el fanatismo religioso sectarios.

Los problemas teológicos y hermenéuticos de una determinada religión deben ser dilucidados desde el interior por el conjunto de los que se confie­san creyentes. Pero la sociedad civil debe poseer mecanismos para defen­derse del acoso de instancias y propuestas, incluso religiosas, que por su carácter fanático o sectario amenazan el bien común de la sociedad.

Por lo tanto, dado que la sociedad civil necesita, o por lo menos puede salir beneficiada, para su calidad ética y democrática, de la contribución de valores aportados por el cristianismo u otras religiones, y dado que con frecuencia las religiones, en la práctica, aportan contravalores, ¿es posible fijar unos criterios que funcionen como controles de calidad para la acepta­ción de productos en el libre mercado de la sociedad?

Esto es lo que intento señalar en los puntos siguientes que presento sólo como esquema para el debate posterior.

3.1. Coherencia interna de las propuestas

No puede una supuesta primacía de la razón desacreditar sin más una propuesta de fe. Sin embargo, se puede pedir una coherencia interna entre los distintos postulados de un sistema de creencias y tal vez un mínimo al menos de coherencia entre lo expresado y la praxis.

3.2. Carácter dialogal de las propuestas

Cualquier propuesta que sea sencillamente oferta no impositiva debe poder circular en el seno de la sociedad. Pero si, por heredar siglos de mo­nopolio cultural y moral, una propuesta manifiesta el talante de una sen­tencia judicial, acusando de necio o inmoral al discrepante, hará bien la sociedad en reaccionar contra tal comportamiento, defendiéndose de este tipo de agresión.

3.3. La aceptación de la libertad y de los derechos individuales

No debería tener futuro en la nueva sociedad una concepción y práctica cristiana que no acepte sin vacilaciones ni miedos la libertad del individuo.
No será creíble en una sociedad abierta una asociación, aunque sea religio­sa, que no articule derechos y deberes en su interior de forma que respete la igual dignidad de las personas y sus derechos inviolables.

3.4. El rechazo del sentido corporativista

Los intereses de la institución eclesiástica no pueden colocarse por enci­ma de los intereses de humanidad que profesan los creyentes. Los intereses corporativos erosionan la sociedad civil. Sobre todo cuando estas corpora­ciones o instituciones tienden primordialmente a la ocupación del Estado, para utilizar los instrumentos jurídicos del mismo con el fin de potenciar su organización e imponer sus reglas al resto de la sociedad.

3.5. El desenmascaramiento ideológico

En una época de crítica ideológica es necesario que los juicios y pro­puestas ideológicas se ofrezcan como tales. Pero se debe evitar que lo que es simplemente ideológico e histórico, se presente, aprovechando la buena fe de los sencillos, como revestido de la autoridad trascendente sobrenatu­ral. Por eso es buen ejercicio de responsabilidad en la sociedad civil el desenmascaramiento ideológico, sobre todo si a la vez se respeta tanto el derecho a tener una fe como a hacer una opción ideológica.

A una instancia religiosa como el cristianismo, que se presenta como Buena Noticia para toda la humanidad, se le puede finalmente pedir que aporte a la sociedad democrática novedad de fe en el destino del hombre, y no únicamente reproducción ideológica o interés corporatista por conser­var áreas de poder conseguido en otras épocas.


Referencias bibliográficas:


1) Stanley Milgram, Obediencia a la Autoridad. Un punlo de visla. Desclée de Brouwer, Bilbao, 1980, pág. 54.
2) Simone Weil, Carta a un religioso, Trotta, Madrid, 1998, p. 53.
3) Brevísima Relación de la destrucción de las Indias, Editorial Cátedra, Madrid, 1999, p. 81.

jueves, 28 de junio de 2007

I Encuentro de la comunidad internacional de expertos


CONCLUSIONES








El 15 de diciembre 2004 se celebró en Bilbao el I ENCUENTRO PRESENCIAL DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL DE EXPERTOS VIRTUAL, que nace con el objetivo de servir como fuente de conocimiento en los ámbitos que nuestro SISTEMA VIGÍA JUVENTUD XXI contempla: EDUCACIÓN, VALORES Y ENTORNO ECONÓMICO Y LABORAL. (Nota: Desde entonces han tenido lugar otros dos encuentros: el 15 de diciembre de 2005 y el 14 de dieciembre 2006)





Amparada por la FUNDACIÓN NOVIASALCEDO, dinamizadora de esta comunidad, SE PRETENDE CREAR CON ELLA UN NUEVO FORO DE REFLEXIÓN, DEBATE E INTERCAMBIO DE IDEAS, EN EL QUE LOS EXPERTOS PUEDEN PONER EN COMÚN SUS APORTACIONES, dudas y comentarios. Si bien el primer encuentro fue presencial, este proyecto nace con vocación de convertirse en una herramienta virtual, en la que esas ideas y reflexiones sean compartidas por todos mediante el encuentro en la red.

Así, LOS PRINCIPALES OBJETIVOS PERSEGUIDOS CON ESTA INICIATIVA SON:











  • EXTRAER EL CONOCIMIENTO MÁS ÚTIL E INNOVADOR para la sociedad en los ámbitos ya mencionados: educación, valores y entorno económico y laboral.






  • SENSIBILIZAR Y PROVEER DE ESTE CONOCIMIENTO A INSTITUCIONES Y AGENTES INTERESADOS EN LA PLANIFICACIÓN DE NUEVAS ACCIONES encaminadas a conseguir una juventud “europea, competitiva y dinámica, capaz de crecer de manera sostenible y con mayor cohesión social”.






  • POTENCIAR LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS COMO INSTRUMENTOS DE REFLEXIÓN, ANÁLISIS Y DIFUSIÓN DE CONOCIMIENTO.





En ese encuentro contamos con la presencia de importantes celebridades en los ámbitos trabajados, que no sólo nos brindaron su asistencia en un momento puntual, sino que se han mostrado también dispuestos a formar parte de nuestra Comunidad Internacional de Expertos, y a colaborar entre sí en momentos futuros.

En el ÁMBITO DE LA EDUCACIÓN contamos como ponentes con Mikel Murga (MIT/ Leber Planificación e Ingeniería, S.A. ) y Agustín Blanco (representante de la Fundación Encuentro), pero todos los expertos se animaron a realizar aportaciones interesantes. En un enriquecedor debate, los miembros de la comunidad reflexionaron sobre los principales DESAFÍOS QUE LA EDUCACIÓN DEBE AFRONTAR, PARA CONSOLIDARSE COMO UN INSTRUMENTO ÚTIL PARA LA SOCIEDAD. Estos retos se pueden agrupar en torno a una serie de ejes:

1-POLÍTICA EDUCATIVA: En este eje, hay que SUPERAR LA TENDENCIA ACTUAL HACIA LAS GRANDES Y CONSTANTES REFORMAS, buscando configurar una auténtica política de Estado consensuada, sólida, ajustada a las peculiaridades de una sociedad determinada y bien definida. Esta política de Estado debe partir de una

2. APROXIMACIÓN HOLÍSTICA, QUE FOMENTE LA CREACIÓN Y DIFUSIÓN DE UN PENSAMIENTO SISTÉMICO,

3. ENTENDER LA EDUCACIÓN COMO EL FRUTO SOCIAL DE UNA COMUNIDAD EDUCATIVA FORMADA POR LOS ESFUERZOS CONJUNTOS DE UNA PLURALIDAD DE AGENTES SOCIALES: FAMILIA, PROFESORADO, EMPRESAS, ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES, LA COMUNIDAD LOCAL Y LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.
Actualmente, la política educativa se centra demasiado en los centros educativos sin tener en cuenta que la complejidad de nuestra sociedad requiere de la labor conjunta de muchos agentes. Sin embargo, antes que nada hay que solventar la crisis de roles existente (¿qué es un profesor?, ¿qué papel tiene la familia en la educación? Y ¿la empresa?.....), así como dotar de mayor autonomía y apertura al sistema educativo.

4. DIVERSIDAD: La educación se encuentra ante fenómenos como la inmigración o la expansión de la tercera edad que dotan a nuestra sociedad de unas características cada vez más complejas. Por un lado, ES NECESARIO CONSTRUIR UNA EDUCACIÓN PARA FORMAR CIUDADANOS (EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA), bajo una perspectiva de índole intercultural y no asimilacionista. Por otro, el potencial de la tercera edad no debe desperdiciarse: Tenemos que lograr que su visión, creatividad y empuje revierta a favor de la sociedad.

5.- NUEVAS TECNOLOGÍAS: Nuestra sociedad debe APROVECHAR LAS OPORTUNIDADES QUE LOS MEDIOS TÉCNICOS BRINDAN A LA EDUCACIÓN PARA REFORMULAR LOS MODELOS DE APRENDIZAJE. Sin embargo, para ello y en primer lugar, es necesario FORMAR A LOS EDUCADORES PARA QUE SUPEREN LOS MODELOS APRENDIDOS y puedan avanzar hacia estos posibles nuevos modelos de aprendizaje.

Uno de estos modelos es el de aprendizaje en red: La tecnología disponible permite diseñar modelos de trabajo en red, facilitando el intercambio de un gran volumen de información, a través de un proceso de descentralización del conocimiento.

Valores y cualidades a transmitir por el sistema educativo:
La sociedad tiene que realizar una






6- RELECTURA DE LOS VALORES Y CUALIDADES QUE EL SISTEMA EDUCATIVO DEBE TRANSMITIR. En este sentido, la optimización de los nuevos recursos tecnológicos y sociales disponibles depende en buena medida de un tejido educativo que refuerce el desarrollo de valores y aptitudes como:










  • LA CREATIVIDAD: Inculcar la búsqueda del mayor número de aplicaciones posibles a los recursos disponibles, maximizar la utilización de dichos recursos y buscar el mayor número de alternativas posibles a los problemas que se nos presentan.






  • LA OBJETIVIDAD Y LA PASIÓN EN EL TRABAJO: Es necesario sentir los proyectos como algo propio.






  • EL TRABAJO EN EQUIPO: El Cociente Intelectual del grupo es superior a la suma de los cocientes intelectuales individuales. El conocimiento debe ser compartido para obtener el mejor partido de las aptitudes de cada persona.






  • LA HUMILDAD: Todos somos parte de una larga cadena. Se ha de recuperar la historia, los contextos y ver que alternativas, que otras decisiones fueron posibles. Mediante este proceso retrospectivo se pueden adoptar mejores decisiones hacia el futuro.






  • LA INTEGRIDAD PERSONAL: El sistema educativo debe fomentar la responsabilidad de los ciudadanos. Se trata de fomentar que las cosas se vean con otra escala y otra perspectiva.






  • LA ASUNCIÓN DE RIESGOS. Esta última aptitud debe ser transmitida como un mecanismo de aprendizaje en sí mismo. Se trata de que el individuo SUPERAR EL MIEDO AL FRACASO y asuma riesgos, interiorizando como un valor fundamental el aprendizaje de los errores y los fracasos sufridos.

En el ÁMBITO DE LOS VALORES expusieron sus ideas Frans Lander (Ministerio Holandés de Educación y Cultura), Jesús Torquemada (Periodista, especialista en Temas Internacionales); Isabelle Orgogozo (Comité de Investigación y Prospectiva del Gobierno Francés); Roberto Ballester (Fundación Etnor) y Antonio Duato (Iglesia Viva).

Varios aspectos de importancia salieron a la luz.

Aunque generalmente identifiquemos a los valores como realidades inmutables asentadas en identidades sociales y culturas, lo cierto es que éstos cambian constantemente, para adaptarse a las novedosas realidades sociales.

En los últimos tiempos TODOS IDENTIFICAMOS UNA SERIE DE VALORES “DE NUEVO CUÑO”, que, no hace tanto, apenas suscitaban el interés de unos pocos. Actualmente vienen aflorando valores referidos a la seguridad y al temor hacia la diversidad religiosa, pero también se ha despertado un gran interés por lo medioambiental, lo estético, lo multicultural, etc. Todo esto demuestra que las cosas están cambiando, y esas TRANSFORMACIONES QUE SE VISLUMBRAN EN VARIOS ASPECTOS:










  • LA DIFERENCIACIÓN FUNCIONAL: Las actuales sociedades son cada vez más complejas, al estar formadas por un número importante de subsistemas (cultura, trabajo, tecnologías, etcétera). La irrupción del fenómeno de la inmigración forma parte de esta complejidad creciente, marcándola con heterogeneidad religiosa, económica y social, que puede dar lugar a conflictos sociales graves. Así debemos interpretar esta complejidad no ya sólo en clave de necesidad de respeto y convivencia, sino como aprendizaje del diferente, de sus realidades y características.






  • LA EROSIÓN DE LAS FUNCIONES FAMILIARES ante los obstáculos sufridos por los padres a la hora de trasmitir valores a sus hijos, fundamentalmente, por no estar equipados para hacer frente a los cambios sociales mencionados con anterioridad. Los jóvenes actuales han perdido sus modelos clásicos de referencia. Si antes la educación era un proceso cíclico mediante el cual se transmitía un modelo anteriormente aprendido, ahora ya no se percibe como positivo el ser adulto, la experiencia, o la identificación con los padres.






  • INDIVIDUALIZACIÓN Y GLOBALIZACIÓN. Si bien todos hablamos continuamente de un mundo cada vez más globalizado y plural, dentro de todas las sociedades se está dando un proceso del fortalecimiento del individualismo y el debilitamiento del colectivismo, lo que puede amenazar, o al menos redefinir los valores y las normas existentes.







ANTE TAL PANORAMA SE NECESITA UNA REFLEXIÓN REALIZADA SOBRE LA EXISTENCIA DE UNOS VALORES UNIVERSALES. La búsqueda de unos valores comunes a toda la humanidad no puede entrar en contradicción con la existencia, el respeto e incluso la difusión de los valores particulares de cada colectivo social. DEBEMOS APRENDER A COEXISTIR, A VIVIR CON LAS DIFERENCIAS. PERO ESTE RESPETO AL ESPACIO QUE CADA CUAL NECESITA PARA DESARROLLAR SUS “VALORES PERSONALES” NO PUEDE CHOCAR NUNCA CON UNOS MÍNIMOS UNIVERSALES, con la aceptación de los Derechos Humanos. Así se hizo referencia al concepto de VALORES UNIVERSALIZABLES, como aquellos VALORES QUE SE PUEDEN DEFENDER EN CUALQUIER CONTEXTO y aunque no se cumplan nunca serán vistos como imposición, sino como forma de mejorar la calidad de vida.

Pero, ¿CUÁL ES LA FORMA DE PODER IDENTIFICAR UNOS VALORES COMUNES? Ante tal reto se encuentra actualmente gran parte de la sociedad mundial, por ejemplo, la Unión Europea, puesto que modelo europeo necesita valores para estar legitimado. Claro es que el derecho no cambia culturas, y mucho menos en el actual contexto multicultural en que vivimos. Los valores no pueden imponerse, sino que se proponen para compartir, con lo que necesitamos imperativamente diálogo y consenso, una ética constructiva que vaya más allá de los intereses particulares.

Tradicionalmente las religiones han jugado un importante papel en la socialización y difusión de los valores, pero en estos momentos parece que esa vía se encuentra cuestionada. El reto de las religiones es el poder recuperar su tradicional percepción ética de la vida, su fe en el futuro, en el ser humano como sujeto digno y transformador social. Para esto es imprescindible que las vivencias religiosas, al margen de la tradicional visión confesionalista, se desarrollen de forma actitudinal, con carácter dialogante y coherencia interna,.

Y, FINALMENTE, REALIZAR UNA CONVINCENTE APUESTA POR UNA CIUDADANÍA DEMOCRÁTICA. Todos hemos oído la frase que dice que “la democracia está enferma”. Debemos dotar a la Democracia de los verdaderos valores de su creación, como son: la necesidad de compartir responsabilidades el respeto a las minorías, a los derechos humanos o la participación de todos y cada uno de los ciudadanos en el devenir de la comunidad.


El último de los ámbitos tratados fue el de la ECONOMÍA Y EL MERCADO DE TRABAJO, donde contamos con las interesantes aportaciones de Michel Godet (Conservatoire National des Arts et Métiers. París) y Joachim H. Spangenberg (SERI -Sustainable Europe Research Institute).














Estas aportaciones, junto con las igualmente interesantes reflexiones del resto de expertos y contertulios, pusieron el énfasis en la identificación y caracterización de los retos más importantes que, en el futuro, la economía europea debe hacer para competir con las principales economías del mundo. Así se discutió, fundamentalmente, sobre como debía de ser el crecimiento económico y el mercado de trabajo europeo.

En cuanto al crecimiento económico, no se dudó de la necesidad de creación de riqueza como origen del empleo y la redistribución. Por otro lado, algunas reflexiones destacaron la necesidad de aumentar la eficiencia y la ventaja competitiva de nuestra economía, para lo cual sería fundamental potenciar la innovación y la gestión adecuada de las personas, el “capital inteligente” (saber utilizar las capacidades de las personas tanto en cuanto a desarrollar su potencial individual como a integrarlo, creando organizaciones eficientes).

Paralelamente, otras reflexiones señalaron la necesidad de IDENTIFICAR CORRECTAMENTE LOS FACTORES QUE INFLUYEN POSITIVAMENTE EN LA CONSECUCIÓN DE CRECIMIENTO ECONÓMICO. A este respecto, se puso en duda los efectos positivos de la modernización tecnológica y se expuso la RELACIÓN EXISTENTE ENTRE CRECIMIENTO ECONÓMICO Y CRECIMIENTO DEMOGRÁFICO en las sociedades desarrolladas. También se destacó el impacto de los valores sobre el progreso económico, exponiéndose como podían constituir un elemento obstaculizador o, por el contrario, dinamizador del crecimiento.

Siguiendo esta línea argumental, el envejecimiento de Europa se identificó como un reto importantísimo también para el trabajo. Y es que el envejecimiento poblacional impactará negativamente sobre el mercado de trabajo europeo, originando una escasez de trabajadores, sobre la que también discutieron los expertos. En concreto, se presentaron argumentos que señalaban tanto la APARICIÓN E IMPLANTACIÓN DE NUEVAS FORMAS DE ORGANIZAR EL TRABAJO -ajustadas a una población envejecida- como la necesidad de aprovechar al máximo las capacidades de la juventud actual, muy bien formada pero afectada gravemente por el desempleo. LA PRONTA INSERCIÓN DE ÉSTOS JÓVENES EN EL MERCADO LABORAL, JUNTO CON LA DEFINITIVA INCORPORACIÓN DE LA MUJER SON HECHOS IMPRESCINDIBLES PARA UN BUEN DESARROLLO FUTURO.

Para estos jóvenes se presentó una posible solución asentada en la POTENCIACIÓN DEL ESPÍRITU EMPRENDEDOR, para lo cual sería fundamental que exista no sólo voluntad, sino también conocimiento sobre como promover dicho espíritu. Se necesita una óptima educación que aporte PERSONAS CAPACES DE LIDERAR ORGANIZACIONES, QUE APRENDAN, Q GENEREN ACTIVIDAD Y QUE GENEREN EMPLEO.

Respecto al mercado de trabajo se identifica otra cuestión de gran importancia, como es el efecto que la inmigración puede tener sobre las economías de los países “acogedores”. La globalización no sólo ha ampliado los mercados económicos, sino que en muchos caso ha abierto las fronteras. Si bien se habla de un aumento de la mano de obra, son muchos otros los factores que se convierten en un nuevo reto, “la gestión de la diversidad”. Al fin y al cabo, pese a que actualmente se tienen visiones globales de los mercados, no podemos olvidar que la realidad en la que viven la inmensa mayoría de personas, trabajadores y consumidores, es local.

Al hilo de estas reflexiones, también hubo aportaciones que se mostraron partidarias de dar una solución global a ambos retos, decantándose por la implantación de medidas sustentadas en PARADIGMA DEL DESARROLLO SOSTENIBLE. Así, se presentaron las distintas dimensiones de este paradigma (económica, medioambiental, social e institucional), recalcándose la necesidad de que conciliar los intereses transversales y particulares de cada una de estas áreas, sin generar perjuicios irreversibles en alguna de ellas. Actualmente, Europa asistiría a un desequilibrio en la conciliación de estos intereses, poniendo en peligro nuestro nivel de desarrollo económico, social y medioambiental. En consecuencia, deberíamos redefinir nuestros valores hacia el crecimiento económico y el trabajo, superando las pautas marcadas por el neoliberalismo y apostando por las que configuran el espíritu de la sostenibilidad.

Estas reflexiones no son más que el fruto de unas conversaciones iniciales, pero que deben convertirse en el origen de una serie de debates y reflexiones en las que todos podemos y debemos aportar conocimiento. Esta Comunidad Internacional de Expertos abre sus puertas a todos los aquí presentes.



Novia Salcedo Fundación