domingo, 29 de abril de 2007

Un decálogo de valores

Luis Conde, fundador de Seeliger y Conde, es uno de los “headhunters” más importantes del país. Daniel Méndez lo ha entrevistado para XL Semanal (Nº 1017 de Abril 2007), el magazín suplemento de El Correo y de otros periódicos.

Daniel Mendez escribe: Cuando un candidato entra en un despacho como el de Luis Conde, los primeros tres minutos son vitales y marcan el resto de la entrevista…. es vital cómo estrecha la mano el candidato, cómo mira, dónde ha estudiado y si habla idiomas. Después de esta primera impresión, el resto del tiempo lo emplea en analizar «los valores» de la persona. Luis Conde los resume en un decálogo:

1) Tener capacidad de esfuerzo. Más que genios, ahora se busca gente humilde, paciente y esforzada, con una gran capacidad de trabajo.

2) Ser un emprendedor. Hoy, los jóvenes prefieren un sueldo más bajo con un variable más alto. Esto obliga a contemplar la empresa como si fuese tuya; si no lo haces, serás un empleado, no un emprendedor.

3) Trabajar en equipo. Si no eres muy generoso, colaboras y ayudas, no haces buen equipo.

4) Estar dispuesto a cambiar. Estar dispuesto a mudarte de ciudad, pero también a aceptar que las cosas no se tienen que hacer siempre igual. Hay que estar dispuesto a `reinventarse´ cada seis meses.

5) Pensar en la cuenta de resultados. Debes ser consciente de que tu trabajo debe traducirse en beneficio económico para la empresa. Si no tienes eso claro, no funcionas.

6) Ser honesto. Esto significa no meter la mano en la caja y también ser capaz de llamar las cosas por su nombre. Hay que decir lo que se piensa, no lo que quiere escuchar el jefe

7) Expresarse bien. Es vital saber comunicar de forma coherente lo que se piensa. En España, por desgracia, aún estamos lejos de países como Estados Unidos, donde el debate oral se fomenta desde la universidad. (*)

8) Desear cierta estabilidad. Quien cambia de trabajo cada dos años no suele ser una persona comprometida. Cuando llegas a una empresa, necesitas un año para saber de qué va, dos para iniciar un proyecto y otro para ver si funciona. Sólo después puedes pensar en otras cosas.

9) Entender la multiculturalidad. En las empresas actuales hay mucha mezcla. Hay que entender que hay diferentes maneras de hacer y que éstas vienen determinadas por el origen geográfico y social y por el idioma.


10) Saber escuchar. El manager actual debe mandar menos y escuchar más. Hace años las políticas de gestión eran top-down; hoy son al revés, de abajo arriba. Por eso, si no sabes escuchar, te equivocarás.
(*)Nota: Expresarse bien no es solo expresarse de forma coherente. Es también usar un lenguaje correcto. Expresarse bien, no solo oralmente. Tan importante, o más, es saber expresarse por escrito.

“Ce qui se conçoit bien s'énonce clairement” (Lo que se concibe bien, se enuncia claramente)
Esta frase de Nicolas Boileau, poeta y crítico francés, ha usado el abogado y consultor francés, Sébastien Billard, como título de un artículo en su interesante blog (http://s.billard.free.fr/referencement/?2005/08/03/125-ce-qui-se-concoit-bien-senonce-clairement) en el que extrae lo que le parecía lo más importante de una presentación de Michael A. Covington, titulada "How to Write More Clearly, Think More Clearly, and Learn Complex Material More Easily" (hacer clic en el texto; interesante; algunas fichas no son visibles pero no importa). (Michael A. Covington es un investigador científico senior y profesor adjunto de Ciencia de Computadoras, así como Director Asociado del Centro de Inteligencia Artificial de la Universidad de Georgia en EEUU).
Cito :
  • El mundo pertenece a los que escriben
  • Una escritura clara lleva a una comprensión clara
  • En lugar de facilitarte la tarea tuya, facilita la del lector
  • Enuncia tu idea principal antes de exponer el razonamiento que conduce a la misma
  • Si no sabes expresar tu idea más que de una sola manera, quiere decir que no la entiendes de verdad. No es una idea, sino una cadena de caracteres.
  • Una de las mejores cosas que puedes hacer para mejorar tu escritura es aprender a eliminar las palabras que no son necesarias.
  • Si eres capaz de deletrear "int main(int argc; char* argv);", también eres capaz de diferenciar "ces" et "ses" (« estos » y « sus ») (nota mía : el que sabe deletrear el lenguaje de un SMS, también)
  • Mantente sencillo. Las decoraciones inútiles distraen al lector y pueden estar muy pasadas de moda.
  • Jamás atraigas el ojo del lector en algo que no es el contenido principal.
Sub sole nihil novo. Bajo el sol, nada nuevo. Es difícil innovar. Esto ya han dicho antes otros:
  • Me pasé toda la mañana corrigiendo las pruebas de uno de mis poemas, y quité una coma. Por la tarde volví a ponerla (Oscar Wilde)
  • El artículo debe ser una conversación por escrito con el lector. El artículo participa de varios géneros, puede ser incluso un cuento, pero no un pequeño ensayo, y mucho menos un sermón (Manuel Alcántara)
  • Los que escriben claramente tienen lectores; los que lo hacen confusamente, comentaristas (Albert Camus)
  • Si el lenguaje es incorrecto, lo que se dice no tiene sentido, y sin sentido lo que debería hacerse no se hace (Confucio)
  • La frase sencilla y sin adornos es uno de los mayores logros de la humanidad, pero también uno de los más raros (J.W. Goethe)
  • El más valioso de los talentos es no usar nunca dos palabras cuando una es suficiente (Thomas Jefferson)
  • Las palabras se las lleva el viento, los escritos permanecen (Ovidio)
  • La acumulación de información estorba la visión global (José Luis Sampedro)
  • Si una persona puede estructurar sus ideas, es un buen escritor (R.L. Stevenson)
  • Estilo son las palabras adecuadas en los lugares apropiados (Jonathan Swift)
  • Generalmente tardo tres semanas en preparar un buen discurso corto (Mark Twain)

1 comentario: